jueves, 10 de septiembre de 2009

NOVIA AJENA

Tengo un amigo que lleva un tiempo apesadumbrado por temas de amores. Le gusta con locura una chica con la que tiene mucha relación en el trabajo (y fuera) y encima se sabe correspondido. La tía además es muy mona (que es lo menos importante, como ya supondréis), pero aun así la relación, de momento, no pasa de ser una amistad muy cualificada, con mucha confianza y tal, con miraditas lánguidas, pero todo muy contenido, muy lentorro. Y es que ella tiene novio y mi amigo se niega a tomar iniciativa alguna mientras dure esa situación.

A mí lo que me parece es que mi amigo (que seguro que nos lee) es un pringado. Sinceramente no creo que tenga nada que “respetar”. Ni siquiera el palomo es amigo suyo. En todo caso la que tendría que respetar es ella, que es la que está ennoviada. Es ella la que tendría que decir si corta o no corta con el maromo, si se arriesga o no se arriesga… Pero, ¿mi colega? ¡Vamos, anda! Si le gusta la chavala y le hace feliz, si piensa que puede estar bien con ella y que podría ser la mujer de su vida (eso dice), que se deje de historietas y no se rinda; que le dé caña, aunque sea hasta el día antes de la boda.

El matrimonio es una cosa sagrada, territorio vedado. Ya hay un compromiso, una convivencia, una familia… ¡y, coño, un Sacramento! Pero los noviazgos son una probatura, un campo de experimentos para enterarse uno de si la otra persona le conviene, de si se comparten valores, de si se está bien juntos… Si en mitad del noviazgo te enamoras perdidamente de alguien, muy bien no estarás con tu novio/novia...

Uno no puede cortarse con una chica porque tenga noviete. Vete tú a saber: Lo mismo están fatal, aguantándose por incercia, amargados, y tú ahí, como un gilipollas, respetando eso y vedándote tu felicidad y la de la muchacha, machacando con tu cobardía una bonita historia de amor entre tú y ella, un matrimonio ideal…

Quizá lo deseable es que fuera ella la que expresara a mi amigo lo que siente y le aclarara la situación, en vez de marear la perdiz. Pero uno no puede fiarse de las tías para estas cosas tan serias. En lo que se deciden o no se deciden llega el día de la boda y ahí te has quedado a verlas venir, con cara de tonto. La fruta hay que recogerla en su punto justo de madurez, que si no, luego se apocha o se cae del árbol. Hay que saltar como un tigre, sin contemplaciones; apostar fuerte, forzar la situación. En la vida sólo se consiguen cosas importantes haciendo apuestas contundentes, arriesgando.

Mi amigo dice que claro, que si ella deja al novio por él, luego cualquiera se fía. Que igual otro día le hace a él lo mismo. Yo pienso que está equivocado y que hay muchas personas inseguras o indecisas aguantando relaciones que no les convienen o en las que no están a gusto. Pienso que si él está seguro de que la quiere y de que no se trata de un capricho, debería darle a ella la oportunidad de salvarse de la rutina odiosa de un noviazgo en el que a lo mejor no hay razones “objetivas” para cortar, pero tampoco las hay para atarse a esa persona para siempre.

24 comentarios:

Rocco Lampone dijo...

Siempre pasa lo mismo. Siempre se enamora uno de la tipa equivocada, de la que no tiene opciones, de la novia de su mejor amigo, y que encima, se lleva con ella fetén, y la chica además es un bomboncito, simpática, inteligente...
Y uno va echo un torbe de la vida, picando en hueso, echando el lazo sin mirar, intentando echar el anzuelo en hielo...

Valor y al toro, dicen.
y cuando le destrocen el corazón, quien lo recompondrá?
Quien echara una mano al pobre diablo?
Quien le curará las heridas y le insuflará confianza y valor de nuevo?
ah, la vida...

Teutates dijo...

Pues preferible es sin duda que la pretendida esté libre como el viento, la situación contraria lo único que trae son complicaciones.
Además quién le dice a usted que ese supuesto amor no sea simple atracción por lo prohibido.
Quizá lo que alimente esta relación sea precisamente eso, su imposibilidad.

Chirly dijo...

Sin embargo yo estoy de acuerdo con el criterio de su amigo. Es más noble y leal no entregar el corazón a otra persona si uno está inmerso en una relación formal. No al menos en tanto en cuando ésta no haya extinguido.

Entonces habría todavía de detenerse en un periodo de reflexión razonable antes de embarcarse de nuevo en otra relación.

Actuar como usted sugiere pone a la joven en el lugar del putón verbenero, pues se vería que tiene ojos para todos, quedando su lealtad y honor en entredicho ya que no sólo se entretendría en mirar a otros pretendientes, sino que se complacería en su amistad, estando dispuesta, incluso, a cambiar de hombre en hombre siempre que apareciera uno mejor.

Muy mal precedente para un matrimonio que se pretenda sólido.

sefo dijo...

Nery, no se puede dar esos consejos para que la gente se meta a romper una pareja, hay que tener un respeto, a mi me dejo un novio por una zorra que se inmiscuyo y te aseguro que no tiene ninguna gracia. Verias si te pasara a ti lo mismo, que risa.
Puede ser que a mi mi novio en ese momento no me quisiera como me tenia que querer para irse con otra pero tambien puede ser que estuvieramos atravesando una crisis y en esos momentos delicados y de dudas es mejor no meter el hocico, es muy imprudente y muy cruel.

Rocco Lampone dijo...

Es algo, de todas formas, curioso. Yo metí el hocico a una jamelga que estaba en crisis con su jamelgo. Me lo curré medianamente bien. También debo decir que ella tenía unas ganas horribles de dar carpetazo a su chorbo. Al final terminó rendida en mis brazos (o fui yo el incauto que caí en su trampa...?)

Estuvo bien. Tuvo su intringulis, y su dosis de emoción (eso de esconderse en determinados bares no fuera a verme su novio borracho y, por deporte, levantador de pesas en barra fija...)

Pero al final acabó como empezó; otro metió el hocico, y yo terminé jodido.

Y eso que lo sabía; sabía que si yo lo había hecho, cualquiera podría hacerlo. Y me conjuré para estar preparado.

Y la cagé. Me enamore hasta las trancas como un imbécil, y me dolió mucho. Mucho no, muchísimo.

En fin, c´est la vie...

Anónimo dijo...

Lo mejor del post es la foto. El tío de la derecha parece que está teniendo un orgasmo y el de la izquierda parece que viene de un retiro del Opus sobre el noviazgo cristiano.

Rocco Lampone dijo...

http://la-bocachancla.blogspot.com/

Todos bien venidos.

La pluma viperina dijo...

Anónimo, no compartimos su sentido del humor.

Aprendiz dijo...

Está claro que el noviazgo no es como el matrimonio, pero creo que también hay que respetarlo. Aunque no creo que esté mal por parte de tu amigo mostrarle interés, ya es decisión de la chica qué hacer.

Yo estoy de acuerdo con lo que dicen algunos, si deja a su novio por él, quien dice que no lo dejará a él por otro...

Yo veo estos temas muy complicados, cuando alguna amiga me pide consejo no puedo más que decirle que haga lo que quiera, ni siquiera sabría decirle que haría yo.

Álvaro dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios de Teutanes, Chirly y Aprendiz y para muestra "dos" botones: el de sefo y el de Rocco Lampone. Si alguno quiere que las cosas le salgan bien, pues que las haga bien.

Sr. Neri, su amigo además de un hombre de honor es una persona inteligente, así que dígale de mi parte que si esa mujer no se decide es que no vale nada la pena. Que la deje estar o que le pegue fuego por "tonta" y/o por "espabilada".

Y la valentía y el riesgo mejor reservarlos para causas más nobles y más sensatas como la defensa de la Patria o la de un anciano.

PD: Algunos dicen que este tipo de mujeres son como los monos, que no sueltan una liana hasta que tienen bien cogida la otra. Esperemos que no sea el caso de su amigo.

¡Un cordial saludo a los comentaristas que aún valoran el honor personal!

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Querido Neri,tu amigo es un caballero,pero con perdón que se deje de chorradas y pase al ataque,el no ya lo tiene que vaya por el si.Hay que quemar hasta las últimas naves como dijo el almirante Cervera "más vale honra sin barcos que barcos sin honra".

Isaak Asino dijo...

Neri, lo de su colega es, cómo dicen... un marrón!! haga lo que haga, lo más probable es que se equivoque.

Saludetes.

Al Neri dijo...

Claro que es preferible que la mujer amada sea libre como el viento, Teutates. Nos ha jodido. A nadie le gusta sufrir. Nos molan las cosas facilonas.

Las experiencias que tan amablemente han compartido Sefo y Rocco no tiene por qué sufrirlas todo el que se arriesgue por conseguir estar con la persona amada. Lo que pasa es que vosotros lo veis desde el punto de vista trágico del que ha sido abandonado.

Sin llegar a lo del mono y la liana que dice Álvaro (que puede ser un problema patológico de miedo a la soledad), no entiendo eso de que entre pareja y pareja tenga que haber un período de reflexión como en las elecciones. Si se tienen claros los sentimientos no hay por qué hacer esperas estúpidas. En toda una vida se presentan muy pocas oportunidades para escoger la felicidad. Quizá sólo dos o tres. Y hay que estar al loro en esas encrucijadas, no vayamos a dejarlas pasar por atontados o por un falso escrúpulo.

Pretender que todas las chicas (o chicos) que rompen con su pareja para iniciar otra relación son frívolas, "espabiladas" o "sin honor" me parece una generalización arbitraria. Creer que quien hace eso va a volver hacerlo una y otra vez caprichosamente me parece tener una visión muy errónea de las personas y de la vida.

En algunos casos esperar a conocer a alguien para cortar algo que arrastrabas sin amor desde hace años es una mezquindad. Otras veces es cuando se conoce a esa tercera persona cuando se descubre lo que realmente falla en la actual relación y las cosas que valoras de verdad. Puede pasar también que, como dice Teutates haya gente que se sienta atraída por lo prohibido. Habrá de todo.

Lo que tenéis que daros cuenta los que criticáis mi consejo es que estamos hablando de dos personas que se conocen desde hace tiempo, que se quieren, que se admiran. No es un colega que se ha encaprichado de una niña un día en un bar de copas sin conocerla de nada. Entonces, Álvaro, sí sería hacer mal las cosas. Pero me estoy refiriendo a personas adultas que desean una relación sólida y seria y que una de ellas puede estar en una relación equivocada.

Recordad también que yo nunca he sugerido a mi amigo que se líe con esta tía estando ella ennoviada, favoreciendo su traición, sino que aclare la situación, deje al novio y solo entonces salga con mi amigo. En todo caso, si ella le pusiera los cuernos al noviete, la culpa no sería de mi amigo en absoluto aunque reconozco que quizá esa no sería manera más digna de empezar.

No sé si será inteligente lo que hace mi colega, pero de inteligentes amargados y perdedores está el mundo lleno. En temas amorosos estoy con Francotirador, el fin -si es legítimo- justifica casi todos los
medios y triquiñuelas, incluido levantarle la novia a alguien (salvo a un amigo, insisto AMIGO - no uno con el que me tome copas los fines de semana)

¡Cuánta gente está felizmente casada con familias maravillosas y dejaron a su novio/a para salir con su actual marido/mujer! No me seais tiquismiquis, joder.

ignatus dijo...

Coincido con Neri. Porque conozco casos con final feliz y porque creo que es lo más sano.

Yo no veo que se falte a ningún "honor personal" por decir las cosas claras, por expresar sentimientos, o por desear estar con la persona amada y hacer por conseguirlo.

No digo con ello que lo correcto sea verbalizar todo lo que sintamos ("¡jo, macho, me beneficiaría a tu hermana!"), pero si es algo razonablemente maduro, fruto de un sentimiento y también de reflexión (vamos, que no es que te hayas encoñado), pues pienso como Neri, aun asumiendo que es difícil distinguir esto que digo de los riesgos que señalan Teutates y otros (lo de las lianas y la inseguridad).

En cualquier caso parece que la chica es un poco pusilánime por no atreverse a cortar (supongamos que lo desea). Pero es que ciertamente es una papeleta muy dura.

Pero menos excusa tiene el pretendiente que sin tener que vencer más que su propia vergüenza, no da el paso.

Y si no hace nada por algún extraño sentimiento de ese "honor" mencionado, entonces que sea consecuente y se aparte del todo, pues tontear con ella es tentarla y por tanto igualmente inmoral... Solo que más cobarde. No hacer ni una cosa ni otra simplemente me parece cobarde.

Eso sí, "consejos vendo, que para mí no tengo..."

Yo he sido un pringado toda mi vida, así que para mi desgracia haría lo mismo que el chico (es decir, nada, simplemente existir, como existe una cebolla o una piedra).

Les deseo suerte... o un traslado laboral.

Saludos

Dulcinea dijo...

En casi todo estoy con Al Neri. Segun los demas ¿hay que aguantar a un novio aunque estes mal si conoces a alguien con el que piensas que vas a estar bien? Se puede cortar con una novio por muchisimos motivos y uno de ellos es haber conocido a alguien que te enamora de verdad y eso no significa que vayas a estar yendote con uno cada vez que te cansas del novio que tengas.
Habra gente que lo haga por el reto de lo dificil, otros por miedo o como excusa para dejar al novio, pero eso no implica que tenga que ser siempre así, cada persona es un mundo.
Tampoco se trata de ir metiendo "el hocico" en las relaciones ajenas, son cosas que surgen y ya esta.

Álvaro dijo...

Sr. Neri, lo del mono y la liana puede ser miedo patológico o puede ser tener la cara muy dura. Respecto a lo demás me parece muy sensata su argumentación, eso sí, absteniéndose de adivinar las "pretensiones" (cfr. "Pretender que todas las chicas (o chicos) que rompen con su pareja para iniciar otra relación son frívolas, "espabiladas" o "sin honor" me parece una generalización arbitraria") ajenas seguro que nos entendemos todos mucho mejor.

También querría insistir, en que yo me doy cuenta perfectamente de la situación que ha descrito porque la he vivido muy de cerca, y pienso -si ud. me lo permite- que el noviazgo sí es un compromiso -aunque por supuesto rompible tanto unilateralmente como de mutuo acuerdo, que para eso es un periodo de prueba- y como tal hay que vivirlo. Si la admiración/atracción/afecto ha surgido espontáneamente lo conveniente sería o cortar de forma tajante o hablar con sinceridad del tema. Dejar la situación así en el tiempo con la tentación permanente de tontear no me parece correcto.

Por último insistir en que esta es tan sólo mi opinión, y que los demás pueden tener muy licitamente otra. Eso sí, si alguien quiere tener éxito en el amor que no me haga caso o se convertirá en un pagafantas, con el honor intacto pero un pagafantas. Advertidos quedan los señores.

PD: Ignatus, una vez escrito mi comentario he leido el suyo y he de decir que coincido punto por punto con todo lo que dice excepto en su coincidencia con Neri. En mi caso son algunas cosas sí y otras no. Hablar sí, cortejarla no. En fin ...

sefo dijo...

Dulci niña, que flexible y abierta te has vuelto para lo que te conviene, no?

Dulcinea dijo...

Tú si que eres abierta.

cagüentó... dijo...

Estoy con Neri, que tu amigo vaya a saco, no seamos hipócritas, cruzo los dedos para que no me pase nunca pero, aquí nadie estamos libres del riesgo de que alguién "ataque" a nuestro contrario/a, o a nosotros mismos, luego está en cada uno valorar los pros los contras y tomar la decisión, Neri, que tu amigo se lo exponga clarito y que la otra decida, pero con un plazo eso sí... no sea que lo que la otra quiera es saberse todavía en el mercado a costa de tener a tu amigo agilipollado perpetuamente, que también las/los hay...

Suso dijo...

Creo que hay que verse en la película de cada uno.

Conozco dos amigas, una tenía un novio y le contaba a la otra que si patatín, que si patatán, se lo contaba todo. La otra ecuchaba las confidencias y le aconsejaba. Un día le animó a que lo dejara. Le insistiía con argumentos de todo tipo. Y llo dejó.

A las dos semana la "amiga" salía con el exnovio de la otra. Hoy están casados.

Por supositorio, no se hablan las amigas de toda la vida de Dios. Las dos quieren ser santas en medio del mundo, por cierto.

En fin, cada uno es como es. A mi Piedra la conocí y medio salía con u tipo.Yo al tipo no lo conocía, pero veía que sólo quedaban los fines de semana, así que tenía cinco días para que ella supiera quien era yo, y yo ella.

Y ya está.

Conozco un tipo que lleva ennoviado diecisiete años, salen a pasear por las tardes a tomar un algo, se dan algún besito,y poco más. No hay pasión, ni fuego, ni tentaciones. Me dicen mañana que uno le ha asaltado a la novia y, la verdad, no me extrañaría nada.

Hay tantas historias, tan ricas, y tan variadas como personas, así que medir la moralidad o inmoralidad , en cuano "noviazgos", lo encuentro muy complicado

En mi opinión, como regla general, ¡palante!:te arrenpentirás más de lo que no has hecho que de lo hecho.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

El tema es muy interesante y básicamente estoy de acuerdo con el sr. Neri. Pero me gustaría hacer varias puntualizaciones.

1º. Creo se ha extendido la errónea idea de que el noviazgo no es un periodo de prueba y, por lo tanto, dejar a una por otra es algo monstruoso debiendo respetar algo así como un periodo de luto intermedio. Quizás se debe que el matrimonio es España se ha visto dinamitado: primero el divorcio, después el marimonio y, por último, el divorcio-repudio "express" (ahora mismo con tu compañía de teléfono tienes que permanecer 18 meses y con tu esposa sólo 3). Así que claro, como el matrimonio no es nada, el noviazgo es algo así como un matrimonio. Y, claro está, no es lo mismo.

2.º Enlazando con la anterior, parece que lo normal es vivir arrimados un tiempo (que puede ser muy largo) antes de casarse, icnluso al poco de conocerse por lo cual el noviazgo se convierte, aparentemente, en algo mucho más profundo de lo que es.

3º. Por supuesto que si tienes novia has de respetarla y no liarte con todo lo que se te cruce. Pero sólo estás a prueba, no te has comprometido de por vida (eso sí es el matrimonio) así que si se te cruza algo mejor ¿has de dejar escapar lo que sí puede ser para toda la vida y castigarte con algo que no convence y llegar a casarte en esas circunstancias?

4º. Llegando a cierta edad, sólo quedamos sin novia los que debemos sufrir algún tipo de tara. Y es mucho más fácil encontrar algo adecuado en terreno semivedado. Así que si hay oprtunidad no creo que el que la chica esté "pillada" deba ser impedimento.

5º. Lo único que no rompería es un matrimonio pues creo que con ese paso has empeñado tu palabra para toda la vida aunque ahora haya tantos que se casen alegremente.

6º. Eso no quita que tuviera reparos en "levantarle" la novia a un amigo de verdad. Eso sí, nada de cuernos, primero que ella le dejara.

6º. Me quedo la frase del sr. Neri: "En toda una vida se presentan muy pocas oportunidades para escoger la felicidad. Quizá sólo dos o tres. Y hay que estar al loro en esas encrucijadas, no vayamos a dejarlas pasar por atontados o por un falso escrúpulo." A lo que añado: Dos o tres oportunidades son muchas en la vida. Generalmente, oportunidad auténtica, sólo se presenta una. El resto son casualidades.

sefo dijo...

Menudo buitre subdirector, no creo que sus amigos le quieran presentar a sus novias.

Chirly dijo...

¡Me parto con uds.! muy bueno Suso la histora de las dos amigas de toda la vida de Dios que viven con alegría y sencillez sus deberes ordinarios, aunque no se hablan.

A lo tonto, uno le dedica tiempo a pensar estas cosas, y matizando lo antedicho, he de decir que quizá si proceda que su amigo deje claro a la susodicha la verdadera naturaleza de sus sentimientos hacia ella y sus intenciones. Y confiar en que ella de el siguiente paso.

pcbcarp dijo...

Yo soy un vil ateo y lo del sacramento no me impresiona. Lo único que hay que tener en consideración es si el cornúpeto potencial es amigo o no es amigo. Si lo es, hay que joderse.