martes, 28 de diciembre de 2010

LOS ESPAÑOLES SOMOS UNOS SALIDOS (y 3)


Haced por un momento un ejercicio de retrospección. Escuchad la canción del post o cualquier otro éxito setentero de las Buby girls, y, al tiempo que suena el emblemático "da-daba-daba...", imaginad unos cuantos primeros planos rápidos y alternos de los ojos saltones de un Landa, de un Pajares o de un López Vázquez, y del culo o las piernas de varias jovencitas en bikini paseando por la playa. A veces el cachondo de turno resopla y exclama: “ay madre, ay madre”, mientras gira la cabeza, cual niña de El Exorcista, siguiendo los andares de una rubia. Esta escena tan tipicorra puede culminar con un intento del patán, generalmente acompañado por un amigote, de ligar con las suecas voceando “¡guapas, espanis toro bravo, don juan…!, ¡ ay, Manolo, que hemos ligao!”, o más frecuentemente con la aparición de su santa o de su suegra, cuando no del cura del pueblo, que le corren a gorrazos.

Doctor, me gustan las mujeres, ¿es grave?; La miel; Cera virgen; Fin de semana al desnudo; No desearás al vecino del quinto; Pepito piscinas y, por supuesto, las cintas inolvidables de Mariano Ozores, sobre todo las protagonizadas por Esteso y Pajares… Estamos hablando del cine de destape de los setenta y ochenta.

El cine de destape, si bien se inspira indirectamente en algunas películas italianas, es en realidad un fenómeno estrictamente nacional y absolutamente inexportable. Vamos, un producto típico para consumo interno. Nos guste o no, España no es solo Las Navas de Tolosa, los Reyes Católicos, por el Imperio hacia Dios, la guerra contra herejes y comunistas, la Conquista de América, la lucha heroica contra los principios de la Revolución Francesa, el 2 de mayo o el 18 de Julio. España también es Mirta Miller, Susana Estrada o Norma Duval quedándose en bragas sin venir a cuento, yo qué sé, porque les molesta un uñero, perseguidas por Esteso en calzones al grito de “ven, mozaaaaa, que ya hay divorciooooo”, y con el estribillo del "daba-daba-daba" de fondo.

La historia sexual de España daría sin duda para rodar una larga y absurda película de destape. En las primeras escenas debería presentarse a un pueblo noble pero apasionado, instintivo y un pelín primario. Pronto haría aparición el personaje de un cura castizo, simbolizando al clero patrio e interpretado por Agustín González. El páter estaría naturalmente obsesionado por el Sexto Mandamiento, como si no hubiera más pecados, y viviría dedicado en cuerpo y alma a evitar las “caídas” carnales de sus feligreses, valiéndose de los métodos más grotescos e hilarantes. Recortaría los besos de las películas del cine, boicotearía la antena del repetidor del pueblo cuando en la tele dieran bailes de cabaret y recorrería la era los domingos arreando boinazos a las parejas más insensatas: “¡Gorrinos!, ¡hay que casarse!”

La historia terminaría con medio pueblo visitando a escondidas el puticlub o yendo a ver pelis picantes a Perpignan. Los jóvenes no perderían ocasión de tocar el culo a las mozas y se pondrían como motos ante un solo centímetro involuntario de sujetador.

Quizá mi sentido del humor sea demasiado tosco o elemental, pero admito reírme muchísimo con las películas de destape. No puedo evitar llorar de risa al ver tan cómica y a la vez tan patéticamente reflejada la actitud de tantos varones españoles en una época de brusca transición entre el “todo tapado” y el “todo el campo es orégano”. Fue un cambio demasiado brutal como para que la peña no se quedara con la boca abierta y los ojos atónitos ante las piernas de las turistas y de las Buby girls.

En España siempre hemos sido gente buena pero extremosa hasta en la virtud. Y en nuestro afán por defender la moral sexual y la pureza, hemos incurrido en tales desproporciones y desatinos que a veces uno se sorprende de que los españoles no estemos todavía más salidos de lo que estamos.

10 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

La calidad de esta entrada ha superado a las ediciones anteriores. Le felicito.
Recuerdo el día en que, un pelín ebrios, a un amigo mío le dio por intentar ligar con unas francesas. Viendo que no le hacían ni caso, tuve que intervenir diciendo: "eh, que my friend is a good party".
¿Que sentido tenía hablar medio en castellano y medio en ingles mal dicho a unas francesas?. Ninguno, pero creo que ese espíritu era el que se menciona en esta entrada.
¿Habrá cuarta entrega?.

Aprendiz de brujo dijo...

Brillante Neri, muy brillante...
Un día, y amodo de complemento directo, debería narrar las enseñanazas de nuestro Padre Espiritual cuando teníamos 13 años.Conste que aquel cura era buena persona, no demasiado tonto,(casi ningún jesuita lo es) y comprensivo con determinadas faltas propias de la edad,pero el formato de las entrevistas y alguno de sus pronósticos eran dignos de haberse llevado a la gran pantalla.

Al Neri dijo...

Soldado Vikingo, ya que estamos de recordatorios, espero que al Subdire no le moleste que cuente aquí cómo haciendo el Camino de Santiago se dirigió a unas extranjeras de nacionalidad indeterminada al grito de "¿queréis vino?", esgrimiendo un brick de Don Simón en la mano... Parecía talmente una escena de "Yo hice a Roqe III", "Caray con el divorcio" o "El erótico enmascarado".

Brujo, ya en su día conté las aventuras del Padre Pajas, por cierto una de las entradas más visitadas de este blog por razones que prefiero obviar. Tenga claro que cualquiera de nuestras actuales taras sexuales es debida, al menos en un 60%, a las andanzas de este jesuita.

Aprendiz de brujo dijo...

joer que lapsus, es verdad. Gloriosa entrada aquella

Dulcinea dijo...

Pues a mí las películas de destape me parecen una cerdada y una estupidez sin sentido ni argumento. Desde luego, muy mal gusto tienes Neri y en lo de los españoles somos unos salidos, no pluralices....

perroviejo dijo...

¿¿¿¿Está usted diciendo de verdad Sr. Neri que el Sr. Subdire se atrevió a eso??????????
LLamar vino al Don Simón, que poca verguenza y en el Camino de Santiago!!!!

sandra dijo...

Espero que algún día se anime Sr. Neri, a escribir una saga sobre sus años escolares... seguro que las risas esarán aseguradas (y aumentadas con las puntualizaciones de AdB).

El otro post sería del Subdire y sus técnicas de ligoteo estesinas.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Y ahora veo este comentario. Será sinvergüenza!!!

El protagonista de la anécdota no soy yo sino el señor Neri. Estábamos cenando en Porto Marín, en plena calle, estilo peregrino-okupa, y dando buena cuenta de una botella de vino y de otro que un anciano del lugar nos había obsequiado de su propia bodega, cuando se acercaron una jóvenes e inocentes galleguitas que despertaron los instintos más crápulas y depredadores del senor Neri.

A lo Esteso se acercó a ellas babeando y comenzó a echarles fichas y contarles mentiras, rematando la faena con un "¿quéreis vino?" que pronunció a lo salido mientras les acercaba la izquierda sujetando la botella y ponía la mano izquierda en forma de garra.

Las galleguitas huyeron despavoridas pero el señor Neri no se amilanó y salió a la caza de más presas. Infructuosamente, claro. Por la noche, dormimos en un polideportivo y otras galleguitas pusieron sus sacos junto al mío. El señor Neri me ofreció dinero por mi sitio.

Hay muchas más anécdotas de ese Camino de Santiago y la crapulencia de Don Al:

- La familia Bold.
- Las andaluzas treintañeras (yo tenía 21 y me parecían muy mayores).
- La francesa y las cosas que decía Neri pensando que ella no sabía español.
- Las catalanas buenorras que no sabían cocinar y querían que les invitásemos a cenar nuestro arroz... Neri se comió todo (la comida) y no pudimos darles ni las migas.

....

Podía usted, señor Neri, contar algunas de sus andanzas de juventud.

Aprendiz de brujo dijo...

Sois un par de puteros de cuidado. Camino de Santiago, vino don simón, extranjeras....
Si lo hago yo..., alguna me pondría a escurrir.Vaya una forma de encontrar la paz interior..., más parecida a la mía.

A.J dijo...

En España y occidente entero loq ue hay es mucho maricon.
Salidos los ha habido siempre.