sábado, 25 de julio de 2009

"EL LECTOR"

Rara vez me convencen las películas sentimentales, pero esta me ha emocionado de verdad. Rara vez recomiendo una película, pero hoy voy a hacerlo con todo mi entusiasmo. Anoche vi The reader (el lector) y todavía estoy disfrutándola recordando sus detalles, su ternura, sus paisajes y su gran humanidad velada tras un contenido altamente erótico que no desmerece para nada la calidad del conjunto, ya que incluso las escenas más tórridas se apartan del mal gusto al que nos tienen acostumbrados.

No sé cómo hablar del argumento de esta peli sin destriparla. En una ciudad alemana de finales de los años cincuenta, una bella revisora de tranvía de treinta y tantos seduce a un adolescente llegando a obsesionarle de tal manera que se aparta de sus estudios, de sus amigos del instituto y hasta de su familia. Hanna es una mujer muy sensual, pero a la vez introvertida, silenciosa y con un carácter recio y hasta autoritario. Lo que más le gusta es que su jovencísimo amante le lea libros antes de hacer el amor. Desde Goethe hasta Tintín, pasando por La Odisea, los clásicos y hasta Mark Twain (Huckelberry Finn), Michael lee fascinado para ella todas las novelas, cuentos y cómics que caen en sus manos. La aventura dura un largo verano y las cosas vuelven a su cauce cuando el muchacho ingresa en la Facultad de Derecho. Pero pocos años después el terrible secreto de Hanna sale a la luz durante uno de los macroprocesos contra los implicados en las matanzas de Auschwitz.
Me ha parecido un pedazo de película en todos los sentidos, incluido el tratamiento de los crímenes nazis, alejado del típico maniqueísmo. Por otra parte, la interpretación apoteósica de Kate Winslet (Oscar a la mejor actriz), la banda sonora y el guión basado en la novela de Bernhard Schlink ponen un gran broche de oro a los grandes dilemas morales que aborda la cinta: ¿El amor tiene edad?, ¿es tan esencial el sexo en el amor?, ¿puede una buena persona cometer una atrocidad en determinadas circunstancias?, ¿nuestro comportamiento se rige por la ley o por la moral?

El único gran defecto para mí es el actor que hace de Michael maduro, Ralph Fiennes (El paciente inglés, El jardinero fiel...), que no hay quien se lo trague.

8 comentarios:

Aprendiz dijo...

Pues a mí sinceramente, una película con un contenido altamente erótico, por mucho que encierre una gran humanidad y que esté lejos de la vulgaridad... no me llama mucho la atención.

No pongo en duda que sea una gran película, pero yo valoro más las que consiguen despertar todo mi entusiasmo sin tener que recurrir a obscenidades.

No sé como toca la película las preguntas que planteas (aunque me lo imagino), pero para mí el amor tiene edad, pero claro, depende de como vivas ese amor, si es un amor basado sólo en el erotismo pues no, si lo que se quiere es vivir en pareja, sí, porque supone muchas dificultades de convivencia que no hay que obviar.

En cuanto a si el sexo es esencial en el amor, depende, cuando una pareja tiene 80 años pues no, si se tiene 25 años pues sí, porque el sexo es la manifestación del amor.

Y por supuesto, nuestro comportamiento se debe regir por la moral.

El francotirador dijo...

Yo esta película ya la vía hace tiempo,coincido en cuanto a que Ralph Finnes no resulta creible en el papa del "chico" ya mayor.Otro pequeño defecto que es la gran Kate Wislett interprete al personaje incluso en la vejez,cuando precisamente Ralph Finnes es mayor que ella en la vida real,por lo demás es bastante interesante.

Suso dijo...

El contenido erótico, que en la novela es menos fuerte, es esencial para entender la película y sus personajes.

Yo creo que no es erótica está película que habla de muchas cosas,muy serias y muy profundas.
Es un peliculón.

El cine también hay que saberlo ver como Dios nos ve, si no uno se puede perder muy buenas películas que, además de obras de arte, nos hacen bien.

Ésta es una de ellas.

Anónimo dijo...

Aprendiz.para hablar de una peli lo primero es verla.

El Lector no es una película erótica, y las escenas que se podrían decir que lo son,tampoco.Tú vas a más y escribes de "obscenidades".¡Y no la has visto!. No es obscena-al menos para mi.

Después te enrollas sobre el amor,sin haber visto la película.En ningún momento en esa película el amor está basado en el erotismo,aunque se inicia con él. En fin, te animo a que la veas porque toca muchos temas que a lo mejor a ti te pueden interesar

El lector trata de temas que ahora no ves en el cine más que en contadas ocasiones.Es una película que sales del cine y la rumias unos cuantos días.
Aprendiz,me dejas muy preocupado porque no parece que sepas tener criterio propio.

Aprendiz dijo...

Anónimo,

Yo no he hablado de la película, ni he dicho que fuera erótica, sino que tiene un alto contenido erótico. Y esto último lo ha dicho Al Neri, no lo he inventado.

He aclarado que no sé como toca la película ese tema, lo que he hablado del amor es simplemente lo que yo pienso.

Y bueno, Anónimo, no te quedes tan preocupado, existen tantas formas de pensar en esta vida, sólo dime por qué no voy a tener criterio propio...

En cuanto a ver o no ver la peli, si Al Neri la recomienda será porque es buena, que no lo he puesto en duda, yo sólo he dicho que no me llaman la atención este tipo de pelis. Quizás un día la vea y me encante...no digo que no.

Al Neri dijo...

Coincido con Suso y Anónimo. La peli tiene carga erótica, pero este aspecto es imprescindible para entender la relación entre los protagonistas. La sexualidad es un aspecto muy importante de la vida y de las motivaciones humanas y si no se utiliza a destiempo para incrementar taquilla ni se incurre en la obscenidad y en la chabacanería (que no es el caso en "The reader"), me parece muy bien que el cine lo aborde.

Un criterio ultra-escrupuloso con estas cuestiones lo único que hace es impedir disfrutar del arte, del cine, de la gente y de tantas cosas buenas que nos rodean. A veces el pecado y el morbo están más en las mentes que en los propios libros o películas.

Y me considero un católico muy convencido.

Clebarr dijo...

Ufffffffff, Neri, cada vez que recomiendas una película me echo a temblar. Como no escarmiento, voy a hacerte caso una vez más.
Tiene pinta de sosa y de coñazo, pero bueno, tal y como dices, al menos, siempre podré echar mano de esas tórridas escenas, tan obscenamente apeticebles a las que haces referencia.
Ya te contaré.

Al Neri dijo...

Por cierto, he aprovechado mis vacaciones para leer la novela y también me ha gustado mucho. Contiene muchos más matices y las reflexiones planteadas en la película son mucho más concretas y están más desarrolladas. Trata, entre otros, dos temas interesantes: la retractividad de las normas penales y los buenos o malos recuerdos que se tienen sobre las cosas (ejemplo, las relaciones de pareja) según cómo hayan terminado más que según cómo se han vivido.