jueves, 27 de mayo de 2010

LOS NEGROS EN EL CINE


Después de haber visto tantas pelis americanas desde niños, bastante buenas personas somos con la de mensajes sublimimares perversos que nos cuelan los de Hollywood.

No sé si os habéis fijado alguna vez en el tratamiento que se ha hecho de los negros en la historia del cine yanqui, pero resulta bastante curioso.

En los orígenes del cinematógrafo, y omitiendo antecedentes como la ultrarracista (y brillante) El nacimiento de una nación (1917), de Griffith, las primeras apariciones de los morenos se producen en películas del estilo a Tarzán de los monos y del género de aventura tropical o exótica. El perfil que se nos ofrece de los negritos en estas cintas es, como todos recordamos, el más políticamente incorrecto que puede imaginarse. Aros en la nariz, estupidez y cobardía, rituales asando misioneros, carácter blando y sumiso, primitivismo… Todos hemos visto la clásica escena con el capataz de los porteadores dirigiéndose temeroso al cabeza de la
expedición:

- Bwuana, batingas no continuar –han tirado todos los paquetes y están arrodillados musitando "bunga, bunga"- Monte sagrado. Tabú. ¡No ir más allá!

Evidentemente, el jefe blanco de turno se pone a vociferar y a pegar latigazos como un poseso y en dos minutos mete en vereda a todos los mandingorros.

Otra faceta posterior, pero no menos humillante, es la de utilizar siempre a actores de esta raza para papeles de sirvientes, no necesariamente esclavos, unas veces dóciles y tontorrones (como la negra de Lo que el viento se llevó o el pobre Sam, de Casablanca, venga a aporrear el piano a capricho de Rick Blaine); otras, cómicos y zumbones, y en ocasiones traidores y vengativos. Tampoco es infrecuente que las caracterizaciones se basen en la obesidad .

Con la llegada del cine negro y policíaco, los intérpretes de color (negro) hacen casi siempre de asesinos sanguinarios, violadores y otros delincuentes, con la peculiaridad de que cuando se narran las aventuras de una banda criminal, el más estúpido, primario y desleal a sus compañeros es casi siempre afroamericano.

En muchos otros géneros, y especialmente en la comedia (incluidas series de televisión), sobre todo hace algunos años los negros representaban el rol de auténticos payasos, graciosetes oficiales y encargados de romper situaciones tensas o dramáticas haciendo el gilipollas. Acordémonos de Eddie Murphy, de Jaleel White en el papel de Steve Urkel y de otros cómicos cuyo nivel de patetismo sobrepasa el de cualquier humorista caucásico.

La discriminación se suele apreciar también en sentido negativo, es decir que rara vez un negro interpreta papeles protagonistas o a personajes inteligentes y virtuosos. Además, es constante la versión más o menos encubierta de que los individuos de este colectivo han sido los grandes pringados de la historia estadounidense.

Pero una de las más descaradas diferencias raciales del cine de Hollywood es la exclusión de las chicas negras del prototipo de belleza o de papeles de mujeres sexualmente atractivas y/o activas, interpretados por blancas en su práctica totalidad. Por otra parte, a pesar de que el cine americano es muy pródigo en escenas de cama, nos costaría mucho recordar alguna secuencia en la que una pareja de negritos eche un polvete o incluso se bese o tenga cualquier comportamiento sexual. Es como si los productores pensaran que
involucrar a afroamericanos en este tipo de escenitas podría hacer que sus películas se parecieran a reportajes del National Geographic.

Por fortuna y como excepción hemos podido disfrutar del fantástico trabajo de algunos actores de color, cuyas películas a mí me emocionan con su simple recuerdo. Me permito citar como mis favoritos a
Sidney Poitier y a Morgan Freeman.

17 comentarios:

marian dijo...

Fabulosos los dos, sí señor.

Rocco Lampone dijo...

Me permito añadir a Denzel Washintong, el otro día vi American Gansters (versión extendida), y hace un papelón cojonudo...

..."involucrar a afroamericanos en este tipo de escenitas podría hacer que sus películas se parecieran a reportajes del National Geographic"... Sr. Neri, hay veces que se columpia usted un rato, jaja

Aprendiz de brujo dijo...

pues mi favorito es el negro que sale con Jackie Chan dando estopa.

sandra dijo...

Hombre, creo que exagera un poco... A mi de pequeña me encantaba "La hora de Bill Cosby". Y no eran ni tontos, ni feos, ni sumisos. Además te reías y te enseñaban valores.

Y en cuanto a lo de la "exclusión de las chicas negras del prototipo de belleza o de papeles de mujeres sexualmente atractivas y/o activas", creo que se equivoca. Basta (y sobra!!) pensar en la película "Monster's ball", con la que Halle Berry ganó un Oscar, y que tiene un altísimo contenido sexual. Para mi gusto pornográfico por las 2 escenas que vi. Fueron de sobra.

Suso dijo...

En parte tiene razón, y han despegado , los negros,hece bien poco, unas décadas.La Golberg en el color purpura está extraordinaria.Forest Witaker,Lawrence Fisburne,el de Matrix, Dani Gloover.James Eral Jones, Samuel l Jackson, Don Cheadle...

Aunque es verdad que sólo seis actores negracas han conseguido un Óscar.

Una curiosidad, escriba en google "actrices negras", o "mejores actrices negras"...¡y verá que la mayoría son del porno!.

Haga lo mismo con "actores negros", y le saldrán los grandes que escribí antes.

Aún les queda mucho.

Álvaro dijo...

Me adhiero a los ya citados y apunto uno más: Jamie Foxx.

P.S. Imagino que Halle Berry cuenta como "negra" porque cómo "tía cañón" no hace falta preguntar ...

ignatus dijo...

¡Y aún salen más favorecidos que en la realidad, porque en el cine no hay olores!

Fdo. Dulcinea

Dulcinea dijo...

No le veo ninguna gracia Ignatus a que pongas en mi boca palabras que no he dicho. Cuando he dicho yo que sea racista? Haz bromas de ti mismo pero deja en paz a los demas que eres como los negros graciosos de las comedias pero sin gracia.

Suso dijo...

¡Muy bien, Dulcinea!,sabía que tú eras de las que piensa que el negro es el mejor amigo del hombre.

¡Ignatus, arrepiéntase y pida perdón!

J. F. Sebastian dijo...

Otra escena de cama aunque sea en 'blanco y negro' se puede ver en El corazón del angel con Lisa Bonet -la niña mayor de los Cosby- y Mickey Rourke. Fue muy polémica en EE. UU.

ignatus dijo...

Dulcinea, en realidad los tiros no eran tanto por tu real o imaginaria xenofobia sino por alguno de los incorrectos comentarios que nos has regalado alguna vez: me parecía una frase muy apropiada en tu boca.

Seño'ito Suso, no me sale lo de pedir perdón: no tengo propósito de enmienda y se me notaría falso.

Aunque la verdad sí lamento haber molestado a Dulcinea: pensé que se lo tomaría con el buen humor que la caracteriza.

Bueno, mañana le tocará a otro (o no).

Saludos a todos.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Creo que el tema de los negros en el cine yanqui podría ser un reflejo de una realidad social.

Debo decir que entiendo muy poco de cine (de ahí aquello de "ya no hacen películas así") y soy más aficionado a las series aunque ahora vea pocas a decir verdad.

A lo que iba. No sé si pasará como en España donde el cine y las series televisivas son engendros de ingeniería social que, lejos de reflejar la realidad de la sociedad, marcan el vector director de ésta. En el caso norteamericano, si no es así, se demuestra que aquella sociedad está segregada de facto no existiendo mezcla entre negros y blancos: en las películas y series de negros de blancos no salen negros y viceceversa. Es más, de aparecer un negro en una producción dirigida para blancos, suelen tener el papel descrito en el artículo (estoy pensando en el MA de El Equipo A, donde había cupo de hispanos y hasta de mujeres pero en un papel muy constreñido) aunque, de unos quince años a esta parte, lo políticamente correcto ha tendido a corregir esta tendencia.

En el caso contrario, es decir, suponiendo que no sea un reflejo de una realidad sino una forma de tender a normalizar ciertas estructuras o situaciones, cualquiera diría que los guionistas de ciertas series y películas son los nazis superarios de la cárcel o los mandigorros malconequeros respectivamente.

Dice usted, por ejemplo, el papel de Urkel en aquella pésima "Cosas de casa". Fíjese que el malo malísimo o el tonto tontísimo siempre era blanco y los protagonistas se pasaban el día bailando como si estuvieran en la selva. ¿Ese el concepto que los negros yanquies tienen de sí mismos y de los blancos? Pues que triste.

Al Neri dijo...

Sandra, claro, como que los Colby era una serie de negros. No se van a poner mal a sí mismos. Y tiene razón el Sr. Subdirector en que Urkel también estaba en una serie de negros y este personaje tan ridículo no era un estereotipo blanco.

Suso, yo es que el porno no me lo trabajo... ;-)

Ignatus, buenísima la frase, me he mondado, pero pienso que Dulcinea, que yo recuerde, no ha dado muestras de racismo hasta ahora.

Bueno, para acabar quiero decir que un negro bien educado es como una persona. :-D

sandra dijo...

Sr. Neri, entre los Cosby y los Colby hay una Dinastía de por medio...

Al Neri dijo...

Jajajaja, es verdad. Pero admita mi falta de prejuicios por ser capaz de confundir a los potentados y guapísimos Colby con la familia de mandingas de la otra serie...:-D

sandra dijo...

Admito.

Anónimo dijo...

Las mejores escenas de negros de la historia del cine se han dado en películas porno ¡qué poderío tienen los muy cabrones!