sábado, 15 de mayo de 2010

IMPULSO SEXUAL


A pesar del lugar
común, tan extendido entre ellas, de que los hombres siempre estamos pensando en lo mismo, lo cierto es que yo aprecio unas diferencias abismales entre unos varones y otros en lo que a preocupación por el sexo se refiere. Es verdad que pese a la innegable influencia de la moral católica al respecto, existe una especie de código en nuestra sociedad actual que parece exigir a la población masculina un comportamiento sexualmente activo y un interés contrastado por los temas sexuales, que se manifieste con preferencia de forma verbal, es decir a través de comentarios, valoraciones, opiniones, bromas, etc. Bueno, pues a pesar de ello, aunque todos los hombres parecemos estar socialmente obligados a hacernos los machitos en los bares por mucho que el sexo sea lo último que esté pasando por nuestra cabeza en ese momento, yo sigo percibiendo que no tienen nada que ver unos tíos con otros. Y el motivo para mí es que los niveles de impulso sexual varían enormemente entre unos individuos y otros.

Yo hubo un tiempo que pensé –como ellas- que todos los chicos estábamos más o menos igual de salidos. O sea mucho. Que la nutria nos daba a todos una guerra inmisericorde. Y que, en consecuencia, todos teníamos unas dificultades similares para contener nuestros instintos más primarios. Así, yo solía defender que aquellos chavales que no aguantaban el tirón en determinadas circunstancias es porque carecían de valores férreos, no cultivaban la fuerza de voluntad, no se respetaban a sí mismos y a las chicas, y, resumiendo, que no tenían un interés verdadero en defender su castidad, ya que otros, con idénticos deseos y tentaciones, llevaban el asunto con sosiego y dignidad. Naturalmente, estas reflexiones también me las recetaba a mí mismo en mis momentos –llamémoslos así- más críticos o delicados.

Con el tiempo me he percatado de la gran inocencia de estas premisas, ya que a fecha de hoy no me cabe ninguna duda de que las diferencias de impulso entre unos hombres y otros son de tal envergadura que, a pesar de las bromitas que parece que todos estamos obligados a hacer en esta cultura hipersexual, hay fulanos a los que en el fondo el tema se la refanfinfla de tal manera que podrían pasarse meses o años sin ver o tocar a una chavala, mientras que otros han nacido con una naturaleza tan extremadamente fogosa y con una atracción tal por las mujeres que se ven abocados casi sin remedio a cortejarlas y hasta a perseguirlas para satisfacer sus deseos, sin importar estado civil, edad ni otros condicionantes.

Conozco bien de cerca individuos de ambos grupos. De verdad que se trata de naturalezas opuestas, que dudo que tengan demasiado que ver con la educación o el autocontrol.

Tengo un conocido que es un fenómeno de libro. El pavo entra en un bar contigo a tomar una caña y en unos minutos ya sabe qué tías están más buenas de todo el local y cuáles lucen más pierna o mejor escote. Busca incesantemente la conversación con mujeres y siempre charla y se relaciona con ellas en tonos, con gestos y con actitudes coquetas, galantes o como mínimo ambiguas. A pesar de estar casado, es evidente, por mucho que no presuma de ello, que se ha acostado con varias desde el día de su boda. Se le ve en los ojos: las mujeres le vuelven loco y tendría que volver a nacer para ser de otra manera.

En cambio, un amigo mío soltero, que no es maricón ni nada, jamás ha demostrado la más mínima curiosidad física por las mujeres. Por la forma en que habla de ellas –cuando lo hace- parece estar refiriéndose a los arcángeles o recitando una poesía de Bécquer. Su desinterés o su actitud pasiva hacia las relaciones sentimentales y todavía más hacia los ligues esporádicos me lleva a sospechar que el muchacho podría morirse tan a gusto sin haberle pegado a una un par de meneos. Me dan escalofríos solo de pensarlo.

Por eso pienso que, desde una perspectiva católica, es imposible que Dios corte por el mismo patrón los pecados sexuales de uno y otro. Él, que nos conoce bien a cada uno, digo yo que tendrá en cuenta la naturaleza de cada pecador y que valorando por supuesto la recta intención y el esfuerzo de cada cual por corregirse, quizá considere un mérito importante que mi primer conocido se pase sólo un mes sin ponerle los cuernos a la legítima, o no condene en absoluto, por creerla una faltilla insignificante, la orgía salvaje que mi amigo insípido se pegue un día con tres sensuales brasileñas tras experimentar un inexplicable apretón, que yo, si fuera él, celebraría.

En estos temas de moral sexual, vaya usted a saber. De todos modos, esta diferente constitución y nivel de impulso de cada persona, si bien puede servir para ponderar las responsabilidades, no creo que deba justificar de ninguna manera que alguien se abandone tranquilamente a sus instintos (ah, como soy así…), haga exhibición cínica de los mismos o falte el respeto a los demás, novia o esposa incluidas.

24 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

"Tengo un conocido que es un fenómeno de libro. El pavo entra en un bar contigo a tomar una caña y en unos minutos ya sabe qué tías están más buenas de todo el local y cuáles lucen más pierna o mejor escote. Busca incesantemente la conversación con mujeres y siempre charla y se relaciona con ellas en tonos, con gestos y con actitudes coquetas, galantes o como mínimo ambiguas. A pesar de estar casado, es evidente, por mucho que no presuma de ello, que se ha acostado con varias desde el día de su boda. Se le ve en los ojos: las mujeres le vuelven loco y tendría que volver a nacer para ser de otra manera."


Esto lo tengo yo muy visto, jejeje...

Miguel dijo...

¡Enhorabuena! Con esta entrada, especialmente los dos últimos párrafos, acabas de enviar de un patadón todas las consideraciones de la Iglesia sobre la factibilidad y valor de las castidad a tomar por saco.
Recomiendo aplicar la misma teoría al matar (violencia), robar y mentir. Salen resultados muy curiosos, muy.... garzonianos.

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Coincido con el último parrafo de tú entrada.Es decir que nuestra naturaleza o modo de comportamiento no puede servir como excusa,para comportarnos mal.En cuanto a lo de que todos los hombres tenemos que estar presumiendo todo el rato,de lo que nos gustan las mujeres,en la actualidad,digamos que por la corrección política imperante se da menos.Lo que también es cierto es que conforme te vas haciendo mayor digamos que uno,por lo menos en mi caso,tiende a fijarse de una forma mucho más lasciva en ciertos aspectos de la anatomía de las mujeres,lease,culos,tetas o piernas.

marian dijo...

Dígale a su amigo que las mujeres son mujeres no seres etéreos y que tienen básicamente las mismas necesidades sexuales que un hombre.
Que se deje de poesia y hable a cualquier chica cómo hablaría con sus amigos.
Al igual que ustedes (los hombres) cómo bien dice, parecen estar "obligados" a hacerse los machitos, nosotras estamos "obligadas" a parecer castas y puras, al menos de cara a la galería, porque aún no está bien visto (al contrario que en el caso masculino) que una mujer alardee de sus conquistas sexuales. Pero las conversaciones entre chicas... tienen su miga y sobre todo sus risas....muchas risas, igual si alguno escuchara ciertas cosas entraba con menos chulería en los bares jajajaja.

Aprendiz dijo...

Pues yo creo que te equivocas en cuanto a cómo Dios juzgará esos comportamientos. Y es que yo creo que Dios juzga más las conciencias de las personas que sus actos en sí. Si tu amigo, el fogoso, por mucho que tenga esos impulsos lo hace intentando acallar su conciencia, yo creo que es peor que si el otro más pasivo un día se pega un festín sin ningún remordimiento.

Yo creo que esto que has escrito es típica reflexión que nos hacemos las personas para hacer lo que nos pide el cuerpo y tranquilizar nuestra conciencia.

Al Neri dijo...

Miguel y Aprendiz, si leen el post detenidamente, en especial el último párrafo, creo que no me contradigo en absoluto con la doctrina de la Iglesia en materia sexual. Lo que tengo claro (y también coincido aquí con el Magisterio) es que los pecados del tipo que sean no son juzgados a modo de tabla rasa, sino tomando en consideración las circunstancias personales, que sirven para graduar la culpa.

Evidentemente el penúltimo párrafo es una interpretación libre, un juego, una exageración precisamente para subrayar que no tiene el mismo mérito contenerse para quien casi no tiene impulsos sexuales que para quien sufre un tormento por culpa de sus fogosidad. Pero insisto: es fundamental una actitud activa por mejorar y corregirse, lo que implica arrepentimiento, que es la clave para el perdón de los pecados.

Y Aprendiz, no vea donde no hay. No pretendo justificar a nadie que se haya convertido en esclavo de sus instintos y no se avergüence en absoluto de ello, pero el mismo Catecismo contempla como atenuante e incluso como eximente de responsabilidad en los pecados sexuales "la fuerza de los hábitos adquiridos". Claro que si estos hábitos se adquieren maliciosa, cínica y orgullosamente, para mí (no sé para Dios misericordioso) son merecedores de las llamas del Infierno.

Aprendiz dijo...

Al Neri, yo no digo que te contradigas con la Iglesia, y bueno, voy yo de lista diciendo cómo Dios juzga las cosas, cuando es simplemente lo que yo creo. En realidad pensamos lo mismo, sólo que yo digo que no nos debemos parar a pensar tanto en cómo son de fuertes nuestros impulsos, sino en qué nos dice nuestra conciencia. No porque Dios vaya a juzgar de una forma o de otra, que yo no lo sé, sino porque creo que atendiendo a nuestros impulsos tendemos a justificar nuestros actos, y atendiendo a nuestra conciencia no hay forma de justificarse.

Dulcinea dijo...

Pienso que Dios juzga y condena con rigor a todos los cochinos y salidos sexuales sin tener en cuenta si les tira más el sexo o menos. Al que es infiel, va con malas mujeres o utiliza el sexo para el simple placer le está reservado un castigo a no ser que se arrepienta.

Aprendiz de brujo dijo...

Dulci te das cuenta que guapos hemos salido en la foto. Tú tan rubita y con esa cara de pocos amigos, y yo todo un hombre de pelo en pecho...

Miguel dijo...

Sr. Al Neri:

he leído perfectamente lo que pone. 'quizá.... no condene en absoluto ..la orgía salvaje que mi amigo insípido ... que yo, si fuera él, celebraría'. 'En estos temas de moral sexual, vaya usted a saber'.
Donde dijo Diego no puede decir digo, y lo que digo deja que deje que diga. En fin. Que este es como los textos de los rojos; frasecita por aquí, frasecita por allá, pongo un texto que parece que es el oficial, pero el razonamiento y el ejemplo práctico (el que se entiende) es exáctamente lo que no debe ser. Acaba usted de hacer de perfecto aprendiz de Bono ('católico' agnóstico y socialista ricorico; Robalcaba también dice cosas imposibles, pero no tiene este estilo).
Usted nunca debería celebrar la orgía de un amigo suyo. Y el esfuerzo contra el sexo fuera del matrimonio vivido en castidad será mayor o menor; pero como exigencia es un absoluto para todos.

Me va a perdonar (todos ustedes) que en este tema yo tampoco haya admitido abordarlo desde el humor; pero es que es tan grave el tratamiento que se le da al tema (en la sociedad en general), y tiene unas consecuencias tan patéticas (sobre todo en forma de asesinatos por aborto, desmenbraciones de familia, depresiones y suicidos -que es en lo que acaba el sexo desmedido-), que no le veo forma de -en un foro abierto- chotear sobre el particular.

Al Neri dijo...

Miguel, greacias por sus críticas constructivas. Un par de apuntes:

Cuando digo que "celebraría", no me refiero a la orgía, sino al apretón. Si nunca tienes impulsos de esos, tenerlos un día de repente me parece motivo de celebración. Es que usted me recorta las frases. Insisto en que lo lea bien, al menos este párrafo.

Mi frase "la moral sexual, vaya usted a saber" no pretende relativizar la moral sexual, que es la que es y yo no la he criticado en ningún momento. Con esa frase he querido resaltar la dificultad de saber a ciencia cierta cómo valoraría Dios estos comportamientos más allá de la literalidad de las normas, dada su Misericordia..

Sé que no lo hace con mala intención, pero me ha tocado en lo más hondo que me compare con el progre de Bono... Con estos asuntos sexuales siempre me pasa lo mismo. Algo parecido que con mis ideas éconómicas. Los derechistas y los conservadores me llaman rojo o progre, mientras que los verdaderos rojos me llaman facha o carca.

Creo que el sexo se puede abordar con humor y sin el halo de tabú con que le han impregnado diversos sectores de la sociedad durante siglos contribuyendo a ofrecer una visión sucia y morbosa de algo perfectamente natural, aunque por supuesto deba desenvolverse dentro de un orden y unas reglas morales por razones de dignidad.

Aprendiz de brujo dijo...

Miguel siento respeto intelectual por tí, aunque tenga ideas absolutamente opuestas a las tuyas, pero lo de extrapolar los pecados de la castidad a los de que tienen que ver con la violencia, el robo o la mentira me parece profundamente desafortunado.
No es aceptable éticamente,-la moral sexual tiene componenetes ideológicos y subjetivos que no son de ninguna manera aplicables o intercalables en los principios éticos que deben regular derecho a la vida; y si me apuras cristianamente tampoco,-Jesús fue mucho más contundente a la hora de juzgar a soberbios, adinerados e hipócritas que a las prostitutas.
En realidad la culpa de todo esto la tiene Dios.Va el tío y nos pone un arma nuclear entre las piernas de voracidad incalculable y no hace más que poner impedimentos para que lo usemos. Yo en mi próxima vida quiero ser perro.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pues igual que no fío de los totalmente abstemios, tampoco me fío nada de aquellos no sienten ni un mínimo impulso hacia las mujeres (aunque lo sepan controlar muy bien). O son maricas o son muy muy raros.

Yo, de poder, sería de esos que cada día están con una. Pero ya soy demasiado viejo y tarado para cambiar (tengo 32 años).

sandra dijo...

Es verdad que CADA persona tiene unos impulsos sexuales diferentes, como diferentes es la necesidad de comida de cada persona o las horas que cada uno precisa para dormir... pero siempre hay una tendencia general... y lo general es que los chicos, EN GENERAL, ven más la fachada y piensan más en el sexo. Supongo es su psicología. Y las chicas pensamos más en que nos adoren, nos amen y nos traten como a reinas moras.

En cuantoal tema Dios en relación al impulso sexual... Dios es Justo y Misericordioso... Y el tema sexual aunque importante, no es el esencial en el Catolicismo... Más grave es matar que acostarse con alguien...

Por otro lado, yo me imagino el juicio de nuestras faltas y pecados ante Dios, será algo así comolos vasos comunicantes... en un tubo estará lo que somos (nuestra psicología, nuestras circunstancias...) y el el otro estará lo que se esperaba... y es que al que mucho se le da, mucho se le pide... y al que poco se le da, poco se le pide... y no es lo mismo tener el impulso sexual de un conejo, que el de una lombriz...

Miguel dijo...

Sr Neri, a lo mejor le he leído muy mal, no fue mi intención. Pero yo sigo creyendo que su texto no es uniforme y se entiende más lo que yo digo que entiendo que lo que usted dice que quiere decir. No es que quiera compararle con Bono en un nivel general (semejante interfecto no se merecía tal aprecio), sino para este texto particular.
Por otro lado, sí, incluso elementos muy graves se pueden tratar con humor; pero sólo en un foro adecuadamente limitado. En este momento no sé darle la referencia de donde sale esta idea (obviamente del N.T.); pero es un caso muy parecido a lo que ha expuesto J.M Prada hace un semana sobre su salida de algunos medios. Léala porfaplis.

Aprendiz de Brujo. No sé si te habrás fijado que los mandamientos están expresados en orden de importancia. El referente a los actos impuros es el sexto. Es decir, va antes que robar, mentir y envidiar. Yo sólo expresé la conveniencia de aplicar el razonamiento hecho sobre el sexto mandamiento al quinto, séptimo y octavo. Puesto que los resultados son obviamente absurdos (y sí generalmente aceptados), pero las premisas no, se puede ver que el razonamiento es donde reside el error. Y por tanto debe descartarse también en el sexto. Procedimiento racional/matemático 'estándar'.
La moral sexual tiene la misma fundamentación que la moral sobre la vida; valores que surgen para cada cual de su visión de este mundo, el Hombre y su naturaleza. Así que nada de regularla como caso aparte.
Le recomiendo la lectura del N.T., donde hay muy pocas condenas 'duras', pero una de ellas va a aquellos que caen contra el sexto (más le valdría al hombre estar solo, pero si no es capaz que encuentre mujer, para no caer en el pecado del adulterio -> por los H.A. no recuerdo la parte).
Dios es perfecto por definición; hay que ser muy suicida, o muy inconsciente para meterse con Él. Puede entender que uno niegue la existencia de un 'enemigo', pero no que se reconozca su superioridad absoluta y aun así se le ataque. Que disfrutes de tu suicidio. Pondré una velita por tí (virtual no), a ver si hay suerte y te caes del caballo (ese que tú tampoco tienes).

Sr. Subdirector del Banco ArúsCuando conceda un préstamo no se fíe del que dice que igual le paga e igual no. Lo del punto medio para todo es una gilipollez enorme. Fíese sólo del que va a un extremo y le dice que pagará. Y aun así, de alguno tampoco.

SandraEfectivamente al de tres talentos le pidieron más ganancia que al de uno, y menos que al de cinco. Pero a todos les pidieron. Me remito a lo defendido frente a AdB sobre la mucha relevancia de la sexualidad debidamente vivida. ¿Sigues en Afganistán?

El principal problema de concepto es que la sexualidad se debate como tema individual, aparte de cualquier consecuencia. Y no lo es. La sexualidad es el medio por el cual el hombre se reproduce. Bajo una visión cristiana, eso corresponde a la herramienta de Dios al hombre para que este colabore en la Creación. 'Cágate lorito'. Y todavía se quiere relativizar.

Aprendiz de brujo dijo...

Por lo que dices Sandra, a los se nos concedió escaso cerebro y mucho ardor bajipártico vamos a ser tratados con benevolencia por parte del Altísimo?.Me das una alegría.

Aprendiz de brujo dijo...

Miguel, mira no quiero tus velitas. Tengo muchas personas que me quieren y rezan por mi alma perdida a diario.
Con el debido respeto, gasta tus velitas,-aunque desgravaran en el juicio final, de en otros sujetos seguramente más afines a ti,y que seguro tenían caballo .
No sabes, (buenso si lo sabes), por donde me paso tus recomendaciones.
Por cierto lee tú el NT, porque si dices que no hay condenas muy duras, es que lo has leído poco o tienes poca memoria...
Ay de quien escandalizare a uno de estos ....Mira ahí tienes velas que poner para alicatar los cuartos de baño.
Sepulcros blanqueados...
Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja...
O episodios como la expulsión de los mercaderes del templo, las bienaventuranzas,(sensu contrario)
Lo del orden de los mandamientos...
Entiendo entonces que es más grave deshonrar a tu padre y a tu madre que matar; o santificar las fiestas que robar,(esto que es doctrina Gurtell)?.
No sé, no termino de verlo claro.
Y por supuesto la moral sexual tiene matices y orígenes diversos a los preceptos que salvaguardan otros bienes éticos.A consecuencia de esto, supongo que es significativo que los paises occidentales la sexualidad no es materia regulada por el derecho y garantizada por el orden público y si todo aquello que se considera menoscabo a la integridad f´sisca de las personas.

sandra dijo...

Miguel,

Pienso que Dios en su Justicia pedirá a cada uno EN PROPORCIÓN a lo que Él le ha ha dado... "te dí tantos talentos, espero cuantos talentos".

Y pienso que Dios en su Misericordia OLVIDARÁ los resultados negativos en las cuentas de haber y deber...

Hay que meditar MUCHO la parábola del Hijo pródigo... Para pedir la humildad, si caemos, de volver a levantarnos:"Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros." Pero es más importante meditarla, para suplicar a Dios no endurecernos como el hermano mayor y reprochar a nuestro Padre:"Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!"

Es muy fácil ser hermanos mayores sin darnos cuenta... creyendo que somos hijos pródigos.

Efestivamente, sigo por Afganistán. Aunque ahora me estoy replanteando irme a vivir a Madagascar...

sandra dijo...

Aprendiz de Brujo... escaso cerebro y mucho ardor bajipártico??? Ummmmm... les pasa a muchos hombres. Y en este caso no es necesario acudir a la Benevolencia Divina... Consulta con tu médico, seguro que te puede recetar alguna crema que te alivia... lo molestas que son las ladillas!!

;) ;) ;) Es que no me he poío reprimir la guasa....

Aprendiz de brujo dijo...

Con el debido respeto Sandra, mis bajos presentan una salud y una higiene impecables. Siempre están pulcros y en gracia de Dios; preparados para dar la vida en combate cuando haiga falta.Poruqe no sabemos ni el día, ni la hora.

sandra dijo...

AdB, no dudaba ni ponía en duda ni tu salud ni tu higiéne... pero no podía evitar la guasa...

No me lo tengas en cuenta!!!

Miguel dijo...

AdBTú los matices te los inventas, como los cerdos de La Granja de animales, para significar lo que te venga en gana.
Como siempre, lee lo que pongo (porfaplis). No he puesto que no hay condenas muy duras en el NT, sino que no hay muchas (es decir, algunas sí, muchas no; muchas no, algunas sí).
No conozco gente con caballo, y apenas alguno con moto.

Por mucho que te refriegues ya sabemos qué parte con qué, las seguirás teniendo sucias.

Sandra se supone que de la bolsa del 'debe' y el 'haber' la una se borra completamente con el perdón. Pero para el perdón es necesario el arrepentimiento. En pidiendo responsabilidades, más fácil no se puede poner.

Aprendiz de brujo dijo...

1-Hay muchas y muy duras. más allá de la inexacta literalidad del adjetivo he puesto unos cuantos ejemplos de condenas, que suponía conoces. Parece obvio que no son nada desdeñable la cuantía e intensidad de las mismas.
2-Porfaplissibuplé qué tiene que ver el reftrotamiento con la falta de higiene?.No sé, yo me refriego y me ducho a diario.Y en esta época dos veces al día, -que se suda mucho.
Es como lo del orden de los mandamientos,(seguimos entendiendo que Dios miraría mejor a Correa que a Severo Ochoa, no?). no termino de verlo claro.

Anónimo dijo...

Ponme a Cristiano (Ronaldo) delante y te digo yo que me hago católica, jajaja.