viernes, 22 de agosto de 2008

JÓVENES, UNA HUIDA A NINGUNA PARTE

Vi esta peli el sábado en el barato cine Salas Emule y me parece que merece un comentario. Se trata de una producción codirigida en 2004 por Ramón Termens y Carles Torras (este último, un nacionalista catalán de mucho cuidado).

Pese a su increíble crudeza, la película me ha sorprendido agradablemente. A mí me encantó en su día Historias del Kronen, de Armendáriz, que me pareció, igual que la soberbia novela de Ángel Mañas, una crítica feroz a determinada juventud de los 90, al ambiente nocturno de la fiesta madrileña y a la apatía de unos padres más preocupados por trabajar y por vivir a su aire que por vigilar a sus hijos e inculcarles una mínima humanidad y formación moral.

En Jóvenes, una huida a ninguna parte, surge nuevamente esta crítica a través de un planteamiento no poco original. Se nos muestran, enlazadas pero como historias independientes, las vidas de tres jóvenes catalanes muy distintos pero con un denominador común: una absoluta falta de valores, que en un caso se manifiesta en la soberbia y falta de escrúpulos, en otro en el vicio y el descontrol, y en un tercero, en el gamberrismo, la falta de respeto a los demás y el racismo.

El primer personaje es un chavalín recién salido de Económicas dispuesto a comerse el mundo, sin frenos éticos de ninguna clase, desde su puesto de trabajo en una prestigiosa agencia de bolsa de Barcelona. A mi modo de ver, Jordi simboliza la separación absoluta que existe hoy en día entre formación y moral y hasta qué punto la sociedad valora a la gente brillante y “ganadora” con independencia de su calidad humana.

Cristina por otra parte es una estudiante consentida, hija de un millonario, que comparte piso con unas amigas (a costa de papá) “para no vivir donde me dicen lo que tengo que hacer”. Ella y sus amigas, unas guarras de aúpa que no hacen más que meterse rayas de coca, salen de fiesta para celebrar un cumpleaños. Sin duda, ésta es la parte más dura de la cinta, no apta para sensibilidades a flor de piel. Los avatares nocturno-etílico-sexuales de esta pandilla son descritos de forma realista, triste y espeluznante, con un desenlace dramático, pero sin duda consecuencia natural de la degeneración mezclada con la estupidez que arrastran tantos jovencitos de nuestro tiempo.

La última parte está dedicada a Pau. Para mí es la más curiosa, porque refleja con veracidad la vida de una pandilla de chicos de un pueblo cercano a la capital y viene a confirmar mis negativísimas opiniones sobre la vida en entornos rurales, de las que hablaré algún día. Se trata de unos adolescentes que pasan de estudiar y se dedican a hacer el asno allá por donde van, sin excluir peleas, conducción temeraria, gamberradas contra trabajadores honrados y un cierto asomo de racismo, aunque quizá en este último punto habría mucho que debatir.

Sé que a algunos la película no os va a gustar por no ser precisamente para todos los públicos y por recrearse demasiado en ciertas escenas impúdicas o brutales, pero yo opino que, sin reflejar por supuesto la vida de un joven medio, sí es un documento valioso como retrato de una cierta juventud desencantada, adocenada, egocéntrica y olvidada por sus padres que en el fondo son la otra cara de la misma moneda.

Me gustaría comentarla con vosotros si alguno la habéis visto.

8 comentarios:

yomismamente dijo...

Acabo de comprar la entrada para ver esta peli en la Sala Emule ;)

A mí también me encantó Historias del Kronen (y mira que Armendáriz me resulta un auténtico tostón).

En cuanto la vea, te cuento (vamos, mañana mismo).

Un saludico!!!!

Hispanicus dijo...

Yo sinceramente no veo cine español, o mejor dicho, debería decir cine de izquierdas, por que es lo que es la gran mayoría de las veces.

La última que fui a ver fue Mortadelo y Filemon, la primera, y me gustó, pero está tan politizado y subvencionado que no me gusta nada.

ANAROSKI dijo...

Efectivamente, asi ocurre, aunque le hubiera faltado hablar del chico o la chica normalita, pero me parece que eso no vende. Soy la mayor de tres hermanos y de siete primos. Viviamos en un bloque familiar hecho por mi abuelo en una zona residencial, la educación que hemos recibido de mis padres, dista mucho de la que mis tíos (hermanos de mi madre) y mis tías han dado a mis primos.

La primera alarma surgió hace diez años meses antes de mi boda, mi tío el hermano mayor de mi madre compró a su hijo mediano (20 años entonces) una cama de matrimonio para su habitación, tras una gran bronca con mi tía de ideas muy progresistas, al día siguiente de comprar la cama, mi primo y su novia que estaban en la sala de estar le dijeron a sus padres vamos a acostarnos a dormir una siestecita, mi tío miró a mi tía, pero no tuvo narices de decirle nada, y subió arriba a casa y le dijo a mi madre, Mari mi hijo está acostao con la novia, mientras que mi mujer ve la tele en el salón, y yo no puedo estar abajo, mi padre su cuñado le dijo, que el no consentía, que el que quisiera cohabitar que lo hiciera fuera de su casa, pero que el no se enterara, así transigió mi tío, y seguro que así ha transigido mucha gente, hoy día mi primo, se ha casado con esa novia, vive en un piso que le ha regalado su padre, que le ha amueblado su padre, del que paga la contribución su padre, un coche que ha comprado su padre, los móviles los paga su padre, los seguros del coche los paga su padre, y el es funcionario y su mujer también. Y yo que quieres que te diga eso no es querer más a tus hijos, encima mi primo criticó a mi hermano cuando como la mayoría de los españolitos de a pie pidió una hipoteca para comprarse un piso, que ostentoso pedir 25 millones de pesetas, pues yo pa eso no me compro casa, que ostentoso no respetar a tu padre y no cortar el cordón umbilical, entiendo que si tus padres pueden te hagan regalos y te ayuden, pero lo peor es abusar.

Otro ejemplo, el niñato de los juegos de rol, y el que está todo el día en internet.

En fin, la pena que es dificil combatir con lo anormal, porque hay muchos agentes encargados de hacernos comulgar con conseguir que lo anormal sea normal.

Buenas noches.

Terly dijo...

Siento no poder hacerte ningún comentario sobre la película porque no la he visto pero el tema parece interesante aunque ya de por sí el hecho de que sea como coproductor de ella Carles Torres,como tú muy bien dices un nacionalista catalán de tomo y lomo, me frena un montón para que me anime a verla, no en balde soy uno de los muchos extremeños apuntados (de momento) con el dedo por los nacionalistas de esta tierra.
Un saludo.

Mary White dijo...

Me encantaría ver esa película pero soy de esas de sensibilidad a flor de piel.
Estoy de acuerdo con Anaroski en que los "normales" no están, y faltan. Pero en general, se les plantea a los hijos el esquema equivocado. "Castigado sin consola,sin móvil..." etc.,implica que tienen derecho "natural" a consola,móvil, Tuenty, tv en su cuarto... y todo lo que esté de moda. Cuando debería ser un premio, cuando lo hay, de manera que valorasen, y sobre todo que asumieran que tener implica esforzarse.
No entro en drogas,falta de atención paterna y costumbres sexuales...
Sí quiero apuntar algo. Cuando los padres están de acuerdo en que sus hijos tengan relaciones con sus novios/as y son coherentes con ello, siempre llega la pandilla de criticones que consienten (como contaba Anaroski) y se callan.

dulcinea dijo...

Me identifico completamente con el comentario de Anaroski que tiene mucha chicha. La mayor parte de responsabilidad de como estan ALGUNOS jovenes de ahora la tienen los padres. El ejemplo de su primo me parece buenísimo.

Desde luego yo no toleraria que mis hijos tuvieran delante de mis narices relaciones sexuales con sus parejas siendo solteros. Y por otra parte, por mucha pasta que yo tuviera no le compraria a mi hijo el piso, el coche y todo lo demas. Seria una forma de convertirle en un idiota y de machacar su dignidad. Ademas como hija yo aceptaria regalos o ayudas de mis padres pero nunca consentiria, por orgullo y por dignidad, que toda mi vida personal y familiar estuviera financiada por mis padres. Ya digo que no se trata de que tus padres puedan pagarlo sino de saber que las cosas importantes las consigues con tu propio esfuerzo que es como de verdad se valoran.
Un saludo a Anaroski que em ha encantado su comentario y su forma de ver las cosas.

El francotirador dijo...

Desgraciadamente por lo que cuentas del argumento nada nuevo dentro dentro del panorama actual del cine español,sin dudar por supuesto que los actores hagan bien su trabajo (cosa rara),pero a mí me sigue pareciendo mucho más cañera cualquier película de Berlanga como,"El verdugo","Los jueves milagro" o "La escopate Nacional" o también una gran película de Juan Antonio Bardem llamada "La muerte de un ciclista" que cualquier film español de los últimos 20 años.

Leonardo dijo...

Intentaré verla cuenato antes. En general me gustan mucho las películas realistas españolas, siempre que sean de la Sala Emule.