viernes, 15 de agosto de 2008

UNA BODA POR LO CIVIL


El otro día asistí por primera vez a una boda “por lo civil”. Recuerdo que cuando era un veinteañero, en mi época que yo llamo “de la Cruz y la espada”, solía asegurar que jamás iría a una, por muy amigos míos que fueran los contrayentes. Pero por suerte o por desgracia, el paso del tiempo y la experiencia me han hecho más listo, más flexible y a lo mejor menos fiel a mis valores y menos idealista. Pero esto es tema para otra entrada… El caso es que fui al salón de plenos del Ayuntamiento como un bendito y encima el casorio no era para mí más que un compromiso de trabajo.

Tras comprobar asombrado como este tipo de bodas comienza a la hora en punto, caí en la cuenta de que la “oficiante” era la Concejala de Cultura de mi ciudad (mal comienzo). La buena señora, tras leer los artículos del Código Civil, declamó más que recitó una poesía amorosa bastante larga y acto seguido pronunció un discurso completo sobre el significado de la vida en pareja, las dificultades de la convivencia, la paciencia y la tolerancia que eran precisas para llevar el matrimonio a buen puerto, la nueva familia que se formaba y otros temas semejantes.

Siempre me ha costado un poco entender (y tras esta boda más) por qué la gente se casa por lo civil. Tras una especie de análisis sociológico de las parejas que conozco, he llegado a la conclusión de que quienes prefieren esta “fórmula” son personas que en el fondo albergan una fobia profunda hacia la Iglesia y todos sus aledaños, aunque la mayoría suele edulcorar sus razones con argumentos diversos. Uno de los más típicos te lo exponen en forma de pregunta: ¿quién es un cura, un señor que no conocemos, para bendecir nuestro amor y para darnos charlitas y consejos sobre un tema en el que los únicos que tenemos que tener las cosas claras somos nosotros?. Otras veces te cuentan que la pompa, la rimbombancia y los formalismos litúrgicos no les gustan nada o les parecen algo ridículo y desafasado, así que optan por la aséptica y sencilla boda “por lo civil”.

Pero después me hace mucha gracia. A estos anticeremonialistas a quienes tanto molestan las solemnidades y las pláticas de un desconocido sobre su amor, por no querer una taza, les toca tomarse taza y media. Primero, un desconocido (o desconocida) les mete entre pecho y espalda una liturgia como un castillo, cual es la lectura de los correspondientes preceptos del Código, en los que se dice bien claro cómo debe ser su amor y cuáles son sus obligaciones como cónyuges. Pero es que luego el concejal de turno, con la intención de hacer una “ceremonia bonita”, se hace el guay, se les emociona y se pone a jugar a cura con todo el descaro, soltándoles una homilía que nada tiene que envidiar a la de un jesuita casando a dos pipiolos de grupos cristianos. Y los novios tan contentos, porque en realidad se la trae al pairo
y lo único que les jodía era el olor a incienso.

Después, los enemigos de las solemnidades no se cortan en escoger las que a ellos les da la gana, casi todas por cierto propias de la ceremonia católica. No hay cura ni iglesia, no, pero siempre hay anillo, muchas veces arras y padrinos y en ocasiones se emplean frases idénticas a las de la liturgia religiosa, llegándose a hablar de la educación de los hijos y de otros compromisos esenciales en el matrimonio canónico
. Ello por no citar otros simbolismos cristianos como el blanco del vestido, que no se arrinconan a pesar del supuesto agnosticismo de los novios.

En esta tónica de contradicciones, yo he conocido a una parejita que ocultaba celosamente a sus conocidos y familiares el hecho de estar viviendo juntos y que después se casó por lo civil. Yo me quedé de piedra. O sea se callan que están amancebados para no disgustar al abuelito “carca” y a la tía monja y luego se casan en el Ayuntamiento con dos cojones.

La sociedad a veces es de risa. La gente quiere dar la espalda a la Religión, pero ni sabe hacerlo ni lo consigue. Quieren hacer todo lo contrario de lo que la Iglesia manda y terminan imitando al dedillo los ritos y las costumbres católicas. Esto para mí es motivo de satisfacción, pues me hace pensar que nuestro entorno está menos descristianizado de lo que cabría suponer, que la cultura religiosa ha impregnado con tanta fuerza nuestros hábitos e instituciones que a veces la “mancha” no sale ni con el agua caliente de los más progres e "innovadores".

30 comentarios:

El francotirador dijo...

A mi lo que me hace gracia son aquellos que despotrican de la Iglesia pero luego se casan en ella pero no bautizan a sus hijos,sin embargo luego quieren que tomen la comunión porque es muy guay.Yo desde luego no me casaría por la iglesia,prefiero ser coherente y hacerlo por el juzgado porque no creo en la indisolubilidad del matrimonio,pero por supuesto que tampoco me parece bien el tomarse un acto como ese como algo que se puede romper como cualquier cosa y puedes ir saltando de cama como quien salta vallas en las carreras.Entre nuestros empleados públicos abundan los giliprogres que van de guays y no se casan por la iglesia porque es de fachas pero luego en su vida personal son auténticos indeseables,son como aquellas meapilas de misa diaria pero que luego eran malas personas,los hábitos cambian ya se sabe.Creo que hay personas decentes y de bien tanto en las que se casan por la iglesia como en una ceremonia civil.

Mary White dijo...

Qué temazo, Al Neri...
Cuando me casé estuve dale que te pego a ver si conseguía casarme por la Iglesia pero no por lo civil. Imposible. Solamente me entendió mi padre que es reaccionario y carca (según él mismo proclama con orgullo).Luego me divorcié y cambiaron muchas cosas en mi, entre otras mi fe,pero eso es aparte.
No entiendo que moleste la pompa de la boda religiosa porque la diseñas tu como quieres. La liturgia no es pomposa, es profunda... si te quieres centrar en el vestido, las flores y las chorradas es cosa tuya,pero puedes hacer algo sencillo y con significado. Y si eres fan de lo pomposo,las mega-bodas por la Iglesia no tienen parangón.Yo he estado en alguna en los Jerónimos de Madrid que se te caían lagrimones de lo solemne. Lo del Ayuntamiento, por respetable que me parezca es de traca. En especial, porque si te ciñes al "guión", no da para bodorrio,y si metes "extensiones", pasa lo que pasa. Yo me tragué la lectura por los novios de un diálogo de una película pastelazo, porque les molaba... fue una tortura. Y después banquete de alto copete... Hay un ayuntamiento en Madrid donde hacen bodas civiles "temáticas", se llama Campillo de Ranas, hay una entrada en Lady Godiva, léelo,seguro que te hace reir (o llorar).
Con tu permiso:
http://marygodiva.blogspot.com/2007/09/campillo-de-ranas-bodas-de-colores.html

http://marygodiva.blogspot.com/2007/09/bodas-civiles-el-estado-en-su-mximo.html

Hispanicus dijo...

Me ha encantado integramente, todo, al leerlo parecía como si lo hubiera escrito yo mismo, es justo lo que pienso.

Te he citado en mi blog, ya que me ha gustado tanto que quiero darle la mayor difusión, esto hay que leerlo.

Ni me gustas estas pseudobodas que copian descaradamente lo que más odian, que es la iglesia, ni sporto a esos no creyentes e iincluso de los que se rien y atacan a la iglesia y que luego se casan por ella y hasta bautizan a sus hijos, "por si acaso", que es lo que me ha llegado a decir una compañera mia de trabajo.

No creo en este tipo de uniones, ni me parece que haya que montar ese numerito "para firmar un papel" como ellos dicen, así que por eso no iré a ninguna, que el papelito lo firme en casa y se dejen de tonterias progres, hay que ser consecuente. Ni que decir tiene que las "bodas entre maricones" me parece la misma bestialidad que casarse con una cabra o una oveja, pero ese es otro cantar...

Saludos

Marta dijo...

Hola,
pienso que hoy en día las bodas por lo civil son más simples para quien por ejemplo no tiene la misma religión que su novío/a.
Aún no he ido a ninguno pero no tendré cualquier problema si me invitaren, pues lo que interesa es se existe amor.
Son formalidades sólo...
:)

Gracias por tu comentario, y te aguardo hasta la proxima visita.

Hispanicus dijo...

Hola Marta, permíteme que discrepe, una boda no es una formalidad, si lo fuera bastaria con acercarse a un ventanilla del ayuntamiento como si del INEM se tratara.

Un matrimonio es algo más, es la unión de dos personas para siempre, por amor y para los que somos cristianos, ante Dios. Es por tanto algo que trasciende, un sacramento en el que dos personas se hacen una y por la que a partir de ese momento se ayudaran mutuamente a conseguir la santidad, procreando y amando a su familia por siempre.

Si no eres cristiano, ¿Por qué tanto rollo? ¿No dicen siempre que es firmar un papel y que su amor no necesita "contratos"?

Si hay amor, Marta, hay entrega total y por eso no hay miedo ante el posible devenir del futuro, si hay amor, se luchará por estar siempre juntos y aunque haya peleas y desencuentros se superarán juntos pues vale más el amor que todo lo demás.

Si hay amor de verdad no hay miedo en unirte a tu amada de por vida, no hay "atamiento", solo unión, por eso las "bodas civiles" me parecen una burda copia semejante a los "bautizos civiles" que se están poniendo de moda. Y como burda copia de los matrimonios por la iglesia, yo no pienso ser cómplice de esa pantomima, sin pretender ofender a nadie, claro está.

Saludos

Pantera Rosa con Nube dijo...

Mi queridísimo Al Neri... Eres entrañable... Perdonad mis pocos conocimientos sobre el tema, pero paso a exponer mis posibles argumentos para eludir una boda por la iglesia, para empezar... El tiempo que has de esperar para casarte en la Iglesia que te corresponde ó te gusta, por ejemplo la que yo elegiría y que por ser también patrona de mi ciudad y tocaya mía, donde me llevaban las monjitas a rezar de peque y que es una iglesia muy bonita... Me darían en torno a dos años y medio fecha, desde que consiguiera tras duras maniobras de esperas en la madrugada, de colas y de portazos por rebasar el cupo de cinco primeras personas a las que atienden en determinado momento que tienes que averiguar en plan James Bond... Hasta que me atendieran para darme fecha. Según testimonio de una prima mía.
Dos, más cuestión de tiempo, el cursillo... Tienes que ir no sé cuántos días a chuparte un cursillo infumable para decir... "Sí, quiero". Y tres, el pastón que te piden para que se ejecute la misa, cosa que tiene su lógica, ya que en cierta forma contratas a un señor y un lugar para que te den un servicio...
Pero siéndote totalmente sincera, a mí lo que me aterra de las bodas es el rollo "social", pero ya que te casas, hay que casarse bien, pienso, no lo hagas sólo de cara al estado sino ante lo más sagrado para ti, se llame Dios, Alá ó Buda... Por otro lado, una cuestión para ti... Crees que la mayoría de las gente que se casa por la iglesia cree realmente en ese rito y lo hace con absoluta Fé? Porque yo conozco muchas que les cabe todo y les mola eso de ir de blanco inmaculado, darse el paseo nupcial y tener su momentazo boda y les trae al pairo la Fe y el Catolicismo ¿En cierta forma para este tipo de personas no es más coherente la boda civil?

Hispanicus dijo...

Casarse por la Iglesia no significa casarse en un iglesia determinada, puedes hacerlo en cualquiera, que cualquiera sigue siendio la casa de Dios, así que ese impedimento no se lo achaques a la Iglesia.

El cursillo prematrimonial es muy aconsejable y solo dura una o dos mañanas de sábado, y yo que lo he hecho te puedo decir que no es aburrido y si productivo, en serio.

Una boda por la Iglesia no te cuesta un "pastón" como dices, es más, sali casi gratis teniendo en cuenta que utilizas una iglesia, al sacerdote etc durante media o una hora, algo hay que contribuir al gasto de luz, sueldos, uso etc ¿no? ¿O quieres que te salga gratis todo sin dar nada a cambio?

Respecto a lo ultimo que comentas si, estoy de acuerdo contigo, mucha gente se casa por la iglesia por el que diran, por la familia, por teatro, por el marco incomparable... y eso a parte de no ser consecuente es una farsa, una pantomima.

Un saludo

Gurney Halleck dijo...

Señor Al Neri, no creo que deba usted sentir satisfacción. El que las bodas civiles se realicen con toda la parafernalia tradicional (trajes, anillos, etc...) no es un síntoma de "no descristianización" sino todo lo contrario. Lo que indica, a mi parecer, es que para gran parte de la sociedad lo único que queda del cristianismo es eso: el rito, la ornamentación. El contenido ha desaparecido.

Por otro lado me gustaría comentar que el matrimonio en sí no es algo cristiano. Ya existía antes del cristianismo y existe en muchas culturas que no tienen nada que ver con el cristianismo. Lógicamente debe haber un contrato que formalice la unión ante el estado independientemente de la confesión religiosa (o ausencia de ella).

Personalmente no me gustan las bodas, menos cuanto más fastuosas sean, pero no entiendo la crítica que se hace a las bodas civiles con "ornamentación cristiana" (si se me permite la expresión). Si unas personas quieren celebrar la firma de un contrato mediante un determinado rito o fiesta no veo el problema. Igual me da que el contrato sea de matrimonio o que hayan ido a empadronarse al ayuntamiento.

El matrimonio civil y el cristiano son dos cosas diferentes, con diferentes funciones.

alojamora dijo...

La verdad es que a mi me parece que se están introduciendo matices cristianos a la boda por lo civil, porque yo creo que últimamente se da mas importancia al continente que al contenido, es decir al modelito de novi@, flores, anillos, banquete, regalos...que a lo que significa realmente casarse..unión de dos personas que se quieren y desean pasar el resto de sus vidas juntos..

Yo creo que las bodas civiles notan que falta un algo y por eso intentan imitar el ritual cristiano..tanta brevedad no les deja lucirse que es realmente lo que importa...una pena...si se casan por lo civil deberían asumir lo que es el acto y no adornarlo tanto...coherentes hasta el final...
aunque también es una pena que la gente se case por el ritual cristiano por lo mismo...

dulcinea dijo...

Me ha parecido muy buena y con mucha miga esta entrada. Estoy completamente deacuerdo. A mi me parece estupendo que la gente se case por lo civil si no cree, igual que me horroriza que los no creyentes se casen por la iglesia solo por la ceremonia y el lucimiento.
Pero lo que estoy completamente en contra no es del matrimonio civil, sino de la boda civil. Es decir, que el estado no es quien para oficiar la boda de nadie ni para dar solemnidad alguna a la union entre un hombre y una mujer. El estado se tiene que limitar EXCLUSIVAMENTE a darse por enterado de quienes se obligan entre si y a inscribirlo en el libro correspondiente. Los contrayentes que elijan la ceremonia que les plazca, catolica o de la religion que sea, y luego pasen "por ventanilla" para comunicarselo al estado, que no lo anotara para saber el nuevo regimen economico, quienes responden de los hijos y demas. Si los contrayentes son agnosticos o no les da la gana casarse por la iglesia, que se limiten a pasar por ventanilla sin ceremonias ni mamarrachadas. Que las ceremonias y los ritos, las homilias y los actos solemnes son cosas propias de las religiones y no de los funcionarios.

En cualquier caso y de haber "ceremonia civil" esta deberia consistir solo en la lectura del codigo civil. el enlace que ha puesto al neri al ayuntamiento de santander me parece muy ilustrativo de una falta de respeto a lo religioso por parte de un ayuntamiento y de los contrayentes que elijan esas ceremonias con arras, etc etc, ademas de ser unos incoherentes.

yomismamente dijo...

Estoy completamente de acuerdo con Marta. Una boda es un mero formalismo, un papel. Debería bastar con firmar un documento en una ventanilla. Si después hay personas que lo quieren celebrar a lo grande (tanto en la Iglesia como en el Juzgado y/o haciendo un fiestón), allá ellos. Pero el matrimonio en sí, debería poder ser realizado rellenando un formulario en una oficina, sin guiones, sin disfraces. E igual de sencillo debería ser divorciarse.

Un saludico!!

Anónimo dijo...

Vamos a ver por partes.
Neri, me parece muy interesante el tema que has escogido hoy.Dicho lo cual no me resisto a hacer una serie de puntualizaciones.
Para incoherentes, ante todo los que nos hemos casado por la iglesia sin tener convicciones religiosas muy profundas.Aunque la realidad a veces no es tan simple y dentro de una pareja puede haber un miembro que las tenga y otro que no.
En segundo lugar, la ceremonia civil por mucho que os empeñeis es de gran sencillez y brevedad sobre todo si lo comparamos con el boato católico-
En tercer lugar me merece gran respeto y admiración la gente que es capaz de casarse por lo civil, prescindiendo de su entorno y entiendo que lo que más habría de irritar a un católico es el uso indebido de sus ritos sagrados para montar casi siempre una parafernalia y la mayoría de las veces una comedia.
En cuarto lugar a vosotros que más os da que en una ceremonia civil, se lea un poema o que la novia vaya de blanco. Por qué os molesta tanto, que la gente elija opciones diferentes a la vuestar o tenga creencias dispares.
El vestido blanco simboliza la virginidad de la novia, y hoy las católicas van todas descorchadas al altar. Solo van vírgenes las gitanas y las opusinas, (y de estas últimas no todas).
Así que no hablemos tanto de usurpación de símbolos, porque ni los católicos hacen honor a su significado.
Las arras significan los bienes que vaís a compartir. Ahora los católicos se divorcian, se separan y si pueden dejan al contrincante en bragas o en pelotas...
Y no hablemos de ser fieles en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza....
PD:POR CIERTO ME ENCANTAN LAS BODAS. AUNQUE SON CARAS DE COJONES.
Aprendiz de brujo.

Leonardo dijo...

Aborrezco todo el tinglado que se monta alrededor de las bodas, ya sean religiosas o civiles. El simple hecho de leer esta entrada me ha producido tembleque.
Pedir coherencia en esta sociedad es pedir peras al olmo. Creo que casi todos somos incoherentes (yo el primero). En fin, cada uno que se case como le dé la gana, pero que la cosa dure poquito.

Hispanicus dijo...

Muchos odian las bodas, el matrimonio... pero lo que es verdad es que todo el mundo envidia a la pareja de abuelitos que se dan la mano con 80 años y llevan mas 50 años casados, rodeados de nietos y que siguen declarandose amor mutuo, eso si es digno de envidia sana, admirable, y eso solo se consigue con compromiso, amor, y naturalmente con el matrimonio.

Hispanicus dijo...

Es más, yo firmaba por eso ahora mismo, ojalá muera yo en esas condiciones.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Creo que lo realmente importante es que exista coherencia en lo que se hace.

Con respecto a las bodas católicas, es cierto que muchos contrayentes, independientemente que sean o no practicantes, dejan de lado la fe y sus creencias buscando únicamente el boato y la teatralidad, dando el sí quiero hasta la muerte pero pensado en divorciarse y buscar a una o uno nuevo en cuanto puedan. Francamente, para esto, que se vayan al juzgado y que llamen a María Teresa Campos para que dirija la ceremonia si lo que quieren es adornar el hecho de firmar un simple contrato de convivencia. Además, gracias a ZetaPé, su divorcio express y el marimonio, el matrimonio civil en España no tiene ningún sentido. Si no fuera creyente, no me casaría, viviría en amancebamiento e intentaría arreglar las cosas para que mis posibles hijos tuvieran asegurada una cierta estabilidad económica al margen de los caprichos y devaneos de sus padres (perdón, progenitores A y B). Por otro lado, y en el orden jurídico actual, el hombre, ante un divorcio lo pierde todo (hijos, bienes y capital) en favor de la mujer (no sé cómo se hará entre maricas, si lo perderá todo el maquinista para dárselo al fogonero). Vamos, que no me casaría por lo civil ni loco.

Si te casas, debe ser con todas las consecuencias y un hecho mediatado enormemente. Soy católico, deficientemente practicante y poco ejemplar, pero si me casara lo haría con la intención de que fuera para toda la vida. Quemando las naves, como Cortés. Y creo que un acto de exaltación del amor (dejar de ser uno para pasar a ser parte de una pareja indisoluble) de por vida merece el respeto debido, sobre todo para los que valoramos nuestra individualidad hasta lo indecible.

No he ido a muchas bodas (me invitaron a la boda civil de una divorciada y me excusé convenientemente) y no me gustan demasiado, pero debo decir que la mejor que he visto fue la un participante del blog, tanto en forma como en fondo.

Anónimo dijo...

Doy fe de que en la boda de un miembro del Cuatrivirato se vivieron momentos de gran exaltación patriótica durante la ceremonia religiosa (una de las peticiones fue por España y su sagrada Unidad)y en el baile, poniendo repetidamente la siempre facha "El imperio contraataca".

Barbijaputa dijo...

Es gracioso, porque el autor del blog pide "evitar comentarios de mal gusto", pero no sanciona ni por supuesto elimina comentarios del tipo "entre maricas, supongo que el maquinista se lo dará todo al fogonero" o denominar el matrimonio entre homosexuales "marimonio", jactándose de ello, como si ser hetero fuera superior. Bueno, supongo, que lo que realmente molestaría al autor, sería un comentario en SU contra. Ya, ya. E imagino que se dedicará a eliminar sólo posts como el mío, claro.

Gracias a diox, cada vez son menos y menos, los que apoyan a una institución tan interesada, hipócrita y ávida de dinero como la Iglesia Católica. No olvidéis jamás, que todo el oro que contiene el Vaticano en edificios, joyas y demás, valdría para quitar a muchas miles de personas del hambre en el tercermundo.

¿Y de verdad existe alguien hoy día que se pregunte, por qué NO casarse por la iglesia? por favor...

PD; poned "cura" en el google, a ver qué es lo primero que os sale.

Al Neri dijo...

Barbijaputa, supongo que con ese nick no pretenderás que te tomemos en serio los -por cierto- cuatro autores de este blog.

Con tu comentario sobre la Iglesia Católica, demuestras ser, además de un resentido, un ignorante. Ese lugar común -que yo prefiero llamar gilipollez- , sobre el Vaticano, las joyas, etc, no merece la pena ni rebatírtelo.

Barbijaputa dijo...

Por partes:

"Barbijaputa, supongo que con ese nick no pretenderás que te tomemos en serio los -por cierto- cuatro autores de este blog."


Mi nick no es para tomarme en serio?? jijij, y habla alguien con colaboradores como "subdirector del banco arús"?? madre mía, qué calidad humana, qué sentido del humor se respira en este blog, todo armonía. (He de decir que el hecho de que seais cuatro, sólo aunmenta por cuatro el número de sandeces vertidas).

"Con tu comentario sobre la Iglesia Católica, demuestras ser, además de un resentido, un ignorante"

Bueno quizás no hayas leído tan bien mi nick como creías, es BarbijAputa, es decir que soy una chica. Es que te obsesionas con que todos son hombres, seguro que en tu mente son musculosos y sudorosos, pero no amigo, también las mujeres poblamos el mundo (aunque te sobremos).

"Ese lugar común -que yo prefiero llamar gilipollez- , sobre el Vaticano, las joyas, etc, no merece la pena ni rebatírtelo."

Esto también se denomina; "no sé qué decir, no se me ocurre nada que contestar, mejor insulto y desvío la atención".


Firmado; BARBIJAPUTA

Hispanicus dijo...

Barbijoputa, quieres provocar pero no lo vas a conseguir, aunque blasfemes escribiendo Dios con x, acto seguido insultas a la Iglesia y sigas provocando como ese tipo de personas que no tiene argumentos así que grita...

Pues grita nenita, date el gusto, no sabes hacer otra cosa.

Barbijaputa dijo...

Oisch! qué aburrimiento, de verdad, qué manera de irse por las ramas. Si por lo menos fuérais buenos debatiendo, conversando, aunque fuera diciendo chorradas como las que decís. Pero es que no se os saca provecho en nada.

En fin, era mi último grito de nenita.

Anónimo dijo...

Yo no creo en dios aunque alguna vez fui catolico, igual que mas da casarse o no,mi novia aun es catolica entonces por ahi me casare, lo que venga en adelante es cosa mia y de nadie mas.

meiga dijo...

Pues siento decepcionarte, pero sí que hay personas distintas e "innovadoras", como tú dices. Nosotros nos casamos hace un par de días y fue un formalismo, eso que dices que no es posible. Vestidos de calle, como todos los días. Sin vestidos, ceremonias ni anillos. Fuimos con los dos testigos, aceptamos, firmamos y nos dieron el libro de familia. Estoy de acuerdo con Hispanicus, no hay que montar ningún numerito para firmar un papel. Es más, es esencialmente eso, después de una convivencia de 5 años. Un formalismo legal.
Saludos.

meiga dijo...

Ah, y soy atea.

Al Neri dijo...

Ya lo habíamos notado.

Que seais muy felices.

Anónimo dijo...

Querido Al Neri,
¿Y no se te ha ocurrido pensar que quien se casa por lo civil es simplemente porque no cree en Dios y ya está?
No hace falta ni que sea un resentido contra la Iglesia, ni que no le gusten las pomposidades, ni nada por el estilo.
Si quiere celebrar su boda por todo lo grande está en todo su derecho (a ver si sólo se van a celebrar a lo grande las bodas por la Iglesia...).
Y a ver si la próxima vez te informas antes de escribir algo, porque las alianzas NO las inventó la Iglesia. Más bien copió una tradición que ya existía y la hizo suya, como en muchísimos otros casos.
En fin.....

Al Neri dijo...

Me parece muy bien que se casen por lo civil, pero es que muchos de los que lo hacen critican la "pompa" de las ceremonias católicas y después hacen lo mismo.

Además, bien está que se casen por todo lo alto, a la ogrande, pero, ¿por qué copiar a la Iglesia en todo? Que se inventen sus propios ritos y fastos, ¿no?

No he dicho en ningún momento que las alianzas se las inventara la Iglesia, sino que son propias de la ceremonia católica. De todos modos, los que se casan por lo civil no creo que se pongan los anillos para conmemorar costumbres precristianas, sino que copian descaradamente la liturgia religiosa.

Anónimo dijo...

Hola a todos. Buscando información sobre las bodas civiles me encontré este blog, creo que es muy bueno conocer los puntos de vista de otros. Mi novio es católico de nacimiento pero yo no. Yo fui criada en una familia que no es católica pero en la que nos leían mucho la Biblia por lo tanto creo mucho en que Dios existe. Sin embargo, ahora que mi novio y yo queremos compartir nuestra vida juntos, yo tendría que bautizarme en la religión de él y hacer la confirmación para poder hacer una boda religiosa, que es algo que no podría hacer pues no estoy convencida de ser católica, así que la ceremonia de la boda civil es algo factible para los dos, pues consieramos que las bodas (civil o religiosa) tienen como objetivo declarar a los novios como esposos ante la sociedad.

Cuando Dios instituyó el matrimonio le dijo al hombre que dejaría a su padre y a su madre y se adheriría a su esposa, no les hizo una ceremonia creando a otra persona para que los casara, sino que solo estaban ellos ante Dios, por lo que yo considero que como pareja podemos orar en privado a Dios para que bendiga nuestro matrimonio y luego guíarnos bajo la luz de la Biblia; no considero que necesite que haya alguien más que nos bendiga, religiosamente hablando.
Ahora, Dios también pide que demos a Cesar lo que es de Cesar y a Dios lo que es de Dios, asi que si Cesar nos pide que registremos el matrimonio, debemos cumplir porque eso demostraría nuestra obediencia a Dios.

Sobre los anillos, considero que solo son un símbolo que la sociedad ha empleado como una marca para las personas que son casadas, y para que de esta forma la sociedad respete el acuerdo que la persona casada ya tiene con alguien más, es decir, cuando las mujeres identificamos a un hombre casado por el anillo, no es necesario preguntale si está o no casado, pues se asume esto y debemos entender que tiene un compromiso con alguien más, no tendría que preguntar si el compromiso lo hizo ante los hombres en una iglesia o en un juzgado, lo importante es que ese anillo le diga a la sociedad que tiene un compromiso. Por lo tanto, aunque me case por el civil, yo si quiero usar un anillo de boda.

Aquí envio un link con información interesante del significado del anillo de boda y su origen:
http://www.bodapasoapaso.com/secciones/preparativos/ceremonia/articulos/020103A011.php

Tristemente y en ocasiones, ni el anillo, ni la ceremonia, ni todo lo que se hace en una boda (civil o religiosa), refleja lo que los novios en realidad quieren o sienten.

Yo espero pronto poder decirle a todo el mundo, que deseo compartir toda mi vida con mi novio.

Buen día para todos. Nicole ...

Hispanicus dijo...

Me han invitado a una de estas actuaciones teatrales, un compañero de trabajo que actúa con una extranjera para conseguir los "papeles" para ella.
Ni que decir tiene que no he asistido a semejante y bochornoso espectaculo.
Ademñas tengo que decir que este tipo de gente se vanagloria de quedarse en el bar de "en frente" cuando les invitan a una boda religiosa, pero no quiero ni pensar si yo hiciera lo mismo que ellos y le dijera a mi compañero, tu invitame que yo mequedaréenelñ bar de "en frente". Hipocritas, rastreros y envidiosos.

Por cierto, mi compañero de trabajo no lo sabe, pero esa realcion esta abocada al fracaso.

Un saludo