miércoles, 6 de agosto de 2008

CITIUS, ALTIUS, FORTIUS


Apenas quedan 2 días para el comienzo del mayor espectáculo deportivo del mundo, los Juegos Olímpicos. Sin duda muchos nos pasaremos horas pegados al televisor en horarios intempestivos, siguiendo retransmisiones de deportes que sólo vemos cada 4 años y de los que desconocemos la mayor parte de sus reglas, simplemente porque compite algún compatriota o incluso porque no hay otra cosa más interesante en la tele (cosa muy probable).

Cuando se adjudicaron los Juegos a China se dijo que dicha organización debería servir para producir una apertura en el país comunista, que si bien compite económicamente con los países más desarrollados del globo, sus ciudadanos distan mucho de tener los derechos y libertades que gozamos en otros lugares del mundo. Sin embargo, esto no ha sido así, y aunque se querrá dar cierta imagen de libertad y modernidad, lo cierto es que en China sigue sin haber libertad de prensa, ni libertad de información, continuando la censura en internet salvo en la zona de Pekín ocupada por la prensa internacional.

Pero no sólo la censura informativa haría enrojecer al barón Pierre de Coubertin, sino otros muchos atentados contra los derechos humanos como la política del hijo único por familia, que hace que en muchos casos se oculte a los no-primogénitos, no existiendo legalmente, o se mate a las niñas, ya que los varones son más deseados. La pena de muerte, condena en China de hasta 68 delitos distintos, muchos de ellos sin violencia y algunos de ellos tan comunes por tierras patrias como la corrupción o el fraude fiscal. Si bien se está cambiando del tiro en la nuca a la inyección letal, parece ser que más que por motivos humanitarios la causa se encuentra en el tráfico de los órganos de los ejecutados, que sufren menos por este último medio de ejecución. Por poner sólo otro ejemplo presente durante los últimos meses en los telediarios, las represiones en el Tibet contra la población e incluso los monjes tibetanos, con cientos de arrestos de manifestantes mientras se hacía ver al mundo que no ocurría nada.

Si fueran otros tiempos, probablemente muchos países occidentales no habrían mirado hacia otro lado y habrían boicoteado los juegos y seguramente el COI no hubiera concedido los juegos al gigante asiático, pero actualmente el espíritu olímpico de "lo importante no es ganar, sino participar" se ha cambiado por "lo importante no es participar, sino vender bien los derechos televisivos" y el mercado chino es muy grande y goloso, y el COI seguramente se hará, como dijo Coubertin, citius, altius et, at maxime, fortius (más rápido, más alto y, sobre todo, más fuerte).

8 comentarios:

Teutates dijo...

Ciertamente amigo Veneficus, has dado en el clavo, China interesa mucho a nivel económico a todas las grandes empresas, y organizaciones internacionales con intereses económicos. Estoy completamente de acuerdo con tu entrada, de hecho China para occidente es como una mina de diamantes sin explotar a nivel económico y para el mundo del deporte también, no solo las olimpiadas, también la Fórmula 1 aterrizó allí en 2004, los grandes equipos de futbol van de gira veraniega a China, a Pau Gasol lo reciben allí como si fuera Yao Ming.
Y es que en el deporte en general, y en este caso en el COI en particular lo que interesa es el dinero, y da igual si hay que pasar por alto derechos humanos fundamentales, o mirar a otro sito cuando las garras del poder hacen auténticas salvajadas a su antojo. Una pena.

H dijo...

No pienso seguirlas. Si todos hiciéramos lo mismo, el negocio, al menos el televisivo, se iría al garete...

Embajador en el Infierno dijo...

Estoy con H, yo no pienso seguir las olimpiadas. Y mira que me gustan y disfruto oye, pues esta vez no pienso dedicarles ni un minuto. Y sugiero que el tiempo liberado se dedique a rezar por los chinos y de entre ellos los que más lo necesitan, por ejemplo los católicos ferozmente perseguidos.

Meletea dijo...

Jajaja, sí, estoy segura de que más de uno (y no quiero señalar!!) se va a pasar las horas muertas viendo las olimpiadas.

Muy interesante el enfoque de la entrada porque efectivamente, desde que se adjudicaron los Juegos en China no parece que haya cambiado mucho su situación a pesar de lo que quieran hacer ver de cara a la galería internacional.

Pero es que un país de 1.313.973.713 habitantes (en 2006, según la wikipedia) es realmente un pastel demasiado atractivo y del que todos quieren participar. Y siento decepcionarles, pero da igual que nosotros en España lo sigamos o no, porque lo que interesa es que las multinacionales se den a conocer en ese nada desdeñable mercado. Así que al menos... ¡disfruten del deporte!

Relacionado con la triste realidad de que los países occidentales miran hacia otro lado si hay beneficios económicos de por medio, voy a aprovechar para mencionarles un tema que ha llegado a mis oídos precisamente esta semana y que al menos yo ignoraba.

¿Han oído hablar del
Coltan
?

Pues parece ser que es un material utilizado por multitud de dispositivos eléctricos (entre ellos los móviles y las Play) y que también está manchado de sangre, en este caso africana (congoleña concretamente), sin que nadie haga nada la respecto más que sacar provecho.

Propongo desde aquí, aprovechar esta entrada para comentar más casos parecidos. Cierto, no servirá de mucho, pero al menos nos hará más conscientes de algunas realidades que nos rodean, de esas que no salen en los informativos porque no interesa que se conozcan...

Hispanicus dijo...

Si las olimpidas fueran solo para socialistas el lema seria Tontius, bobius, imbecilus. Suerte que son en China.

Al Neri dijo...

Completamente de acuerdo con el enfoque de la entrada, que me parece muy brillante, si bien me permito recordar que en los llamados "países democráticos" tampoco existe plena libertad de prensa.

A mí las Olimpiadas en China o en donde sea me la traen floja, así que pienso unirme al boicot que plantran H y Embajador en el Infierno con idéntico entusiasmo al de todos los años olímpicos.

Leonardo dijo...

Tanto como pasarme horas pegado al televisor, no creo, pero sí me apuntaré a ver lo que más me interese (si es que me entero del horario, jejejeje).
El boicot de los señores H, Embajador y Neri me parece muy bien, pero no lo secundaré.

dulcinea dijo...

Os recomiendo este blog contra las olimpiadas de la verguenza: http://olimpicodesprecio.blogspot.com/