sábado, 4 de diciembre de 2010

POR FAVOR, CON EL SEÑOR MINISTRO (II)

Durante la espera, conocimos a un humorista que esperaba tomar nuestro mismo vuelo para actuar en Palma esa noche. Sobra decir que no pudo llegar.

Enterado de mi llamada a Pepe Blanco y entusiasmado por la idea, me pidió el número de teléfono del Ministerio y lo marcó en su móvil en modo de manos libres. En cuanto descolgó la telefonista, comenzó a hablar de una manera idéntica a José Luis Rodríguez Zapatero. Esta fue la conversación:

- Ministerio de Fomento, ¿dígame?

- Hola, señorita, soy el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y quiero hablar con Pepe Blanco.

- JA, JA, JA, JA.- La buena señora se partía a reír. - Esto es una broma, ¿verdad?

- ¿Una broma? No. Soy José Luis Rodríguez Zapatero, estoy viendo por la tele que se ha montado un pollo con los controladores y tengo que hablar ya con Pepiño.

- JA, JA, JA. Claro, claro. Le paso.

Unos segundos más tarde, descuelga el teléfono la misma señora de antes.

- Dígame.

- Hola, soy José Luis. Pepiño, ¿qué está pasando?

- ¿Pero con quiere usted hablar?

Soy José Luis Rodríguez Zapatero y quiero hablar con el Ministro de Fomento, Pepe Blanco.

- Se ha equivocado usted. Esto es la peluquería.

- La peluquería, ¿de verdad? Pero, cabrón, ¿qué teléfono me has dado?






Comparativa entre el tiempo de Palencia y el que podría haber disfrutado en Palma de Mallorca. Eso sin mencionar la estupenda cena y el pacharán que tenía preparado la adorable novia de mi hermano, asidua lectora de este blog a pesar los cabreos que le provocan algunos artículos.

11 comentarios:

mujer prevenida vale por dos dijo...

Menos mal que el teléfono era broma porque ya me veo yo llamando a pedir explicaciones, teniendo como tengo tantos amigos tirados por aeropuertos...

Al Neri dijo...

Lamento que su viaje se haya frustrado :-)

¡Y un saludo para la novia de su hermano! No se nos cabree, mujer.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

No es ninguna broma, señorita. Los hechos son contados tal y como sucedieron. El teléfono es real.

Elena Lechuga dijo...

Brindemos con pacharán por el ministerio perdido

sandra dijo...

Piense en positivo, Subdire... Con eses cambios de temperaturas tan brutales seguro que pillaba un trancazo monumental o una pulmonía que lo fulminaba.

LANGOR dijo...

Desde luego parece que alguien no le han salido muy bien las cosas Sr Subdirector. Ha tenido mala suerte.

Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Si con el catarrazo ya iba. De hecho, el viaje de vuelta desde Barajas incluyó unos 90 km. a 12 bajo cero, con una niebla espesísima y amplias placas de hielo. Y mientras, pensando en lo bueno que haría en Palma.

sefo dijo...

No he entendido nada, lo de decir que era la peluquería era una broma de la mujer del Ministerio de Fomento, no?

La amante de Pepiño. dijo...

Dejad de meterse ya,con mi Pepiño,que me lo vais a poner,como los controladores:agobiado,y estresado,y el pobre es tan pequeñoto,que luego no da,más de si.
Su consejo ha sido:paciencia y barajar,o lo que es lo mismo:paciencia,pa ir a Barajas.
A ver,¿ Quien a conseguido,que el libro de reclamaciones,se covietrta en un best-seller?-mi Pepiño.
¿Quien ha conseguido,que se agoten las reclamaciones,y el repertorio de insultos e los viajeros?-mi Pepiño.
Y.....¿Acaso estaba el de puente?,pues no,trabajaba para levantar a España.
Mi Pepiño,es que me brilla como el blanco nuclear,y sin estudios,¿ se puede pedir más?,que cosas....tiene mi novio.

La amante de pepiño. dijo...

Perdonad que insista,pero es que mi Pepiño es tan listo,que no puedo dejar de alabarlo,¿veis?,lo poco que ha tardado en llevar a los tribunales a los controladores,vamos en un pis.pas,pero.....¡que agudeza!,ahora nos espera un revuelo togas,pero......los que se irán a hacer puñetas,serán.....los viajeros,Pepiño,Pepiño,que bien lo haces to.

la amante de Pepiño. dijo...

A ver,que más dá que mi Pepiño,no tenga estudios,ya me lo ha contao el,en petit comité,y sabe muy bien,que el saber no ocupa lugar,pero.......se sospecha que ocupa tiempo.¡pero que listo es mi pepiño!.