jueves, 3 de septiembre de 2009

20 COSAS QUE APRENDÍ DE LOS JESUITAS

1- Que todo lo que hacemos en la vida debería estar enfocado a servir a los demás y en especial a los más necesitados.

2- La importancia de la justicia social.

3- Que la austeridad no depende tanto de los bienes que se tengan como del uso que se les dé.

4- Que una persona con mucha formación y preparación puede hacer más por la sociedad que alguien sin ella.

5-
Que la culpa de que haya pobres es siempre de los ricos.

6- Que Jesucristo es Amor por encima de todo y que su Misericordia es infinita.

7- Que lo de dentro tiene más importancia que las formas.

8- Que quien no sufre y se sacrifica, no consigue nada importante.

9- Que la oración es algo muy personal, nuestra forma íntima de relacionarnos con Dios.

10- Que la Eucaristía es el eje de la vida cristiana.

11- Que un sacerdote es un hombre y debe estar plenamente integrado en la sociedad y en su entorno.

12- Que la motivación es fundamental para estudiar y trabajar. Hay que motivar a la gente para sacar lo mejor de ella.

13- Que los “grupos cristianos” juveniles están pensados para captar chavales para el Noviciado, pero si no cuela, también vale para que salgan noviazgos como Dios manda.

14- Que la naturaleza y la montaña son lugares idóneos para comunicarse con Dios.

15- Que ser bueno no significa ser gilipollas.

16- Que sin las necesidades materiales mínimas cubiertas es difícil tener inquietudes espirituales.

17- Que gracias a la Compañía de Jesús, la Fe cristiana ha llegado a los rincones más remotos de la Tierra, y la dignidad y la libertad humana han sido defendidas durante siglos frente a los abusos de los poderosos.

18- Que se puede llegar al mismo destino por caminos muy diferentes.

19- Que la lectura es una de las cosas más importantes para todo.

20- Que la Fe se vive con autenticidad cuando eres consciente de que Dios está en cada persona de las que nos rodean.

17 comentarios:

Chirly dijo...

Pues olé por los Jesuitas si con ellos aprendiste todo eso. Testimonios como éste me están cambiando los esquemas últimamenete. Por que ¡mira que yo siempre los he mirado con recelo por liderar la desbandada y el desmadre sacerdotal y teológico que sufrió la iglesia a partir del Concilio Vaticano II...!

Villeguillo dijo...

Weno, es matizable.

Rocco Lampone dijo...

Ya dijo William Peter Blatty que la culpa de todo la tenían los dominicos...

Al Neri dijo...

Chirly, estas son las cosas buenas que aprendí. Las malas preferí no aprenderlas :-) Otro día hablamos de la teología de la liberación...

Villeguillo, ¿qué es matizable?, ¿que yo aprendiera eso?, ¿que lo que aprendí sea correcto u ortodoxo? Explíquese.

Isaak Asino dijo...

Al Neri, bajo mi humilde punto de vista, si confías en alguien para lo que consideras bueno, también sería aconsejable intentar confiar para lo que no te parece tan bueno...

¿No crees que la teología de la liberación es, un poco éso, "llegar al mismo destino por distintos caminos"?

Pero cada cual tiene su experiencia y su criterio, desde luego. Lo que cuentas que de positivo aprendiste son todas enseñanzas excelentes.

Un saludo.

Rocco Lampone dijo...

Sería interesante que un día debatamos, con corrección, sobre lo correcto o no de utilizar nuestro criterio para decidir cuales de las enseñanzas de un grupo religioso nos son convenientes y cuales no; es decir; el "esto lo veo bien, ergo lo sigo."..."esto no me gusta, luego no lo sigo"...evidentemente, partiendo de la base, creo yo, de que se toma con un interés sincero, y se da credibilidad a lo que se sigue, y el motivo principal no es la vagancia o la comodidad.
Aunque se acepta incluso ese motivo.
No se, igual sería bueno debatirlo, no os parece?

Sunsi dijo...

Por ahí alguien asocia con la teología de la liberación los distintos caminos que llevan a Dios. Justo este tema es en el que inisiste el Santo Padre. Hay tantos camino para llegar a Dios como personas. La Iglesia es tan rica... Está todo inventado. El que creo que tiene que reinventarse es el hombre, que sólo acude a Dios cuando existe una dificultad.

Al Neri. A mí me ha gustado mucho lo que te dejaron en herencia los jesuitas. Y en el anonimato, todos los que intentan acercarse a Dios de verdad, dejan una herencia... mucho más pequeña, familiar... Todos los que Aman, sin proponérselo, dejan una parcela de amor a los que están cerca de ellos.

Matizable, mejorable... ¿Los jesuitas o uno mismo? A veces tenemos una cara que nos la pisamos. La responsabilidad de nuestro paso por la tierra y sacar provecho de los que nos han enseñado es sólo de la persona. Aquí no vale echar peolotas fuera. La tenemos en nuestro tejado .

Un saludo

Dulcinea dijo...

A mi me parece matizable el punto 7 porque las formas tienen muchas más importancia de la que suele dar y olvidar las formas muchas veces es tan grave como perder "lo de dentro". La mujer del César no solo debe ser decente sino tambien parecerlo.
Casi todos los demas puntos que aprendiste de los jesuitas me parecen bien aunque eso lo puedes aprender de curas que no sean jesuitas y que no hayan favorecido el terrorismo en las provincias vascongadas, la teologia comunista de la liberacion y otras aberraciones similares.

Álvaro dijo...

¡Qué buena herencia le dejaron los jesuitas sr. Neri! Y aunque no fueron los jesuitas,también ha habido quien me ha enseñado a mi esas "20 cosas". Imagino que será una aplicación práctica del punto núm. 18.

Rocco Lampone - Me uno a su propuesta de debate.

Sunsi - Un comentario magnífico. Espero que el cuatriunvirato lo contemple entre los aspirantes a "Comentario de la semana".

Sunsi dijo...

Sobre el punto 7... sólo querría matizar. Es resbaladizo. No somo Dios y noleemos en el corazón del hombre. Jesucristo llamó "sepulcros blanqueados" a los fariseos. Sin embargo, a María Magdalena la miró con ternura cuando derramó sobre sus pies todo el frasco de perfume.

Las respuestas están en la biografía de Jesucristo, que no es otra que el Evangelio.

Otro saludo

misideascotidianas dijo...

Si es que los Jesuitas son personas de profunda formación.

Todo lo que dices que aprendiste es lo que tiene que ser.

Un salu2 desde el Sur de España

Luisa

Al Neri dijo...

Isaak Asino y Rocco: Intento juzgar lo que vivo y lo que veo desde mi punto de vista, en el que tiene un peso fundamental, como católico que soy, el Magisterio de la Iglesia.

Así, aunque tengo un gran cariño a la Compañía de Jesús y creo que su balance histórico es claramente positivo en la Historia del Cristianismo y de la Humanidad, no me duelen prendas en admitir, tal como señala Chirly, que desde el Concilio Vaticano II esta Orden religiosa no ha hecho más que cagarla desde muy diversos puntos de vista, pero especialmente promocionando la llamada Teología de la Liberación, que no me parece, Isaak un camino legítimo de llegar a nada, sino una manipulación del Cristianismo y de la religiosidad popular con objetivos políticos muy dudosos. Desgraciadamente no pocos jesuitas (y sacerdotes de otras órdenes generalmente misioneras) han abrazado esta doctrina (que tiene muchas ramas y no todas me merecen el mismo nivel de condena)con intenciones nobles, ignorando que estaban siendo objeto de turbios manejos.

Aun así, me niego a decir, como hacen los defensores de otras instituciones de la Iglesia, que estas desviaciones son faltas particulares de sacerdotes concretos y no de la Compañía en su cojunto, pues está fuera de toda duda que el Papa negro y las jerarquías de la Orden no siempre (por no decir casi nunca) han condenado convenientemente los excesos de estos "teólogos", alguno de los cuales han sido castigados por el Vaticano con mucha severidad (por ejemplo Jon Sobrino, a cuyas conferencias he ido varias veces, tiene prohibido desde 2007 enseñar en instituciones católicas -como Dios manda- y la Compañía no le ha expulsado ni nada.

Dulcinea, pues sí. Las formas son a veces muy importantes. Y a veces quien se esfuerza en las formas acaba entendiendo el porqué de los contenidos. Pero no podemos caer en las hipocresías de las que habla Sunsi.

eligelavida dijo...

Me pregunto cuantos chicos habrá hoy que aprendan estos mismos valores… y donde! Un saludo.

Suso dijo...

¡Temazo!
Yo pillé la transición de los llamados Ignacianos, tradicionales , de faja, tipos que jugaban a pelota vasca y al fútbol de pegada, gente con liderazgo y con una formación y una pedagogía de siglos.

Me dejaron mucha huella, para bien , y alguna para mal

Sin meterme en temas de formación religiosa-que eran unos cracks-daban una formación buenísima: muchos debates en clases, muchas exposiciones en público, un afán por introducirte en la lectura y en la crítica, preocupación profunda por lo social, te ilusionaban con las misiones y de cooperar, fiestas colegiales de una semana con actos culturales y festivos de aupa.

Después vinieron unos tipos que entraron como elefante en chatarrería- yo tendría unos 15 años. Borraron del mapa a los anteriores, y le dieron la vuelta a todo.Aquello fue el despiporre ( para beneficio nuestro: el coleguismo en sus colegios mayores, asociaciones de todo tipo, era de una promiscuidad alucinante). Se politizaron mucho, y la preocupación por el sexo llegó a ser enfermiza.

Esos duraron lo que duraron- la sangría de vocaciones fue brutal.

Las cosas volvieron a su cauce. Y yo, la verdad,tengo mucho que agradecer a esa gente.

macho-man dijo...

¿Y la 21 no la cuentas? ¿Acaso no te enseñó el Padre Elías a hacerte pajillas?

cagüentó... dijo...

De todas las órdenes religiosas bajo cuya influencia haya podido estar a lo largo de mi vida, de la que mejor recuerdo guardo sin lugar a dudas, es de la Compañía, sabían como involucrarte en cualquier tema, AL Neri estoy de acuerdo contigo en casí todo....

Al Neri dijo...

Fantástico, Suso, me ha gustado mucho tu comentario y me has reavivado muchos recuerdos (y Macho-man también, jejeje)

Eso sí, Suso, yo tengo 16 años menos que tú y no tengo nada claro que las cosas hayan vuelto a su cauce. Concertar los coles les acabó de joder. Yo he vivido jesuitas muy distintos, desde ex-capellanes del Frente de Juventudes hasta guerrilleros en países hispanoamericanos. Lo que son las cosas. Pero siempre han sido los más listos y los mejores formadores.