martes, 24 de junio de 2008

TOTALMENTE NORMAL Y ABSOLUTAMENTE TOLERANTES

En todos los medios de comunicación. En todas las series de televisión tanto nacionales como extranjeras. Incluso en todas las novelas actuales. En cualquier sitio, lugar y ocasión, por hache o por be, tiene que salir no un homosexual, sino un maricón (o como se diría en bienpensante un gay /gey/).

Quizás porque sea un provinciano «de pedanía» o quizás porque sea un rancio intolerante, o incluso un facha, no suelo tratar con este tipo de fauna. Conozco a minusválidos, a personas con enfermedades físicas muy graves e, incluso, he tratado con enfermos psicóticos. De todos ellos, he sabido, con mayor o menor lejanía, su sufrimiento, sus problemas arrastrados durante años con la ayuda, siempre inestimable de sus familias (sobre todo de sus madres que, como auténticas mujeres, han sabido estar a su lado mucho mejor que cualquier hombre. «¿De qué vale el alma de una mujer si no encierra un alma de madre?» o algo similar que diría Benavente) y de sus amigos: la capacidad de abnegación de ciertas personas, desinteresadas y generosas hasta lo indecible, me ayuda a no perder totalmente la fe en los seres humanos. ¡Y eso que suelo decir que cuanto más conozco a los hombres (y mujeres y niñas y ancianas, srta. Aído no se enfade y no me niegue sus favores) más estimo a los perros y aun a las ratas! Y quizás porque sea un provinciano natural de una pedanía donde aún los hombres no utilizan cremas depilatorias, me niegue a usar barbarismos como gay (ojo, /gai/ guy en inglés significa tío, colega o tronco y en francés es un nombre propio). Con lo extremadamente rica en sinónimos de diversas connotaciones que es la lengua del Imperio, para qué usar barbarismos: cacorro, marica, mariquita, invertido, desviado, maricón, sodomita, pedófilo (recordad el caso Arny), peredasta, homófilo, mariflor...

Personalmente, distingo entre lo que es un homosexual, un enfermo con una clara psicopatía de la conducta sexual como han defendido durante décadas, y muchos a pesar de las presiones siguen defendiendo, la mayoría de los psiquiatras (médicos, no lo olvidemos) e incluso la Organización Mundial de la Salud, y un maricón o, en progre, un gay, es decir, un homosexual militante. Me niego a confundir conceptos.

De la misma forma me niego a aceptar que aquellos a los que injustamente nos tachan de fachas estemos en contra de los homosexuales. De lo que estamos claramente en contra es de la homosexualidad y de su apología. Nunca estaré en contra de los enfermos sino de la enfermedad y de aquellos que se empeñan en hacernos ver que la enfermedad es buena y saludable. Y, claro está, en contra de sus voceros y de los tontos útiles del Sistema. De la masa que acepta y repite dócilmente aquello que llega a su cabeza a diario desde todos los frentes.

Y también estoy RADICALMENTE (de radix, raíz) en contra de todos aquellos histriones que se empeñan en hacernos creer que un individuo, por el siempre hecho de ser un desviado es más sensible, más tolerante, y culto que los sanamente heterosexuales. La verdadera cara de la homosexualidad es oscura, odiosa, perversa y vomitiva. El engendro de un grupo de desviados que, aceptando el pelo y la pluma, quieren hacer de su enfermedad norma y condenar al ostracismo a todo aquel que discrepe de sus histéricos dictados. En Suecia, donde la «homofobia» es un delito, un pastor luterano fue encarcelado por leer un extracto de la carta de San Pablo a los Romanos («los sodomitas no entrarán en el Reino de los Cielos»).

Y creo que lo más triste es comprobar como a muchísimas mujeres, estos mariquitas orgullosos les resultan graciosos y adorables. Como muchas sueñan con disfrutar de la amistad de uno de estos engendros que odian a las mujeres y que prefieren despertarse al lado de un peludo musculoso antes que amanecer junto a la piel suave y tibia de una mujer. Si tan normal es, ¿qué pasaría si el cien por cien de los hombres se cambiara de acera?

50 comentarios:

Villeguillo dijo...

Nos enseña la Escolástica que de la excepción nunca se pueden hacer reglas. Bueno, querido subdirector como me dijo Miguel Argaya es difícil vivir marginados porque todos queremos entrar en este espectro amplio de la sociedad que son considerados "normales" pero ¿a qué precio? Por ahora y Dios mediante seguiré aguantando y resistiendo ser un mediocre.

Al Neri dijo...

Interesante disertación cuyos elementos esenciales comparto. Me ha gustado su diferenciación entre el homosexual como enfermo o anómalo y el "maricón" como proselitista pro-normalización de la homosexualidad, con todos los "derechos" sociales, familiares y económicos que ello conlleva.

Como crítica a su entrada, decirle en primer lugar que me parece injusto que utilice el término "pedófilo" como sinónimo de homosexual. Si bien "pederastia" tiene como segunda acepción la de sodomía, no es éste el caso de la paidofilia (que no "pedofilia"), que significa solamente (RAE) "atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes".

Por otra parte, pondría miles de matices a su afirmación de que la homosexualidad es odiosa, perversa y vomitiva. Lo que es perverso, odioso y vomitivo no es la homosexualidad, que muchos hombres y mujeres sufren con gran angustia, por lo que merecen todo mi respeto y comprensión, sino el hecho de que se ceda a esta tendencia (y esto es algo que estará mal para usted y para mí, pero pertenece a la esfera de la intimidad) y, mucho peor aún, cuando tal desviación tiene repercusión pública y/o se hace bandera de la misma y se pretende un lavado de cerebro a toda la sociedad, amén de los ya citados derechos y reconocimientos jurídicos y políticos.

La gran culpa de la situación que vivimos en este tema no es de los homosexuales y de su mayor o menor número y capacidad de presión, sino de la lacra de políticos que tenemos y del ambiente de permisividad con todo tipo de anormalidades.

Leonardo dijo...

¿Será simplemente una moda? Igual que llevar los pantalones desgastados.

Pantera Rosa con Nube dijo...

¡Cuánto miedo y terror se leen entre estas líneas! Decía Salustio que mayor es el peligro cuando mayor es el temor. Y me pregunto
¿Qué han de temer unos heterosexuales tan machos y con tanta claridad en sus preferencias de aquellos que ni los perciben ni le atacan para que de forma de intensa se defiendan contra los molinos de viento? ¿Si tan claros tienen sus principios a qué viene tanta apología? Porque al fin y al cabo qué les importa y qué más les da la vida de personas que ni conocen para poner tanta carne en el asador, tanto prejuicio, tanta pasión en una defensa a ultranza de uno valores que nunca fueron atacados en lo que a este medio se refiere...
No sé pero nunca tuve miedo de "contagiarme" de una lesbiana, nunca juzgué, nunca juzgo...Porque hablando de Moralidad valen más los actos que las palabras, vale más cómo es una persona que con quien se acueste que es una cuestión absolutamente personal...
Ustedes mismos se insultan caballeros y es más me ponen en duda, ya que según sus propios criterios necesitan comportarse bajo ciertas formas para afirmarse en su opción de Vida... Qué endeble, no?

Veneficus dijo...

Yo creo que cada uno puede hacer con su cuerpo lo que quiera, pero como han dicho el Subdirector y Al Neri, de ahí a hacer proselitismo y meternos homosexuales hasta en la sopa hay un abismo. El lobby gay tiene actualmente tanto poder político y se ha puesto tan de moda que está mejor visto ser homosexual que ser católico, lo cual es llegar a unos límites intolerables.

¿Por qué la sociedad ve con buenos ojos a un homosexual y no otras desviaciones sexuales, como puedan ser la zoofilia, el sadomasoquismo, o incluso la poligamia?

Leonardo dijo...

Pantera Rosa, tras leer atentamente su retahíla de consignas progres acerca de la homosexualidad, yo diría que los tiros no van por ahí.

Estoy de acuerdo con que las personas no son mejores o peores según con quién se acuesten. Pero no con presentar la homosexualidad como algo normal e incluso positivo, porque no creo que lo sea. Sucede, y punto, de la misma manera que hay personas que nacen con defectos físicos. Hay que brindarles toda la ayuda que sea posible, pero no por ello es normal.

Gurney Halleck dijo...

Señor Subdirector, me gustaría creer que toma usted el relevo como Gran Provocador de la entrada anterior (que considero humorística) pero releyendo el texto me temo que no.

En primer lugar comparar el abuso sexual a menores con la homosexualidad me parece ridículo. Las relaciones, sean del tipo que sean, están permitidas si se producen con el consentimiento de ambas partes. Lo que convierte a la pederastia en algo abominable (y penado por la ley) es la consideración moderna y occidental (y acertada a mi parecer) de que el niño, menor de edad, al no tener formada su personalidad ni desarrollado su intelecto no puede consentir estas relaciones (o que su consentimiento no es válido). De esta forma el abuso a menores es una relación forzada, como una violación.

Respecto a la normalidad de la homosexualidad cabe decir que es algo que se ha producido sin mayor problema a lo largo de toda la historia en todas partes del mundo, desde Europa hasta Japón (recuerdo que se habla de ello en el Hagakure, el camino del samurai), pasando por las tribus de indios Americanos (esto me sorprendió cuando lo leí en algún relato de un conquistador). Creo que fue el monoteísmo el que lo asimiló a algo enfermizo.

La homosexualidad no me parece algo especialmente bueno, me es absolutamente indiferente, pero vamos, lo de meter a los maricones en la cárcel, como se propone en la encuesta... tiene narices, la cosa.

También me llama la atención el gusto que tienen por aquí por la palabra sodomita, que suena muy bien pero que les recomiendo busquen su significado en el diccionario de la RAE. Sodomitas los hay homosexuales y heterosexuales, así como habrá homosexuales no sodomitas.

Habla usted de perder la fe en los seres humanos. Yo la pierdo cuando le leo, pero no se preocupe, se me pasará.

Alisa dijo...

El Movimiento de Liberación Gay nacía en EE.UU el 28 de junio de 1969 y apenas cuatro años después, en 1973,la homosexualidad se eliminaba de la lista de enfermedades mentales de la Sociedad Americana de Psiquiatría, la Organización Mundial de la Salud lo haría en 1990. En España la primera manifestación del Orgullo Gay se celebró en Barcelona un 26 de junio de 1977, auuque fue rápidamente reprimida y terminaba como no, con heridos y detenciones ya que seguía vigente la ley franquista de Vagos y Maleantes y donde los últimos presos por homosexualidad todavía no habían sido liberados.Además existía la Ley de Peligrosidad, por la que por el mero hecho de mantener relaciones homosexuales era considerado un "peligro social" y algunas personas no estaban dispuestas a consentirlo.
En medio de ello, Armand de Fluviá clandestinamente creó el Movimiento Español de Liberación Homosexual, además fue el primer español en salir públicamente "del armario" y para mas inri lo hizo en un programa de la tv catalana de mas audiencia, era 1978.
Tres décadas después,hemos pasado de la Ley de Peligrosidad Social-entre 1970/79 se abrieron 3500 expedientes y aprox. hubo 1000 condenados homosexuales, la gran parte hombres- a una sociedad en la que es posible casarse con una persona de tu mismo sexo, cambiar tu identidad sin necesidad de operarse y adoprtar a los hijos de tu compañero/a sentimental.¿Está todo conseguido?¿Se acuerda alguien de aquellos históricos militantes que hicieron posible la llegada de estos privilegios?¿Hay que seguir luchando?

PGchange dijo...

Yo creo que la homosexualidad no es algo negativo (o no positivo como se ha dicho), para mí la homosexualidad es sólo una condición, es solo una preferencia, una inclinación sexual, ni peligrosa, ni contagiosa, ni dañina. Creo tener entendido, que en la antigua grecia, los viejos y sabios se turnaban para acostarse con los jóvenes atletas,y luego llegaban a casa y atendían a sus mujeres, y esto era una situación de lo más habitual.
Creo que el mundo podría funcionar también de este modo, puesto que la única pega es la reproducción (se podrían mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo, pero también del opuesto) también existe otra gran pega; no todas las personas pensamos igual, ni somos bisexuales habitualmente, digo habitualmente porqué creo que en las fases vitales del ser humano, se viven experiencias (no de relaciones sexuales unicamente) que nos declinan hacia nuestra condición sexual.

Creo que la homosexualidad debe adquirir, y de hecho sé que algún día logrará alcanzar, esa NORMALIZACIÓN, puesto que ni es una enfermedad, ni es un problema.
En cuanto a su vulnerabilidad, lo empiezo a dudar, no por ellos, si no por la sociedad en la que están inmersos, a la que le cuesta darle el empujón para normalizar su situación, para mí es vulnerabilidad porqué aún, en este sigo se cuestionan sus derechos, sus principios y además su propia condición, lo cual me parece triste, y como muy bien dice pantera rosa con nube; no tenemos que prestarle mayor importancia al tema de "con quien se acuesta esa persona", si no de "cómo es" porqué antes de homosexual, es persona (identicamente que lo somos los hetereosexuales)

ignatus dijo...

Señores del cuatrivirato:
Sois unos mezquinos y unos cobardes.

En el post anterior he defendido vuestro derecho a censurar y he presupuesto que vuestro criterio al hacerlo es razonable.

Ahora bien que permitáis a nadie llamar pederasta a otra/s persona/s (participe o no en el blog) es algo deleznable y que, en mi opinión, refleja únicamente vuestra cobardía y vuestra pobreza de espíritu por no atreveros a enmendar la plana a uno de vuestros compañeros de blog.

¡Ah! Que el Señor Subdirector ha dicho más de una vez que hace en su casa lo que quiere: póbrecitos, no hagáis nada, a ver si os pincha con el florete con que hace esgrima. Repito sois unos cobardes.

Sr. Neri: señalar en los comentarios lo inadecuado de los términos pero permitirlo, sólo refrenda su falta de valor para hacer lo que debe.

Al Neri dijo...

Por mi parte, y sin hablar en nombre del Cuatrivirato, agradezco los comentarios de Gurney Halleck y de Alisa. Especialmente el primero nos demuestra que nuestras entradas se pueden rebatir contundentemente y con datos, sin necesidad de incurrir en descalificaciones y tópicos progres sin fundamento. Valoro ambos comentarios no por estar de acuerdo con ellos, sino porque leyéndolos aprendemos cosas y nos enteramos de argumentos diferentes a los nuestros y no sólo del co, co, co, co... del gallinero de ideas de moda.

Sólo varias cosillas:

- Vuelvo a insistir en que la comparación entre homosexualidad y paidofilia me parece peligrosa y demagógica, por estar en juego menores de edad, como bien señala Gurney.

- En la encuesta no se "propone" meter a nadie en la cárcel. Ni siquiera es una de las opciones.

- De la homosexualidad en la historia, hablaremos pronto.

- Es cierto (etimológicamente) lo que dice Gurney de los sodomitas, aunque este término ha sido empleado tradicionalmente y hasta por la Ciencia para designar a los homosexuales masculinos, por lo cual me parece muy acertada su utilización.

- Interesante pincelada histórica de Alisa. Hanblaremos esta semana del tema. Sólo una matización:

No hubo homosexuales "condenados" por la Gandula (Ley de Vagos y Maleantes), ya que este famosísimo texto legal aprobado durante la II República no contemplaba ni delitos ni condenas, sino "estados peligrosos" y "medidas de seguridad". A lo mejor a ti te da lo mismo, pero a mí no, porque las medidas tenían una duración muy breve y se cumplían en colonias agrícolas y campos de trabajo. El sentido de estas medidas era rehabilitador, para recuperar a estas personas y alejarlas de vicios y malas costumbres asociados a su condición.

Al Neri dijo...

Ignatus, ya hemos dicho que pederastia también es sinónimo de sodomía.

Pantera Rosa con Nube dijo...

Querido Al Neri. Será por lo que se aprende leyendo vuestras últimas entradas, por los datos científicos que aportáis más relacionados con el poco uso del jabón que con rigor alguno que no se ciña a vuestro criterio unilateral y visceral.... Aquí los únicos Co,cococococo que suenan son los vuestros defendiendo lo indefendible...

Alisa dijo...

Gracias Caballero Al Neri por su matización, pero mis conocimientos de leyes, temo que no son tan amplios como los suyos.

ignatus dijo...

Añado "HIPÓCRITA" como sinónimo de “miembro del cuatrivirato" (ya tenéis excusa para elminar este comentario).

El término "pederasta" significa lo que significa, con independencia de que la RAE conserve una determinada acepción porque así lo usaran en el siglo XIX. E incluso con vuestras interpretaciones torticeras, ya Gurney Halleck ha hecho ver lo erróneo del término.

El término "pedofilia", según tú mismo refieres, es absolutamente incorrecto y es, como el anterior, un insulto y como tal se usa aquí, por mucho que pretendáis justificarlo.
No es peligroso usarlo por "implicar a menores de edad" (vaya parida de argumento), sino por lo ofensivo que es como insulto.

También el diccionario recoge "hijo de puta" como sinónimo de "mala persona" y sería claramente un insulto decirlo, por mucho que nos escudásemos en la RAE, como hipócritas (pues fingís no ver lo obvio), cobardes, mezquinos y demagogos.

Repito: sois COBARDES por no hacer lo que tenéis que hacer.

dulcinea dijo...

Pues yo estoy completamente deacuerdo con el subdirector del banco arús. ¡Un aplauso! Nos están haciendo ver como normales desviaciones enfermizas a las que encima se ha dado derechos como el matrimonio, que es una aberración y un escándalo.
Lo de los pederastas y los pedófilos, o estamos con el Diccionario de la RAE o no estamos, porque creo que tanto el cuatrivirato como Ignatus tienen un morro que se lo pisan. Cuando les ha interesado enlazan al DRAE y cuando no les gusta reniegan del diccionario diciendo que da igual lo que ponga que lo importante es el uso (ejemplo sodomitas como relación anal y no como homosexualidad en el caso de Al Neri o bien pederastia como sodomía y no como sexo con niños, en el caso de Ignatus). Aclararse, leñe.

cerulico dijo...

Ideas religiosas en sus almas.
Los peligros descubren a los hombres,
Les dan a conocer los infortunios,
Pues entonces por fin del hondo pecho
Son proferidas voces verdaderas:
La máscara se quita y queda el hombre.

azaroso dijo...

Algún compañero mío de cama llegó a pensar lo que piensa el subdirector del banco arus y a decirlo abiertamente. En realidad tan sólo ocultaba un deseo latente con sus palabras que supo sacar más adelante. ¿No le pasará a usted lo mismo señor subdirector? Si es así le espero pronto en mi lecho.
(quien sabe, a lo mejor después de todas las barbaridades aquí vertidas también me censuran este comentario y acaban de dar la razón a ignatus). Besos a tod@s. Paz, amor y fiesta libre(a pesar de vuestra acritud seguís siendo bienvenidos a nuestros festejos, nosotros no discriminamos ni a personajes como vosotros).

El Subdirector del Banco Arús dijo...

El histerismo progre al descubierto. Si, al final, todos son iguales. Predican la tolerancia a todo (la última forma de cobardía y consentimiento) y la libertad de expresión extrema. Pero cuando oyen algo que se escapa de su estrechos tópicos ("¡Ay, Dios mío, algo diferente de lo que dice la tele! Quizás la masa deje de admitirme en su grupo!") sólo saben pedir censura, condena y obstracismo.

De verdad que me encanta. Sr. Ignatus, el día que desee podemos quedar y le demuestro lo poco cobarde que soy. Le recuerdo que, según las normas tradicionales, el retado elige arma (pistola, espada, sable, florete o con la mano desnuda).

De verdad que cada día esto me parece más divertido.

Y al que no le guste que pongo La Secta, digo La Sexta.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Ah, se me olvidaba. Prepárense todos ustedes (algunos toménse un tranquilizante), pues la semana no ha terminado y aún queda más y mejor.

(El que avisa no es traidor: ya dijimos que íbamos a ser polémicos y viperinos).

Villeguillo dijo...

http://www.20minutos.es/noticia/391205/0/pelicula/gay/rural/

Leonardo dijo...

Después de leer el comentario del Sr. Gurney Halleck, quiero hacer una reflexión.

Según él, la homosexualidad como inclinación sexual, preferencia o gusto es algo normal. Su práctica también, siempre que se realice entre mayores de edad capaces de consentir dicha práctica. También según él, la relación sexual entre un mayor de edad y un niño debe ser castigada porque se compara con una violación, ya que el niño no tiene formada su personalidad, etc. ¿Eso significa que la inclinación o gusto sexual por los niños (sin llegar a la práctica), es también algo normal?

Opino que o bien ambas opciones son normales o bien ninguna de ellas lo es (yo me inclino por esto último). Decir que una cosa sí pero la otra no me parece demagogia barata.

Teutates dijo...

Lo primero distinguiría entre comentarios basados en hechos, pruebas, evidencias y los comentarios basados en opinión, sentimiento, deseo, ambos tipos de comentarios me parecen igualmente respetables en este blog, no creo que los de la segunda clase, sean de cococococo, de hecho las entradas de este blog, mayormente no son más que eso, opinión, sentimiento o deseo.
Hecha esta aclaración, mi comentario va a ser de los segundos, por ello diré lo que pienso sin necesidad de aportar evidencia alguna, ni prueba ni hecho demostrado.
La homosexsualidad desde mi punto de vista no es algo unívoco, no todo el mundo que lo es, lo es de la misma manera, pienso que se pueden agrupar en dos categorías, los naturales, y los educacionales, y para mí no es lo mismo pertenecer a unos que a los otros.
Los naturales, lo son por poseer una alteración biológica por naturaleza, estos para mí, son dignos de todo el respeto y admiración, porque imagino que habrán sufrido muchas penurias en su vida a consecuencia de su llamemoslo "irregularidad" respecto a los demás, esta irregularidad, no es culpa suya, los comparo a los que nacen con algún tipo de hermafroditismo, o simplemente con alguien que nace con el labio partido. Estas personas tienen que superar a lo largo de su vida complejos, marginaciones y circunstancias que de ninguna manera merecen.
Los otros, los educacionales, son los que me parecen lamentables, gente que por moda, por vicio, por el entorno, por tener una personalidad débil que les lleva a intentar ser aceptados en determinados grupos; no nacen, se hacen homosexuales, son viciosos, faranduleros que pretenden hacernos ver como normal algo que ni siquiera ellos creen, pretenden los mismos derechos que los demás mortales, cosa que me parece bien en muchos casos, pero no en otros muchos.
Un homosexual, jamás debería poder adoptar, ¿En que sociedad vivimos en la que están por encima los derechos de un colectivo minoritario como los homosexuales sobre los de los propios niños?
¿No sería más adecuado garantizar en la medida de lo posible, una vida lo más parecida a lo natural a un niño, antes que sucumbir al antojo de cuatro desviados? (ojo no todos los homosexuales son unos desviados, lo que ocurre es que así doy más enfasis a mi exposición).
Una unión entre homosexuales jamás se debería llamar matrimonio, dado que son dos cosas distinatas, una unión entre un hombre y una mujer tiene unas posibles finalidades que no puede tener nunca una unión entre dos hombres o dos mujeres, las uniones homosexuales me parecen muy bien como contrato económico o para adquirir determinados derechos como la posible subrogación en alquiler, herencia, pensiones... pero el matrimonio puede tener otras finalidades como la procreación, creación de una familia, educación de unos hijos, que no son meramente económicas, por tanto, si desde este punto de vista son cosas distintas, que se llamen de distinta forma.
Ya para terminar, que me he alargado mucho, me parece fantástica la idea de hacer una semana del orgullo de la normalidad sexual, o del orgullo heterosexual, que en este mundo se pierde la prespectiva, se piensa más en todas las minorías, sean o no marginadas por alguna razón, que en la gente que tiene vidas normales que al final acabamos siendo los auténticos marginados.

Gurney Halleck dijo...

Señor Leonardo, el deseo sexual hacia menores no es algo normal, de la misma forma que el deseo de forzar sexualmente (violación) a alguien tampoco es normal. A diferencia de la homosexualidad, esos deseos sí podrían considerarse enfermizos y necesitar tratamiento médico. No veo la inconsistencia de mi argumento en este punto.

Interesante la distinción que hace Teutates entre naturales y educacionales (que sería extensible a casi cualquier comportamiento humano). Aunque debo decir que no estoy de acuerdo con el resto de su comentario.

Leonardo dijo...

Sr. Halleck, ¿por qué el deseo sexual hacia menores no es algo normal (hasta el punto de que podría ser susceptible de tratamiento médico) y sí lo es el deseo sexual hacia personas del mismo sexo? Sinceramente, no veo la diferencia.

Al Neri dijo...

Sólo recordaros que paidofilia o pedofilia se refiere a la inclinación o deseo de un adulto por niños y adolescentes, mientras que la pederastia hace referencia a la práctica sexual con ellos. Es un matiz importante para el debate de Leonardo y Gurney.

ignatus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ignatus dijo...

Señorita dulcinea:
Se queda usted con la mitad de mi explicación: efectivamente digo, y entiendo que le haya parecido mi único argumento tal como lo redacté, que no porque una palabra aparezca en la RAE se puede decir cualquier cosa (y como ejemplo puse el “hijo de puta” como sinónimo de “mala persona”); pero luego añado (y esta es la parte que usted olvida), que aun ciñéndonos al diccionario, ya Gurney Halleck ha hecho ver lo erróneo del término (“pederastia”, como sinónimo de “sodomía” y por tanto de práctica del sexo anal, sigue siendo incorrecto, como bien explica Gurney Halleck). Es decir, ni con la RAE ni sin ella tiene equivalencia válida alguna (no utilizo el diccionario cuando quiero: lo uso y, a mayores, intento dar más argumentos). Me alegra ver en su comentario que mantiene Usted la objetividad pues señala cómo el cuatrivirato sí usa el diccionario RAE cuando le conviene (y ellos no lo pueden negar). Le agradezco sinceramente su crítica a mi escrito, pues me ha dado la oportunidad de expresarlo mejor.

Señor subdirector del banco arús. Obviando por infantil su macarrada del “desafío” (propia de skin heads sin argumentos), respondo gustoso a cuántas cuestiones creo que hacen referencia a mí.
Lo primero, y no es coña, es pedirle perdón pues en mis escritos llamo cobardes y otras cosas a los miembros del cuatrivirato sin más, con lo que también le he incluído a Usted, cuando no era esa mi intención. Lo que pido es que sus compañeros le rectifiquen el error que Usted no sabe ver (siempre me he referido sólo a los dos términos aberrantemente injustos, y, hasta ahora, no he entrado en el fondo del asunto sobre el que de momento no voy a opinar). Teniendo en cuenta que Usted no lo ve, no cabe cobardía por su parte (podrá ser cerrilismo o como quiera llamarse, pero no cobardía), pero sí en sus compañeros, pues me consta que son conscientes de el error, pero por el motivo que sea, no se atreven a enmendarle a Usted la plana.

Respecto a lo de la tolerancia y la libertad de expresión, si lo dice por mí, quiero hacerle ver que en varias ocasiones que Ustedes han censurado, yo, sin conocer el contenido de lo censurado, he estado de su parte, pues creo que están Ustedes en su derecho. Si nunca hubieran censurado nada, yo no habría chistado sobre los términos (o sí, pero suavemente, como un comentario más). Lo que no me parece bien es que las normas no valgan para Ustedes mismos, pues cualquier contenido que hubiese en lo hasta ahora censurado, no puede ser peor que llamar a alguien, porque sí, “pederasta” y “pedófilo”. Ese censurar lo que no nos gusta, sin ponerse freno a uno mismo es propio de los fascistas.

Señor azaroso: lo de dar pie al cuatrivirato a que censuraran mi propio comentario, era precisamente para que lo dejaran al hacerles pensar lo tolerantes y guays que iban a parecer por dejarlo. Es algo llamado psicología inversa que funciona muy bien con los niños y que el señor f.a podría explicarle mejor que yo.

Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Sr. Ignatus, me veo obligado a repetirle que, en nuestra casa, mandamos nosotros y nuestro es el único criterio para decir qué consideramos censurable y qué no. Y le ruego aplique a usted mismo sus jueguecitos psicológicos para averiguar como tratar su histerismo progre.

ignatus dijo...

Vaya, vaya, subdirector veo que ya no se ríe usted tanto. No vaya a coger una rabieta... o sí, que siempre podrá ir a consolarse a las faldas de su mamá, la censura.
Hasta otra.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Le repito a usted y, de momento, es la última vez que me dirigo a su persona por este medio, que cuando le plazca, le demuestro en persona lo que usted tanto parece desear desde la seguridad de su teclado.

Al Neri dijo...

Señores, un poco de cabeza y de paz. Dejemos de picarnos, provocarnos y faltarnos estúpidamente. Yo creo que "La pluma" es un espacio para charlar, para confrontar, para discutir sobre temas, y no para engancharnos entre nosotros.
¿No somos capaces de ser enérgicos contra las ideas y dejar intactas a las personas? Esto no es un chiringuito de playa; el Cuatrivirato no puede ni debe estar vigilando continuamente lo que se comenta para quitarlo o no. El que no esté de acuerdo con algo, que lo diga y exprese sus argumentos, que use la inteligencia, el humor, la ironía... pero seamos todos (el Cuatrivirato y yo incluidos) un poco elegantes. Sólo así este espacio, aunque tenga ideas más o menos polémicas, merecerá la pena como foro.

Veneficus dijo...

Señor ignatus, me gustaría saber cuando he utilizado yo el diccionario cuando me ha parecido, y por qué me llama usted cobarde. Como miembro del cuatrivirato me doy por aludido y no sé muy bien en qué he sido cobarde.

Al Neri dijo...

No sé que se piensa la gente que es el Cuatrivirato. ¿Una persona jurídica, un partido político, la Santísima Trinidad, los Tres Mosqueteros todos para uno y uno para todos? ¡Pues no señor! Es un equipo de redacción y moderación de un humilde blog, ni más ni menos. Cada Cuatriviro es igual a los demás; no nos podemos, ni queremos, censurar entre nosotros; somos personas distintas ¡¡¡CON IDEAS Y SENSIBILIDADES DISTINTAS!!! Nos hemos juntados para hacer un blog juntos porque compartimos alguas preocupaciones y actitudes. Creo que está bien claro.

ignatus dijo...

Señor veneficus:
Efectivamente he dicho lo del diccionario refiriéndome al cuatrivirato en su conjunto, y no debí hacerlo, pues, en este caso concreto quienes han acudido al DRAE frecuentemente, para luego decir lo que les ha dado la gana cuando no les ha convenido han sido Al Neri y el subdirector el banco arús. El motivo del error ha sido que estaba contestando a dulcinea y ella ha sido la primera en hablar del grupo completo y yo no he caído en la inexactitud. Le pido perdón a Usted y, por ende, a leonardo por ese punto, pues efectivamente no debí incluirles.

Respecto a lo de la cobardía, sinceramente sé que soy muy poco conciso y eso dificulta a menudo la comprensión, pero creo que si lee lentamente mi primera intervención (por ser la más breve, creo que también es la más clara), verá que llamo a Usted (y a Neri y a leonardo) cobarde por no atreverse a enmendar la plana al subdirector pues sus palabras son claramente injuriosas y, sin duda, mucho más aberrantes que cualquier gilipollez que le hayan podido censurar a azaroso o a cualquier otro.

Otra muestra de vuestra cobardía (la de los cuatriviratos mencionados) es que hoy mismo se censuró a un tal “cabeza rapada” por “incitar a la violencia” porque en este blog no se consentían “macarradas”, pero se permite al subdirector del banco arús que me ofrezca unas hostias porque al chiquillo no le gusta mi crítica. Seguro que alguno lo justifica como una broma: ya se sabe que no hay más tonto que el quiere hacérselo. Sé que no será su caso pues las palabras son claras para quien sabe leer español.

Es curioso que al cuatrivirato le faltase tiempo para llamarle a Usted la atención (por su nombre, no con un inespecífico "señores"), cuando se le ocurrió tutear al subdirector-quinto y séptimo comentario-. Sin duda eso fue muho más grave: me da la sensación de que en todo hay categorías, y el cuatrivirato no es un excepción.

Por si no ha quedado claro, lo que quisiera de Usted para dejar de pensar que es un cobarde es que si cree que los términos "pederasta" y "pedófilo" son claramente aberrantes y es un insulto injustificado ponerlos como sinónimos de homosexualidad, tenga el valor de decirlo sin titubeos (es a lo que me refiero con "enmendar la plana"

El señor Neri reconoce lo inexacto de los términos, pero le da igual (supongo que prefiere mantener una injusticia que quedar mal con sus coleguis, especialmente con uno de tan mal carácter). Y también le falta valor para censurar lo de las hostias, que, si bien es algo que me da igual, demuestra lo dicho sobre la cobardía (pero que no se preocupe, que seguro que por casa tiene un papelito que pone "valor: se le supone")

Un saludo, señor veneficus. Lamento haber vuelto a soltar otro rollo.

ignatus dijo...

Señor neri:
Si su intención desde el inicio es "no censurarse" entre Ustedes cuatro, debería haber empezado por ahí. Porque decir que "la única norma del blog es el respeto", pero no aplicárselo Ustedes, es mentir (o, cuando menos confundir). Si esta trifulca le ha servido para reestablecer las normas, sería de agradecer que las expusiesen públicamente (en nombre del cuatrivirato, no a título personal), y no que se le llenase la boca con palabras como "dejemos de faltarnos", cuando ese "faltarnos" sólo me atañe a mí y no a Ustedes, que tienen licencia para ello.

Y lo digo en serio: si el cuatrivirato expone claramente esas reglas o, simplemente se matiza: "estas normas se aplican sólo a los participantes, pero no a los miembros del cuatrivirato", yo me doy también por contento y olvido el tema, no volviendo a meterme con su forma de llevar el blog. Si hacen eso podré seguir entrando si quiero (y Ustedes me dejan) en la pecera, pero al menos veré las paredes de cristal.

Les agradezco de verdad si hacen algo en esa línea.

Un saludo.

Gurney Halleck dijo...

Veamos, señor Leonardo, creo que he sido bastante claro, pero no me importa explicarme otra vez.

Considero la relación (o el deseo de ella), ya sea heterosexual u homosexual normal, si los participantes son adultos de mutuo acuerdo.

Si alguno de los participantes está siendo forzado, ya sean dos hombres, dos mujeres u hombre y mujer, no lo considero normal.

En cuanto a la relación con niños, al no poder consentir estas relaciones por su condición de niños (ya me he explicado antes más ampliamente), la considero anormal.

Respecto a la polémica en torno a la censura, francamente, lo más sensato al no poder fijar un umbral objetivo que marque el límite de lo "correcto" es optar por lo más facil: no censurar nada. Los comentarios ofensivos caen por su propio peso y no hacen sino poner en evidencia al que los formula.

Ya se que me dirán que en su casa hacen lo que quieren. Pero este blog no es "su casa", sino algo así como una taberna donde los parroquianos van a hablar. Si no tratan bien a sus parroquianos no irán y tendrán que cerrar el negocio, o beber ustedes solos.

Meletea dijo...

Haya un poco de calma, caballeros...

Como ya se ha comentado mucho sobre esta polémica entrada, voy a intentar no extenderme mucho. Sólo algunos matices:

1. Señor subdirector, creo que ha sobrepasado el límite llegando al absurdo y al insulto al establecer como sinónimo de homosexual términos como pedófilo y pedarasta. Me remito al comentario de Gurney en su justificación, con el que coincido.
Es tan excesivo como asociar hombre heterosexual a violencia y maltrato a las mujeres.

2. ¿Quién ha dicho que un homosexual sea más sensible, más tolerante y más culto que un heterosexual (sea hombre o mujer, aunque parece que usted habla sólo de hombres)?
Eso es otro tópico igual que los de la lista del post anterior.

3. Sinceramente, yo nunca he soñado con la amistad de un gay y creo que como yo muchísimas mujeres. Me parece que está más influenciado de lo que cree por los medios de comunicación invadidos como bien dice de homosexuales (salen tanto que ya cree que es cierto lo que cuentan...).

La amistad no se basa en la orientación sexual de nadie,igual que no se basa en si uno es alto/bajo/gordo/flaco/feo/guapo sino en cómo es la persona en sí misma. Y por supuesto que hay heteros igual o más graciosos y adorables que lo que usted presupone a los gays. Quizás la rara sea yo, pero no se confunda, señor Subdirector, la mayoría de las mujeres no son tan tontas como cree.
Yo las que conozco que tienen amigos gays no es porque sea más chic o esté de moda, sino porque les han conocido y ha surgido esa amistad como podría haber surgido con cualquier otro.

Por cierto, que también habría que ver la de heteros que se hacen pasar por "amigos gays" por eso de hablar intimidades con mujeres, ir con ellas a los probadores a ver cómo las sienta la ropa o ya de paso aprovechar para sobar un poco más de la cuenta. Quizás hasta alguno de ustedes lo ha pensado alguna vez...

Al Neri dijo...

Gurney, lo que todavía no has respondido a Leonardo es si consideras normal el deseo sexual hacia niños. No su práctica, sino sólo el deseo.

Gurney Halleck dijo...

Gracias por puntualizar, señor Al Neri.

Tanto la práctica como el deseo (que es el causante) de tener relaciones con niños son anormales.

Si la práctica se considera enfermiza, también debe serlo el deseo de ella. Otra cosa es que no sea delito, pero puede acabar en él. En mi comentario anterior me refería a las dos cosas.

Veneficus dijo...

Señor ignatus, efectivamente yo no uso los términos pedófilo y pederasta como sinónimos de homosexual, aunque tengo que reconocer que no soy filólogo y no conocía la segunda acepción del término pederasta. En cualquier caso, para no producir confusión, no lo usaría ni aun conociéndolo.

Al Neri dijo...

Gurney Halleck, te planteo el siguiente dilema. Digamos que tenemos a cuatro hombres diferentes:

1- El Señor A desea ansiosamente mantener relaciones sexuales con su madre (no es delito tenerlas), pues se excita mucho cuando la ve en bañador.

2- El señor B está obsesionado por montar a la perra de raza Dálmata de su vecino (no es delito hacerlo), ya que se pone como loco cuando la ve en el ascensor.

3- El señor C desea con toda su alma acostarse con su alumna de 11 años (sería delito), pues aunque no está plenamente desarrollada, la considera muy atractiva.

4- El señor D sólo piensa en echar un polvete con el musculoso monitor de su gimnasio, de 25 años (no es delito hacerlo).

- Ninguno de los cuatro llega a materializar su deseo.
- Los cuatro deseos se apartan de la sexualidad "convencional".
- Las cuatro situaciones responden a comportamientos sexuales que se han producido en la historia, hasta por personajes famosos.

Pregunta: ¿Estos señores son normales o tienen deseos normales?, ¿cuál de ellos es menos normal y por qué? Recordemos que sólo hablo de deseos, no de actos.

Leonardo dijo...

Sr. Halleck, creo que también fui meridianamente claro al formular mis preguntas, pero tampoco me importa volver a repetirlas (gracias, Sr. Neri).

¿Por qué la inclinación sexual hacia niños no es normal y la inclinación sexual hacia personas del mismo sexo sí lo es? (¡Hablo de gustos, no de prácticas!)

ignatus dijo...

Estimado señor veneficus:
No sabe lo mucho que le agradezco su claridad. Le pido perdón por llamarle cobarde y otros términos igualmente injustos en su caso, pues entiendo que, si no se había pronunciado antes al respecto se debió a la falta de comprensión de mis prolijos (acepciones 1 y 3) mensajes y no a falta de valor.

Tras su grata respuesta, y ya dirigiéndome a todos:
En cuanto al tema de fondo - la falta de límites para los miembros del cuatrivirato- teniendo las indicaciones de los señores al neri (”no nos podemos, ni queremos, censurar entre nosotros - los del cuatrivirato-”) y el subdirector del banco arús (aquí hago lo que quiero, aunque esto no es literal) sería absurdo seguir esperando alguna declaración al respecto por parte del cuatrivirato como tal, por lo que, resumiendo (corríjanme si me equivoco, por favor):


- En este blog, las normas y limitaciones de respeto, ausencia de insultos y de amenazas (físicas y verbales) afectan únicamente a los colaboradores o comentaristas, y son libremente aplicadas por el cuatrivirato como les plazca.

- No existen normas ni limitaciones de ningún tipo para cuanto quiera decir el cuatrivirato o cualquiera de sus componentes.



Dando esto por bueno por ser lo que han manifestado dos de los cuatro componentes (y el señor neri hablando en plural, como expresando el criterio del grupo), lo tendré por cierto salvo declaración en contrario.

Me queda así claro el funcionamiento del blog y el papel que nos corresponde a cada uno. Como ya dije en un comentario anterior al señor al neri, concretado esto y mientras no se me olvide, no volveré a criticar la forma de dirigir o gestionar el blog (o, mejor dicho, no lo volveré a hacer de forma tan vehemente y prolija -3ª acepción-) al saber, ahora sí de antemano, donde me meto.

Un saludo a todos.

Gurney Halleck dijo...

Veo que se ponen duros... Tendré que pensar en una batería de casos controvertidos para que me den sus opiniones.

Empiezo por el señor D: situación normal, exactamente igual que si fuera señora D. Tiene un deseo y si el otro accede existirá una práctica. (hablo un poco telegráficamente, pero nos entendemos, ¿verdad?)

Señor C: sabe que tener relaciones en su caso sería una agresión hacia la niña. Aun así siente ese deseo, es decir, desea agredirla (ya hemos dicho que la niña no puede consentir) luego debe buscar ayuda. Situación anormal.

Ahora viene lo dificil.
Señor B: desconozco si un perro puede llegar a aceptar una relación con un humano. Tengamos en cuenta que los humanos matan animales y no hay una situación de "igualdad de condiciones". No creo que este caso venga a cuento. Habría que consultar a un veterinario (jejeje).

Señor C: éste también tiene lo suyo. El deseo en sí no sería problema. Después, si su madre corresponde, sería "normal" (recordemos siempre que normal no quiere decir habitual, ni recomendable ni nada de eso, solo si debe ser tratado médicamente).
Si, pese a la negativa de su madre, el deseo persiste, sería anormal.
Aquí habría que valorar cosas como que la endogamia produce malformaciones en los hijos y esas cosas.

Al señor Leonardo: creía que había sido claro. El deseo homosexual es normal puesto que puede ser consentido por la otra parte. Si tras una negativa, el deseo es de forzar la relación, es anormal. El deseo hacia niños es anormal puesto que en ningún caso puede ser consentido por la otra parte, luego conlleva inevitablemente una relación forzada.

Una pregunta para que me conteste, Leonardo (Al Neri o cualquiera también puede contestar, claro):
¿Por qué la inclinación sexual de un hombre hacia una mujer es normal y hacia un hombre anormal?

Al Neri dijo...

Gurney, gracias por responder.

Sólo te quiero recordar de nuevo que hablamos únicamente de deseos o inclinaciones, sin valorar si el objeto de deseo aceptaría o no materializarlos. En el caso de la niña de 11 años, el Señor C no desea agredirla, sólo la desea a ella, se siente atraído, vamos.

Sólo te quiero hacer ver que no puede considerarse normal o anormal una inclinación sexual en función de si la persona objeto de deseo puede o quiere consentir. No nos engañemos, Gurney, en el fondo lo que has venido a responder es que un deseo es normal si lo que se desea no constituye delito, llegando a considerar "sin problema" la atracción carnal de un hijo por su madre.

Tu visión legalista o "de consentimiento" sobre la normalidad de las tendencias es muy peligrosa, pues entonces lo clínicamente normal, según tú ("debe buscar ayuda"), podría variar según las legislaciones o el límite cronológico de la mayoría de edad o de la edad para consentir que en cada momento marcara el Código correspondiente Hoy varía en los diferentes países europeos y del Mundo).

Respondo a tu pregunta con mucho gusto. La homosexualidad se desvía de lo normal, ya que la sexualidad de los seres humanos está concebida para que el hombre se una con la mujer con evidentes fines biológico-reproductivos y de perpetuación de la especie. Una sexualidad que no encaje en esta función, ya no entro en si es moral sucia, etc, pero sí es anormal.

Son igualmente patológicas, por otros motivos, la atracción por una madre o por un niño o niña sin desarrollo sexual.

Leonardo dijo...

Subscribo de principio a fin la respuesta de Al Neri a la pregunta de Gurney Halleck.

Gurney Halleck dijo...

Bien, acepto que mi visión es "de consentimiento" o mejor de "no vulneración de la libertad del otro".

Su visión, según comenta, es puramente reproductiva. ¿Debería considerarse anormal el sacerdocio, que renuncia a la reproducción? ¿No sería pederastia la relación con una niña que pudiera tener hijos (pero niña)?

¿Le parecería bien que un hombre, con familia (cumplido así su fin reproductivo) tuviera relaciones con otros hombres?

Creo que su visión realmente no es reproductiva. Simplemente es tradicionalista. Sigue la tradición cristiana (hay otras que también tienen esta visión) que critica cualquier relación no reproductiva.
Sería interesante ver los motivos históricos de esto.

Al Neri dijo...

Mi visión, Gurney, no es puramente reproductiva. Independientemente de que dos heterosexuales utilicen o no la sexualidad con fines reproductivos (ellos decidirán), ésta está concebida por la naturaleza para atender a estos fines, siendo por ello la homosexualidad una deformación antinatural que no debería merecer amparo alguno. Así de simple.

La decisión de los religiosos de no tener actividad sexual no me parece minguna desviación, aunque sí me puede parecer que va contra los deseos naturales humanos (como tantas otras cosas a las que renunciamos o postponemos por diversos motivos, como seres racionales).

Que un hombre sienta atracción por una chica joven en edad reproductiva no me parece una desviación. Pero como ya sabes, la madurez afectiva y la capacidad de consentimiento sexual llegan bastante después que la madurez física, por lo que materializar esta atracción con una relación sexual podría no ser ético y/o legal (según culturas, legislaciones o criterios jurídico-cronológicos). En España, ya sabrás que el umbral serían los 13 años (menos de 13 aun con consentimiento, o de 13 a 16 con consentimiento pero engaño, sería abuso sexual)

A mí lo que haga un hombre con hijos con otro hombre, me la trae al pairo, mientras no se ampare jurídicamente esta relación.

Menta dijo...

Anda que no hay celitis ni nada cuando habla usted de la relación de las mujeres con esos "engendros"... Ya le gustaría a usted tener ese tipo de relación con cualquier mujer en el mundo.