sábado, 15 de junio de 2013

LÍDERES JÓVENES

Estoy convencido de que cualquier empresa u organización (también los partidos políticos) tiende a funcionar mejor si sus máximos responsables son gente joven. Creo firmemente en los jóvenes porque me parece que su ilusión, sus energías, sus mayores posibilidades de movilidad, su mayor creatividad y su falta de prejuicios y ataduras personales suelen imprimir mayor frescura y eficacia a cualquier entidad que dirijan. Me entusiasma el modelo de liderazgo y la entrega de los directivos que rondan los treinta.

El handicap aparente de estos jefes es su bisoñez. Han vivido menos situaciones y tenido menos experiencias que los veteranos, y, por ello, en teoría, podrían desenvolverse peor en ciertos campos o no anticiparse a ciertos problemas. También suele decirse que no han tenido tiempo de acumular conocimientos, de especializarse, por lo que técnicamente son más flojos que los profesionales de mayor edad.

Yo, en cambio, rompo y espero seguir rompiendo siempre una lanza por la juventud. La falta de experiencia tiene también una cara positiva de la moneda, que es no haber adquirido aún manías o malos vicios, no haberse acomodado aún ni ser esclavo de la muletilla “esto siempre se hizo así”. Y de la menor cualificación derivada de esta falta de horas de vuelo, también puede hacerse una lectura favorable; yo creo que los recién titulados tienen los conceptos más frescos y muchas ganas de aplicarlos sin tabúes, condicionantes o intereses ajenos a la pura profesionalidad. Por otra parte, todo se aprende si hay entusiasmo y desde luego hay edades en que es mucho más fácil absorberlo todo como una esponja.

Por lo general, un líder joven o muy joven llega al puesto sin vendas en los ojos, sin estar picardeado y con una actitud mucho más auténtica. Siempre he creído que mandar es cosa de jóvenes.

3 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Hola, buenas tardes, estoy de acuerdo con usted, Al y le puedo poner de ejemplo a Albert Rivera de Ciudadanos.
A lo mejor, en el resto de España no es tan conocido como en Cataluña y desde luego, hay temas en los que discrepo con él, pero acerca del nacionalismo es el único que habla ¡¡¡clarísimo!!! y sin cambiar su discurso a tenor de donde esté.
Bien.
Si le parece y aunque es tangencial, hablando de lo preparados que están algunos jóvenes, permítame poner de ejemplo a los médicos especialistas que se han sacado el MIR con buenos puestos.
Le aseguro que conozco a varios y son auténticas eminencias.
Eso si, les falta experiencia clínica y quirúrgica práctica pero eso se adquiere trabajando con tesón que es lo que hacen.
Sinceramente, a mí me encanta que me atiendan. Siempre me han solucionado el problema con competencia. Y es que ¡usted sabe lo que llegan a estudiar! y así debe ser.
Perdone que me he ido por los cerros...pero he creído que encajaban en su planteamiento.
¡Qué temporada tan prolífica lleva! a veces, no comento por no hacerme pesada o creer que no llego al nivel de la entrada pero le sigo fielmente, como siempre :-)))
Un abrazo
Asun

Ana María dijo...

Gracias por confiar en nosotros. Damos todo lo mejor que somos, que sabemos, que queremos ser.

:*

Anónimo dijo...

No creo en las generalizaciones.Y ésta es una de ellas.Ser joven no significa estar preparado,ni ser más creativo,ni tener más disponibilidad.
No siempre,y no todos.
Tener experiencia tampoco.
Zapatero era joven,Pajín,Aído,Uriarte,Pepiño..la lista sería larguísima.
La sola palabra "líder" en su vocabulario no le cuadra.Lo tengo por persona más original.
El mismo argumento sirve para la gente con experiencia de la vida.
No creo que la edad tenga que ver con el tema que usted toca en la entrada.
"Por lo general, un líder joven o muy joven llega al puesto sin vendas en los ojos, sin estar picardeado y con una actitud mucho más auténtica. Siempre he creído que mandar es cosa de jóvenes".

Ninguno de los rasgos que usted define dicen nada sobre mandar bien o mal.Lo mismo sirven para un "líder preparado" que para un líder idiotizado.