viernes, 21 de junio de 2013

SEPU Y LA FALANGE


Creo que cualquier español y desde luego todos los madrileños se acordarán de los famosos almacenes SEPU (Sociedad Española de Precios Únicos) y de su alcanforado lema: “Quien calcula compra en SEPU”. Fue la primera gran superficie comercial del país; se fundó en 1934 por dos judíos suizos y cerró en 2002 tras la mala gestión de sus últimos propietarios, de origen australiano. Su famosa gran tienda de Gran Vía fue sin duda el antecedente primitivo de Galerías Preciados y de El Corte Inglés, y llegó a formar parte imborrable del paisaje urbano madrileño y de la memoria colectiva. Yo tengo una tía que trabajó allí de dependienta y cuando iba a verla siempre me regalaba algo.

Lo que quizá no todo el mundo conoce es la curiosa relación de este negocio con el movimiento fundado por José Antonio Primo de Rivera. Por varios motivos la marca SEPU ha quedado ligada históricamente a Falange Española, aunque no precisamente para bien.

Nada más constituirse la empresa por los comerciantes hebreos Henry Reisembach y Edouard Worms, e inaugurarse su segunda tienda en Madrid en 1935 (la primera se abrió en Barcelona), dos escuadras falangistas, dirigidas por Agustín Aznar, asaltaron violentamente el establecimiento, provocaron daños materiales de diversa consideración y boicotearon las ventas hasta que apareció la policía. La razón fue “defender a los tenderos españoles del nuevo sistema de grandes almacenes impuesto por el capital extranjero”, por el capitalismo creado por “la internacional conspiración judaico-masónica”, y, al mismo tiempo, ejecutar una represalia por el despido arbitrario (por sus ideas) de varias dependientas afiliadas al recién nacido sindicato nacionalsindicalista CONS.
El inolvidable Agustín Aznar

Desde entonces y hasta el comienzo de la Guerra Civil no cesaron los boicots falangistas contra la compañía. Se llevó a cabo una campaña sistemática de acoso y derribo, directamente inspirada en los asaltos nazis a comercios judíos alemanes y basada casi siempre en la rotura de los escaparates. Incluso el semanario Arriba llegó a publicar un artículo titulado Siempre SEPU, en el que se denunciaba la explotación de los trabajadores por esta empresa: “Estos judíos de SEPU dan motivos para ocuparse de ellos diariamente, por sus relaciones con los empleados que explotan. Si basta su sola presencia para producir indignación, los atropellos que con su personal cometen bastan para sublevar al más tranquilo. Nosotros preguntamos ¿SEPU disfruta de patente de corso? ¿Quién ampara a SEPU? ¿Conoce el director de Trabajo los casos de SEPU?”

Pero estos incidentes, en mi opinión muy comprensibles y una muestra más de la generosidad y la sensibilidad social de los camisas azules de la época, no son el único motivo de la ya eterna ligazón entre SEPU y el falangismo en el imaginario popular. De que cada vez que se hable de estos viejos almacenes surja como un resorte en las mentes de los madrileños el nombre de Falange y de su Fundador, tiene la culpa un chiste popular ideado en la década de los 40. Desde el primer momento la tienda de Madrid tuvo dos puertas que daban respectivamente a la Gran Vía y a la calle Desengaño. Pues bien, cuando en 1939 la gran arteria comercial pasó a denominarse Avenida de José Antonio, a algún ingenioso se le ocurrió la chanza de que la Falange se parecía a SEPU en que se entraba por José Antonio y se salía por desengaño. Una forma de tomarse con humor lo que tantos patriotas sintieron a la vista del Decreto de Unificación y de la deriva ideológica del Movimiento en manos de Franco.


Más sobre la Falange en La pluma viperina:

- Breve y truculenta historia del aceite de ricino
- Cara al sol

16 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Fascinante entrada Sr. Neri, fascinante.
Yo pasaba por aquí para despedirme una temporadita veraniega y me he encontrado con esta joya de la Historia oculta, de la que usted es maestro ¡y no le hago la pelota, recuerde que hace unos días le llamé "adusto" en catalán y me quede tan fresca!
Desde "el desengaño" que compartí con ciertos "históricos", en mi juventud azarosa, un abrazo y ¡feliz verano a todos, si viejos "camaradas" más!
Un abrazo
Asun

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Ah! He vuelto para, con su permiso, dejarle un mensaje al simpático amigo Luxindex: en catalán se escribe efectivamente "eixut" que viene del verbo "eixugar" (secar) es decir la traducción literal es "seco", pero yo lo suavicé un pelín, respetando el sentido, claro...
O sea que "aixut" es incorrecto.
Buenas tardes y perdonen ustedes.
Asun

Al Neri dijo...

Felices vacaciones y muchas gracias, camarada Asun ;-). Un beso.

El aspirante a crápula dijo...

Sr. Neri, dado que tan puesto está sobre FE, escríbanos de Román Alonso Urdiales, uno de los pocos que honró esa camisa azul de la que tanto presume, junto con el delirante, pero a la vez fascinante Ernesto Giménez Caballero.

El último de Filipinas dijo...

De aquel SEPU vienen estos lodos: Carrefour, Alcampo, Corte Inglés, etc.
Hoy haría falta la División Azul en pleno para poder asaltar a todos y cada uno de ellos.

Brisa dijo...

Cómo están las cosas por aquellos lares!
Neri, Asunción y algún otro que se identifique: os hubiéras declarado públicamente "camaradas" allá por los 80?

Sociológicamente es interesantísimo lo que está ocurriendo. Justamente estoy leyendo un libro sobre la revalorización del nacionalismo y su relación con la cultura europea actual. Ojo, no digo que seáis nacionalistas, solo me llama la atención lo que habéis dicho.
Yo lo llamo "instinto de conservación social"

Saludos y bonitas vacaciones!

alco dijo...

Una entrada curiosa e interesante, fuí cliente de Sepu - Barcelona hasta el cierre. Estaba situado en la Rambla, al lado de plaza Cataluña, en el centro de la ciudad.
No conocía la historía del conflicto con Falange. Agustín Aznar, ¿Tiene algo que ver con el expresidente? José María Aznar formó parte, en su época universitaria, de un grupo de falange (o quizá de una escisión) un tanto antisistema de la época.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimada Brisa:
El problema como bien explica la entrada es el batiburrillo que organizó Franco con el Decreto de Unificación, que fue el golpe de gracia a lo que se ha dado en llamar "Falange Auténtica".
En el mismo saco se metió a carlistas, ultras de derechas tipo Fuerza Nueva y cualquier organización que usurpara los símbolos y se pusiera una camisa azul.
Todos bajo el epíteto de "fachas"
Pura ignorancia pero por ambas partes.
Neri, lo analizaría muchísimo mejor que yo.
¡Feliz fin de semana.
Asun

Al Neri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Al Neri dijo...

Aspirante a Crápula, la anécdota de Román y la abracadabrante trayectoria de Ernesto dan, efectivamente, para sendos posts. No estoy muy puesto, ni mucho menos, en la historia de FE, aunque es un tema que me interesa.

Último de Filipinas, ahora son otros tiempos, pero las grandes superficies nos hacen a todos (a sus trabajadores, al pequeño comercio y a los consumidores) cada vez un poco más esclavos.

Brisa, no vaya a pensarse ni por un momento que el microcosmos de este blog refleja las preocupaciones cotidianas de nuestros compatriotas.

Alco, hasta donde yo sé Agustín no es pariente del ex-presidente. José María (¡qué hermoso nombre, Josemaría!) militó un breve período de tiempo en el Frente de Estudiantes Sindicalistas, que surgió en 1963 de la mano de disidentes del franquismo formados en el recién extinguido Frente de Juventudes, y fue el germen de la posterior Falange Española Independiente. Reivindicaban la pureza de la doctrina joseantoniana y estaban enfrentados tanto a los falangistas "históricos" (los que se integraron en el franquismo) como a los falangistas "histéricos", los llamados hedillistas o "auténticos" (sic), que, en su obsesión por no parecerse en nada al franquismo (ni en lo malo ni en lo bueno), terminaron en la acera opuesta, es decir en la izquierda monda y lironda. Los del FES-FEI tenían, eso sí, un fuerte sesgo religioso e incidían constantemente (a diferencia de la Falange fundacional y original) en cuestiones de Fe, práctica religiosa y Magisterio de la Iglesia. A José María Aznar le hicieron firmar en los últimos años de Franco una conocida carta que se publicó en prensa en la que criticaba al Movimiento por no haber abordado la "revolución pendiente".

En los comentarios del post "Cara al sol", que aparece enlazado al final de esta entrada, puede usted ver algunas disquisiciones personales mías sobre historia falangista.

t dijo...

...Muy interesante este post Sr.Neri pero al margen de las connotaciones falangistas de ese establecimiento SEPU me ha llamado la antención como desde tiempos a .. cadenas de distribución como la que menciona, hacen hicapié en anunciarse en su mismo nombre una característica que confiere toda una estrategia de Márqueting :

¡precios únicos!

Por aquí hay una cadena de tiendas de prendas deportivas denominada "Unipreus" (precios únicos)...

Otro claro ejemplo son todos los denominados "low cost" ..

Buen Domingo y Felcidades a los Juanes, Juanitos y Juanas ...y a tí Junaita ...también :)

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aprendiz de brujo dijo...

Como diría Paco Umbral, es una paternidad confusa, barroca y golfa como tu, Lola.

Anónimo dijo...

¿Y Paco no lo escribiría por casualidad en la revista Cisne, del S.E.U o en el diario Proa de FEJONS de León?

El último de Filipinas dijo...

Supongo que hoy en día los únicos précios únicos se dan en los Todo a 100.