viernes, 28 de junio de 2013

¿CUÁNTO GANAS?

Parece ser que, en comparación con otros países, en España somos muy reacios a confesar nuestro sueldo.

En mi caso es así. Solo conocen la cifra de mi salario tres personas de mi círculo familiar más cercano, y la razón es que considero el nivel de ingresos uno de los datos más íntimos y personales, pues conocerlo puede facilitar mucha información sobre la actividad profesional de uno, su capacidad económica y el estilo de vida que podría o debería llevar. El principal motivo por el que no me gusta decir cuánto gano es por tratarse de un dato que en realidad no interesa nadie salvo por motivos de cotilleo insano puro y duro. Una vez conocida (o imaginada) la cantidad es muy raro que la gente se resista a hacer toda clase de interpretaciones relacionándola con la clase de vida que lleva el sujeto, incurriendo en críticas en todo caso, pues si la remuneración es alta y la persona no es suntuosa, será un rata, pero si los honorarios son modestos y el tipo en cuestión se pega unas buenas vacaciones, será un manirroto y un irresponsable. Nunca hay término medio.

Compruebo que mucha gente tiene la misma actitud que yo y que les da cosa hablar del dinero que ganan. Además estoy convencido de que un alto porcentaje de los que sí lo cuentan, normalmente sin que nadie les pregunte, mienten sin ningún pudor, creyéndose ellos mismos sus mentiras, ya que hablan en bruto o en neto según les conviene, prorratean la extra maliciosamente, se lanzan a audaces redondeos o se refieren a la mensualidad más alta de todo el año.

He observado también que no guarda relación el nivel de los emolumentos con la naturalidad para hablar de ellos. Es cierto que cierto perfil de trabajador con renta muy baja puede llegar a sentir complejo y a no a mencionar jamás su estipendio (o a mentir sobre él), y también que a determinados cretinos con salario elevado les encanta refrotárselo en los hocicos a sus amigos, pero a mí me da la impresión de que se trata más bien de una forma de ser o de una mentalidad, y que se pueden encontrar tanto ricos como pobres que detallen sin el menor rubor sus haberes.

También resultan muy curiosas las estratagemas que utilizan algunos para preguntar a sus conocidos cuánto ganan. Hay cotillas con muy distintos grados de sutileza, aunque la táctica más común es desgranar primero ellos su sueldo para comprometer a su interlocutor y obligarle moralmente a corresponder la confidencia, truco en el que solo pican los débiles mentales sin personalidad. A mí tanto confesar como preguntar, pero sobre todo lo segundo, me parece una indelicadeza grave que debe atajarse con la adecuada contundencia, aunque hay quien prefiere acogerse al viejo refrán castellano que reza: “Al que mucho pregunta, poco y al revés”.

En cuanto a los ingresos de los funcionarios, hay un lugar común, que incluso ellos utilizan, que es suponer que son públicos y que cualquier puede conocer lo que ganan consultando en el correspondiente boletín oficial. Se trata de una verdad a medias, ya que si bien cada año se publica una disposición detallando las retribuciones de todos los cuerpos y niveles del personal al servicio de las administraciones públicas, en la práctica solo los iniciados son capaces de interpretar esa información, dada la complejidad del sistema retributivo, basado en complementos, productividades, pluses, grados y otros mil conceptos imposibles de cuantificar con exactitud salvo que se conozcan todos los detalles del puesto de trabajo.

Para terminar, hago una pequeña autocrítica a esta resistencia de los españoles a hablar de sus ingresos. Es cierto que pueden hacerse lecturas positivas de esta manera de ser, pero en el fondo yo me pregunto si detrás de todo no estará latente un clasismo y un materialismo brutales, la idea subconsciente de que preguntar cuánto ganas es preguntar cuánto vales, y de ahí nuestro puritanismo a la hora de tratar estos temas.

9 comentarios:

PΩLITÍCOLA dijo...

en realidad, da un poco igual lo que ganes, porque lo que se critica con más saña es el modo de vida. Quizá no sea el tema principal del post, pero sí la razón subyacente, la envidia. Madariaga u Ortega, más sagaces y mejores escribientes, ya dejaron negro sobre blanco lo que opinaban de nuestros compatriotas. Y yo coincido con ellos.

tomae dijo...

¿Tiene Vacaciones Sr. Neri? ¿va a algún sitio? ¿nos lo cuenta?

Al Neri dijo...

Tomae, hasta mediados de agosto, nada. No sé aún dónde iré. Tengo varias opciones, entre ellas Turquía, aunque la cosa está un poco revuelta. Espero que usted y el resto de viperinos disfruten de su descanso veraniego.

nago dijo...

....uuuuuuuuuuyyyyyyyy... yo poco, muy poco! y a veces con retraso; no está pagao... :))

Tengo una suerte inmensa: siempre me ha importado un "pito" el dinero; más aún el ajeno.

¡¡¡Feliz verano a todos, chicos/as!!!*


(*) es la canción favorita de Tomae... que, por cierto... y tú, ¿dónde vas Tommy? :))

C. S. dijo...

Me recuerda su entrada a una vez que fuí a casa de una amiga cuya abuela tenía alzheimer. Me comenta: "Seguramente te preguntará: "¿cuánto gana tu padre?" Contéstale que 5.000 pts. y se quedará tan contenta" Y suiguió explicando: "Ya sabes que padres y abuelos suelen acribillar a los amigos que llevas a casa por primera vez con una batería de preguntas del tipo: ¿Dónde vives? ¿Qué hace tu padre? ¿cuántos hermanos tienes? ¿trabaja tu madre? Preguntas todas ellas que, veladamente pretenden dar respuesta a la misma pregunta de mi abuela. Ella, en la clarividencia de su enfermedad, las ha resumido en una, la diferencia está en que a ella la respuesta realmente le da igual"

asterisco dijo...

...Gracias Nago:)!! Aunque no diría que es mi favorita ... Esa canción me recuerda un poco a Sugar Plum Fairy (la que cantaba Lou Reed)

En cuanto vacaciones (con su permiso Sr Nerí) me encuentro inmerso en ellas, algo de tarraco algo de ferma , algo de montaña en los Pirineos ...y
alguna cosilla más en cualquier punto de nuestra península (aún tengo que negociarlo con el "chófer" !!!

PD. También tengo pendiente descubrir una isla en el Mediterráneo donde hay un complejo carcelario y mazmorras; un compañero de celda me descubrirá las maravillas de un tesoro y como escaparme tras él !!! ...igual me dan un titulo nobiliario y todo.

De pasta, mal como siempre, además tengo una complementaria pendiente a esos H.P

La lozana andaluza dijo...

Pues a mi no me importa decir lo que gano,mi madre siempre nos decía que quien quisiera hablar mal de ti,lo haría,hicieses lo que hicieses,y para que veais que no lo oculto ahí van mis ingresos mensuales.Gano después de quitarme to lo que me quitan,1.400 euros,mas 300 de un carguillo que tengo,mas 200 de un plus,total 1.900 euros,aparte como tengo un piso alquilado que me renta 1.000 euros al mes,pues ahí está lo que gano,yo nunca lo oculto,es lo que hay.

nago dijo...

El comentario de Carlos me ha recordado la cantidad de gente con unas aptitudes increíbles, imaginación, ganas de trabjar y tremendamente resolutivas que, son capaces de ganar ese poquito que les falta para vivir mejor, hasta donde no les alcanza el sueldo. Pero sobre todo, los que "saben" gastarlo y disfrutarlo después.

Yo voy a ver si me saco un plus como Lozana: me voy a ir de gogó a Pto. Marina los fines de semana... :))

Aprendiz dijo...

Yo también opino que es de mal gusto preguntar el sueldo, sobre todo cuando lo hacen delante de mas gente.