miércoles, 26 de junio de 2013

UNA CONCEJALA MUY ESPECIAL

Esta noticia sobre mi ciudad ha saltado a todos los medios nacionales. En las próximas semanas una joven con síndrome de Down, que figuraba con el número 18 en las listas del PP de las últimas elecciones, se convertirá en concejala del Ayuntamiento tras la renuncia del presunto chorizo Jesús García Galván. Será la primera persona discapacitada psíquica (reconocida) que ejerce un cargo de edil en una capital de provincia.

Este curioso suceso, del que aún nadie ha osado hacer valoraciones críticas, debería sorprender como mínimo a cualquiera que no sea un hipócrita. Me parece perfectamente legítimo que los vecinos de mi ciudad se pregunten si una mujer con semejante anomalía intelectual se encuentra realmente capacitada para ejercer un cargo público de esa naturaleza en un municipio de casi 350.000 habitantes, es decir si cabe esperar de ella no ya una adecuada preparación para el puesto y un conocimiento básico de los rudimentos de la política municipal, sino la suficiente madurez, independencia personal, equilibrio emocional, autocontrol, habilidad social, soltura y sagacidad para defender sus posturas, por ejemplo, en los debates del Pleno.

Por supuesto defiendo la integración social de los minusválidos, lo que incluye su normalización laboral en la medida que se garantice la compatibilidad de sus limitaciones con los requerimientos del puesto de trabajo. Y me refiero tanto a las discapacidades físicas como a las psíquicas, pues de igual modo que resulta obvio que un señor en silla de ruedas difícilmente podría ser albañil o una mujer sordomuda no podría prestar un servicio de atención telefónica, también debería serlo que un esquizofrénico no pueda trabajar de maestro de Primaria ni un retrasado mental de directivo de la NASA.

Reconozco sin embargo que las limitaciones intelectuales resultan mucho más subjetivas que las físicas, como lo demuestra el hecho de que subnormales notorios (aunque sin certificado de discapacidad del organismo competente) han desempeñado o desempeñan en la actualidad enjundiosas responsabilidades incluso en el ámbito de la política. De hecho yo me pregunto sinceramente si la nueva concejala de mi ciudad de verdad será menos competente para la gestión pública que Zapatero y Rajoy, por poner dos de los muchos ejemplos que se me ocurren.

El alcalde y la nueva concejala
Pero la miga del asunto está en que nuestro alcalde metió en las listas a esta persona únicamente por motivos cosméticos, como guiño políticamente correcto al reto de la integración de discapacitados, aunque resulta que hizo mal sus cálculos y la colocó demasiado arriba al no prever una victoria tan rotunda en las elecciones ni la futura dimisión de uno de los ediles. Una maniobra parecida, aunque por fortuna mejor calculada, fue la de incluir con el número 26 al hijo de un conocido patriarca y mediador gitano, si bien hemos de admitir que ni un calé habría mangado la pasta que (presuntamente) se ha llevado el munícipe recién procesado.

Lo que pasa es que la mujer que ahora accederá a este cargo público padece una discapacidad reconocida y certificada cuyos rasgos característicos todos conocemos, lo que a mí por lo menos me lleva a pensar si los vecinos de mi ciudad no tenemos derecho a un regidor más capacitado e inteligente, toda vez que, aunque no vaya a dirigir un área, el desempeño de una concejalía en una ciudad de este tamaño se supone que reviste ciertas complejidades que, en fin, no me parecen muy abordables por una persona con este trastorno genético.

Ella es auxiliar administrativo del Ayuntamiento (desconocemos si por oposición) y al saberse la noticia muchos medios de comunicación se han apresurado a subrayar que “cumple perfectamente con su trabajo y se encuentra muy integrada con el resto del personal”, algo que jamás habrían dicho si la nueva concejala no fuera down. Del mismo modo preveo que, atenazada por la dictadura de la corrección política, ni la propia oposición, siempre furibunda contra el alcalde y su equipo, se atreverá a criticar la tarea de gobierno que pueda llevar a cabo esta mujer, aunque estén en total desacuerdo con sus decisiones (en caso de que las tome ella misma) o aunque merezca ser criticada, pues preferirán no parecer nazis.

A quienes defienden con entusiasmo su acceso a la política municipal argumentando razones de oportunidad, de imagen o incluso asegurando que es capaz para el puesto, yo les preguntaría si también considerarían oportuno o posible que un down llegara, por ejemplo, a la presidencia del Gobierno, y si piensan que lo merecería objetivamente en comparación con otros posibles candidatos. Me gustaría saber hasta qué límite puede llegarse encomendado responsabilidades políticas a discapacitados intelectuales para dar ejemplo de integración social. ¿Por qué con una concejalía de mi ciudad muchos lo ven bien pero quizá no se entendiera con la titularidad de un Ministerio? ¿Quién decide hasta dónde son tolerables estas operaciones propagandísticas?

22 comentarios:

Aprendiz de brujo dijo...

ESTOY CIEN POR CIEN DE ACUERDO CONTIGO.
SI ESTO ME VUELVE PASAR EN UN PLAZO DE TRES MESES, ME HARÉ UN CHEQUEO MÉDICO COMPLETO.ALGO FALLA.

La lozana andaluza dijo...

Pues tienes suerte de que tu alcalde no metiera en su lista a un andaluz,pues nosotros aunque intelectualmente disminuidos,somos vagos,y además el que no roba es que es manco,nada nada no te quejes,que mejor la del síndrome que uno de nosotros.Así que ale que ya veo que por ahí hasta las del síndrome llegan lejos,aquí lo mas que llegamos es a recoger aceitunas.Que mal repartío está el mundo,cada vez me dan mas ganas de ir a vivir a Valladolid,ahí hasta llegaría a ser grande de España.vamos que lo mismo me voy.

El último de Filipinas dijo...

No te preocupes, al parecer todo queda en manos de los asesores. Con que sepa firmar basta.

alco dijo...

¿De verdad cree que se notará algo la suplencia del mangui (presunto) por esta Sra? Va a votar lo que mande el alcalde (como supongo que hacen el resto de concejales del partido de gobierno), con la ventaja que seguramente no va a robar nada, espero que por honradez y no por incapacidad. Me parece un cambio que no disminuye la dignidad del consistorio, sino que la enaltece. ¿Y el resto de tareas que se supone que hace un concejal? No nos engañemos, los ayuntamientos (si algo positivo hacen) es por los funcionarios y gestores profesionales que hay en su estructura. No todos, pero si los suficientes para que el Titanic aún no se haya sumergido.

alco dijo...

Lozana andaluza, lo mejor de España está en Andalucía y es Sevilla, digan lo que digan estos Sres de Valladolid. Felipe II metió la pata al declarar Madrid capital del imperio, las mejores candidatas eran Sevilla o Lisboa.
Y lo de vagos, nada de nada. Conozco muchos catalanes-andaluces y lo puedo asegurar. Otra cosa es que en Andalucía no haya oportunidades.

anonimo dijo...

Lozana me gustas hasta sin ser grande de España.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Brisa dijo...

Me he quedado helada con la noticia.
Me lleva a pensar: la demagogia no tiene límites!!! Una cosa es la integración de los discapacitados (con lo que todos estamos de acuerdo) y otra es que se los equipare cien por cien a quienes no lo son, e incluso se les otorguen las mismas responsabilidades.

Una persona con síndrome de down no deja de tener una discapacidad psíquica que, a mi modo de ver, le impide ejercer ciertas profesiones, entre ellas un cargo de peso en la administración de una ciudad.
Es que no sobran en su país jóvenes bien preparados que puedan ejercer ese puesto (sin tener que depender de los asesores para todo)? Qué les queda por esperar a quienes hayan estudiado, tengan experiencia laboral, un CV importante si para los puestos administrativos de este tipo no existe la más mínima coherencia? Les queda el paro o emigrar a Alemania. Es una pena.

Y la imagen frente al mundo? Qué seriedad despierta un país cuyos consejales tienen discapacidades psíquicas importantes? Cuál es el límite?

No tengo nada en contra de los discapacitados, pero "todo en su justa medida y armoniosamente".

Saludos

Aprendiz de brujo dijo...

No estamos de acuerdo Lux. La concejalía de esta señora es fruto de el márquetin y la propaganda de los políticos. A la discapacitada le deseo lo mejor, La culpa no es suya, evidentemente.
Una persona con Sindrome de Down no puede desempeñar tarea política alguna. No tiene capacidad intelectual para ello. Y no tiene la disposición emocional adecuada para encajar una crítica a su gestión.
En este caso estoy de acuerdo con Neri: a ver quien es el guapo de la oposición que pide la dimisión de la señora si la gestión es desastrosa. Como reaccionárá ella en caso de que se desaten las hostilidades.
Todo esto con independencia de que obviamente no tiene la preparación adecuada, ni la capacidad de adquirirla en poco tiempo, para desempeñar el puesto.
Si el consuelo que tenemos es que va a robar menos que su antecesor..., pues estamos bien jodidos. Lo ideal es que el caco vaya a la cárcel y el capaz honrado a la administración.

Aprendiz de brujo dijo...

Por cierto, no me pega nada que la incursión en la lista de esta dama, -en una posición que pensaban que no podrían elegir-, haya sido cosa de este alcalde, que es bastante "facha" y poco políticamente correcto.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aprendiz de brujo dijo...

Muy hermoso el diálogo, las reapuestas de entrevista y todo. La minusvalía en una persona, nos enternece a todos. Pero sigo sin verlo, de veras. Vamos, verlo lo veo. Pero no lo veo deseable.
Las personas discapacitadas han de tener su sitio en la sociedad. Pero una concejalía de medio pelo, a la que accede por casualidad, tras una decisión que algún oportunista con pocos escrúpulos morales, -que pensaba en réditos electorales gratuitos-, ha tomado por ella, no es el adecuado.
La chica seguro que es estupenda, pero su trabajo no es el adecuado.

Bueno Lux,SIN QUE EXISTA COMPARACIÓN ALGUNA POSIBLE, otro día debatimos sobre el número 28, que era gitano.Luego los del PP, hablan de progres y demás...
El Gipsy reparte chuches en vez de jamones. Las comisiones más baratas.Y eso si. jargonetas oficiales, en vez de coches.

Hay que ve, que carcundo es uno pa cigún que cosas.



Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
C. S. dijo...

A lo mejor no estaría mal poner una concejalía de decencia y humanidad en cada ayuntamiento. ¡A lo mejor Ángela sería pionera en algo que debería ser imprescindible!

PΩLITÍCOLA dijo...

creo que todo el que accede a un puesto desde el que se gestionan millones de euros de los impuestos de todos ha de estar suficientemente formado y capacitado. No soy psiquiatra, pero hasta hoy pensaba que una persona con el Síndrome de Down, era, en la mayoría de los casos, dependiente. Siempre hay excepciones naturalmente. Espero que éste caso represente una de esas excepciones y no sea otra mamarrachada del alcalde en Valladolid (el de los Morritos)

PΩLITÍCOLA dijo...

por cierto, PΩLITÍCOLA es el nuevo nick de Zorro de Segovia, pero podéis llamarme Carlos, que es mi nombre de pila. Aquí me siento como en casa.

Al Neri dijo...

Vaya por delante que Luxindex lleva razón en que hay muy diferentes grados de incapacidad entre las personas con síndrome de Down. Pero yo entiendo que ni los grados más leves son compatibles con un cargo de estas características.

Como dato curioso, decir que según la ley española, no pueden ejercer el derecho de sufragio activo (votar) ni pasivo (presentarse) las personas que hayan sido declaradas incapaces por sentencia judicial firme. Pues bien, un elevado porcentaje de downs han sido incapacitados por sentencia a instancia de sus padres. Entre ellos evidentemente no se encuentra la nueva concejala de Valladolid.

Alco, yo entiendo que meter de edil a una joven down no enaltece en absoluto la dignidad del consistorio. De hecho es un tema que no tiene nada que ver con esta dignidad. Además, si el alcalde al hacer las listas pensaba que la enaltecía, lo suyo es que hubiera puesto a esta chica en el número 10, para que saliera seguro, en vez de hacer el paripé de colocarla, como mero adorno, en donde estaba seguro de que no había peligro. Lo que pasa es que le ha salido mal la jugada, y ahora evidentemente no puede decir que salta al siguiente porque la que toca es down, no puede hacer lo de Franco que se saltó el orden sucesorio de la monarquía para que no reinase un subnormal ( y luego, mira…). Meter a esta persona en las listas solo ha sido un acto de maquillaje, corrección política e hipocresía.

En cuanto a lo que dicen usted y el Último de Filipinas sobre las verdaderas tareas de un concejal, yo estoy de acuerdo en que probablemente muchos hagan poco más que dormitar en los Plenos, firmar a ciegas y delegar los asuntos en los técnicos municipales, pero todo esto (que me parece fatal) no quita para al menos se guarde el mínimo decoro de que los integrantes de una lista a las elecciones de una ciudad tan grande del partido que sin duda va a ganar sean escogidos con algún criterio de mérito, pues como muy acertadamente señala nuestra amiga argentina, Brisa: ¿es que no sobran en la ciudad jóvenes bien preparados que puedan ejercer ese puesto?

Pero, vamos, la pregunta clave es: ¿Esta chica habría llegado a concejal de una ciudad de 350.000 habitantes sin padecer el síndrome de Down? Mi rotunda respuesta es NO, o muy difícilmente. Y eso es lo que me parece una injusticia flagrante, un insulto a la inteligencia de mis vecinos y una forma muy particular de interpretar el derecho a la integración de las personas con discapacidad.

No estoy nada de acuerdo con los comentarios de Luxindex y C.S dando a entender que esta chica va a aportar o puede aportar a la política decencia, humanidad, honradez, responsabilidad y sinceridad. Son ustedes injustos y paternalistas. ¿Por qué tiene que ser así un down? Ya lo ha insinuado el Brujo: Como cualquier otra persona, estos discapacitados pueden ser, a pesar de su lógica falta de picardía, más o menos bienintencionados, maliciosos, egoístas, veraces y honrados. ¿Por qué dar por sentado que una down es arcangélica y rebosa valores humanos y una persona sin esta deficiencia podría ser ladrona o mendaz? Absurdo y, ya digo, algodonosamente paternalista. De ningún candidato nadie se dedica a decir que qué buena persona, qué majo, qué responsable en su trabajo, qué autenticidad, etc… Si ustedes lo dicen de ella es porque la están tratando como a una tonta.

Carlos, muchas gracias, amigo. Como casi siempre su comentario me parece muy ponderado. Es manifiesto que los downs son dependientes en mayor o menos medida, pero con un tipo de dependencia muy particular e incompatibles con el ejercicio de determinadas responsabilidades. Lo que usted, Brujo y Brisa dicen es de cajón, pero sin embargo, y a pesar de que he buscado bien, no he visto todavía ni un solo comentario crítico en los medios ni en Internet sobre el acceso de esta mujer a la concejalía. ¡Qué asco de sociedad! Me gustaba más lo de Zorro de Segovia :-)

La lozana andaluza dijo...

Alco,hay que ver el ojo que tienes para calificarme diciendo que soy un tio,espero que no te den nunca un trabajo de caligrafo,porque vamos te ponen a leer un texto del papa,y dices que es el lute,a mi no me extrañaría,pero vamos que puedes pensar lo que quieras,pero soy una mujer.
De Sevilla si que es una ciudad preciosa,y yo aunque soy malagueña,me encanta perderme por la calles sevillanas,tambien por las de Granada y Córdoba,la verdad es que Málaga mi ciudad no tiene mucho de bonita,es mas bien ciudad costera,algo cosmopolita,pero bueno es lo que tenemos.Andalucía es en general preciosa,pero con mala fama,que le vamos a hacer.

alco dijo...

Lozana, yo no te he calificado de tío, eso es cosa de Luxindex. Me equivoco muchas veces, pero este error no me corresponde.
Neri, creía que el tono irónico de mi breve comentario era evidente. Obviamente, esta Sra no hubiera llegado a concejal sin ser down, ni me parece bien que ocupe una plaza de alta responsabilidad cuando hay mucha gente (joven y no tan joven) sobradadamente preparados y muy probablemente honrados. Pero no cubren ningún flanco de lo políticamente correcto, por desgracia.
De hecho, su plaza de auxiliar administrativo es muy probable que lo ganara por oposición, dentro de la reserva que, por ley, tienen los discapacitados físicos, psíquicos o sensoriales.

La lozana andaluza. dijo...

Perdona Alco,me había equivocado,bueno pues se lo digo a luxinder.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.