miércoles, 20 de octubre de 2010

APRENDIENDO DE LA MERKEL (por Teutates)

Angela Merkel hace unos días dijo que “El intento de crear una sociedad multicultural ha fracasado”. Se refiere la Canciller alemana a que integrar una cultura externa dentro de la interna, sin obstáculos ni cortapisas, ha sido un desastre y que, por ello, la seguridad de los ciudadanos y la calidad de vida de estos se ha visto mermada, gracias, sobre todo, a que ese intento de respetar otras culturas, principalmente la musulmana, lo único que ha creado son sociedades paralelas.

La conclusión a la que han llegado nuestros amigos teutones después de 60 años de acogida de trabajadores extranjeros, es que para que funcione un país los visitantes tienen que adaptarse, al menos en cierto grado, a la cultura receptora. Qué menos que aprender el idioma de origen, y renunciar a aquellas costumbres que no cuadran con la sociedad de acogida.

En España, en los foros políticos esto quizá esté muy mal visto, y quizá el “buenismo” imperante tache estas medidas de xenófobas y racistas, pero la opinión pública española, no creo que diste mucho de estas nuevas teorías alemanas. Hay mucho que aprender sobre estos temas y deberíamos echar un vistazo a lo que está sucediendo en Francia y Alemania con la inmigración, países que han sido receptores de mano de obra extranjera desde mucho tiempo antes que nosotros, y de ellos debemos aprender que vamos por un camino equivocado.

Pero también podemos hacer un acto de reflexión hacia dentro de nuestras fronteras y darnos cuenta de lo absurdo que empieza a resultar nuestro idolatrado sistema de las autonomías. ¿Cómo podemos nosotros exigir a los extranjeros la obligación de hablar el español si no somos capaces de que todas nuestras instituciones hablen el mismo idioma? ¿Qué país y que cultura les podemos enseñar si aquí cada uno solo reconoce la de su terruño?

La inmigración es un problema para nuestra sociedad, ya que modifica, la mayor parte de las veces de forma negativa, nuestros valores y nuestra cultura, pero esto lo agrava el hecho de la disparidad territorial que existe, de forma forzada, actualmente en España.


Para los inmigrantes debe de ser jauja, pensarán que donde caben 17 culturas entran 18, y quizá alguno esté pensando reclamar su propia Comunidad Autónoma Islámica, por ejemplo en los Monegros, o en el desierto de Almería, que, como ecosistemas desérticos que son, les son familiares y se asemejan a sus lugares de procedencia.

No quiero dar más la tabarra con este tema y deseo dejar a la concurrencia de este blog su opinión, pero propongo unos puntos básicos para que se debatan.

1- Eliminar el Estado de las autonomías.

2- Impulsar la unidad cultural Española, imponiendo el uso obligatorio del castellano en todas las administraciones públicas de la nación. (fomentando de forma secundaria el conocimiento del idioma propio del terruño).

3- Imponer el conocimiento del castellano a todos los extranjeros que deseen trabajar en España. Y ser esto condición indispensable para la residencia continuada.

4- Posibilidad de empadronarse en cualquier municipio de nuestro territorio, solo si se tienen los papeles en regla, es decir únicamente si se poseen permiso de trabajo y/o de residencia.

5- Acceso a subvenciones y ayudas públicas a inmigrantes solo en el caso de haber residido en España al menos durante un año completo inmediatamente anterior habiendo cotizado a la seguridad social.

6- Prohibición de vestir en público atuendos considerados en nuestra cultura denigrantes para la mujer, así como todo tipo de prácticas que atenten contra los derechos tanto de las mujeres como de los niños de forma radical y efectiva.

7- Prohibición de todo tipo de subvenciones que favorezcan a la integración de minorías. (Lo único que consiguen estas subvenciones es precisamente lo contrario).

8- Permisos de construcción de mezquitas solo con financiación privada.

9- Persecución policial de actividades económicas desarrolladas por inmigrantes de forma ilegal.

Más sobre inmigración en La Pluma viperina:

9 comentarios:

sefo dijo...

No se debe tener una postura cerrada como esta con personas de otros lugares y de otras culturas. No es que sea racista o xenofobo, sino que es poco solidario y poco realista, es no darse cuenta de los flujos humanos que se mueven todos los días, de que hay que superar la idea de país con una sola cultura oficial y responder a las nuevas realidades que se estan produciendo siempre que todos seamos respetuosos con todos y no se cometan delitos ni fraudes y se respete las costumbres de los demas.

El último de Filipinas dijo...

Sería más cómodo admitir sólamente inmigrantes que por su cultura no van a tener necesidad de aprender el idioma y a los que van a servir los templos de los que ya disponemos.

Al Neri dijo...

Gracias, Teutates, por su interesante colaboración.

Levábamos tiempo pensando en abordar el tema de la inmigración desde una perspectiva general, pero al ser una cuestión delicada en la que, en mí por lo menos, se mezclan diversos sentimientos, a veces contradictorios, siempre da mucho miedo o pereza escribir al respecto. Usted ha planteado interrogantes inquietantes e importantes.

Me parece peligroso tomar como modelo las políticas migratorias de países con características y evolución muy diferentes a las nuestras, como son los casos de Alemania y Francia. Además no puede olvidarse que a lo largo de los siglos España ha sido un país de emigrantes y si bien en Centroeuropa han sido estrictos con nosotros y no nos dejaban pisar por allí sin un contrato de trabajo previo, otros muchos países, empezando por los hispanoamericanos y siguiendo por otros como Argelia (donde han emigrado muchos miles de españoles) han sido muy acogedores y flexibles.

En mi opinión la política migratoria española debe basarse en tres pilares fundamentales: la solidaridad con los humildes, el derecho de toda persona a intentar buscar lo mejor para su futuro y el de los suyos, y la obligación de los que emigran de respetar las costumbres, valores y normas de convivencia de la nación de acogida y la de los “anfitriones” de aceptar las peculiaridades de los inmigrantes siempre que sean respetuosas con las internas.

Estos pilares sin embargo no deben obviar razones elementales de equilibrio poblacional ni suponer tolerancia alguna con el tráfico ilegal de trabajadores extranjeros (precisamente para proteger a estos de los abusos empresariales) ni con sus actividades delictivas.

Por último, soy partidario de otorgar un tratamiento absolutamente preferente y privilegiado a los ciudadanos de países con vinculación histórica con el Imperio Español (hispanoamericanos, filipinos, guineanos, etc).

Al Neri dijo...

Y ya que ha lanzado usted algunos puntos concretos para el debate, voy a comentarlos brevemente, siguiendo la misma numeración:

1-Totalmente de acuerdo. Es deseable suprimir las CCAA, sin que ello implique un modelo totalmente centralizado.

2-Estoy en contra de la “unidad cultural” española. España es pluricultural y ahí reside su riqueza. Me parece perfecto fomentar las lenguas regionales, siempre que la española sea oficial y se respete el derecho de todos los españoles a hablarla y a recibir enseñanza en ella.

3-No me parece bien. El aprendizaje de la legua española, así como la interiorización de las costumbres de nuestro país, no debe imponerse. Simplemente, los extranjeros deben saber que si no aprenden español y no asumen el “allá donde fueres haz lo que vieres” tendrán barreras lógicas para trabajar e integrarse. Ellos sabrán lo que les conviene.

4-De acuerdo. Eso sí, aunque lo ideal es que los extranjeros vinieran con contratos de trabajo ya firmados fruto de convenios a tres bandas España-país de origen-empresas, no veo mal que a un inmigrante “ilegal” se le pueda “convalidar” su situación si una vez aquí consigue un contrato estable.

5-En realidad cada día estoy más en contra de las subvenciones aunque sean a españoles. En vez de tanto parche y tanta propina humillante en forma de subvenciones, el Estado tiene que garantizar las condiciones para que la gente pueda trabajar y comprar viviendas dignas y asequibles (domesticando a los empresarios, sometiendo a la banca y municipalizando los solares urbanizables para evitar la especulación).

6-No lo tengo claro. Cuando se prohíba a las chicas españolas vestirse como putas y enseñar el tanga en público, tendremos derecho a decir a los inmigrantes como deben vestirse. Lo de los burkas y esos extremos, le doy la razón. En cuanto al pañuelo islámico, creo que debe dársele idéntico tratamiento que a una gorra de béisbol o una boina, es decir prohibirla dentro de un aula y en ciertos sitios donde no procede.

7-Como creo en un estado confesional y además pienso que el Islam es una religión nociva para la sociedad, no permitiría construir mezquitas ni hacer proselitismo alguno de este credo. El que quiera practicar el Islam, que lo haga en su casa Sin embargo, partiendo del actual marco constitucional, considero acertada su propuesta.

8-Vale, pero que también se persigan las actividades económicas ilegales de españoles. Si un chino trabaja al día más horas de las estipuladas, que se empure al empresario y se cierre el chiringuito, pero que se haga exactamente lo mismo con cualquier español dueño de un bar.

Anónimo dijo...

Ultimo de Filipinas, no creo que se trate de una cuestión de comodidad.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Por partes;
1.- no entiendo la relevancia... pero tampoco entiendo las autonomias asi que... (para mi es un gasto superfluo)
2.- Primero habria que entender todo lo que es parte de nuestra cultura y no nos ponemos de acuerdo ni para el siglo XXII pero totalmente de acuerdo con que todo el que viva en este pais aprenda el español.
3.-De acuerdo
4.-Subenciones totalmente en contra. Si para obtener un permiso de residencia se requiere entre otros acreditar medios ecónomicos a cuento de qué se debe subencionar nada a un extranjero.Al año renovación de tarjeta, no cumple requisitos se deniega y procedimiento legal( estamos hablando de extanjeros que yo sepa...)Exactamente el mismo trato que a un español para subenciones si se cumplen los requisitos.
6.- Que sea perseguida cualquier desigualdad de género o símbolo de la misma provenga de quien provenga. Y la aplicación de la ley penal, rapidez en los procedimientos condenas y expulsiones de España.
7.- Las minorias no se integran con dinero, en mi opinión, se convive respeto educacion y sentido de pluralidad...
8.- Misma legislación para todos.
9.- Faltaría mas!

Dulcinea dijo...

A mi la verdad los inmigrantes me dan mucha pena. Suele ser gente muy pobre que viene de sitios horribles buscando una oportunidad aunque luego también hay un porcentaje de gentuza que viene a robar y a aprovecharse de las migajas del estado del bienestar sin dar un palo al agua. Yo tampoco creo que Alemania sea un modelo, pues ellos son muy racistas y en el fondo lo que quieren evitar es mezclarse las razas.
Pero es cierto que no puede consentirse que vengan sin trabajo a ejercer la mendicidad, a robar y a rondar por ahí sin hacer nada, a esos si de verdad no hacen nada tendría que haber mecanismos para expulsarles rapidamente como ha dicho Mujer prevenida vale por dos, pero si antes se les puede buscar trabajo a algunos y ayudarles me parece bien.
Los pobres sean de la nacionalidad que sean deberian ser nuestra primera opción ante todo pues otra cosa no me parece de buenos católicos. En España creemos que estamos muy mal pero estamos nadando en la abundancia en comparación con los paises de esta pobre gente y creo que todavia nos queda algo para compartir aunque claro somos egoistas y no nos da la gana.

Isel dijo...

1- Autonomías reducidas, sin necesidad de un estado unitario, se puede descentralizar la administración del estado, con cabeza, que tampoco tiene que hacerse todo desde Madrid. Y más si aprovechamos las nuevas tecnologías.
2- A ver, el castellano o español, en toda España, si además quieren darlo en otras lenguas, pues también, una cosa no quita la otra. Tenemos cosas comunes pero también particularidades.

3- Obviamente para obtener la nacionalidad o permisos que conozcan básicamente la lengua común del lugar de residencia, para lo básico, después el día a día irá enseñándoles más. Entre ellos, como si quieren hablar en fidjiano.

4- Obviamente. Si no estás legal y te pillan pues adios, mientras tendrán derecho a los servicios sociales claro, que son personas. peor eso de empadronarse siendo ilegales me parece un contrasentido.

5- Más nos valdría que las cosas tuvieran un precio razonable y las personas con un trabajo digno y estable, subvenciones, las justas y necesarias como a cualquiera. Que las subvenciones sirvan para ayudar, no para que la situación de injusticia se mantenga a largo plazo.

6- Todo lo que suponga una regresión en los derechos de las personas que lleven esas ropas, prohibido.

7- Subvenciones, pues lo de antes. Además que parecen maneras de conseguir votos.

8- Claro, quien quiera construir algo que se lo pague. Vale para todos.

9- Claro para cualquiera, españoles, ugandeses o de donde seas, lógicamente.

También pienso como Al Neri, que deberíamos tener especial consideración con países con quienes tenemos lazos históricos.

sandra dijo...

Me parece una riqueza aprender del resto de culturas... Es bueno y sano expandirse, pero siempre sobre la base de no permitir que nuestras raices desaparezcan.

Creo que la palabra clave es respeto... respeto de los que van a un país procurando adaptarse a ese país.... y respeto del que acoje para no despreciar lo que no conoce simplemente porque está en una situación de inferioridad...

Y es que creo que el fallo de la adaptación muchas veces más que a la diferencia cultural, se da por la diferencia económica.... aquí decir que tu vecino es rumano, ya se piensa otro que ha venido a buscarse la vida... y de primeras, se le rechaza... sin embargo si el inmigrante es americano, queremos que nos cuente de yankiland...

Hace unos años fui a Francia. Fui a comprar varias cosas con cierta prisa. Cuando me cobraron (yo aún no había dado el dinero), vi un modelo distinto al que había comprado y pedí que me anulasen la compra y me cobrasen nuevamente, aunque era menos dinero. Me dijeron que sin problema. En ese momento se les estropeó el ordenador... esperé, pero como yo tenía una prisa loca... les dije que me cobrasen sin ordenador... su respuesta fue un muy poco fino que me esperase... les dije que no quería la cosa... pues que no me podían anular la compra... pero que si antes podían por qué ahora no... pues porque no... esperé y ya fuera de mis casillas porque se me hacía tarde, me giré para irme... aunque no hablo francés entendí perfectamente lo que dijo sobre los españoles... recuerdo que me giré y le miré y se sonrió pensando que yo no había entendido nada... me dió tal ataque de mal genio (porque había visto por la mañana en otra tienda ese mismo trato despectivo a un español), que en mí pésimo (pero entendible)inglés la puse a escurrir... Reconozco que no hice bien, debí callar, pero es que me pareció que el orgullo patrio merecía ser defendido...