miércoles, 13 de octubre de 2010

LA TEORÍA DEL SEXTO INTENTO

Como las mujeres suelen decir exactamente lo contrario a lo que piensan, o expresan lo que ellas creen que deben exteriorizar, aunque en el fondo piensen otra cosa de la que dan por sentado que los demás deberían darse cuenta sin necesidad de decirla, y no sigo porque me estoy haciendo la picha un lío, pues bien, como ellas son así de singulares, siempre vienen de perlas los consejos de un amigo mío muy conocedor de las féminas y de su mundo esotérico de luz y de color.

Este amigo, que, todo hay que decirlo, es un poco golfo, me contó hace años que en su etapa más bisoña en el tema de los escarceos amorosos
tenía serias dificultades para enterarse bien de si una moza quería o no quería que la metiera mano.

Imagínate –me dijo- la clásica despedida en el portal de una chica a la que has conocido hace poco (lo que se llama popularmente “hacer portalillo”). Entre besos y carantoñas, entre achuchones y abrazos más o menos intensos dependiendo de las confianzas que te haya dado, llegará un momento inevitable en el que, haciéndote el tonto, como quien obra por casualidad o sin darse cuenta, irás subiendo o bajando una mano hasta posarla cual abeja traviesa en la flor más redonda y llamativa del jardín.

Es entonces cuando la chica chasquea la lengua, te sujeta la muñeca y, zas, espanta bruscamente al insecto del pastel.

Ningún hombre audaz debería amedrentarse ni rendirse ante este gesto, pues es bien sabido que todas las chicas tienen que hacerse las decentes y no ceder a la primera por aquello de qué dirá este tío si le dejo amasar el bizcocho desde el primer día. Ya se sabe. Lo malo es cuando la muchacha persiste en su protesta tras el intento número dos. ¿Qué hacer ante un revés semejante? ¿Cómo interpretar la voluntad de la mujer deseada? A ver si en serio no quiere que la auscultes y tú ahí comportándote como un gocho insensible.

En estos casos el único remedio –sentencia mi amigo- es poner en práctica la infalible Teoría del Sexto Intento. Espaciando cada nueva tentativa de magreo unos dos o tres minutos y sin dejar de arrullar a la paloma, deberemos volver a las andadas hasta un total de seis veces, sin acobardarnos ante palmetazos o advertencias bordes del estilo a “¿no crees que te estás pasando?”, o “no seas cerdo, tío” o “vas tú muy rápido, ¿no?". ¡Paparruchas!
Estas poses tan falsas son lo que los romanos llamaban “vis grata puellae”, que en traducción libre vendría a ser como “el forcejeo que a ellas les mola”.

Pero si después de seis intentos justos –¡nunca antes!- , la nena continúa encabronándose y apartándote la mano, eso va a ser que pertenece a la especie en extinción de las decentes de verdad, así que es muy desaconsejable seguir erre que erre, al menos hasta la próxima cita, después de llevarla a un restaurante de los caros y de dejar entrever la seriedad de tus intenciones.

16 comentarios:

perroviejo dijo...

Lo que me he reido!!!!!

¿6 intentos? Al segundo va con un guantazo en toda la boca.

Aprendiz dijo...

Opino igual que Marian...

La que aguante hasta el sexto intento, o tiene mucha paciencia, o no tiene intención seria de hacerle parar.

Al Neri dijo...

No se hagan las durillas...

langor dijo...

Buenas tardes:

Como decia Ninon de Lencos, "en el amor como en la guerra, plaza que parlamente ya esta medio rendida"

Un saludo

perroviejo dijo...

¿Las durillas?
Sr.Neri las chicas que usted describe en el post o son tontas del culo o les gusta hacerse rogar demasiado.
Un intento vale...segundo intento bofetón y calentito para casa, no de la manera que él quería, pero calentito.

Álex dijo...

He echado un vistazo rápido en la sección "televisión" para ver si en algún post se había hablado alguna vez del programa "La Noria" y me ha parecido que no. Les cuento brevemente que es un programa al que pongo entre lo peor de la tele por la sibilina mezcla entre lo frívolo y lo serio, dando una apariencia de objetividad y rigor a algo totalmente parcial y manipulado. Pues bien, sin llegar a tanto, en muchos post de La pluma viperina veo algo parecido: un ingenioso humor, un trazo desenfadado, para envolver toda una doctrina...

sefo dijo...

Me parece una chorrada. Si una chica quiere rollo, quiere rollo y si no lo deja bien claro antes incluso del primer intento, que algunos parece que viven en la edad de piedra. Ademas ponerse a meter mano en un portal me parece muy poco romántico y de mal gusto.

perroviejo dijo...

No viene al caso pero ....
¿Dónde se ha metido AdB? Se le echa de menos.

Isel dijo...

Esto ya en las nuevas generaciones no pasa... Nosotros que nos hemos criado en una ciudad dura en temas de mujeres como Valladolid, siempre nos hemos comido el tarro con estas soplapolleces, que las pucelanas de nuestra generación son como son.

Si quieres quieres y si no pues nada, pero acabar de conocer a una y ya ir "al bizcocho" quizá sea demasiado pronto, todo depende del grado de alcohol que corra por las venas.Peor normalmente hay que esperar algo... pero vamos si no quiere pues nada.

Pero su amigo es un cachondo, ¿Seis? y ¿por qué no cinco?
me suena a que acababa de ver el sexto sentido y que veía mucho fantasma.

Soldado Vikingo dijo...

Yo creo que con la primera adevertencia bastaría, pero bueno, jejeje...

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Hace falta aguante, intentarlo seis veces.

En estas cosas, me siento más identificado con Michel Ney, mariscal de Francia, el valiente entre los valientes, que, sin embargo, no era capaz de acometer varias veces a la misma mujer.

sandra dijo...

Jajajaja... genial Sr. Neri.

Creo que grosso modo hay tres tipos de chicas:

- las que no dan tiempo a que el muchacho intente nada... porque mientras él piensa, ella ya ha actuado.

- las que esperan un primer contacto... porque ellas quieren y no quieren.

- las que, tras el primer intento de contacto, para al muchacho y le recuerda que "como vuelvas a sobeterarme te arranco la cabeza de una leche".

Asi que lo del sexto intento, no le veo más fundamento que o que jartar a la muchacha y se deje o jartar a la muchacha y te mande a tomar viento poco/muy finamente.

José Antonio del Pozo dijo...

Hábil manejo de la ironía. Me alegro de haber encontrado este blog. Les dejo, con permiso, noticia del mío, por si a alguien le apetece darle un vistazo. Hoy hablo del indiscutible héroe de estos tiempos tan mugrientos.
http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com/
Saludos y gracias

Aprendiz de brujo dijo...

Gracias perroviejo, muchas gracias. Siempre se agradece que a uno le echen en falta.

LANGOR dijo...

Señor Subdirector, por lo que yo se usted si que acomete mucho, no como Ney... Tal vez deba cambiar el ariete

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Creo que despues del sexto intento,la muchacha en cuestion no querra saber nada mas del gañan.