lunes, 11 de octubre de 2010

BURGER SOCIOLOGY


No sé si he contado alguna vez que soy un gran aficionado a la comida basura, a lo que el Subdirector del Banco Arús llama despectivamente “comida democrática”. Hamburguesas, comida china, perritos y kebabs son para mí auténticas tentaciones en las que caigo con más frecuencia de la que debería. Únicamente, por motivos que un día explicaré, me abstengo de comer pizzas.

Esta noche iré a cenar al restaurante de Foster´s Hollywood de mi ciudad, que me encanta. Pero no por gustarme el Foster´s hago ascos para nada al Burger King y al McDonald´s, a los que acudo de vez en cuando, sobre todo al primero. Cada uno tiene su aquel, aunque evidentemente el Mc y el “Burriquín” ofrecen una calidad inferior.

Aunque algunos me lo rebatirán, he comprobado que no existe casi diferencia entre los precios de estas tres cadenas americanas. Sobre todo comparando Foster´s y “Burriquín” he llegado a la conclusión de que comer en ambos te sale igual. Si te pides la Whopper doble con patatas y refresco (aunque sea gigante) vas a pagar prácticamente lo mismo que si te comes cualquier hamburguesa del mismo tamaño en la franquicia hollywoodiense, solo que en este caso las patatas están incluidas. Quizá pueda salir un euro más caro, pero teniendo en cuenta que la carne es objetivamente mucho mejor, que puedes rellenar el vaso de bebida todas las veces que quieras, que el local es muchísimo más elegante y bonito, que te sirven en la mesa y que no tienes que andar guardando colas y cargando con las bandejas, al final sale incluso más rentable decantarse por el Foster´s.

Ya digo que hay colegas que me rebaten esta teoría por el simple hecho de que sus cuentas por cenar en el Foster´s son siempre más elevadas que cuando acuden a McDonald´s, pero la clave está simplemente en que piden cosas muy distintas en uno y en otro. En concreto, cuando van a Foster´s se hinchan a pedir entrantes antes de la hamburguesa, que si combos, que si alitas, que si ensaladas, que nunca piden en el Mc ni en el King. Por eso tienen la falsa sensación de que estos son más baratos.


Una vez demostrada científicamente la similitud de los precios y la superior calidad en todos los sentidos de Foster´s, cada vez que voy a cenar a cualquiera de estos sitios, me surge una duda existencial como gran apasionado que soy de la sociología. Es una duda que me corroe, que no me deja dormir, que me ha tenido horas en vilo dando vueltas a los argumentos. Es una duda que puede enunciarse con una pregunta clara y concisa:

¿Por qué a los locales del Mc Donald´s y del Burger King siempre va a comer la gentuza más asquerosa y a los de Foster´s no?

Esta pregunta, aparentemente durilla, se basa en un hecho contrastable aunque completamente inexplicable. Al decir "gentuza asquerosa" me refiero, como no podía ser de otra manera, a tres grandes grupos humanos que siempre invaden los restaurantes de las dos primeras franquicias señaladas:

1.- Pandillas de adolescentes de etnia gitana que apestan a dos metros, se cuelan en la cola, vocean como cabreros y que, a la vista de como jalan, da la impresión de que confunden la mesa del restaurante con el comedero de una pocilga. Este colectivo jamás se molesta en tirar sus bandejas al terminar, dejando en un estado deplorable todo el área donde han pastado.

2.- Familias numerosas de origen caribeño o sudamericano, a veces incluso negros, que se comportan ante la comida exactamente igual que si acabaran de abatir un antílope en la puta selva y llevaran semana y media sin probar bocado.

3.- Varias amas de casa, chonis y muy horteras, que llevan a un grupo de niños a celebrar un cumpleaños. Las buenas señoras se ponen a charlar a su bola dejando a las criaturas a su libre albedrío, y estas casi siempre terminan chillando como ratas y arrojándose comida y ketchup de una esquina a otra de la mesa, no siempre –doy fe de ello- con demasiada puntería.

Si yo no fuera católico y una persona sensible a las diferencias educativas y sociales, y a la problemática étnica e inmigrante, sería partidario de exterminar a esta chusma igual que a las cucarachas. Mi bonhomía y mi filantropía refrenan en cambio estos malos instintos y me conformo con evitar en lo posible estos establecimientos y, ya que me gusta tanto su comida, comprarla para llevar.

Pero mi duda sociológica sigue ahí: ¿Por qué en el Foster´s, que vale lo mismo, no se producen estos interesantes fenómenos interculturales?

30 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Yo no como en McDonalds desde que el año pasado una de sus hamburguesas me provocara un desajuste intestinal. Igualmente tampoco pienso volver a comprar en un chino, el otro día se me ocurrió comprar patatas y las acabé echando de mala manera a las tantas de la madrugada.

perroviejo dijo...

Evito los resturantes chinos, entré una vez hace años y no he vuelto, ni pienso volver.
Los Mac y King no los piso hace años.
El Foster no lo he visitado nunca, no sabía ni que hay uno en esta ciudad.
Kebap sé de uno muy bueno, podría decir de confianza y si me apetece compro para llevar.
Las pizzas las hago en casa.

Que poco dinero hacen conmigo estos establecimientos, lo cierto es que prefiero salir menos a menudo a cenar y el día que salgo irme a un sitio con otro tipo de comida.

Suso dijo...

Usted tiene de católico lo que yo de Bramaputra. Nunca un católico, y un no católico puede escribir "sería partidario de exterminar a esta chusma igual que a las cucarachas".

Eso lo piensan los clasistas, los que se creen en posesión de la verdad, y no sigo.

Reconsidere lo escrito y rectifique.

Por otro lado en el Burguer de Valsur acostumbran a quedar después del culto un nutrido grupo de gitanos, muy bien educados, de muy buena presencia, vestidos de fiesta, ellas y ellos, y a años luz de los católicos de Misa de San Benito que van a Misa con chandal, con deportivas y con complementos de pijo pucelano de lo más cutre.

Compare su precio y compare su blancura.

El niño desgraciaíto dijo...

En fin, cada uno da su opinión. Habrá que ver la que tienen ellos de usted.

Convengo en que el Hollywood es de bastante más categoría que los otros, pero es más caro, incluso aunque sólo compres algo similar. Una hamburguesa en el Hollywood cuasta 8 euros y aparte hay que pagar la bebida quedándose todo en el entorno de los 10 euros, mientras que en los otros comes por 6 euros y pico, 7 si lo pides gigante. Es una diferencia, aunque también de calidad.

A mí, el Hollywood (siempre lo he llamado así y no Foster's) me gusta bastante, me gustan los entrantes, me gustan los platos principales y me gustan los postres.

Ayer estuve con mis hijos en un BK y, por lo menos, en el de mi barrio no encuentro esos tipos humanos que usted identifica.

Respecto a llevárselo a casa... pierde muchísimo siempre. Las patatas son incomestibles al poco rato de servirlas.

Chirly dijo...

Genial post. Muy divertido.
Estaba pensando una contestación, y dándole vueltas, descubro que el tema va mucho más allá del burguer king y el Foster´s. Si se piensa bien, hay elecciones que suponen el mismo esfuerzo (económico o del tipo que sea) pero que son vetadas colectivamente por grupos de personas con características semejantes. Usted ha dado con un buen ejemplo y ha descrito con mucha gracia a tres de ellos que eligen el burger en vez del Foster´s. Pero se me ocurren muchos más, por ejemplo: un abono a un equipo de primera cuesta lo mismo que un abono de temporada del Teatro Calderón y ¡qué gente tan distinta va un sitio u otro!; Un Volvo de segunda puede costar lo mismo o menos que un Seat León tuneado; Una jornada de esquí cuesta bastante menos (alquiler de equipo, fortfait, y traslado) que acompañar a tu equipo de fútbol en una jornada liguera (traslado, hotel, cena, desayuno comida y entrada al estadio)... se me ocurre un largo etcétera de ejemplos. Pienselo, seguro que hay muchas cosas que usted mismo podría hacer y no hace aunque estén al alcance de su mano...
En el caso que cita hay se me ocurre una respuesta para cada grupo:
- Las madres buscan un sitio donde los niños puedan hacer los que hacen los niños al comer sin que eso suponga un problema para nadie. Eso revela que la gente tiene en la mente el pobre concepto del Burguer como sitio donde se puede chillar, ensuciar y molestar, sin que nadie se vaya a molestar por ello. Las madres, cuando van con sus maridos, seguramente no elijan el Burguer ni borrachas.
- Los centroaméricanos de origen indígena: probablemente comparten la misma opinión de los burguers que las madres del grupo anterior. Acuden allí porque dan por supuesto que sitios de aspecto más elegante como el Foster´no están al alcance de sus bolsillos. Además, seguramente ellos sientan que un lugar donde los niños pueden chillar, vomitar y tirar la comida en todas las direcciones sin que eso moleste a nadie, es el lugar donde les corresponde estar.
- Los gitanos: Sencillamente no intento comprenderlos, pero me imagino que comparten criterios con los indígenas.

Ramiro Semper dijo...

Doy fe de que su análisis sociológico de la clientela de hamburguesería es exacto. Creo que lo que mantiene relativamente alejada del Foster´s a la escoria social es la falsa creencia, claramente rebatida por Ud., de que es más barato comer en Burger King.
Lamentablemente, ya empieza a ser corriente ver a grupos de sudacas en el Foster´s. Imagino que gitanos y negros no tardarán en seguirles.

Dulcinea dijo...

Casi nunca voy a comer hamburguesas porque no me gustan mucho ni tampoco a los kebas donde hay una fauna tambien bastante característica empezando por los dueños del garito.
Gente muy mal educada que no sabe comer ni respetar a los demas la hay donde quiera que vayas, así que que decir de sitios cutres que como es normal atraen a gentes cutres, incluyendo a Neri por ir.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Me ha gustado mucho su post y me he tronchado a reír sobre todo viendo cómo la gente entra al trapo de sus comentarios más escandalosos, irreverentes y políticamente incorrectos cuando estoy seguro que su corazón y su cabeza -nos conocemos muy bien y desde hace muchos años- sienten muy diferente. Pero claro, la finalidad, no sé si principal, pero sí más divertida y original de La Pluma Viperina es decir lo que a muchos buenistas les escandalizaría hasta la apoplejía. Algo que nunca querrían oír, lo terminan leyendo y, además, voluntariamente... Es perversamente divertido y satisfactorio (ahora suelto una carcajada malvada).

Por cierto, he estado muy atareado por culpa de muchos flojos e inútiles que deberían ser eliminados, también como cucarachas, de la función pública y he dejado de escribir y comentar. Me propongo cambiar.

Pero vamos al grano. Ya sabe que yo odio esos sitios tan chupimolones que usted adora. Es por una cuestión gastronómica (las hamburguesas del MacPerro y del Burroquín están malísimas y me sientan como si tuvieran arsénico), económica (comer como ganado en estas cuadras impersonales e incómodas es muy caro. Una hamburguesa de calidad y bien preparada y servida en cualquier otro lado es más barata) y, fundamentalmente estética.

Comer, por decirlo así, en estos sitios me parece soberanamente cutre. Los colores de los mal llamados restaurantes, el ruido, el uniforme de subnormal que obligan a llevar a los camareros (gorrilla bajo techado, camisa de manga corta y corbata...), el nombre que ponen a la mal llamada comida que te fuerza a poner cara de gilipollas para pedirla (yo, las pocas veces que entro no digo el nombre de esa basura, simplemente señalo lo que quiero), tener que servirme yo mismo y comer en esas mesas ridículamente pequeñas e incómodas para que marches pitando,...

Vamos que es como un imán para gente cutre no por posibles económicos sino por estética.

Algo parecido ocurre con Mercadona y Día. Los precios son similares y la calidad del primero casi siempre es mejor. Pero los gitanos no van a Mercadona sino a Día a llenar las cestas de golosinas y de comida casi venenosa con la que se ponen en 200 kilos en dos meses.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Ah! Me encanta la pizza y comer en los chinos de vez en cuando.

Pero hagan la cuenta de lo que cuesta una pizza de franquicia estilo TelePicha o PichaMóvil y lo que cuesta comer una pizza en condiciones en un restaurante decente y adecuado para comer con una mujer: La Competencia de León, el Paparecci de Palencia, el Gino's de ValSur, La Cantinaccia de Aranda... La pizza de estos sitios es muchísimo mejor, bien servida y mucho más barata.

¿De verdad que usted conquistaba a sus víctimas en llevándolas al MacPerro o al TelePicha?

mujer prevenida vale por dos dijo...

Cada vez que os sale la vena racista os lavaba la boca! pero con la escobilla del vater del Foster a ver si es tan exquisito!
Y que encima me salgas que eso es de muy catolico... y eso que vengo calentita de ver a Botin "posando/pasando" por el manto de la Virgen del Pilar.
Sr Neri creo que lo hace por "tocar los cojones" porque no lo entiendo presumir de critiano en el mismo texto que dice tantas burradas, ni yo misma en mis peores días.
Si quiere sociología estudie gastronomía y sabrá que los latin que no los caribean se van al kichen fichen prefieren su pollo... porque el tipo de comida es parecida a la de sus paises de origen.
Si quiere una franquicia vaya al Tony Roman´s
El Foster creo que sirve pepsi... y yo soy de coca-cola.

Aprendiz dijo...

Me encanta la comida democrática... especialmente los viernes para cenar, no sé por qué. Pizzas, kebab, hamburguesas, y también ir al mexicano y al argentino. Estos últimos no sé si serán comida basura, pero no ponen el típico lomo al ajillo de los barecillos nuestros. Salvo el chino que ni he ido ni pienso.

Siento no poder contribuir a solucionar tu duda existencial, pero en Jaén no hay el tal Foster´s.

Isel dijo...

De vez en cuando me dio el caprichito de ir a un burriquín a macperro (me ha gustado ese nombre que ha dicho el Sr. subdirector) es un comida basura pero tiene un saborcillo especial y hay que darse ese capricho y la comida china, con esos sabores que enmascaran la carne que sea te llena y después... pero que rica está.
tengo ganas de comprobar lo que dice de los Foster´s, que no he ido y quizá la próxima vez que me deje caer por su ciudad podría indicarme donde está, a pesar de que en Madrid tengo uno a más o menos 500 metros. Igual caigo en la tentación.
Acerca de la diferente fauna que va a los sitios también va gente como usted a la que se suele denominar normal (con o sin razón... ;) )
Comparto la idea de Chirlu acerca de que muchas veces las madres llevan a los niños allí para poder relajarse y dejar que los niños "se relajen".
Acerca de esos inmigrantes que usted comenta, probablemente su situación económica no les permite ir a muchos sitios más. Ya sean inmigrantes de origen sudamericano o no. Ya sabe que muchos,que no todos, de los que han llegado aquí son de un extracción social más bien humilde.
Acerca de los gitanos, en fin, lamento no tener tan buena consideración de los gitanos como de los sudamericanos o negros. es digno de ver como acuden al burguer de Vallsur, supongo que después del "culto" con una imagen totalmente fuera de lugar.. Suso, igual no es adecuado ir a misa en chándal pero tampoco al burguer de traje.
¿Por qué no se come pizzas, Al Neri?

brigante dijo...

No veo que le encuentra de malo a que algunos eviten tirar la bandeja. Las pocas veces que he ido a un antro de esos -por obligación social- tampoco me he he rebajado a tirar la bandeja. No me gusta seguir las modas que imponen los empresarios yanquis al objeto de aumentar sus beneficios. Es denigrante ver desfilar a los comensales en fila india, cual borreguitos, para tirar la bandeja sólo porque el empresario lo recomienda. Si mañana nos dicen que limpiemos las mesas para ahorrarles costes, ¿también lo haremos los españolitos?

HAGA PATRIA: no tire la bandeja en el McDonalds. Y mejor aún, no vaya.

Al Neri dijo...

Por muchas vueltas que le dé, sigo sin encontrar en este post asomo alguno de clasismo o racismo.

Como Suso, siguiendo una vieja costumbre, mutila y saca de contexto mis expresiones, me permito volver copiar el párrafo de las cucarachas entero:

"Si yo no fuera católico y una persona sensible a las diferencias educativas y sociales, y a la problemática étnica e inmigrante, sería partidario de exterminar a esta chusma igual que a las cucarachas.

Como bien dice mi amigo el Subdirector, y como señalo en el párrafo, mi corazón y mi cabeza me impiden defender el exterminio de nadie, expresión que evidentemente solo pretendía plasmar de forma gráfica mi desagrado ante las faltas de compostura, educación y respeto a los demás que he descrito en la entrada.

Como yo no soy clasista, siempre me ha gustado comer en los "burriquín". Eso sí, por muy informal que sea el sitio, considero que hay unas normas mínimas de respeto y convivencia, que precisamente siempre conculcan los tres colectivos de los que he hablado. No sé, a lo mejor a Suso y a Mujer prevenida le gusta que le peguen alaridos en la oreja mientras come, que se le cuelen al ir a pedir o que le arrojen pedazos de hamburguesa, y no consideran gentuza a quien lo hace. Oye, cada uno con sus gustos, pero a mí me irrita bastante, ¿saben?

Por otra parte en ningún momento he sido racista. Yo también conozco gitanos e hispanoamericanos muy educados (de los primeros, pocos, ciertamente, y eso que los conozco muy bien)y cuando me refiero a que comen como en una pocilga o como si llevaran dos semanas sin comer, no estoy afirmando que todos los inmigrantes hispanos ni todos los gitanos sean unos cerdos, sino que tengo comprobado que quienes se portan como animales en los burguers suelen pertenecer a alguno de estos colectivos.

Evidentemente ir al "Burriquín" con ropa de fiesta después del "culto" de la secta esa de la Iglesia de Filadelfia (que tanto les gusta porque pueden berrear en las ceremonias cuando les sale de los cojones), solo demuestra que
esta gente sigue sin querer enterarse de nada después de 600 años en España.

Por cierto, Subdire, casi me muero de risa con su comentario sobre el Día y el Mercadona. Y por cierto, usted sabe que yo siempre he ligado menos que el Fary en Melrose Place. Si le gusta la comida china, han abierto en Valladolid un bufet de barra libre impresionante donde antes estaba el Capitán Garfio. También ponen marisco a la plancha, brochetas deliciosas recién hechas, etc. Podríamos ir ahí a la comida de ex-facciosos que tenemos programada, ¿no?

Al Neri dijo...

Niño desgraciaíto, no tenía yo en cuenta lo de la bebida y puede usted tener razón en que el Hollywood es algo más caro de lo que yo pensaba. Pero sigo pensando que a productos equivalentes (la hamburguesa más grande en ambos sitios y bebida súper-gigante en "Burriquín", ya que en Hollywood puedes rellenar)no hay tanta diferencia, aunque es verdad que si vas con ocho chavalines sí se nota.

Más bien me inclino por la teoría de Chirly de que hay una concepción social de que en ciertos sitios puede hacer uno lo que quiera sin control. En el Foester´s no les permitirían ciertos comportamientos. Y es verdad que ciertos colectivos huyen de la calidad como del Demonio, por una cuestión educativa o psicológica.

Brigante, le echabamos de menos. Yo jamás llevo los vasos a la barra en los bares, pues bastante me jode la costumbre avaro-democrática de que ya no sirvan las mesas en muchos sitios, pero en los burguers es una norma y si la cumplo es más que nada por respeto al siguiente comensal, ya que si no tiro yo la mierda, seguramente lo tenga que hacer él.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

APROVECHO LA OCASIÓN , EN ESTOS TIEMPOS OMINOSOS EN LOS QUE TAN DIFÍCIL ES SENTIRSE ORGULLOSO DE SER ESPAÑOL, PARA DESEARLES A TODOS UN

MUY FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD.
¡¡¡ARRIBA SIEMPRE ESPAÑA!!!

brigante dijo...

Al-Neri: es una norma orientativa, a modo de recomendación; no pueden obligarte a ello. Tampoco hay ninguna norma de educación que diga que hay que recoger tu mesa en los restaurantes. De hecho, esta norma de los McDonalds va contra la educación española y el sentido común.

Otra variante es tirar la bandeja íntegra, es decir, tirar los restos pero también la bandeja que los soporta. Todo pa dentro. De este forma cumples con sus normas pero también ejerces tu protesta.

Acabemos con las costumbres extrajeras ;)

Zorro de Segovia dijo...

en el McDonalds más cercano a mi barrio la mayor parte del público pertenece al tercer grupo. Eso sí, hay que sustituir "choni" por "pijacontododeplástico" y la ecuación será exacta.

brigante dijo...

Por cierto, quizá os resulte interesante esta noticia sobre los McDonalds:
http://news.yahoo.com/s/yblog_upshot/20101012/bs_yblog_upshot/mcdonalds-happy-meal-resists-decomposition-for-six-months

Suso dijo...

Insiste en su catolicidad, y la mantiene ""Si yo no fuera católico y una persona sensible a las diferencias educativas y sociales, y a la problemática étnica e inmigrante, sería partidario de exterminar a esta chusma igual que a las cucarachas"

Como si dijera "porque soy católico que si no me follaba a la mejor amiga de mi mujer, o estafaba a ese hombre...",. Sea primero buena persona y depués católico.Da usted un poco de miedo con esa teoría.

Isel, el de la imagen ded los gitanos bien vestidos fuera de lugar...habría que ver a sus padres vestidos para ir a Misa los domingos, y a usted (lo imagino con calcetines blancos el día de la Palma) en esa ciudad provinciana y burguesa yendo a tomar el aperitivo al paseo. ¿Allí no desentonan ustedes?, ¿por qué no?.

Aquí hay varios tipos que de nacer uns kilómetros más abajo, en Marruecos, serían candidatos a ponerse de bombas has el culo y entrar en en un Foster, por ejemplo, y mandarlos ala mierda con los "bienpensantes".

Suerte hemos tenido.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Una pregunta que me gustaría lanzar al aire. ¿Es posible juzgar el corazón de una persona en sí mismo o se debe juzgar, más bien, por sus acciones?

Me explico. ¿Sirve de algo ser bueno, así sin más, o en plan buenista o tiene más mérito aquel que sintiendo el impulso de hacer algo condenable, lo medita, lo juzga y hace exactamente lo contrario?

Al Neri dijo...

Pues mire, Suso, yo le confieso que a veces tengo muy malos instintos, ideas y tentaciones (que no elijo yo), y que precisamente por la educación católica que he recibido, por el llamado temor a Dios y por la conciencia de lo que está bien y lo que está mal, consigo controlar.

No sé si eso es ser muy mal católico.

Creo que respondo al Subdire.

Jonatan dijo...

Er Suso es un jambo muy bueno que difiende a mi raza del Neri, del Surdiretor, del Ísel y de los otros payos arracistas, jai gracias, chacho.

Álex dijo...

Parece increíble que incluso hablando de hamburguesas, terminemos hablando de lo de siempre.
Ser "políticamente incorrecto" es bastante fácil. Juzgar a las personas y sus acciones también es bastante fácil. Lo que quizá no sea tan fácil es entender y comprender el fondo de cada persona. Ya lo dije el otro día con el dichoso asunto de las mujeres y los hombres: creo que la materia prima de todas las personas es esencialmente la misma. Por supuesto que hay personas y grupos sociales con malas actitudes y malísimas acciones. Pero la conciencia de que la sustancia de todos es la misma, me lleva a tener el máximo respeto de fondo hacia todos, sin ser eso sinónimo de que todo valga.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Me responde, usted, sr. Neri, a la perfección. Gracias.

Por cierto, ¿de verdad que es fácil ser políticamente incorrecto? Pues no sé para quién o entendiendo el qué es ser así. En mi mundo privado defiendo las mismas opiniones que aquí y eso no me granjea excesivas simpatías. Sin embargo, creo que si fuera diciendo gilipolleces como que respeto todas las opiniones o que ser gaylorer es una opción más tan respetable como cualquier otra o que la ViceBruja es una heroína de lo femenino, tendría muchas más "amistades" y mi popularidad aumentaría. Eso sí, a costa de ser un gilipollas FoQ.

perroviejo dijo...

Usted lo ha dicho Sr.Subdirector, tendría más "amistades", pero no más amigos.
Amistades de esas con las que todo es fingido, todo sonrisas y todo correcto, no sirven para nada, bueno sí para tomarse una copa e irse a casa con dolor en la cara de tener la "mueca" puesta tantas horas.

Álex dijo...

No me había planteado que ser políticamente incorrecto podía ser una actitud general de vida, pero veo que sí puede serlo. En ese caso, claro que será más complicado, igual que es complicado respetar de verdad todas las opiniones (no sólo decirlo); creer y demostrar que el amor entre personas homosexuales es algo completamente válido tampoco es nada fácil, aunque sea muy fácil decir que uno tiene muchos amigos gays.
(De la vicepresidenta, mejor no hablamos...)
He dicho, por lo tanto, que es fácil ser políticamente incorrecto en el sentido de que es fácil buscar la polémica con ciertas expresiones y temas.

En principio me resulta chocante que alguien pretenda ser políticamente incorrecto por sistema. Creo que más bien se refiere, Sr. Subdirector, a que es difícil mantenerse firme en unas ideas que no son la corriente general.
Y créame que yo tampoco me siento en absoluto en esa corriente. Usted me clasificó muy rápidamente en esa vertiente "buenista" de la que suele hablar, pero le invito a olvidarse de esa etiqueta conmigo, igual que yo me resisto, sinceramente, a etiquetarle a usted.

Anónimo dijo...

"Pues mire, Suso, yo le confieso que a veces tengo muy malos instintos, ideas y tentaciones(....) que consigo controlar."

Pues yo le digo Sr. Neri que si alguna vez cediera a la tentación no le sentiríamos como un personaje acartonad0 que hace lo que debe y no lo que quiere, que le encantaría estar "allá" pero tiene que quedarse "acá", alguien que vivesinvivirenél....salga y cometa una locura, se intuye un corazón humano debajo de todas esas capas
de convencionalismo.
Un abrazo

sandra dijo...

A pesar de conocer el estilo viperino de este blog, no me termina de convencer el "refregar" hortigas, como medio de crear polémica.

En cuanto a la comida democrática, el Foster tiene poco de democrática, porque es más caro... y es que en el Burger o en el MacDonald´s, te puedes comprar una hamburguesa por 2 0 3 euros... y en el Foster menos de 6 euros es imposible... eso sí, en el Foster te ponen patatitas.

Otra cosa es que vyas a pedirte el menú compuesto por bebida, patatas y hamburguesa. Entonces la diferencia con el Foster es de 1 o 2 euros.

A mi me pierde para mi desgracia el Foster, el Telepizza. En cuanto a los chinos he ido a varios, y sólo hay uno, en Madrid, que me gusta. Los demás "caca". Eso sí, este verano en Londres me fuí a comer un chino, con comida china de verdad-verdadera.... DELICIOSO!!! Aunque un poco picante para mi gusto.

En cuanto al Kebap, reconozco que nunca he entrado en uno. No me gusta nada el picante y me sienta fatal (y viceversa) y simpre temo entrar y salir escopetada tras el primer mordisco.

jose dijo...

Solamente diré que las dos marcas que comenta MC Y KING, son para el Gran publico es por ello que puedas ver a todo tipo de personas.Y Foster es algo más exclusivo por varias diferencias, lo mismo que Zara es para el gran publico y Dior o Gucci son mas exclusivas.