martes, 31 de agosto de 2010

SARKOZY Y LOS GITANOS RUMANOS


Por razones humanitarias, no me considero una persona particularmente estricta con el tema de la inmigración. Creo que hay mil amenazas más graves para nuestra identidad cultural que los extranjeros necesitados. Opino que España precisa de inmigrantes para sacar adelante su economía. Y creo que una política de cerrazón a cal y canto con este tema contradice los valores de solidaridad del cristianismo.

No obstante yo siempre hablo de cuatro límites en materia de inmigración:

1. Equilibrio poblacional. Si en un sitio no cabe más gente o no hay trabajo para más gente, no tiene sentido la llegada de inmigrantes.

2. Respeto a la dignidad humana. La llegada masiva a España de inmigrantes irregulares y sin contrato de trabajo previamente formalizado favorece el esclavismo de los extranjeros y empeora a la larga las condiciones laborales de los españoles, por no hablar del enriquecimiento injusto de unos cuantos empresarios hijos de puta.

3. Es necesario favorecer medidas otorgando prioridad a extranjeros de determinados países cuya capacidad de adaptación es mucho mayor, y a aquellos con los que compartimos nuestra historia, nuestra sangre y un amplio acervo cultural.

4. No puede consentirse de ningún modo que los inmigrantes vengan a delinquir o a aprovecharse del trabajo de los demás.

La semana pasada nos hemos enterado de que casi cien rumanos gitanos que residían en Francia, en campamentos clandestinos como inmigrantes ilegales, se han "acogido" al programa de retorno "voluntario" promovido por el gobierno galo. Este programa consiste en ofrecer a los inmigrantes irregulares el regreso a sus países a cambio de un billete de avión y de 300 euros por adulto y 100 euros por niño. En menos de un mes abandonarán Francia más de mil rumanos mediante este procedimiento.


A la vista de la noticia, uno se pregunta si sería conveniente adoptar una medida similar en nuestro país.

En lo tocante al cuarto límite del que hablaba creo que cualquiera que lea la sección de sucesos de cualquier periódico de nuestra región se habrá percatado que desde hace varios años una mayoría importante (yo diría que al menos el 60%) de los detenidos por la comisión de robos, asaltos, violaciones y otros crímenes diversos es de raza gitana y nacionalidad rumana (las dos cosas al mismo tiempo).

Deducir de este hecho innegable que todos los gitanos rumanos afincados en Castilla y León son unos delincuentes me parecería gravemente injusto, pero no creo serlo si afirmo que uno de los principales peligros para nuestra seguridad, nuestra integridad física y nuestro patrimonio lo constituyen sin lugar a dudas algunos miembros de este colectivo.

En mi opinión, cualquier inmigrante legal o ilegal que cometa un delito (dependiendo de su entidad, del número de detenciones, etc) o que represente un riesgo grave, concreto y debidamente ponderado contra la seguridad interna o contra las leyes y costumbres españolas (por negarse a cumplirlas y por atacarlas respectivamente) debe ser inmediatamente expulsado de España, una vez que haya cumplido en nuestro suelo nacional la pena correspondiente al delito que en su caso hubiera cometido.


Es bien simple. Me da exactamente igual que el inmigrante delincuente sea gitano, rumano, nicaragüense, marroquí o croata. Atentar contra la convivencia en España debe ser inmediatamente sancionado con la expulsión incondicional.


Sin embargo, el problema de la medida de Sarkozy es triple:


De un lado vemos que en Francia hay un programa de incentivación al retorno dudosamente moral. Si alguno de los rumanos de los que hablamos ha cometido alguna ilegalidad, como por ejemplo montar campamentos insalubres o que sean focos de delincuencia, debe recibir una patada en el culo lo antes posible sin derecho a indemnización alguna. Pero si hay algún gitano rumano que esté trabajando honradamente y no cause problemas, aunque en este momento no tenga papeles, no me parece de recibo "invitarle" a largarse si pueden contemplarse otras soluciones.


Además habría que estudiar (yo lo desconozco) si este tipo de medidas se dirigen exclusivamente a un colectivo concreto o bien se aplican a cualquier inmigrante de cualquier origen nacional o étnico que se encuentre en una situación similar a la de los gitanos rumanos. Ya digo que las medidas de expulsión deberían aplicarse de forma individual y en ningún caso estar dirigidas a grupos o razas concretas. Todos sabemos que hay culturas y nacionalidades con mucho mayor riesgo de causar problemas, pero deben evitarse medidas colectivas para no incurrir en injusticias intolerables.


Finalmente me permito dudar de la fe del centrista y liberal Sarkozy en este tipo de acciones. En mi opinión, este sujeto, que cuenta con mis máximas antipatías políticas y personales, se está viendo obligado a hacer un poco el facha para contener la huida de sus votos hacia la extrema derecha (Frente Nacional) en futuras elecciones. Toda vez que la formación política de Nicolás forma parte del Partido Popular europeo y que todos estos pájaros son iguales, podemos hacer una lectura muy semejante de las promesas de Rajoy sobre la derogación de la última Ley del aborto. Mucho cuidado con esta gentuza, capaz de vender a su madre o de hacer las piruetas ideológicas más insospechadas con tal de seguir mamando de la teta.

18 comentarios:

La pluma viperina dijo...

Este post se ha escrito a petición de Elena (buzón de sugerencias).

Animamos a todos nuestros lectores a sugerir temas que les interesen.

Teutates dijo...

Sin conocer al extremo la medida, me aventuro a opinar que cualquier medida que favorezca hoy en día el retorno de inmigrantes de forma voluntaria, me parece acertadísima.
Por un lado evitamos que aquellos que en su día vinieron de fuera y que hoy por hoy se han quedado sin trabajo, deambulen ociosamente por nuestras calles al la búsqueda de una propina o peor aún, de una víctima de robo, por otro lado reducimos el número de demandantes de empleo y de gasto social de forma exponencial según van regresando a sus países.
Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que usted argumente señor Neri, pero no en que este tipo de medidas sea inmoral, si escogen el regreso voluntario es porque les favorece en sus expectativas, muchos no vuelven porque no tienen dinero para regresar.
Por otro lado, también estoy a favor de que, en época de vacas gordas, se abran las puertas a los extranjeros dispuestos a venir a trabajar.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

España, no deberíamos tener tanto complejo y nos vendría bien tomar ejemplo y pasar a expulsar a cualquier extranjero (comunitario, ario, moro o de Marte) que no se sepa comportar.

Los españoles que inmigraban a Alemania eran conocidos como trabajores invitados. Es muy importante porque el término recoge dos cosas importantes:

1º. Aquí vienes a trabajar. Si no quieres no aspieres a vivir de subvenciones o de la caridad mal entendida. Ven a trabajar no a que toda tu familia hasta en tercer grado disponga de unos recursos que han pagado y puesto en pie varias generaciones de espaloles. Vuelve por donde has venido.

2º. Eres un invitado en una casa que no es la tuya. Tienes que aceptar nuestras condiciones y costumbres y adaptarte progresivamente a ellas lo que no te impide aportar lo que de buen grado queramos aceptar de tus costrumbres siempre que no entren en contradicción con nuestro estilo de vida. Si no te gusta, ya sabes por donde has venido.


Sin embargo, en España, los extranjeros parecen tener más derechos y protección que los propios españoles, copando nuestros servicios públicos en calidad de privilegiados y sin acpetar nuestras normas muchos de ellos. Es más, parece que somos nosotros los que debemos tener cuidado de no ofenderles: caso de la estatua de Cortés, las representaciones de Santiago Matamoros, las comidas específicas para musulmanes, la construcción subvencionada de mezquitas y un largo etcétera.

Por otro lado, creo que el problema es nuestro. De los españoles: nuestra ausencia de valores nacionales, el desprecio por nuestras tradiciones y cultura, nuestra vaguería e indolencia, nuestro sistema judicial que atrae a todos los maleantes del mundo y, sobre todo, los varios millones de malnacidos en España a los que, por desgracia, no podemos enviar a su país de regreso porque es el nuestro.

Al Neri dijo...

Teutates y Subdire, yo tampoco conozco el programa, pero me temo que no sea tan voluntario como nos lo quieren vender y que sea un instrumento para echar a quien les dé la gana. Por eso me resulta inmoral.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el Subdire y creo que todas sus opiniones se recogen directa o indirectamente en el post. Hablo de “contrato de trabajo previamente formalizado” y de expulsar a quien “represente un riesgo grave, concreto y debidamente ponderado contra la seguridad interna o contra las leyes y costumbres españolas (por negarse a cumplirlas y por atacarlas respectivamente)”

Soldado Vikingo dijo...

Ojalá en España se les echara de la misma manera, que ya llevan aquí muchos siglos robando y aprovechandose de nosotros.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Reflexiones...

1.-Los gitanos, bulgaros o rumanos pertenecen a paises de la unión europea, y tienen derecho a libre circulacion están ejerciendo un derecho.

2.- ¿Sabe alguno de ustedes el coste diario de una plaza por recluso en una prisión española? Seguro que no.

3.- Si alguien ha escuchado la noticia en que narcos mexicanos asesinan 72 sin papeles... vamos a pensar un poquito sobre como es el mundo fuera de este paraiso no sean tan ingenuos los inmigrantes se juegan la vida al venir a España literalmente de aqui no se va nadie...

sandra dijo...

Me parece triste y aberrante lo que está haciendo Sarkozy.

Para empezar, no me parece justo que el gobierno francés se base, para realizar estas expulsiones masivas, en la vinculación de la población gitana con delitos como la prostitución y la explotación infantil. Y es que es injusto del todo culpar a toda una población por los delitos de unos cuantos.

Por otra parte, la legislación europea prohibe expresamente las expulsiones colectivas, a no ser que exista un grave peligro para la seguridad. Por lo que, salvo dicha excepción, para realizar una expulsión es necesario el estudio de cada caso de forma individual.

Pero además, el gobierno galo se ha saltado a la torera su propia legislación. Y es que en Francia existe una norma que obliga a los ayuntamientos que superen los 5.000 habitantes a crear zonas protegidas y a disposición de las que ellos llaman "gens de voyage". Esta norma fue creada precisamente para proteger a estas personas y para que no hayan campos ilegales.

Por otro lado, comprendo que la situación de la proliferación de campos de ilegales, algunos de los cuales tenían varios años de existencia, exigía la adopción de medidas urgentes por parte de las autoridades. Pero creo que esta solución de expulsión masiva previo cheque, no es ni mucho menos la más justa, moral y legalmente hablando. Mas bien todo lo contrario.

Al Neri dijo...

Mujer prevenida, solo faltaba que estos jichos, encima de mangar, violar, etc, tuvieran como único castigo la repatriación. Por el mismo precio, vuelven otra vez aquí a mangarla. Yo asumo muy a gusto los costes de su ingreso y permanencia en prisión el tiempo que sea necesario.

En cuanto a que sean ciudadanos comunitarios, lo cual es cierto, que yo recuerde el derecho de residencia de un ciudadano comunitario en otro estado de la UE por más de tres meses está condicionado a una serie de requisitos, concretamente tener trabajo o ser estudiante. Además cualquier ciudadano comunitario puede ser largado por motivos de seguridad o de orden público debidamente motivados.

Sandra, estoy en su línea aunque la verdad es que yo no conozco ningun gitano rumano con el que me muera de ganas de convivir.

marian dijo...

Los que yo veo diariamente (me refiero a gitanos-rumanos) no trabajan, piden limosna pero eso sí, no carecen ni de coche, ni de litronas, ni de kilos y kilos de pipas ¿cómo podrán comer tantas pipas?

Suso dijo...

No es nuevo este tema. En España hemos echado a un buen grupo de gente durante nuestra historia, y no siempre los motivos eran los que se proclamaban : moros, moriscos, judíos, jesuítas, desamortizaciones.

Tampoco creo que Sarko diga las auténticas razones para dar ese paso, que a mi no me gusta, por cierto.

No me gusta la frase del Subdirector "Eres un invitado en una casa que no es la tuya". Esta casa es tan suya como mía y como de ellos. Otra cosa es que se amolden a nuestros usos y costumbres, pero entiendo que no pierdan y conserven las suyas. En eso EEUU nos da ejemplo de unidad y diversidad.

Está claro que hay una falta de autoridad y de buenismo estúpido, y probablemente razones que se nos escapan, en nuestro gobierno. Pero, ojo,hay un cierto tufillo que no me gusta en algunos comentarios, xenófobos y con tintes nazis. Hirler aplaudiría con las orejas algunas de las afirmaciones que aquí se han escrito.

sefo dijo...

No hay que caer en extremos, es razonable que si una persona va a un país a cometer delitos y se muestra agresivo e incapaz de convivir pueda haber alguna forma de expulsarlo de esa comunidad, pero en estos tiempos ya vivimos en un mundo sin fronteras y todo el mundo tiene derecho a buscarse la vida donde pueda sin emcontarse con países que parecen fincas privadas como parece la Francia de Sarkozy. Me parece una medida clasiata y racista, parece que solo quieren en Francia a los que sean ejecutivos y vivan en pisos de lujo.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pues sí. Esta es mi casa. Quizás no la merezca y sólo haya sido fruto del azar, pero el hecho es que es así.

Esta es mi casa, mi tierra, mi nación. La han construido mis antepasados y en ella es bienvenido todo aquel que venga a trabajar y con buena voluntad (y eso incluye aceptar nuestras costumbres, las de la occidentalidad cristiana que es la cultura más constructiva, justa y humana que exista) ya sea blanco, negro o verde.

Del mismo modo, si algún día viajara a Marruecos no osaría tomar comida con la mano izquierda, o beber alcohol en Libia o pasearme por las calles de Calcuta zampándome un bocata de ternera aun sabiendo que nuestra cultura es superior.

Anónimo dijo...

Conozco algo el tema de los servicios sociales y los gitanos rumanos vienen con la lección muy bien aprendida, acuden a los CEAS(hablo de CyL) de cada población no pidiendo sino exigiendo ayudas y se las saben al dedillo me pregunto quien les asesora tan bien porque a veces saben más que el propio trabajador social del centro: exigen vivienda, alimentos, ayudas económicas.......y no ponen demasiado interés en conseguir uun trabajo. Eso se junta con la actual situación económica del país y más concretamente de los ayuntamientos que están pelaos y es una bomba.....señores tenemos una bomba social

Isel dijo...

Pues si es así, si que es una bomba social, solo que como vayan tocando las pelotas en los pueblo quizá tengan alguna sorpresilla. Pero claro, saldrá como brotes de racismo...

No a los gitanos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Isel dijo...

Creo que el último comentario de "no a los gitanos" tendría que quitarse.

Altea dijo...

No sé quién les vendía la moto de que en España se vivía a placer, y de que atábamos los perros con longanizas. Cuando se daban cuenta de la realidad ya era demasiado tarde, claro.
Lo de trabajar por medio sueldo es una realidad. No me creo que los españoles hagamos ascos a trabajos duros, como la construcción. Si están llenos de rumanos (ahora veo menos, también es verdad) es porque los españoles no queremos contratos cutres, como es lógico.

Zorro de Segovia dijo...

todo lo que dices en tu último párrafo es aplicable a los "pájaros" (qué benignos somos al nombrarlos), que nos gobiernan y que nos gobernaron. Lo de las piruetas ideológicas es de traca. La OTAN, las nucleares, la guerra de Irak, el aborto, las renovables, la política autonómica ... son solamente ases que trucar en una baraja con la que juegan todos. POLÍTICO=ESCORIA