lunes, 13 de abril de 2009

POLÉMICA RECTORAL

Siempre me han gustado las procesiones, y todos los años intento ver alguna. Sé que mucha gente las critica por el hecho de haberse convertido en meros espectáculos turísticos y teatrales; es cierto que la mayoría de la gente que va a verlas y muchos de los propios cofrades se acuerdan sólo de la religión en esta época, o ni siquiera eso. Incluso se dan paradojas e incoherencias como la protagonizada por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, que con una mano lleva el bastón procesional mientras que con la otra firma el contrato de la publicidad atea en los autobuses. Aún así, creo que en los tiempos que corren cualquier manifestación religiosa -cristiana- pública es un acto valiente.



Como todos los años, el pasado jueves -Jueves Santo- se celebró en Valladolid la procesión del Santísimo Cristo de la Luz, con la magnífica imagen titular del mismo nombre alumbrada por la Cofradía Universitaria, obra del gran imaginero Gregorio Fernández. Es una de las procesiones más bonitas y elegantes de la semana Santa vallisoletana, que afortunadamente este año ha podido salir ya que, al menos, el jueves por la mañana no llovió.

Todos los años el rector de la Universidad de Valladolid acompaña a la procesión en su calidad de máximo dirigente de la insitución que acoge a la cofradía. Sin embargo, este año como novedad, el rector, Evaristo Abril, se dirigió a los presentes delante de la magnífica fachada-retablo del edificio histórico de la Universidad hablando de la Semana Santa como "momento fundamental de la vida del cristiano" y del papel de Dios en la vida de los cristianos, en el trabajo, en las aulas o en el hogar, señalando que "hay un algo santo y divino escondido en las situaciones más comunes, que le toca a cada uno de nosotros descubrir" (ver noticia).


Como es de imaginar, la polémica ha surgido pronto desde los sectores más antirreligiosos y laicistas de la sociedad (ver comentarios a la noticia), y estoy seguro de que dicha polémica se incrementará. Estos señores que critican las palabras del rector no sé que esperan o de que se extrañan, porque al fin y al cabo están hechas en el marco de una procesión de Semana Santa. A mí me han parecido unas palabras valientes y más en los tiempos en los que vivimos, en los cuales se quiere eliminar cualquier símbolo católico del plano público, restringiendo cualquier manifestación religiosa al plano puramente privado, casi clandestino.

10 comentarios:

Lanarch dijo...

Si va en nombre de una institución pública debe ser neutral. Malo que vaya, pero en fin. Vamos, que veo normal que se le critique.

AdP dijo...

Alfredo Sánchez Monteseirín, Alcalde de Sevilla, participa varias procesiones por el cargo que ostenta en el Ayuntamiento. Además de en esa que aparece en la fotografía, la Hiniesta, patrona del Ayuntamiento, en Semana Santa también forma parte del cortejo del Santo Entierro. En otras fechas, lo hace para el Corpus y para la Virgen de los Reyes. Sevilla es como es, y se le critica que salga. Pero créanme, más duras serían las críticas si no saliera. En cualquier caso, abogo por la separación de lo civil y lo religioso.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Asombrado me encuentro. Por fin después de muchos años, la Universidad de Valladolid disfruta de un rector normal y no de los personajes inmundos que previamente la habían desgobernado.

Por lo visto este desea ganarse en título de Magnífico y Excelentísimo.

En cuanto al alcalde astronauta, lo raro es que no haya asistido a la procesión en el Discovery.

Al Neri dijo...

Considero que en este caso el Rector está perfectamente legitimado para hacer una declaración de Fe, ya que no está dirigiéndose a los profesores y alumnos en calidad de docente o responsable de la Universidad, sino que está hablando en el contexto de una celebración de Semana Santa, de la actividad de una cofradía, que es procesionar con un Cristo.

ignatus dijo...

Yo no veo mal que haya dicho esas palabras.

No comparto el término de Lanarch de "neutral" en este asunto, pues no hay ninguna guerra, ni bandos enfrentados, ni nada por el estilo. Simplemente hay un acto religioso al que asiste el Rector por protocolo, por la vinculación histórica de la Universidad con dicha religión (por algo el escudo de la UVa lleva tiara papal y llaves cruzadas como las del Vaticano) y sobre todo por la relación estrecha con el acto en sí, ya señalada por Veneficus (cofradía universitaria y acto realizado en edificio universitario).

Es comprensible que si el protocolo no lo exige, anteriores rectores se limitasen a asistir respetuosamente, sin dar un discurso, sobre todo si no comulgan con la religión en sí. Pero si el actual ha querido decir unas palabras que iban en consonancia con el acto, lo veo perfecto.

Saludos

Aprendiz dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice Ignatus.

Embajador en el Infierno dijo...

Sobre lo de que los cofrades solo se acuerdan de la religión el día de la procesión, yo creo que el asunto se exagera bastante. Primero, porque de hecho en las cofradías hay bastante fe auténtica (y lo se por ser miembro de una cofradía andaluza) y segundo porque lo menos bueno que pueda haber no es una cosa de ahora. Ya lo decía Diaz-Plaja en su famoso libro "El español y los siete pecados capitales": "Los españoles, he pensado muchas veces al notar el porcentaje que asiste al culto, son más capaces de morir defendiendo la puerta de una iglesia que de entrar en ella.". Y esto en pleno franquismo....

Al Neri dijo...

Embajador, me ha gustado lo de la puerta de la iglesia, pero reconoce que es una incoherencia (supongo que muy española) como cualquier otra. En el fondo es algo así estar dispuesto a matar por tu madre y luego pasar de ellla, no visitarla y no preocuparte. Puede ser algo instintivo, pero muy triste.

Embajador en el Infierno dijo...

Al Neri- No, si eso es lo que estoy diciendo, que es una actitud muy española, pero de toda la vida no solamente de ahora. Que parece que esto de los cofrades pasotas con cuestiones de fe empezó a ocurrir el día que murió el caudillo.

SUSI dijo...

A mi,no me gustan nada,y eso q aquí en Sevilla se veneran bastante.La semana santa la veo,como cornetines castrenses,clamor de turistas eufóricos,novios de la muerte,ven juani q por aquí podemos cruzar,roturas de litronas,redobles de tambor,vendedores de avellanas,fondo de vocinazos enfurecidos,himnos desainados,horteras melodías de móviles,relinchos,niños a chillido limpio,chopin en versión falleras,campanillazos,broncas alcohólicas,tacones de damas años cuarenta,gritos castizos,locutores transidos de amor local,beneméritos institutos,aguadores,pregones inflamados cual arengas mormónicas.
Sea cual sea la relación q uno tenga,con la iglesia,identidad,proximidad,respeto,indiferencia,lejanía o aversión,una se siente incomoda en estas fechas,lo mejor es crearse su propio espacio espiritual mediante un reproductor de música,y unos auriculares.
Recomendaciones urgentes: misa del papa maecello de palestina: magnificat,y misa en si menor de bach,las siete palabras de haydyn,requiem de mozart,stbut mater de rossini,misa solemnis de bethoven,y estas pequeñas joyas: ave maría de caccini,salmo 126 de vivaldi,ave verum corpus de mozart.
Si después de estas audiciones,no se es mejor de lo q se era,no teneis remedio,y os vereis obligados a tragaros la semana santa.