viernes, 10 de abril de 2009

CARMEN CHACÓN Y EL CRISTO DE LA LEGIÓN


Es cierto. Las procesiones de Semana Santa han perdido prácticamente todo su significado religioso para convertirse, de forma casi exclusiva, en un hecho folclórico y cultural que se mantiene y fomenta desde la Administración a causa del turismo y del lucro que lleva asociado. Valga como ejemplo la vergonzosa respuesta de las cofradías ante la polémica de los lazos blancos en las túnicas de los cofrades y las estrambóticas respuestas de gobernantes e histéricos tontos útiles. Algunos imbéciles, incluso, han pedido que los antidisturbios disolvieran las procesiones, al más puro estilo soviético en Praga, si los cofrades portaran el mencionado lacito.

También es cierto que muchos cofrades no pisan una iglesia en todo el año en el mejor de los casos, cuando no llevan una vida totalmente enfrentada a las enseñanzas del cristianismo. Aunque esto último también lo podríamos decir de muchos de los que acuden semanalmente a comulgar muy ¿devotamente?.

No obstante, y a pesar de todo, quiero romper una lanza a favor de esta centenaria tradición que para muchos supone, aunque sea una vez al año, acercarse a los misterios de la fe y también, para una gran multitud, sin duda, una forma de comprender de primera mano la pasión y muerte de Nuestro Señor.

Por no obviar lo mucho que me congratula y disfruto imaginando cuánto debe fastidiar a tanto quemaconventos comprobar que, a pesar de sus esfuerzos, en España sigue arraigado un fuerte sentimiento cristiano que será muy difícil de borrar. Cuánto deben sufrir los enemigos de la Iglesia al conocer los índices de audencia de las pocas emisiones religiosas y películas relacionadas que todas las cadenas retransmiten salvo las más puramente masónicas. Valga como ejempo de todo esto el traslado del Cristo de la Buena Muerte a hombros de rudos legionarios de las más diversas razas en un acto que todos los años supone una alegoría del verdadero sentido de la Hispanidad. Iglesia, Patria y Ejército unidos un año más a cargo de los presupuestos del ministerio de la Chacón. ¿Se puede pedir más?

12 comentarios:

Aprendiz dijo...

Pues sí Subdire, coincido con todo lo que dices.

Me hace gracia, el otro día iba en el autobus y oígo como una señora criticaba a algún conocido, porque iba de nazareno y se salió de la procesión, y decía ella que para una vez al año que ve a su Virgen, va y sale... Hombre, que diga que para una vez al año que pasean a su Virgen no debería salirse, pero verla puede todos los días que quiera en la iglesia donde la guardan.

El caso es que mientras salgan procesiones, la gente se acordará de qué significan estos días, y seguro que rezarán algo.

De todas formas también hay que darse cuenta que la fe es algo complicado, y cada uno la vive como sabe o como cree que debe. Pero lo que nadie puede negar es ese sentimiento cristiano tan grande que hay.

Al Neri dijo...

"España sigue arraigado un fuerte sentimiento cristiano que será muy difícil de borrar".

¿Usted cree, Subdirector? Para mí que es más bien lo que explica en el primer párrafo: puro folklore, aunque luego haya una minoría muy minoritaria que lo vive de verdad.

Veneficus dijo...

A mí siempre me han gustado las procesiones y las manifestaciones públicas de la Semana Santa, muy arraigadas en cada parte de España de muy distinta forma, pero con un fondo común.

Es cierto que en muchos casos se ha convertido en puro folklore. Aún así, en estos tiempos que nos ha tocado vivir al menos a mí me agrada ver que mucha gente sigue procesionando y manifestando su fe, su devoción, o lo que sea ... Unos tiempos en los que parece que toda manifestación pública de este tipo debe ser eliminada.

Dulcinea dijo...

Me encantan los videos y no podria estar más a favor de lo que dices, subdirector. Para los sociatas, ateos y demas antiespañoles ver a Cristo estos días inundándolo todo tiene que ser una medicina difícil de digerir. Eso si, eso no quiere decir que la sociedad sea cristiana ni que los gobernantes apoyan la religion porque en el fondo no es mas que una manifestación cultural y turistica para sacar los cuartos, por eso el sentimiento ante estas cosas para mi es un poco ambibalente.

BOIRA_A dijo...

Me agrada que muchos blog nos hayamos acordado en tal dia como hoy en el Cristo de la Buena Muerte Legionario, ellos dan la nota en cualquier evento, pero de una forma mayor con su Cristo, a que le profesan gran devocion

Como Cofrade no voy a negar que en algunas cofradias se vive de una forma folklorista, es la impresionj que da, pero detras de cada cofrade hay una persona, detras de cada cofradia hay otras actividades que se viven con intensidad durante todo el año, hay un recuerdo para los más desfavorecidos, un encuentro con los enfermos sean o no de la cofradia, hay una ayuda permanente con las parroquias, hay colaboracion, hay ENTREGA, cayada, silenciosa, pero eso queda oculto por el capitote o tras los bajos de cada paso. No se ve, pero es una realidad, aunque a veces se pise la iglesia solo para actos puntuales

Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Sr. Neri, lo que yo digo iba en la línea de Venéficus y de Boira_A. Aunque sea de forma folclórica, no se puede negar que en nuestro bagaje cultural el catolicismo sigue siendo algo fundamental y que, a pesar de los intentos por eliminar todo lo religioso de la vida pública, estos días se puede comprobar que no es tan fácil. Las jotas y esas cosas tienden a desaparecer pero esto no. ¿Y se podría explicar sólo como fruto de la farándula?

En cuanto la vida y comportamiento de los cofrades podría decir lo mismo. En las cofradías, como reflejo de la sociedad que son, hay auténticos impresentables pero también gente ejemplar en sus vidas. Lo mismo podríamos decir de la gente que acude a comulgar los domingos: ¿vemos en los confesonarios la misma gente que en las colas de la comunión? Yo no creo que haya tanta gente que no cometa un solo pecado mortal en toda la semana y, aún así, esa gente no desacredita la Eucaristía sino a ellos mismos.

Joven Madrileño dijo...

Totalmente de acuerdo, las procesiones, hoy día, no son más que fruto de la tradición más que un evento religioso, de ahí que muchos de los asistentes digan en TV que hay que apartar la política (aborto) de religión. O son unos hipócritas, o unos miserables que creen que el aborto es sólo un tema político o es que no se enteran de nada. O simplemente imbéciles.. aunque que gobierne ZP lo explica todo.

AdP dijo...

Si la gente se acerca a los templos única y exclusivamente cuando hay algún paso o trono dispuesto a procesionar algo querrá decir. ¿Cual es el problema, que la gente participe en estas manifestaciones o que participe y después no aparezca más por la parroquia? ¿De quién es la culpa de que después las iglesias estén vacías? ¿De las Hermandades, que atraen a gran multitud de creyentes, o de los sacerdotes, que no saben o no pueden encauzar esa afluencia de siervos? La sociedad cambia. Es complicado intentar "mantener" una parroquia y a sus feligreses con los métodos que sirvieron hace treinta años.

Sobre la carga de connotación religiosa que tienen algunos actos civiles o militares, y viceversa, ya lo dijo alguien una vez: al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios.

Post scriptum: Dulcinea, ser sociata, ateo o las dos cosas a la vez no es sinónimo de ser antiespañol, como aparentemente dejas ver en tu comentario. ¡Cuántos tópicos! ¡Cuántos prejuicios!

Aprendiz dijo...

AdP, los sacerdotes no tienen que hacer nada para atraer a nadie, lo más que pueden es hacer las misas más amenas a la gente...
La Iglesia no cambia, o no debería cambiar.

La gente ve las procesiones porque lo toman como un entretenimiento; van de paseo, comen pipas, charlan...

Por lo que me contó una amiga, el origen de las procesiones se debe al rezo del Vía Crucis, que poco a poco que se fue acompañando de imágenenes. Me gustaría saber cuánta gente iría a ver procesiones si hubiera que rezar el Vía Crucis, o imagínate, fuera obligado ir a verlas...

La mayoría no son creyentes y rehuyen de todo lo que sea rezar.

Maderal dijo...

Permitanme que haga mias las palabras leidas en un blog amigo;

"Cuando se ve a la fuerza armada, a la fuerza verdadera, impasibles, sin mover una pestaña, y, a la vez, emocionados hasta lo hondo, seguir a Dios por esas calles, cantar a Cristo y a la Virgen, levantar en vilo a su protector, el de la buena muerte, siente una seguridad que aplasta la angustia.
Mientras las gentes de armas canten a Dios, nada hay que temer. El universo gira como debe y el hombre sabe por qué. El soldado tras de Cristo es, sencillamente, civilización. Y Honor. Ahí hay una de las grandes claves de la Redención. El poder cierto se inclina. El falso, se indigna."

Un cordial saludo.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Precioso, Maderal, totalmente de acuerdo. ¿De qué blog es?

Maderal dijo...

Craso error el mio, veo que se me olvidó el enlace.

http://mi-libre-opinion.blogspot.com/2009/04/sobre-la-legion-tal-dia-como-ayer.html

Artículo de Arturo Robsy.

Perdonen el fallo, un cordial saludo.