jueves, 9 de octubre de 2008

¿Y AHORA ... QUIÉN HACE DE VERDUGO?

Aprovechando el interés que ha despertado el tema de la pena de muerte, quiero hacer una reflexión sobre el papel quizá más dramático en todo este asunto: el del verdugo.

Todos nos hemos aventurado a opinar a favor o en contra de la pena de muerte, pero a juzgar por los comentarios, no hemos reparado en que alguien tendría que ejecutar al reo. Quienes rechazan la pena capital no aluden al trágico papel de quien la ejecuta en última instancia, quizá porque sus argumentos aparentemente son lo suficientemente pesados como para obviarlo. Quienes la consideran necesaria tampoco entran en quién debería ser el verdugo: ¿un profesional ("El Verdugo", de Luis G. Berlanga, año 1963, muy recomendable)? ¿quizá debería ser funcionario? ¿debería hacer una oposición para acceder al puesto? En ese caso, ¿saldrían muchas plazas a concurso? ¿habría muchos candidatos? ¿cuál sería el temario?

Ante esta retahíla de preguntas, yo, que soy partidario de la pena de muerte, no tendría una respuesta clara. Sólo sé que no soy capaz de quitar la vida a nadie que no me ha hecho nada (ni a mí ni a ninguno de mis seres queridos), y que incluso en ese caso no sé si sería capaz. Creo que lo mismo le sucede a la mayoría de las personas de este país.

Busquemos soluciones a este problema.

13 comentarios:

Al Neri dijo...

¡Cómo se sobra usted, Leonardo!, ¡vaya dilema!

Ya me estoy imaginando encontrar en el BOE:

Ministerio del Interior
Orden INT/2025/2020, de 30 de septiembre, por la que se convoca proceso selectivo para ingreso, por el sistema general de acceso libre, en el Cuerpo de Auxiliares de Ejecución de Penas Capitales.

Leyendo, encontramos el temario, con temas como:

Tema 2.- La pena capital. Historia. Teoría de la pena capital. Principales críticas.

Tema 3. Modalidades de ejecución: Mecánicas, eléctricas y con arma de fuego. Tipos por modalidad: fortalezas y debilidades.

Tema 6.- La silla electrificada. Evolución y países en vigor. Características técnicas y modelos. Funcionamiento.

Fuera de coñas, yo supongo que sí habría un proceso selectivo y que el puesto tendría un fuerte plus de penosidad. También existe la posibilidad de que se recurra a funcionarios de Instituciones Penitenciarias (con fuerte remuneración) o a un pelotón del Ejército con cierto porcentaje de balas de fogueo para que ningún soldado sepa con certeza si ha sido su munición la que ha causado la muerte del reo.

porlafamiliaporlavida dijo...

El debate que ahora abre Leonardo sobre el verdugo, no viene sino a reafirmar mi postura, tan asesino es el que mata a un ser indefenso, como el que mata a un culpable, porque la acción es la misma, matar, quitar la vida, y la diferencia entrecomillada, es que en el primer caso el asesino mata por placer, o por ideología, o por que es mandado por alguien, y el verdugo cumple órdenes, pero para mi el verdugo ha de tener la sangre fría de matar a alguien conscientemente, y eso tiene que ser duro, siempre quedará en tu conciencia, en primer lugar que has quitado la vida a otra persona, y en segunodo lugar, podrá quedarte la duda o no, de si realmente era culpable, cosa bien distinta, porque se que mi amigo Al puede contestarme por ahí, es un soldado en la guerra, en ese caso, se aplica la ley del culo, entre tu culo y mi culo, pues amigo mi culo, ahí no hay otra hay selección natural, supervivencia del más fuerte, del más listo, del más astuto, eso es un campo de batalla, algo bien distinto de lo que aquí creo y entiendo que tratamos, el verdugo que ejecuta al reo para pagar con su vida, las vidas que se le acusan haber extinguido.

Así que mejor dejemos las cosas como están sin pena de muerte, y a instaurar la cadena perpetua y los trabajos forzados.

Teutates dijo...

Completamente de acuerdo con porlafamiliaporlavida. Por cierto muy buena la peli que recomendáis "El verdugo".
Señor Neri, en el temario se ha olvidado usted de nuestra tradición en penas capitales.
Tema 7.- El Garrote Vil. Técnicas de aplicación. Su eficacia ejecutora frente a otros tipos de métodos. Características y mantenimiento.

ignatus dijo...

Y, sobre todo, los grandes clásicos de toda oposición que se precie. A saber:

Tema 1 - La Constitución Española de 2018 (o de cuando sea la próxima)

Tema 8.- Ley de Prevención de Riesgos Laborales (importantísima en el asunto que nos acupa, no vaya a ocurrir una desgracia)

Y falta saber si la prueba será sólo tipo test o habrá una parte práctica.

Y hay que nombrar un tribunal calificador.

Como ejecutor pueden contratar al Che Guevara, a quien no le temblaba el pulso por una fruslería como una ejecución. O en su ausencia, que ejecute el conserje que para eso es chico para todo:
- "A ver, tú, deja de ver porno y ejecútame a este que no ha venido el Chancho"
* "Es que no tengo pistola"
- "Da igual, coge un palo"
* "Bueno, pero luego, que es la hora del café..."

¡Joder, todo son problemas!
Lo mejor es hacer un convenio con los EEUU y que nos los maten allí

Saludos

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Hombre, pues sabiendo que en España existen decenas de personajes que estudiaron una especialidad sanitaria (medicina, enfermería...) y que fríamente ejecutan niños no nacidos a diario dejándolos agonizar en una papelera (abortos con ciertas semanas de gestación) no creo que, en su día, nos faltaran capullos -muy profesionales ellos- que a cambio de cierto dinero fueran capaces sin ningún remordimiento, de ejecutar a cualquiera incluso por descuartizamiento.

Eso sin hablar de aquellos que están dispuestos a ofrecer o inyectar cianuro a un minusválido y quedarse para contemplar como muere entre espumarajos y convulsiones.

El francotirador dijo...

Desde luego viendo las actidudes de la gente cuando ocurre un crimen horrible o un atentado terrorista la verdad es que no habría problemas para encontrar un verdugo.Pero bueno desde luego si se aplicase la pena de muerte como ya se contempla en nuestra Constitución pero solo para tiempos de guerra,se tendría que establecer el procedimiento adecuado para el acceso al mismo,no es lo mismo colgar a alguien que ponerle una inyección,desde luego habría que saber si esos médicos que practican abortos estarían dispuestos a poner una inyección para ejecutar a un criminal.Creo que debe existir la pena de muerte para delitos especialmente crueles,con un procedimiento judicial lo suficientemente escrupuloso como para que no se cometieran errores,y en cuanto a su ejecución,los propios funcionarios de prisiones por mandato legal serían los que tendrían que ejecutar la sentencia aquellos que por razones morales no pudieran hacerlo se les eximiría de dicha obligación.

Veneficus dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario del señor Subdirector; si hay profesionales dispuestos a realizar abortos y eutanasias, seguramente los habrá dispuestos a realizar ejecuciones, aunque como indiqué en mi anterior entrada, me resulta curioso escuchar comentarios de conocidos a favor de estos últimos y en contra del primero (o viceversa).

porlafamiliaporlavida dijo...

Buenas madrugadas:

Me he permitido proponer vuestro blog, como mejor blog 2008, ya que como cada uno tenemos que elegir dos blogs, entre mis dos blogs a elegir sin dudarlo estaba el vuestro.

Un beso y suerte.

ana.

El Cuatrivirato dijo...

Porlafamiliaporlavida-Anaroski, muchas gracias. Pero, ¿qué es eso de los dos blogs favoritos?

princesa leia dijo...

Es curioso que hayais sacado este tema porque lo tengo bastante reciente. Además de la magnífica película que recomienda Leonardo, hay otra, un documental muy famoso en su época que no podéis dejar de ver, yo lo hice hace poco.
Se trata de "Querídisimos verdugos", rodado en 1973, que recoge entrevistas a los tres únicos "ejecutores de sentencias" que había en España ese año. Cada uno de ellos ejecutaba por garrote vil a los reos recluidos en prisiones de una determinada zona de España, por lo cual tenían que viajar cada vez que les llamaban.
A pesar de tratarse de un trabajo aparentemente fijo-discontinuo, ya que podían pasar años sin sentenciarse condenas de muerte, estos tres señores recibían un sueldo mensual notablemente más alto que el salario medio.
Los tres verdugos del tardofranquismo eran ya mayores, alguno yo creo que superaba los 65, y al menos uno de ellos iba a ser sucedido por su hijo.
A los tres les habían ofrecido el puesto en su juventud. Eran personas con graves dificultades económicas en la época de la postguerra y les había ofrecido el puesto un alto cargo policial. Uno había sido guardia civil.
El reportaje es durísimo, se te encoge el corazón. Se describen con todo detalle las ejecuciones de asesinos famosos como el Jarabo, la envenenadora de Valencia y varios violadores de niñas, como el "asesino de la pastorcilla".
Los protagonistas relatan crudamente cómo se sentían durante su trabajo, qué les decían los condenados, los intentos desesperados de fuga en el último momento de algunos de ellos, etc. También salen otros profesionales que presenciaban ejecuciones normalmente, como un médico y un funcionario de prisiones, el abogado de Jarabo, etc. Los detalles sobre las ejecuciones son espeluznantes.
También se recoge una historia del garrote vil en España y los "fundamentos éticos" de la pena de muerte.

ANAROSKI dijo...

Buenos días:

La respuesta la tenéis aquí:

http://jecarreroblancomartinez-h.blogspot.com/2008/10/i-edicion-del-premio-al-mejor-blog-las.html

Un besazo.

porlafamiliaporlavida dijo...

Tenéis un premio en mi blog, con todo mi cariño, un besito pa todos y nada, que no me quiero perder el comentario en la vitrina de premios.

anaroski.

Al Neri dijo...

Princesa Leia, yo he conocido el documental del que hablas justo a raíz de este post de Leonardo, porque se cita en wikipedia en la definición de "verdugo". Me lo he descargado y he visto un cacho. Tiene un aire muy antiguo, pero es impactante.