martes, 14 de octubre de 2008

¿LOS FUNCIONARIOS SON UNOS VAGOS?

Quiero trasladar al blog la agria y a veces violenta polémica que ha surgido con más frecuencia de la deseable en mi grupo de amigos. No es necesario que os identifiquéis los que participasteis en el último encontronazo y tampoco considero preciso que hagamos referencias personales sobre lo que opinó cada uno. Me parece simplemente que es un tema que puede generar debate y por eso lo propongo aquí.

El tema de esta última discusión fue: ¿son los funcionarios unos vagos? El enfrentamiento se produjo entre mi amigo A, ingeniero con experiencia en trabajar para las Administraciones en proyectos que éstas externalizan, y mi amigo B, empleado público.

Sin más preámbulos, expongo con la máxima objetividad de que soy capaz los argumentos de cada uno:

AMIGO A: los funcionarios son unos vagos.

1- Los funcionarios son unos vagos que trabajan pocas horas y no rinden casi nada. Salen mucho a tomar café y van a hacer la compra o a recoger a los niños en su tiempo de trabajo.


2- Los funcionarios tienen muy poca preparación, sólo se han aprendido un temario de memoria y no han hecho nada más el resto de su vida. Las oposiciones son un sistema ridículo y anticuado para seleccionar gente que no demuestra los méritos reales.

3- Es injusto que a un funcionario que no rinde no se le pueda echar.

4- Los funcionarios atienden muy deficientemente al público, se van al café, ponen malas caras, y nunca tienen ni puta idea de nada y siempre te mandan a otra ventanilla.

5- Lo único que se les da bien es el procedimiento para externalizar servicios. Cuando hay cualquier trabajo duro, las Administraciones externalizan el servicio con empresas que trabajan duro para sacarles las castañas del fuego.

6- Sobran muchísimos funcionarios. Al menos hay dos por cada uno que se necesita de verdad. Habría que echarles inmediatamente.

7- Los funcionarios se quejan todo el tiempo y es por puro vicio teniendo en cuenta como está el resto de trabajadores españoles. Un funcionario que esté jodido es, por ejemplo, porque le han dado una silla peor.


AMIGO B: los funcionarios no son unos vagos.

1- Decir “funcionarios” no es decir nada, es como decir “empleados”. Hay miles de tipos de funcionarios. Los hay vagos y trabajadores como en cualquier empresa grande. La imagen de los funcionarios en general está condicionada por la imagen que tiene la gente de los funcionarios “de ventanilla”, que son un porcentaje muy pequeño, pero es cierto que son los más quemados y que a veces se comportan con desidia.

2- Los funcionarios son los profesionales mejor preparados pues con la oposición reciben una formación exhaustiva y competitiva para desempeñar su puesto.

3- A un funcionario que no rinde se le podría echar abriéndole “un disciplinario”. Lo que es injusto es que a un trabajador de empresa privada le puedan echar en cualquier momento a cambio de cuatro duros.

4- Los funcionarios son los profesionales con mayor experiencia y calidad en la atención al público. Otra cosa es que las Administraciones tengan los puestos de “ventanilla” como los peor pagados, lo que motiva que estos empleados estén quemados y a veces lo sufra el público.

5- Es cierto que las Administraciones externalizan muchos servicios que suponen el ejercicio de potestades públicas y es una vergüenza. Pero los resultados de estas externalizaciones no son satisfactorios y a menudo la Administración termina trabajando para la empresa y corrigiendo lo que han hecho mal por no conocer el especial funcionamiento de los servicios públicos.

6- Sí hay tendencia a que haya más funcionarios de los necesarios en algunos ámbitos de la Administración, pero esto no es generalizado (en algunos sitios faltan) y se tiende a corregir estos problemas.

7- Cada uno en su ámbito se queja de sus problemas. Muchas críticas contra el funcionariado son pura envidia. Que en la empresa privada no se cumplan los derechos sociales mínimos no quiere decir que su cumplimiento por las Administraciones deba considerarse un privilegio injusto objeto de ataques.


19 comentarios:

albert dijo...

Pues claro que el funcionariado tiene mala fama. De los funcionarios que conozco la mayoría tienden a ser vaguetes, y el sistema se lo permite.
Se justifican con el hecho de que ya ganaron una oposición en su día, y eso parece que les da si no el derecho de pernada sí el derecho a dormir a pierna suelta mogollón de horas al día. Estás de acuerdo conmigo o no?
Alberto

ANAROSKI dijo...

Buenas madrugadas Al:

Jugoso tema el que propones, y es que yo, vengo a ofrecer la tercera versión del asunto.

Me gustaria decirle al amigo A, que no todos los funcionarios son unos vagos, que eso va un poco en la condición de la persona, aunque si que es verdad, que la Administración Pública debido a sus enchufes que existen en todas partes, y al consentir que determinado tipo de personas formen parte de ella, originan el cancer de la desgana en aquellas personas de perfil mas maleable.

Lo de poca preparación también te lo discuto, no por la poca preparación, sino por el simple hecho que en una tertulia anterior en este blog, sobre la universidad, quedó bastante claro que las titulaciones en muchos casos sirven de poco.

La atención al público es inherente a la personalidad del que atienden, la diferencia y ahí si te doy la razón es que en la empresa privada son mas suceptibles de despido y ahí si te doy la razón, que cuesta más trabajo despedirles.

En cuanto a que sobran, pues como en todas las grandes empresas, no es lo mismo un flojo entre cien tios que trabajan, que un flojo entre cinco que trabajan, la carga no se reparte igual.

Con respecto a lo de las quejas, quien no se queja en este país, es gratis.

Amigo B.Coincido contigo en que no son vagos todos, pero tambien los vagos tienen mayor escudo dentro de la administracion y encuentran mayor defensa que un trabajador por cuenta ajena.

Tampoco creo que sean los de mayor experiencia y calidad en atención al público, hay como en el punto anterior como todos los hay agradables y los hay desagradables.

Te doy la razón en que si hay tendencia es porque a veces politicamente conviene, sin embargo el cuerpo de profesores, tira de un bolsazo de interinos que ni te cuento, y con respecto a tu ultimo apunte, muchas personas los critican por envidia.

Y dicho esto. Os dejo mis conclusiones, los funcionarios no son ni flojos ni trabajadores, ni simpáticos ni antipáticos, ni están mejor o peor preparados, ya que de todo hay en la viña del Señor, ese no es el problema, el problema es que lo público incita a la dejadez, simplemente, porque esa es la debilidad del hombre, y valga por ejemplo, ¿quien no se ha tirado un pedete aprovechando una multitud? o le ha dado un chapito al de delante, y es que nuestra naturaleza y parto de que todos somos flojos por naturaleza y todos buscamos la parte cómoda, nos hace que nos dispersemos en los grandes grupos, es como cuando hay manifestaciones y un grupo de exaltados aprovecha para dar el mitin, cuando a lo mejor ni comparten ideas con los manifestantes, y así puedo poneros cientos de ejemplos en los que la voluntad del hombre se diluye en la multitud.

Así que primer problema nuestro espiritu de flojera, y el segundo la alfombra roja que tiende la administración, a la desmotivación al pagarte igual trabajes o no trabajes, y al no despedirte salvo que robes o hagas alguna barbaridad gorda, pues al entrar en la dinámica del todo vale, el individuo y su desmotivacion lo degradan a convertirse en el tipico chupoctero de la olla gorda.

Buenas noches.

Leonardo dijo...

Digamos que estoy de acuerdo con puntos aislados de cada uno de los amigos.

Siempre que se generaliza se es injusto con alguien. Pero si no se generalizase, prácticamente no se podría hablar de nada. Así que no me duele en prenda generalizar.

No creo que los funcionarios sean unos vagos, pero sí que se tomen el trabajo con más tranquilidad que el resto porque saben que nadie les puede mover de la poltrona. Lo de los expedientes sancionadores y esas historietas, vale sí, existen, pero simplemente mencionarlos provoca risa floja.

Que existen muchos más funcionarios de los necesarios es manifiesto, a juzgar por lo que nos roba el estado en cada nómina. Que la envidia es el deporte nacional, también, porque a todos nos gustaría ser funcionarios y de ahí que muchas veces las críticas provengan de la envidia. Todos tuvimos oportunidad de dedicar varios años de nuestra vida a preparar una oposición, ¿no? Y sin embargo no lo hicimos, bien por falta de voluntad o porque se vivía muy bien con un sueldo desde bien joven. Pero el caso es que no lo hicimos.

Pero lo peor de todo es la falta de vocación de servicio de los funcionarios (sí, generalizo sin rubor alguno) cuando les está pagando el sueldo el resto de ciudadanos (y ellos mismos, que sólo faltaría que estuviesen exentos de pagar impuestos). También es vergonzoso el agujero monetario que causan las administraciones públicas, entre otras cosas por el derroche que se produce; las empresas inflan las ofertas porque saben que los funcionarios de turno adjudican actividades con el único criterio del amiguismo y los beneficios personales muchas más veces de las que sería deseable.

En fin, "papá estado", basta ya de saquear nuestros bolsillos y, mientras no sea capaz de controlar exhaustivamente el gasto, minimice el sector público. Es simplemente una cuestión de justicia. Ah, perdón, que de eso no existe en España.

Teutates dijo...

1º Pienso que como en todos los sitios, hay gente que curra y gente que se toca los huevos (de lo cual muchas veces no se tiene responsabilidad, sino que no te queda otro remedio). No soy funcionario, pero digamos que conozco varios ámbitos del funcionariado.
2º Doy fe que dentro del funcionariado, hay un nivel de cualificación, en escalas grupo A y B principalmente, entre alto y muy alto.
3º Doy fe de que en esas escalas de la administración lo normal es que se curre. (Otra cosa es que curren menos horas, o solo por las mañanas, cosa que veo deseable y bueno también para su aplicación en la empresa privada)
4º Pienso que realmente también hay bastantes funcionarios que curran entre nada y casi nada, pero también pienso que ellos no tienen la culpa, sino que la tienen sus jefes, normalmente alguien puesto a dedo por un poder político o por un "amigo de", este sí, completamente incompetente.
5º Pienso que dentro de la administración, existe más competencia interna, y más malos rollos entre compañeros que en la empresa privada.
6º Pienso que en determinados sectores de la administración, lo de las oposiciones "procesos selectivos" es un auténtico mamoneo, pensado para que entren los "hijos de" (que luego son los que no curran y dan la fama a los funcionarios) en el que la supuesta potestad reglada de la administración se convierte en una auténtica potestad discreccional sobre la que nadie ejerce ningún tipo de control.
7º Creo firmemente que quién critica a los funcionarios y se queja de lo que hacen, es por pura envidia, y les animo a que intenten serlo si tan chollo les parece.

Pantera Rosa con Nube dijo...

El problema radica en la seguridad del funcionario que sabe que haga lo que haga no le van a echar, y no creo que nadie llegue a un funcionariado con la idea de vaguear, ya que no hay nada más triste que estar en un trabajo sin tener nada que hacer, pero existe una contaminación a causa de las cuestiones que surten... Que Si el otro trabaja menos que los Reyes Magos pero por categoría cobra mas... Ese tipo de clase improductiva ideosincrásicamente es la más sindicalista, supongo por el tiempo que tienen para no hacer nada y pensar, llega el enarbolamiento. Creo que existe una desmotivación y sobre todo un conformismo que no lleva a ninguna parte sólo a mantenerte ahí para toda la vida, si lo piensas en el funcionariado es donde más bajas por depresión se dan... En fin, me parece una lacra para un país con ansias de progreso, pero como en todo gremio hay de todo, dependiendo de la persona.

PD:"Les hay vagos"... ¿Le-ismo en Pucela?

ignatus dijo...

Concreto y resumido:
- Creo que hay, porcentualmente, más vagos que en empresas privadas pero no muchos más.

- Parte de la vaguería es culpa de los "jefes" que no se enteran ni saben distribuir el trabajo y suelen ser cargos a dedo como señala Teutates (con el que, por cierto, coincido en casi todo)

- Creo que habría que simplificar (posibilitar en realidad) su despido pues hay algunos casos sangrantes, de vergüenza ajena, que son los que dan mala fama al resto. En la práctica, el teórico sistema de sanciones es súperpermisivo (pues no se aplica)

- El acceso al funcionariado está mucho más controlado que en la empresa privada (pero mucho, mucho). De hecho, en la privada el amiguismo es el principal método de acceso (y me parece bien, cada uno en su empresa que haga lo que quiera) y en lo público son la excepción (por mucho que "todos conozcamos a uno que..."). Eso no quiere decir que entren los más válidos, pues a menudo las pruebas no criban eso.

- Una buena técnica para eliminar posibles competidres es difundir el rumor de que las plazas están "dadas": es sorprendente la cantidad de tontos que dejan de intentarlo por oír eso. Unido al hecho de que a los eternos opositores (esos cuyos libros pasan solos las horas sobre las mesas de las bibliotecas) les interesa tener alguna excusa para justifiar sus contínuos fracasos.

- Los de Valladolid no somos los que mejor hablamos por mucho que tengamos la fama: somos leístas, loístas y decimos "esuvisteS", "comisteS", etc.

Bueno, os dejo que están grabando un corto en el edificio y me hechan de la garita (no quieren que salga, sob, sob..)

Saludos

ignatus dijo...

Por cierto, aprovecho para contar un chiste:

Un señor entra en la panadería y dice:
- Hola, ¿me da un pan funcionario?

Y el dependiente responde:
* Baguete, le tengo dicho que el pan se llama baguete.

ja, ja, je, je, jua, jua... (risas enlatadas)

El francotirador dijo...

Hace tiempo que en mi blog hablaba sobre este asunto,pero aclarando una circunstancia y es que se utiliza de forma equivocada la expresión "funcionario",la adecuada es empleado público pues engloba tanto a los funcionarios,estatutarios y laborales.Hasta hace poco más de un año la diferencia era la legislación que se le aplicaba a cada uno de ellos a los funcionarios la Ley de Función Pública,a los estatutarios que normalmente trabajan en centros sanitarios (es decir consultorios,centro de especialidades y hospitales)sus propios estatutos y en cuanto a los laborales por un contrato de trabajo,pero actualmente la legislación es común tras la aprobación del estatuto del empleado público.Pero a lo que iba en mi blog hablaba de forma somera y con bastante mala leche de los empleados públicos (perdón por esta muestra de onanismo intelectual)especialmente de los sanitarios que por razones de trabajo más conozco (sin entrar en más detalles,el enemigo esta en casa je,je,je).Tengo que decir que estoy más de acuerdo con el amigo A que con el B,lo que ocurre es que A lo dice de una manera más esquemática,nuestra administración pública con honorabilísimas excepciones esta hecho un auténtico solar,por un lado estan los del tercio ugetero-sociata-progre que se dedica a joder lo que puede y más porque manda el PP y también porque en su gran parte son unos auténticos inútiles,luego esta el tercio opusero-pepero-cesifero(CSIF vamos),que es el commo el anterior es decir inútiles y vagos francamente ambos tercios son igual de impresentables y luego esta la manada que piensan que porque tienen que hacer las cosas bien si haciendolas mal viven de puta madre,y bueno otra de las "virtudes" comúnes a los tres grupos es su mezquindad que se demuestra en la circunstancia de hacerle la vida imposible a esas criaturas de Dios que ingenuamente intentan hacer las cosas bien que es lo que me fastidia especialmente.Bueno luego capítulo aparte es la vergüenza de los liberados sindicales,se porque lo veo cada día que por ejemplo estos liberados apenas trabajan y que además gran parte de ellos se dedican a otras activades más interesantes para ellos y luego en relación con esto se da otra circunstancia que escapa a casi todo el mundo y es que por ejemplo estos liberados sindicales al pasar a esta situación generan una vacante en su puesto que es ocupado por otra persona que normalmente es tan inútil como el titular de la plaza porque precisamente el sindicato en cuestión (da lo mismo UGT que Comisiones,que CSIF y que el que sea)procura poner a un "recomendado" suyo,es decir que los sufridos contribuyentes estan pagando dos sueldos para la misma plaza pero ninguno de los dos rinde en su trabajo.En cuanto a que hay muchos empleados públicos,sería más correcto decir que hay muchos empleados públicos que no sirven para nada,es decir menos enchufes con puesto obtenidos mediante un concurso de méritos que no es más que una manera encubierta de meter a los "recomendados" y también menos liberados sindicales y más policias,guardias civiles,médicos enfermeras,etc es decir trabajos que demanda la sociedad pero claro siempre hay ajustes presupuestarios excepto para poner enchufados.Y término que me estoy empezando a cabrear.

sefo dijo...

Los funcionarios no solo son unos vagos, sino que las oposiciones son una pantomima porque todas las plazas estan dadas. Para entrar en la Junta es necesario conocer a alguien, lo sabe todo el mundo.
Ignatus, en las empresas se coge a los mas capaces porque las empresas privadas no quieren perder dinero teniendo inutiles, en cambio en la administracion da igual que entren tontos, porque total...
Y es verdad q en la administracion contratan todo externo porque no saben hacer nada y cuando vas a alguna gestion tienes q esperar a que vuelva el señorito/a de turno con las lechugas y el pan asomando por la bolsa.
No se si sera culpa de los funcionarios o de sus jefes enchufadisimos, pero los funcionarios son una lacra para este pais.

Irache dijo...

En general estoy de acuero con teutanes y con ignatus, solo, que yo pienso, si cuando aprueban las oposiciones les dan un manual de "como ser el más borde", "o como quitarse el muerto de encima más rapido.
De acuero que hay de todo, pero cuando trabajan de cara al publico se queman enseguida. Cierto que es duro trabajar de cara a la gente, pero les pagan por ello, que no se les olvide.
Les importa un bledo tu tiempo, ellos tienen su jornada y si tu pierdes mas o menos tiempo que les importa?
La culpa entre otros la tenemos nosotros, por que si nos quejaramos más, o pidieramos hablar con superiores o cosas por el estilo, igual pondrian sanciones, pero yo particularmente estoy deseando salir corriendo y perderlos de vista cuanto antes.
Más que vagos pienso que muchos son unos getas(no sé como se pone), tienen la seguridad del puesto y con eso les sobra.

ignatus dijo...

Estimada Sefo:
Antes de nada, muchas gracias por la parte que me toca de tu comentario ;-)

Mis apreciaciones, al igual que las tuyas, son difíciles de demostrar objetivamente. Sólo puedo enlazar un estudio que, como todos los que se hacen al respecto, revelan que el amiguismo es la vía de acceso preferente a la empresa privada (página 7). Es un hecho innegable. Y cuando se elige de entre un "grupo de amigos" no se coge "a los más capaces".

Ahora bien, en la empresa privada, el que no funciona puede ser despedido (que no siempre se hace), mientras que en la pública, en la práctica, no. De ahí que, efectivamente, el porcentaje de inútiles en la administración sea más elevado (pero menor de lo que cree la gente). Insisto en que el problema no es de la valía o no del personal, sino la permisividad de sus faltas (como la que das a entender de "la hora y media del café", habitual en muchos casos)

Estimado francotirador:
Aunque el estatuto básico del empleado público iguala en muchas cosas las distintas modalidades, sigue habiendo diferencias entre laborales y funcionarios. En cualquier caso me ha parecido muy correcta su apreciación pues no todos los que trabajamos en administraciones somos funcionarios.

Saludos a todos y perdón por las faltas de mi primer comentario (el "hechan" del final, sobre todo)

dulcinea dijo...

Conozco muchos funcionarios y los dividiría en dos grupos (siempre es igual): los que presumen de que trabajan poco y se dan buena vidorra y los que niegan a capa y espada que los funcionarios son vagos, dando mil argumentos como el amigo B para demostrar que la vagancia funcionarial es un mito. No se a que grupo hacer caso, pero lo que si se es que por mucho que se les critique yo diria que mas del 80% de los estudiantes de carreras de letras han intentado estudiar oposiciones la gran mayoria sin exito, asi que es verdad que hay mucha envidia, y luego es muy cierto lo de las ventanillas, la gente cree por ejemplo que en hacienda solo estan los de atencion al publico, pero luego en los despachos hay tecnicos que la gente no ve y que tienen muchos conocimientos y trabajan duro, es como la cara oculta de la administracion.
El comentario de Sefo me parece de una palurdez y una falta de respeto infinitas. ¿Cuantas veces te han suspendido en las oposiciones a la junta, listilla?
Por cierto, me he divertido mucho leyendo el nuevo perfil de ignatus, pero con lo del remake de Telma y Loise te has pasao, salao.

sefo dijo...

Dulci, que me dejes de mencionar en tus comentarios y menos para insultarme, que la mas palurda, mas borde y maleducada del blog eres tu, que ya sabes lo que muchos te hemos recomendado mil veces para relajarte, no? Pues ya sabes…
A ti te importa un carajo si yo me he presentado o no “a las oposiciones a la Junta” (como si solo hubiera unas, que ignorante). Si no te das cuenta de que las plazas estan dadas es que no enteras del mundo en que vives o no te quieres enterar o eres una de las enchufadas.

funcionario dijo...

Conforme en que el nivel de exigencia para los trabajadores de la Administración es menor que para los de la empresa privada, pero como contrapartida los empleados públicos cobramos bastante menos que eun un puesto similar de la empresa privada y las hipotecas, la ropa, la gasolina y la comida cuestan lo mismo a todos.

Sr. Hernández dijo...

Seré breve: no se puede generalizar ya que no depende del puesto, sino de la persona. Yo estoy estudiando para ser administrador de la Junta de Andalucia y puedo asegurar que haré lo imposible para hacer mi trabajo bien porque entoncés será cuando me sentiré bien conmigo mismo.

Leonardo dijo...

Lo del sueldo más bajo que ha indicado "funcionario" es completamente falso. Las administraciones públicas pagan muy bien, siempre, y puntualmente, e independientemente de que seas un cafre. De la empresa privada no siempre se puede decir lo mismo.

Con respecto al enchufismo, siempre me parecerá mal, pero en la empresa privada los propietarios se juegan su dinero (allá ellos) y en la pública se juega con el de todos, así que debería haber tolerancia cero.

Natalia Pastor dijo...

Hay de todo.
Lo que si es verdad, es que si algo sobra en España, son funcionarios.
En las comunidades gobernadas por los socialistas, el número de personas que viven de la "cosa pública" es brutal.
Un ejemplo;Andalucia, tras más de veinticnco años de gobierno ininterrupido progre, tiene más funcionarios, asesores, adjuntos y personal dependiente de la Administración, que Madrid ,Cataluña y Murcia juntas.

dulcinea dijo...

Natalia Pastor, es que los sociatas necesitan tener mucha gente que les asesore, porque si no estan mas perdidos que un pulpo en un garaje.

Anónimo dijo...

El cuerpo de funcionarios del estado y autonomias y comarcas etc etc, son el cancer de este pais. Son castas, que a modo de resumen ,recogen un monton de dinero de los contribuyentes y para gestionarlo se gastan 3/4 partes en sus propios sueldos y con las migajas que quedan nos hacen alguna carretera o algo para sacarse la foto el politico de turno. Además se encargan de votar cada 4 años,al color del partido que más los mima.