sábado, 18 de octubre de 2008

LA ESTRELLA SE ESTRELLA.

Desde el final de la última Guerra Carlista hasta el nacimiento de mi abuelo paterno transcurrieron veinticinco años. Aunque me consta que algunos de sus familiares estuvieron en bandos enfrentados, nunca oí a ninguno de mis ascendentes hablar del tema más de dos minutos. Es más, sólo hace unos pocos años que me enteré de cómo fueron asesinados y/o perseguidos algunos parientes durante la Segunda República y la posterior guerra. Hace muy poco me contaron cómo un primo de mi abuela (qepd) poco antes del Alzamiento fue apaleado y arrastrado por un caballo hasta la muerte por el delito de ser afiliado de la Falange. Contaba con quince o dieciséis años. Otros eran amenzados de muerte cuando salían de la iglesia y eran incluidos en listas públicas donde «los rojos» se repartían las escasas posesiones que dejarían tras su asesinato. Parientes más lejanos estuvieron a punto de ser quemados vivos en hornos de leña o, más tarde, murieron en Alto de los Leones y no se sabe dónde están sus cuerpos. Hace poco me enteré de que mi bisabuelo, guarda en una finca de Madrid, o no sé muy bien dónde, salvó la vida porque, cuando acudieron a buscarle los milicianos, uno intercedió por él: «Dejadle en paz que tiene muchos hijos». En fin, algo enterrado SIN ODIO en la memoria como una desgracia lejana. Incluso algunos de mis allegados más próximos han militado en partidos políticos o sindicatos de izquierdas sin problema ninguno porque en mi familia nunca se cultivó el resentimiento contra el enemigo no buscado pero vencido. Todo lo contrario: siempre criticaron mis inclinaciones políticas.
Supongo que todos tendríamos que contar grandes injusticias cometidas contra nuestras familias por y en ambos bandos a poco que indagáramos. Y seguro que si buscamos un poco más logramos encontrar afrentas cometidas contra nuestros antepasados por los carlistas o los liberales, por los franceses, por los partidarios de Juana la Beltraneja o por Galba o por Viariato pues, de seguro, tuvimos ancestros en ambos ejércitos.

Yo he descubierto la mayoría de estas a cosas a raíz de que Z-ETA-Pé diera rienda suelta a las ansias poco contenidas -series, documentales, películas y novelas promovidas por dinero público nos machacan desde hace tres décadas- de algunos impresentables de reavivar las tragedias ocurridas en aquellos años. Monumentos a La Pasionaria, homenajes y honoris ca
usa a reconocidos e hipócritas genocidas, retiradas o sustituciones de callejeros completos, leyes de ¿memoria o venganza? histórica, pensiones a los brigadistas internacionales,... Todo promovido por la mente enferma de un hombre que ni siquiera usa el apellido de su famoso abuelo -el masón y fusilado capitán republicano que enterraba a los fascistas hasta la cabeza para después practicar el tiro con ellos- sino el del militar jurídico franquista.

A la mitad de los españoles que vivieron hace setenta años se les viene humillando sin cuartel e incrementalmente desde un Gobierno y desde un Estado que presumen de democráticos y plurales demostrando que ese punto y a parte, que esa reconciliación nacional ejemplar que nos dicen supuso la Transción ha sido una farsa para incautos.

Y ahora, posiblemente uno de los mayores mezquinos que existan en España -y espero no ser encarcelado por escribir esto- lanza una persecución judicial contra los líderes de uno de los bandos muy posiblemente a modo de cortina de humo que oculte los fracasos y las inconmensurables miserias de la España que nos ha tocado sufrir. El mismo que tiene cientos de asuntos pendientes sobre la mesa de su despacho relacionados con el terrorismo y con chivatazos a etarras desde el Ministerio del Interior, y el mismo que rechaza las denuncias contra Santiago Carrillo por los crímenes de Paracuellos del Jarama, abre diligencias previas contra los dirigentes del franquismo y los dirigentes de Falange por detención ilegal y crímenes contra la Humanidad, delito este último que no se reconocé como tal hasta los juicios de Nuremberg. Además, se salta a la torera la Ley de Amnistía del 77 que, sobre todo, protege a los implicados en la Causa General abierta en 1940.

Para este tipo, la Ley, más que un instrumento para la Justicia, es un engranaje que manipular en su propio beneficio ¿moral? personal y popular. Así, y a base de piruetas jurídicas, justifica Garzón que no entrará a juzgar los crímenes del bando rojo puesto que ya fueron in
vestigados en la Causa General abierta en 1940. Entonces, si las deportaciones, ejecuciones y demás crímenes fueron motivados por aquel proceso, según este razonamiento, serían justas y, de otro modo, si el proceso no es válido, lo lógico es que en sus diligencias también fueran esclarecidos crímenes perpetrados por la Segunda República y los mal llamados republicanos durante la contienda. Por lo visto, este ángel vengador quiere juzgar a los muertos sin condenarlos -faltaría más- y condenar a los que sigan vivos incluso con la oposición de la fiscalía y, por ende, de parte del Gobierno. También quiere desenterrar e identificar a 114.226 cadáveres del bando rojo incluso con la oposición de sus familiares como en el caso de García Lorca. Reconociendo -como hizo el franquismo pues pagaba los desenterramientos de republicanos que fueran solicitados- que es justo que los familiares de los muertos reclamen sus restos y les ofrezcan una sepultura digna, me pregunto si acaso están identificados los cadáveres de los muertos nacionales. Lo dudo mucho pues, en los años 40 no existían pruebas de ADN.

En fin, dejo para el debate esta esquizofréncia e irresponsable decisión, propia de un individuo que seguramente sería más feliz si dejara la judicatura para ser modelo publicitario en folletos de Pryca-Carrefour o si ingresara en la casa del Gran Hermano. Un personaje que parece querer llevar a los españoles, de nuevo, al enfrentamiento y la crueldad más inimaginable. Algo en lo que somos expertos cuando no tenemos nada grande e importante que amar.

«España ha venido a menos por una triple división: por la división engendrada por los separatismos locales, por la división engendrada entre los partidos, por la división engendrada por la lucha de clases. Cuando España encuentre una empresa colectiva que comprenda todas esas diferencias, España volverá a ser grande como en sus mejores tiempos.»

«Ojalá Fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas cualidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia.»

11 comentarios:

ANAROSKI dijo...

Teneis un premio en mi blog.

Un saludo.

sempietnos dijo...

Garzón ha emprendido una huida hacia adelante, y explico la razón:
Rafael Vera demandó a Garzón por parcialidad manifiesta, y vulneración de derechos fundamentales ante el Tribunal de Estrasbusgo, que admitió la demanda, lo que sólo hace en un 2% de los casos.
La sentencia está al caer, y se da por hecho que será condenatoria para Garzón, lo que lo pone en una situación dificilísima y con pie y medio fuera de la Audiencia Nacional.

El francotirador dijo...

Señor subdirector estoy completamente de acuerdo con usted,este miserable de Garzón,esta consiguiendo lo que el quería volver a enfrentarnos sobre un asunto ya pasado como es el de la guerra civil.Yo como otros muchos tenemos familiares en los dos bandos,sin ir más lejos mis dos abuelos uno republicano y otro en el bando nacional,y fueron precisamente ellos a los que la historia con sangre les había enseñado a lo que pueden llevar los enfrentamientos,los primeros en querer olvidar esos años en que ambos bandos cometieron tropelias igual que en ambos bandos hubo personas de bien,desgraciadamente estos en minoria.Maldigo a Garzón ya solo por eso por volver a sembrar la discordia.Luego se podría hablar largo y tendido de su torpe instrucción de sumarios como en el caso de los narcos turcos que han quedado en libertad o como en su juzgado no se investiga al chivatazo del bar Faisan,en fin todo una gran mierda.Y luego lo que también me indigna es como la chusma progre que cuando la negociación con ETA pedían olvido y perdón por parte de las victimas del terrorismo sin embargo estan obesionados con las víctimas de una guerra (de un bando claro) que ocurrió hace casi 70 años.

Al Neri dijo...

Subdire, me ha gustado mucho la reflexión, sobre todo su experiencia familiar en la guerra (yo también tuve un abuelo en cada bando) y su argumento sobre la validez de la Causa General del Dominio Rojo.

En efecto, si Garzón dice que a los rojos no hay que imputarles nada porque ya fueron juzgados en este proceso conocido como la Causa General, es que le está dando por válido y, en consecuencia, debería también dar por buenas las condenas en él recaídas, incluidas las penas de muerte, en vez de intentar ahora depurar las responsabilidades de los franquistas.

También debería en coherencia trincar a todos los rojos que, por lo que fuera, se sustrayeron en su momento a la justicia franquista (porque huyeron al extranjero).

Si en cambio pensara que la Causa General fue una aberración nula de pleno derecho, lo que tenía que hacer es procesar también a los izquierdistas del Frente Popular, que no habrían sido juzgados conforme a derecho..

Leyendo las diligencias previas me he escandalizado especialmente con la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (que esgrime el Juez Estrella), según la cual cabe la retroactividad de las penas para delitos contra la humanidad si en su día fue imposible juzgarlos. Se ve que los liberales tienen la irretroactividad normativa como un dogma (yo nunca la he tenido) sólo cuando les conviene. Y lo que me parece más alucinante es que todos estos impresentables se han hartado de criticar a Franco por aplicar retroactivamente la Ley de Responsabilidades Políticas de febrero del 39(muy oportunamente aplicada en mi opinión).

Señor Garzón, ¿por qué no nos olvidamos todos ya de la guerra? Es que si empezamos a hurgar, va a salir mierda por todas partes y eso nos va impedir a los españoles crecer mirando hacia el futuro y librarnos de los odios, como debería ser tantas generaciones después. Yo incluso me muestro reacio a que se procese al anciano Santiago Carrillo. Ya ha quedado demasiado claro que fue el responsable de las matanzas de Paracuellos. Lo que no han probado los jueces lo han hecho los historiadores. Dejémosle en paz el poco tiempo que le queda. Si no lo fusilaron en el año 39, que hubiera sido lo suyo, ¿para qué vamos a andar ahora removiendo la pecina?

Pensemos en la paz y en entendernos ahora con los problemas de ahora, que buena falta nos hace, y dejemos quietas las viejas rencillas de la guerra.

Leonardo dijo...

Sr. Subdirector, me ha encantado la entrada y estoy en general de acuerdo con usted.

No se puede esperar nada bueno de un juez que en los años 90 fue en las listas electorales de un partido político. Tenemos una vez más lo que nos merecemos. El Poder Judicial español (que es el mismo que el Ejecutivo) da asco, no me cansaré de repetirlo.

Ya no vale de nada decir que es mejor no remover la mierda: lleva varios años removiéndose gracias a zETAp y, llegados a este punto, lo que habría que hacer es limpiarla completamente. El problema es que, según están las cosas, me temo que lo que se hará será meterla a escobazos debajo de los muebles de los de siempre, que es lo más sencillo porque nunca se quejan.

dulcinea dijo...

Menudo bicharraco "imparcial" el juez Garzón.
Debería dejar quietas las aguas. Es cierto que en una guerra todos los bandos cometen algunos abusos, pero en la guerra civil yo pienso que esta claro que los mayores crimenes los cometieron los rojos y que lo de los nacionales fue poca cosa.
Es verdad que Franco mando fusilar gente, pero reconozcamos que sería por algun motivo, es decir por barbaridades y crímenes de guerra cometidos por los republicanos que no podían dejarse impunes. Ya lo dijo Franco, que el que tuviera las manos limpias de sangre podía estar tranquilo. Pero había que castigar de algún modo las salvajadas que se cometieron contra curas, monjas y gente honrada cuyo único delito, era por ejemplo ir a misa. Mi abuela siempre me contaba lo mismo que dice el subdirector del Banco Arús, que los rojos les amenazaban en el pueblo al salir de misa justo antes de estallar la guerra.

Veneficus dijo...

Desde mi desconocimiento jurídico me parece totalmente absurdo y fuera de lugar lo que está haciendo ese juez, y aunque desconocía los detalles de la causa general del 39, estoy de acuerdo con lo dicho por usted y el sñor Al Neri.

Este gobierno lleva tiempo removiendo la basura de la guerra porque le interesa despertar viejos odios ya olvidados por motivos puramente electoralistas. El problema de estas cosas que tocan la fibra sensible de la gente es que no se sabe en lo que pueden desembocar.

Por otra parte, Garzón pudo en su día hacer como político, cuando fue parlamentario del PSOE entre 1983 y 1984 impulsar lo que hoy en día carece totalmente de sentido (no digo que entonces lo tuviera).

Ah, y ¿cuantas asociaciones, fundaciones, ...se están aprovechando económicamente de la nueva ley?

sefo dijo...

Dulci, cariño, no pensaba decirte nada pero hay que decirtelo porque si no reviento. La vision que das de la guerra y de Franco es sencillamente de verguenza ajena. Que lo de Franco "fue poca cosa", dices, y que "algo habrian hecho los rojos"... No se si reir o llorar, de verdad, con tanto partidismo que no te deja ver ni a dos palmos de tus narices. El regimen de Franco fue un regimen dictatoria y asesino instituido para defender los privilegios de las clases mas poderosas. A los que reivindicaban derechos minimos, salarios dignos, tener tierra o tener derechos democraticos directamente los metian en chirona o los fusilaban. Tambien fusilaron y persiguieron a los artistas sin ningun motivo,a las personas que pensaban por si mismas, a los defensores de los mas necesitados y hasta a gente con gran patriotismo que defendia España de la invasion de nazis alemanes y de fascistas italianos. esa es la realidad de tu franquismo, para que te enteres.

aprendiz de brujo dijo...

A mi no me gusta que Garzón se meta ahora a enjuiciar estas cuestiones. me parece innecesario reabrir procesos de este estilo, cuando hemos tenido una transición, que ha sido un ejemplo de reconciliación nacional.
Si es preciso habría que obviar de forma excepcionalísima el principio de legalidad,(suponiendo que exista base jurídica para enjuiciar determinados actos) y no abrir este melón,(que obsesión tengo), porque puede traer consecuencias imprededecibles.
Esto no obsta para duiscrepar de los juicios que intercala el Subdirector de la guerra civil, que me parecen equivocados de cabo a rabo

Veneficus dijo...

"Con el respeto que me merece la memoria de las víctimas, no puede dejarse de llamar la atención frente a quienes abusan del derecho a la jurisdicción para ridiculizarla y utilizarla con finalidades ajenas a las marcadas en el artículo 117 de la Constitución Española y los artículos 1 y 2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, como acontece en este caso [...], los preceptos jurídicos alegados son inaplicables en el tiempo y en el espacio, en el fondo y en la forma a los [hechos] que se relatan en el escrito y su cita quebranta absolutamente las normas más elementales de retroactividad y tipicidad"

Baltasar Garzón: Resolución rechazando la querella en la que se pedía investigar los asesinatos de Paracuellos, 1998.

SUSI dijo...

¿ Es pájaro o es avión?
¿ o es quien admite querellas
para engrandecer su estrella
con tenaz dedicación?
¿ es el héroe figurón
en quien nada hace mella
y quiere dejar su huella
más allá de la razón?
¿ es el juez fotomatón
que en todo lo que destella
con su omnipresencia sella
si está la televisión?
¿ es quien no pierde la ocasión
y es arroz en la paella
y en las bodas,la novia es ella
pues sufre de incontención?
¿ es uien yerra la instrucción
pues los cacos le hacen pellas
y el proceso al fin se estrella
sin visos de solución?