domingo, 6 de octubre de 2013

RELEYENDO "EL PADRINO" (25): LA MUERTE DE FRABRIZIO




Una de las preguntas que todo el mundo se hace cuando ve las películas de El Padrino por primera vez es por qué Michael no se venga de Frabrizio, uno de sus dos guardaespaldas en su exilio en Sicilia, quien, comprado por la familia Barzini, intenta asesinarlo con una bomba en su coche que mata a su esposa Apollonia por error. Teniendo en cuenta que en la saga no queda vivo ni uno de los enemigos de los Corleone, sorprende, y mucho, que el joven pastor siciliano se libre de la vendetta en el montaje original de los filmes. 

En la novela, Frabrizio es descrito como un muchacho locuaz, con el cuerpo cubierto de tatuajes, que “había visto un poco de mundo gracias a que había hecho la guerra en la Marina”.  “En ocasiones, Fabrizio obsequiaba a Michael con queso fresco y lo acribillaba a preguntas sobre América, pues a los guardaespaldas no habían podido ocultarles su verdadera nacionalidad. Sin embargo, ignoraban quién era. Únicamente sabían dos cosas: que había tenido que huir de América y que no convenía meterse en honduras con respecto a él”. “Fabrizio no paraba de decir que un día se iría a América”.

 A diferencia de la película, en la novela Frabrizio no traduce al señor Vitelli las palabras de Michael solicitando permiso para cortejar a su hija, pues es este quien le habla directamente en siciliano. La traducción del pastor, con Calo detrás con la escopeta montada, es, de todas formas, uno de los puntos fuertes de la peli.
 
Tras la traición y la muerte de Apollonia, aun convaleciente de sus heridas, Michael Corleone le ruega a Don Tommasino: “Diga a sus pastores que el que me entregue a Fabrizio será dueño de las mejores tierras de Sicilia”. 

Un par de años después, el ya nuevo Don le confiesa a su padre Vito durante los preparativos de la gran venganza: “Sí, lo encontré. Hace un año. Tiene una pizzería en Buffalo, con un nuevo nombre, y un pasaporte y un carné de identidad falsos. A Fabrizio, el pastor, las cosas parecen irle muy bien”.

Ya al final del libro, un ejecutor anónimo entra a pedir una pizza al establecimiento del inmigrante  y le pide que le muestre uno de sus tatuajes. El ex guardaespaldas, preso del pánico, intenta huir por la trastienda pero es acribillado a tiros de pistola mientras se le informa de que “Michael Corleone te envía sus mejores saludos”. 

Sin embargo las películas se estrenaron sin ninguna secuencia del asesinato del pastor. 

En la primera parte de El Padrino sí hubo una escena que finalmente fue borrada (según algunos nunca rodada) y de la que solo se conservan como recuerdo varias fotos tomadas por Steve Schapiro, una de las cuales figura en el magnífico The Godfather Family Album, editado por Taschen. En estas imágenes puede verse a Michael en la pizzería de Buffalo ajusticiando personalmente al pastor con una lupara. 

Como al final, como digo, esta escena fue cortada (por desgracia) se rodó otra para El Padrino II. En ella, se ve a Frabrizio cerrar el restaurante y montarse en su coche, que explota al arrancar. De nuevo se prescindió de esta parte en el metraje original debido a la excesiva duración de la cinta, igual que desaparecieron los planos en los que Al Neri agrede al director de un casino sobre el que los Corleone quieren extender sus tentáculos. Ambas secuencias se pueden ver en el director´s cut de las películas y en El Padrino Épico.


3 comentarios:

nimbus nim dijo...

Uff, hace tanto que las vi que ahora me pillas...pero se que cuando lo hice me encantaron.
Esta entrada me ha hecho darme cuenta que tengo que tengo que volverlas a ver...y luego te contesto...jaja
Saludos!

http://quedateenminube.blogspot.com.es/

Roberto Lanzas dijo...

Buenas Al Neri, quería preguntarle si podría hacer un artículo con su opinión respecto a las drogas y el consumo de estas entre la juventud.
Un saludo.

Aprendiz de brujo dijo...

Buenísima la escena Neri. Eres toda una autoridad en lo que a la saga de El Padrino se refiere.
Yo te invito a que hagas un post acerca del paralelismo posible entre los Monchines,(clan gitano que controla la droga en Valladolid); y los Corleone.

Buen miércoles a todos. Ya nos hemos comido a lo tonto la mitad de la semana.
Y recordad todos: haced mucho el amor.Es gratis, da gustín y adelgaza.
Adiós.