jueves, 8 de noviembre de 2012

VINO DE ZANAHORIA

La Administración de la comunidad autónoma en la que vivo organiza cada año el certamen Campus Emprende, bajo el bonito lema “Educar para Emprender”, en el que premian proyectos creativos e innovadores a fin de fomentar “la actividad emprendedora y la creación de empresas de base tecnológica en el seno de las universidades de la región”.

Uno ya era bastante escéptico sobre los proyectos investigadores de las universidades españolas en general y de la Universidad de Valladolid en particular. Eso de investigar en nuevas tecnologías suena muy bien, pero cuando esta actividad investigadora no se enmarca en programas coherentes, sus resultados no se fiscalizan como es debido y nadie sabe qué repercusión tienen en la vida social y económica del país, te acabas maliciando que todo es un montaje para recibir pasta de la Unión Europea y de las Administraciones, y vivir del cuento.

Uno ya era bastante escéptico sobre la seriedad y la capacidad de los profesores universitarios, pero el premio Campus Emprende de este año ha terminado por confirmar todas mis aprensiones, pues ha recaído nada menos que en una docente por el estúpido proyecto denominado “Elaboración de bebida espumosa (vino) a partir de la fermentación alcohólica de la zanahoria”.

La rocambolesca idea premiada, según han explicado muy ilusionados sus promotores, consiste en “una bebida de entrada dulce, con un toque fresco y vivo, gracias a su carácter espumoso, acompañado de toques terrosos y herbales que recuerdan su origen vegetal”. Con este vino de zanahoria, al que han bautizado como Artezana, pretenden “dinamizar los recursos de Castilla y León, aprovechando un cultivo de relevancia regional".

El común de los mortales y hasta un tipo como yo, con la visión comercial rotundamente bloqueada, pensamos que el licor de zanahoria no tiene ninguna pinta de irrumpir con fuerza en el mercado vitivinícola de nuestra Región en los próximos cien años. Tenemos el pálpito de que casi con toda seguridad no será creada de forma inminente la Denominación de Origen Daucus Carota de las Tierras de Valladolid, y, es más, albergamos la sospechilla de que nadie va a ser tan tonto del culo de pedirse en un bar un rosado de zanahoria.

Aun así, la Junta de Castilla y León ha premiado el proyecto por considerarlo un ejemplo de visión emprendedora con posible incidencia en la economía regional. Deben de suponer que dando la suficiente publicidad a la nueva bebida, en poco tiempo desbancará al verdejo de Rueda y al espumoso de Peñascal.

Yo sugiero a los creadores de este mejunje que sigan desarrollando sus rompedoras ideas con el nabo. Entiéndanme, por favor: me refiero a la hortaliza conocida por los científicos como Brassica rapa, o incluso a otros tubérculos, como la patata o el boniato, con los que seguramente podrían fermentarse finos caldos de mesa. Y ya metidos en harina, imbuidos del entusiasmo emprendedor financiado por la Junta y por la Universidad, sería bueno elaborar una cerveza de cardo borriquero, un orujo de col lombarda o un delicioso blanco a partir del puerro. Ya saben que los consumidores estamos a la espera, bien dispuestos a apoyar los productos de nuestra tierra.

10 comentarios:

trija dijo...

Bueno... A mi nada me sorprende... En los Estados Unidos, en época de Halloween, es muy popular la cerveza de calabaza, siempre se agotan las existencias.

Yo no pienso probar ni este vino ni esta cerveza, pero bueno, para gustos colores.

Un saludo.

El chico de los tablones dijo...

¡¿Hallowe'en?! :-O ¡Trija ha dicho la palabra prohibida! ¿En casos como éste no solía proceder un "repórtese"? ;-)

Confieso que a mí, como lector asiduo de los boletines de información electrónicos de mi Universidad, tampoco me ha sorprendido la "genialidad" ésta del vino de zanahoria. Aquí en la Universidad de Zaragoza se gastan los cuartos a diario en proyectos surrealistas y tonterías del mismo estilo.

Es más, si esta tarde tengo tiempo buscaré algunos de los titulares más memorables y os los copiaré aquí para que os echéis unas risas bien sanas :-)

trija dijo...

Jejeje! Chico de los tablones, yo tambien me niego a usar esa palabra para la celebracion de esa fiesta en España, pero como os estaba contando algo de los EEUU de USA... :-P

Por cierto! Encantada de volver a saludarte ;)

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Neri y viperinos: los catalanes no podemos aguantar más.
Hay que orquestar una campaña entre todos los españoles para que se aplique todo el peso de la ley sobre estos payasos pero traidores.

http://asunbalonga.blogspot.com.es/2012/11/me-quiero-morir.html

Muchas gracias por atenderme
Asun

C. S. dijo...

Nada puedo decirle hasta que no lo pruebe. Mientras tanto...¡Blanco Nieva, Sr. Neri! ¡Una delicia que no debe perderse!

lanuor dijo...

Voto por la cerveza con cardo borriquero fermentado.
Estoy llorando de risa. Gracias por alegrarme el lunes.

Al Neri dijo...

Trija, creo que la cerveza de calabaza es antiquísima, aunque ahora se haya puesto de moda y tal.

Gracias a usted, Lanuor.

Anónimo dijo...

Para poder opinar con cierta coherencia, que en tu derecho estas faltaría menos, primeramente deberías haberte informado primeramente. Es un premio financiado con fondos privados, valorado en una ínfima cantidad económica, para un proyecto y un producto que no conoces y no alcanzas a comprender. No es un licor ni un vino, si un "estúpido" "mejunje" llamado ARTEZANA, al cual auguro un exitoso futuro, teniendo en cuenta tu confesada escasa visión comercial. Brindaremos con artezana por ti y por tu "nabo", del que tengo la ligera sospecha de que falta le hace!!!

Al Neri dijo...

Pues brinde, brinde, que yo me alegraré mucho si consigue triunfar. De momento la cosa la veo jodida, pues nadie habla del mejunje de zanahoria ni por Internet. Su Artezana no aparece en las búsquedas.

Sigan experimentando con nuevos productos, por favor, que dan ustedes mucho juego, y manténgannos informados de los exitazos del espumoso de zanahoria.

Anónimo dijo...

Yo Quiero Probar Ese Copete DeZanahoria