jueves, 7 de abril de 2011

¿ME COMPRO EL TWIZY?

Hoy, en el circuito de Montefontaine (París), Renault ha presentado a la prensa el Twizy, el coche eléctrico que pronto empezará a fabricarse en exclusiva en la planta de Valladolid.

A mí no me gustan mucho los coches, pero debo reconocer que estos inventos tan modernos y ecológicos sí me atraen. El cacharro en cuestión me parece una monada y tengo además curiosidad e interés en el papel que jugarán en el futuro los vehículos eléctricos. Creo que supondrán una auténtica revolución en nuestras costumbres y en la forma de concebir la locomoción. Sinceramente tengo tentaciones de comprarme el Twizy en cuanto salga. Costará menos de 7.000 euros. Una de sus versiones va a poderse conducir por menores de 16 años sin carnet. La batería se alquila y cuesta de 45 euros al mes para un total de 7.500 kilómetros. Es un vehículo barato, fácil de aparcar, ecosostenible (perdón por la progretada) y, sobre todo, bonito bonito…

Lo malo es que mi pragmatismo está por encima de cualquier consideración estética, ecológica o económica, y por eso no me lo compraré. Ya de entrada albergo cierta desconfianza hacia el producto, puesto que todavía estamos en fase experimental en lo que a coches eléctricos se refiere y no me apetece nada hacer de conejillo de indias. Tiene pinta de pasar como con los primeros móviles que vendían con cámara, en 2002, que te salía la gente en las fotos como en el holograma de un fantasma. Primero que lo prueben otros y después, si eso, ya me lo pensaré.

Pero es que el coche en realidad no es un coche, sino un cuadriciclo pesado, es decir prácticamente una motocicleta, con todos los inconvenientes que ello conlleva, ya que solo se puede llevar a un pasajero y en vez de maletero tiene una mierda de bolsa semirrígida de cincuenta litros de capacidad. ¡Como para irse al Mercadona o montar a un par de amigos! Por otra parte, solo alcanza una velocidad de 75 por hora (45 la versión sin carnet) y tiene el inconveniente gravísimo (que yo desconocía hasta hace poco) de que la batería no tiene más autonomía que para 60 a 115 kilómetros y tarda en cargarse más de tres horas, así que el cochecito solo está pensando para darse un paseín por la ciudad y siempre al loro de no quedarte tirado, aunque cuenta con un servicio de asistencia y remolque hasta el punto de carga más próximo.

Conclusión: La historia que nos están vendiendo de que el Twizy es un coche popular, la solución para que tengan un turismo tanto ricos como pobres, no es más que una cantinela porque al final, dadas sus infinitas limitaciones y el engorro de la batería, quienes se lo compren lo harán por puro capricho, como segundo coche para callejear. O sea que es un coche (¿o moto?) pensado para gente a la que le sobre un millón y pico de las antiguas pesetas.

Yo me esperaré por lo menos a que los avances tecnológicos permitan una autonomía similar a la de una recarga de gasolina y a que me pongan un maletero como Dios manda. Y como muchos opinen como yo, me temo que los funcionarios de FASA (cobran casi tanto dinero público como los junteros) se van a comer el Twizy con patatas.

13 comentarios:

perroviejo dijo...

Jajajaja dice que le parece "una monada" y pide perdón por lo de ecosostenible.

Me parece muy útil si se trabaja en la ciudad, si necesitas moverte mucho por ella, aparcar rápido en cualquier sitio y no estar mucho tiempo en el mismo lugar puede estar genial.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Le doy la razón Al, en que el invento me recuerda más una vespa con "sidecar" que un coche.
De todos modos yo no conduzco, pero también me interesan las tendencias.
Muchas gracias por la información.
Afectuosamente
Asun

nagore dijo...

Eso es un "motocarro" pero en "pijo".

Hacen falta muchos años para que en cada pueblo, en cada ciudad... existan puntos de recarga (todavía hay muy, muy pocos) tantos como semáforos, para cubrir la demanda en condiciones y si usted dice que hay que esperar tres horas...mmmmm

Es el futuro sí, pero nada práctico, aún tendrán que perfeccionarlo, como todo.

De todos modos, el motocarro es mucho más práctico, un mecherito. Y tiene un maletero mucho más grande. Además caben dos (si no están muy gordos).

nagore dijo...

No, no se lo compre... espere...

Aprendiz de brujo dijo...

Neri montado en ese coche ibas a parecer Steve Urkel.Desecha esa idea sin dudarlo.
Que mariconadas hacen, oyes.

perroviejo dijo...

Neri no se corte ¿ha pensado lo monísimo que quedaría con un lazo en el retrovisor? Cuco, cuco osea divino de la muerte y más hipermegapijo imposible.

alco dijo...

Sr Neri, antes que esta mariconada, una moto para ciudad. Mucho más ágil, versátil, manejable y barata. Además esta cosa me parece pequeña y unipersonal; en la postguerra ya hubo algo así llamado biscúter, aunque el motor no era eléctrico.
Lo de la recarga de la batería es lo más disuasorio que hay, estamos acostumbrados a poner gasolina en unos minutos. Creo que falta mucho para que la gente acepte este producto.

Álex dijo...

¿Se acuerdan ustedes de cuando apareció el Smart
? Fue hacia 1998 y creo que pensamos cosas parecidas a las que expresa el sr. Neri hoy. Pero ahí sigue, a punto ya de aparecer la tercera generación, orientado con claridad a las grandes ciudades.
Con el Twizy, Renault se está arriesgando porque va a ser la primera en lanzarse al ruedo en este nuevo segmento de moto-coche eléctrico. Puede tener su público y, de hecho, ya hay prototipos de otras marcas con ideas similares. De todas formas, creo que hay que ver al Twizy como una pieza de la estrategia general de Renault con los coches eléctricos; en ese sentido, me parece importante que hayan contado con la fábrica de Valladolid.
Respecto a los vehículos eléctricos, yo tampoco los veo aún como una alternativa real para la gran mayoría de usuarios. Pero los fabricantes están haciendo propuestas muy serias, lo que me hace pensar que buscan tomar posiciones de cara a años próximos, además de mejorar ya su imagen y cumplir las normativas que limitan las emisiones contaminantes del conjunto de coches que produce cada marca.
Por otro lado, aunque no se habla mucho de ello, también están trabajando con la pila de combustible, incluso ya se comercializa en California un Honda producido en serie. Y, simultáneamente, las grandes marcas no dejan de desarrollar novedades técnicas sobre motores convencionales que están logrando reducir muchísimo los consumos de gasolina o gasoil.
Vamos, que creo que durante unos años van a convivir y competir todas estas opciones, incluso combinadas de diversas maneras, como ya sucede con los híbridos.
Mi elección para el modo de vida que tengo ahora sería un coche de motor de gasolina de potencia moderada y quizá me podría animar con un híbrido.
Saludos a todos

nagore dijo...

Yo sigo soñando con mi Land Rover, es el que necesito. Y que me quepan bien las compras de Ikea, y las niñas con todos sus trastos, la sombrilla, la nevera y los abuelos y meternos por el barro sin quedarnos "atoraos", y llegar hasta arriba... de tós laos y no quedarme con las ganas de saber que había al final del camino, y, y, y...

... y que paséis un buen fin de semana

Beatriz dijo...

Qué coche tan horrible!! Si me sobrara el dinero, tan solo se lo compraría a mis hijos para que jugaran por la urbanización...

La verdad no creo que solucione ningún tipo de problemas, con ese coche te tienes que tragar el tráfico igualmente, tampoco creo que se pueda encontrar más fácilmente aparcamiento, solo te sirve para ir por la ciudad...
Si siendo de gasolina ya creo que pocos se lo comprarían, siendo eléctrico... Quizás luego me lleve la sorpresa.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pero señor Neri, si este motociclo es el vehículo ideal para sus gustos.

Recuerdo el primer día que, en la Plaza Mayor de Palencia vio un Smart y se enamoró completamente...

Un vehículo no sólo cubre mis necesidades de transporte, al igual que comer no solo cubre mis necesidades nutricionales. Un vehículo me sirve como instrumento de diversión y de expresión personal. ME GUSTA CONDUCIR, como dice el anuncio. Y no a 110 como si fuera una chochona.

Nunca me compraría uno de esos cacharros mierderos a no ser que me acuciara mucho la necesidad. Es como tomar una sopa de sobre o casarse con una gorda, fea de más de 30...

Al Neri dijo...

Subdire, su equívoco comentario de que un coche para usted es un "instrumento de diversión" se presta a toda clase de interpretaciones dudosas.

Echamos todos en falta sus punzantes posts, señor Subdirector. Prodíguese un poquito más.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Está usted muy mal, muy mal, señor Neri ;-)

Tengo mucho trabajo últimamente y me cuesta ponerme más tiempo con el ordenador. Agradézcaselo usted a la ISO9000.

Mañana, publico.