sábado, 30 de abril de 2011

EL MOCO Y LA PAZ

Hace años viví una situación que cada vez que me acuerdo todavía se me revuelven las tripas.

Tras un intenso domingo de estudio, me fui solito a Misa, a última hora, a la iglesia de los jesuitas de mi ciudad. Al poco de sentarme, lo hizo justo a mi lado una extraña chica de unos veinte años y rápidamente me percaté, por su forma de mirar y de moverse, de que la pobre muchacha padecía algún tipo de minusvalía intelectual, o sea que, en términos caritativos, le faltaba un hervor.

Yo seguía la Misa concentrado a pesar de que a veces la notaba rebullir, hacer muecas y otras cosas raras propias de su condición, y de repente observé de reojo que había comenzado a efectuar labores intensivas de prospección con un dedo en sus fosas nasales, extrayendo con parsimonia pequeñas mucosidades con las que jugueteaba después con el pulgar y el índice para terminar lanzándolas a lo lejos con una toba o, una de las veces, metiéndoselas en la boca. Una escena dantesca que me dio la vuelta al estómago y me obligó a mirar al cura fijamente sin atreverme a ladear la cabeza por miedo a vomitar allí mismo.

La chica estuvo como diez minutos dale que te pego, pimba, pimba, con el dedazo engullido por la nariz, como si hubiera encontrado un tesoro la muy cerda, y, encima, de vez en cuando, me miraba con los ojos perdidos y me dedicaba una sonrisa tontorrona, que bien podía interpretarse como un gesto característico de su tara o como un “¿gustas?” para invitarme a su festín. Estaba horrorizado, deseando que acabara la Misa para salir huyendo despavorido.

En mitad de una de mis incipientes arcadas, caí en la cuenta de la insoslayable realidad que se avecinaba, pues ya íbamos por el Padrenuestro y en unos pocos minutos llegaría el rito de la paz, viéndome obligado a estrechar la mano a la zampamocos. Atacado por una suerte de sudor frío comprobé por el reloj que era diestra y que las extracciones las estaba llevando a cabo con la mano derecha. Una repugnancia solo de imaginármelo, con que figuraos llegado el momento; podía ser sin duda una de las experiencias más traumáticas de mi vida.

Rápidamente comencé a barajar las posibles escapatorias que se me ofrecían. Descartada la posibilidad de hacer de tripas corazón e imaginar al darle la paz que estaba estrujando un pedazo de blandiblú, solo me quedaba hacerme el tonto y mirar para otro lado para evitar el trance, levantarme un poco antes y salir de la iglesia (seguro que era más grave para mi alma llenarme la mano de cocos que perder una Misa) o espetarla directamente, si me tendía la mano, que no me salía de los cojones darle la paz con los dedos pringosos después de la fondué que había montado, ya que prefería no echar la raba en mitad de la Casa del Señor.

Estaba ponderando todas las opciones cuando, no sé si porque Dios se apiadó de mí, porque la chavala vio mi rostro demudado (no creo) o porque tuve mucha suerte sin más, mi peculiar compañera de asiento, tras unas leves convulsiones, guiños y torceduras de boca, se puso en pie y se largó justo en el momento en que el sacerdote decía “La paz os dejo, la paz os doy, no mires nuestros pecados sino la Fe de tu Iglesia…”

¡Menudo rato pasé! Otros domingos la vi de nuevo en la misma iglesia pero ya andaba yo vivo para situarme a diez bancos de distancia por lo menos.

20 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡¡¡NERIIIIIII, JA, JA, JA, JA, JA, JA!!!
¡¡¡Genial, genial, genial!!!
Este post le consagra a usted como escritor muy por encima de textos humorísticos inmortales.
He visto la actualización por casualidad arreglando un grave error informático que ha ocurrido en mi post y me ha puesto de malísimo humor, estoy sola porque mi marido a salido a atender una urgencia y los chavales van cada uno a su bola.
Pues los que están en casa y han oído mis demenciales carcajadas han venido a ver si había que llevarme ¡por fín sin remedio al frenopático!
¡Que suerte el desenlace, para que luego digan que Dios no existe!
Sin llegarle a la suela del zapato, permítame emularle con algo que me sucedió a mí en el momento este conciliar que a mí me parece un poco forzado.
Estaba sentada al lado de un anciano con pinta de un poco ido y que no había visto en mi vida.
Yo con mi mejor intención, al oír al sacerdote compelirnos a "darnos fraternalmente la paz" me abalancé sobre el vejete que estaba completamente despistado y al ver mi mano tendida, me agarró fuertemente por los hombros, me plantó dos besos sonoros y me dijo solícito ¡Perdona, mona, no te había conocido!"
Pero lo suyo...
¡JUAS, JUAS, JUAS, NERI, NO PUEDO PARAR, ME VA A DAR ALGO!
Esta faceta suya, créame amigo, le ha convertido a mis ojos en un héroe, un superman!, ¡me ha salvado la vida, porque mira que estaba aburrida!
¡JUAS, JUAS, JUAS!
¡¡¡Dios le bendigaaaaa!!!

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Mire si me he desquiciado de puro divertido que he escrito "a" salido, sin la hache preceptiva!
LA CULPA ES SUYA, ¡SIGO IGUAL, JUAS, JUAS, JUAS..."

Aprendiz dijo...

jajajaja, muy bueno!
A mí hermano le pasó una vez que se le puso al lado un mendigo, cuando llegó el momento de la paz, mi hermano muy erguido le dijo: "soy militar" y se llevó la mano a la frente como el saludo de los militares mientras le decía "la paz sea contigo". El mendigo lo imitó más contento que unas pascuas.

Álex dijo...

Espero que el error informático de Asunción se haya solucionado rápidamente y también espero no duplicar mi comentario, porque se me ha borrado todo al publicarlo.
Le decía al sr. Neri que está de lo más vigoroso estos días en cuanto a la actividad del blog y le deseaba que estuviera igual de vigoroso en todos los demás aspectos de su vida.
También deseaba un feliz domingo a todos, especialmente a las madres y más especialmente aún a la madre de la compañera de banco del sr. Neri, que seguro que ha pasado muchos malos ratos y casi seguro que también será capaz de verlos con humor.

nagore dijo...

Feliz domigo para tí tambien Alex y gracias por la parte que me toca.
Te he dicho alguna vez que ya me gustaría a mí escribir como tú y ser tan estupendo? ea! pues por si acaso te lo digo hoy;)

P.D a mí tambien me pasa con demasiada frecuencia lo del "borrado de mensajes", me da una rabiaaaaaaaa...

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado Álex:
Su comentario me ha hecho ponerme seria y reflexionar. Ciertamente estoy segura que Al y yo tampoco, de verdad, no nos reíamos de una persona con una minusvalía, sino de una situación explicada de un modo hilarante y sin ánimo de ofender a nadie.
De todos modos si he herido la sensiblidad de alguien lo lamento profundamente y me disculpo.
Gracias.
Cuando existe la posibilidad de haber hecho algo mal, agradezco que se me diga para rectificar, pero de veras creo que no ha existido el menor ánimo vejatorio.
Dentro de unos días, inspiréndome en este post pienso escribir una entrada acerca de una fenomenal "plancha" que me tiré yo que - aparentemente -estoy sana...
Un saludo muy cordial
Asun

mujer prevenida vale por dos dijo...

Sr Neri a usted le va a pasan un angel por el lado y ni se va a enterar...

Para su información seguro que por ser como es ya se han hechado más de un escupitajo o un moco al servirle el café o la sopa, la tradicional forma de venganza que tiene la vida.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Muy buena la anécdota y aun mejor la forma de narrarla. Se encuentra usted, señor Neri, en un momento álgido de productividad en cuanto a cantidad y calidad de su siempre fina, por cuanto ágil y afilada, pluma. Debería aprovecharla para, además de seguir divirtiendo e ilustrando -y alimentando mi vagancia-, plasmar su talento en algún otro proyecto de mayor calado.

¿De verdad no ha pensado usted en escribir algún libro o coloborar con alguna revista? No me refiero a escribir artículos cutres en algún periodicucho de provincias sino algo más serio. A menudo leo a columnistas en periódicos nacionales que a usted no le llegan ni a la altura de los zapatos.

Ahora, y dejando de hacer la rosca -; me centraré en el asunto de su artículo.

Quizás los comentaristas hayan sentido nauseas poniéndose en su situación pero, ¿han pensado cuántas personas a las que les estrechan la mano a lo largo del día han realizado actos similares? Personalmente, cuando acudo a los servicios de un restaurante o, peor aún de un bar de copas, me fijo que soy de los pocos hombres que se lavan las manos después de hacer lo que fuera debido. Es más, muchas veces, cuando acudo a comer con mis compañeros de trabajo, soy de los pocos, si no el único, que se lava las manos previamente.

Piénsenlo mañana cuando estrechen una mano: ¿este tipo se habrá rascado el culo o sus partes aunque sea por encima del pantalón? ¿Se habrá reventado o toqueteado algún grano supurante? ¿O simplemente se habrá puesto la mano en la boca para estornudar o toser?

Y una maldad: Supongan que están ustedes en un bar de copas y se piden un gin tonic de Tanqueray, por poner un ejemplo. A continuación unas niñas -en sentido madrileño- les piden curiosas probar este delicioso cóctel llevándose el vaso -ancho por supuesto- a los labios, de la boca, claro está -eso por algún comentarista habitual- para decirle todas que sabe muy malo que es mucho mejor el ponche-lima-cola tan chupi y varonil que siempre se pide. Además, le animan a que se pida, en breve, un mari-cubata de esos para que ellas le ayuden a despacharlo con unas buenas libaciones.....

A lo que iba. Conociendo cómo son algunas tipas y el tipo de aficiones que practican -nunca mejor dicho- y como presumen de ello, ¿no les daría asco beber de un vaso al que hayan acercado los labios? Sí, sí, los labios de la boca, ¡¡¡conchinos!!! (cochinos los malpensados, ¿o no solo ellos?)

Al Neri dijo...

Mis referencias a la chica del moco no han tenido intención alguna de burlarme de las personas con discapacidad, pero allá cada uno con su sentido del humor...

Subdire, me sonrojan sus halagos. Yo estoy a gusto escribiendo aquí, donde escribo lo que me da la gana y como me da la gana, cosa que no me dejarían hacer en ningún otro foro.

Si nos ponemos a pensar todo eso que usted dice, probablemente ni saliéramos a la calle...

perroviejo dijo...

El Sr.Neri ha tenido la habilidad de fastidiarme el desayuno con el tema del moco ¡¡que ascazo!!
Y ahora el Sr.Subdirector me ha hecho pensar en la cantidad de gente que tendré que saludar con la mano ahora que vuelvo a trabajar.
Joer vaya día me están dando.

Al Neri dijo...

Me alegro de que vuelva a trabajar, Perroviejo. ¡Mucha suerte! Y a ver si vuelve a deleitarnos con su café en su blog.

perroviejo dijo...

Gracias Sr.Neri espero que el trabajo cuaje, pondré todo de mi parte.
En cuanto al café, me temo que tendrá que tomarlo en algún sitio del centro porque me espera en mayo una jornada un poco marciana y voy a estar todo el día corriendo de un lado para otro.

Álex dijo...

Aún tengo que releer el comentario de Nagore para estar seguro de que no meto la pata dándole las más sinceras gracias por esas palabras tan hermosas que me han hecho pensar un sonrojado "¡¿es a mí?!". Gracias de verdad (y saludos a su marido, ya sabe...)

Respecto a la referencia a la madre de la protagonista de la narración del sr. Neri no tenía intención de hacer sentir mal a nadie (y mucho menos a usted, Asunción) aunque sí quizá de aportar un pequeño contrapunto a la cuestión cómica con la que yo también me reí, por supuesto. Creo que ya le he expresado más veces al sr. Neri la brillantez formal que suelen tener sus post y lo ingenioso que suele ser su sentido del humor.
En esta ocasión, al felicitar a las madres, no pude evitar pensar en la madre de esa chica que estuvo junto al sr. Neri; pensé que seguramente ella, con esa grandeza que suelen tener las madres, se reiría también al leer el post.

Me alegro de ver de nuevo al sr. subdirector por aquí, siempre le digo que se nota su ausencia. En esta reaparición me ha maravillado cómo ha ido avanzando en el tema de los mocos para terminar dejando a la altura del betún a las "niñas-tipas"...

Y finalmente me uno al deseo de buena suerte que el sr. Neri hace a Perroviejo en su nuevo trabajo.

Saludos a todos y feliz semana.

sefo dijo...

Si, Alex, claro, seguro que la madre se descojonaría de la risa.

Zorro de Segovia dijo...

pruebas que manda Dios de cuando en vez ...

La lozana andaluza. dijo...

Pos yo lo veo mú claro,la el moco quería rollo,así lo mismo que existe el lenguaje del abánico,pues está el del moco,ya sabes si el abánico la dama se lo acercaba,es que quería plan,si lo abría es que plan y sexo,en fin todo un mundo de señales,yo creo que tenías que haberte fijado bien en el moco,si era espeso y verdoso,si lo estiraba,si hacía una bolilla,masajeando suavemente entre los dedos....,,,eso en vez de ponerte a dar arcadas,bueno ya lo sabes parq otra vez,contemplar el moco con adoración,y máxime si estás en una iglesia.Hay qu ever te sale el plan mucolítico y no haces ni caso,A mirar el moco bien mirao,que ahí está la solución.

ignatus dijo...

Neri, para la próxima vez no importa si el moqueador es o no zurdo, vale con que tú te hagas pasar por tal. Acuérdate de tu "zurdez" todo el rato y ofrece esa misma mano a todos los presentes con independencia del número de mocos que tengan en la mano.

Si pese a todo, el buscatesoros te ofrece su mano derecha (la "menos buena") siempre puedes cogerla por el dorso. O darle dos besos.

Otra opción es disfrazarte rápidamente, cual Mortadelo, del famosos profesor de tu Facultad apodado "el pulpo" escondiendo tus brazos en el jersey dejando colgando las mangas. Ante la imposibilidad del apretón queda muy elegante un "¿qué hay?" o un varonil "eeeeh". Si quieres que no te pregunten por el terrible accidente que te dejó sin brazos y te desfiguró horriblemente la cara, Neri, puedes decirlo en inglés ("guats ap? o "eeeeehing" respectivamente).

Espero haberte ayudado. Por cierto, hablando de misas, no me has comentado si te has animado a ir a alguna de las que te recomendé.

Saludos.

Aprendiz de brujo dijo...

Oye Neri y no pensaste en una huida hacia delante.
Te metes varias veces un dedo en el culo y le haces la guerra "sucia".
Si quieres paz, prepara la guerra.

Anónimo dijo...

no, si al final vais a tener que ir a Misa con guantes de látex.

La lozana andaluza. dijo...

U otra cosa de latex,la del moco se ve que está muy animada.