martes, 5 de abril de 2011

JOSÉ ANTONIO SALE EN "LA REPÚBLICA"


Anoche numerosos admiradores de la figura humana y política de José Antonio Primo de Rivera aguardábamos, con una mezcla de curiosidad y desconfianza, la aparición por vez primera de este personaje histórico en una serie televisiva de ficción. De hecho, a pesar de ser un icono y hasta un mito para varias generaciones de españoles, el fundador de la Falange nunca había sido interpretado hasta ahora por un actor ni en el teatro, ni en el cine, ni en la pequeña pantalla.

Las expectativas, ya digo, mezclaban curiosidad y desconfianza. Curiosidad, naturalmente, por saber cómo encarnarían a este político irrepetible en una producción tan exitosa como 14 de abril. La Republica; pero desconfianza, ante todo, por los derroteros tendenciosos que la serie está tomando en sus capítulos más recientes. En mi ingenuidad, y basándome en el tratamiento aceptable que tuvo el fascismo italiano en La señora (de la misma guionista), había albergado la esperanza de que José Antonio no saliera demasiado mal parado, pero debería haber tenido en cuenta que Pablo Márquez no dejaba de ser un personaje de ficción en una época relativamente neutra como los años veinte, mientras que el hijo mayor de Don Miguel Primo de Rivera fue un señor de carne y hueso que suscitó en la II República y suscita hoy el odio más fanático del PSOE, partido que al fin y al cabo ha pergeñado esta serie de La Primera.

El defecto s grave del guión de 14 de abril. La República es su obsesión por transmitir la idea de que entre el 31 y el 36 hubo unos bondadosos políticos avanzados pero moderados (los socialistas), otros también moderados que aceptaban el juego democrático aunque eran unos ricos burgueses que guiñaban el ojo al golpismo (Acción Popular- la CEDA) y, por último, unos cabrones con pintas, radicales y siniestros, que echaron a perder la gran oportunidad democrática de España (anarquistas, comunistas, ultraderechistas alfonsinos y "fascistas" de todo pelaje). Este mensaje tan inexacto, que hasta hace dos episodios (ayer emitieron el 11º) se asomaba de forma subliminar, ya está saliendo a la superficie teñido de peligroso sectarismo y aliñado, como no podía ser de otro modo, con multitud de pullas a una Iglesia Católica caricaturizada por un jesuita avaricioso, ladrón y facha, y por unas monjitas de clausura que a cambio de un donativo son capaces de revelar los más íntimos secretos de cualquiera. Por eso en el fondo no me ha extrañado lo que han hecho anoche con José Antonio.

En el episodio de ayer la familia De la Torre aprovecha un encuentro entre el joven Primo de Rivera y el supuestamente recién creado partido Acción Popular para rogarle que interceda por el Teniente Coronel Hugo de Viana, amigo de la familia encarcelado por su participación en la Sanjurjada de agosto del 32.


Voy a ir desgranando los aspectos que más me han sorprendido y disgustado de la aparición televisiva de José Antonio, basándome tanto en los datos personales como en los históricos.

José Antonio, interpretado por un actor que aún no he conseguido indentificar, aparece dos o tres veces durante una tertulia en una cafetería, aunque no se le oye hablar. Lo que más llama la atención, sin duda, es que viste camisa negra con tirantes, una pincelada grotesca y gratuita con la que se pretende etiquetar de entrada al personaje histórico, que si bien nunca ocultó su admiración por Mussolini (lo conocía personalmente y tenía su retrato en su despacho), no llegó a una identificación tan formal con el líder italiano como para vestir el uniforme institucional de su movimiento. No existe constancia alguna de este detalle, que además resulta especialmente inverosímil en un caballero de la talla de José Antonio en el contexto de una entrevista de acercamiento a un partido político tan opuesto (al menos de boquilla) a las soluciones fascistas.

Aparte del aspecto chulesco que intencionadamente se muestra con grave injusticia con la realidad histórica, hay otras connotaciones muy negativas con las que se pretenden fomentar los prejuicios de los telespectadores hacia el que justo un año después de lo narrado en el episodio crearía Falange Española. Por un lado, la primera vez que se le cita, en una conversación entre Agustín de la Torre y su hijo, se le alude repetidamente como “el marqués de Estella”, título que José Antonio poseía pero no utilizaba y por el que desde luego no era conocido por entonces. A ello hay que añadir las insinuaciones sobre su vinculación y su simpatías por el golpe de Sanjurjo, cuando lo cierto es que, aunque fue encarcelado en esas fechas, nada pudo probarse y salió de la cárcel sin cargos. La intención de los productores televisivos es presentar al personaje como un señorito y aristócrata de derechas que empezó a conspirar contra la República cuatro años antes de la guerra.


Por si fuera poco, la guionista se permite que los caciques de la familia De la Torre, fundadores de Acción Popular (futura CEDA) califiquen despectivamente como “populista” al primogénito del General, como si su sentido de la justicia social, su sindicalismo y su aspiración a una revolución profunda, elementos que precisamente lo diferenciaban de la derecha de Gil Robles, no fueran más que una mera pose o una engañifa.

Las inexactitudes no terminan ahí. Ya en el terreno histórico, me ha dejado con los ojos como platos ese supuesto deseo del futuro dirigente falangista de contactar, e incluso intentar ingresar, en Acción Popular, cuando la antipatía de José Antonio por Gil Robles era antigua (desde sus tiempos universitarios) y más que manifiesta, y se acrecentó aún más, si cabe, cuando ambos coincidieron como diputados en las Cortes a partir de noviembre de 1933. De jovencito no había tragado a la Asociación de Estudiantes Católicos del derechista salmantino; en su actividad parlamentaria protagonizó agrias polémicas con él, y en la calle los falangistas y las juventudes de la CEDA habían sufrido unos pocos encontronazos violentos que habrían sido muchos más de no ser por el famoso amariconamiento de los muchachos de las JAP. Los únicos contactos (infructuosos) de la Falange con la derecha se produjeron de cara a las elecciones del 36 para contrarrestar la fuerza del Frente Popular.

Por lo demás parece muy improbable una entrevista de esa naturaleza entre José Antonio y Acción Popular, ya que esta decía aceptar expresamente el régimen y la legalidad republicanas, así como las fórmulas liberal-parlamentarias, justo todo lo contrario a los posicionamientos de aquel. Y seguramente en aquella época (1932), a José Antonio, que aún conservaba algunos ribetes monárquicos, le habría repugnado la postura de la CEDA embrionaria de no pronunciarse sobre la forma de estado a implantar en el país.

Desconozco si el padre del falangismo volverá a tener alguna aparición en la serie, pero en su caso tendré mucho gusto (o disgusto) de analizarlas en los comentarios de este mismo post. Yo rezo para que no vuelva a salir, ni él ni ninguno de sus correligionarios, pues me temo muchas más manipulaciones e insultos a la Historia y a sus protagonistas. Por lo pronto, todo apunta a que el pretendiente engreído y macarra de Beatriz de la Torre, amigo de los Primo de Rivera, será uno de los primeros militantes de Falange. De ahí a las escenas con los camisas azules apaleando y fusilando a los arcangélicos socialistas, va un paso.

31 comentarios:

Aprendiz de brujo dijo...

veo la serie a medias pero un barbitas, que debe ser el hijo del De la Torre, le oí decir que "José Antonio era un revolucionario"
oye Neri, qué voz tiene el autor:. aflautada o grave?.en este sentido has respetado la historia o no?.
Conste que solo hablo del timbre no de la puerta. Ya sé que no se puede bromear con según que cosas.
La voz, es un don natural que varía en las personas, tal y como podemos ver en Joe Cocker o el Obispo de Valladolid.

Legionarius dijo...

Muchas gracias por avisarme de semejante “acontecimiento”.
No he visto la serie, y después de su magnífico comentario no pienso verla. No la he visto porque estaba claro que al ser de TVE seguiría con la llamada memoria histórica de los socialistas, es decir, falseando la realidad, la verdadera historia.
Y no la veré porque siempre me he considerado admirador y seguidor de José Antonio.
Después de que cualquier persona que lea mi comentario se me tachará de radical, extremista o de facha. Me da igual, tanto en la red como en mi vida privada estoy acostumbrado. Y no es que no quiera cambiar de forma de pensar, es que no puedo.

¡¡¡CAFÉ!!!

Un saludo español…

Apañó dijo...

Hay que ser muy masoca para seguir una serie que se adivinaba, sin duda alguna, sectaria y prosociata.
Ningún español de bien debería dignarse a verla.
Yo, por ejemplo, no he visto ni un solo capítulo. Ni pienso.

Saludos y ¡Arriba España!

PD: estoy con Leginarius.

David dijo...

Interesante artículo, no viene más que a confirmar mi postura de no ver absolutamente nada en ninguna televisión actual que trate temas históricos sobre nuestra querida España, sobre todo las referidas al siglo XX.
Para esto ya tengo mis libros y de ahí me hago yo mis propias películas, divertidísimas y sin interrupciones para publicidad. No necesito que me adoctrinen desde el poder.
Saludos

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

ORACIÓN A JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

"José Antonio, ¡Maestro!... ¿En qué lucero,
en qué sol, en qué estrella peregrina
montas la guardia? Cuando a la divina
bóveda miro, tu respuesta espero.

Toda belleza fue tu vida clara.
Sublime entendimiento, ánimo fuerte,
y en pleno ardor triunfal, temprana muerte
porque la juventud no te faltara.

Háblanos tú… de tu perfecta gloria
hoy nos enturbia la lección el llanto;
mas ya el sagrado nimbo te acompaña
y en la portada de su nueva historia
la Patria inscribe ya tu nombre santo…
¡José Antonio! ¡Presente! ¡Arriba España!"

MANUEL MACHADO

(Tomado de Corona de Sonetos...)

Álex dijo...

No vi "La Señora" ni estoy viendo "La República", así que no puedo opinar sobre la aparición del personaje correspondiente a José Antonio en esta última.
Lo que sí puedo decir es que los personajes históricos en general y los que tienen connotaciones políticas en particular son siempre difíciles de retratar en un libro, ensayo o película. De hecho, no suele quedar más remedio que recurrir a varias fuentes para poder tener una visión algo más completa.
Por eso, si nos inventásemos una escala en la que se pudiera medir la manipulación o la falta de rigor en la que el cero fuera el equilibrio absoluto y el 10 y el -10 los grados máximos de desvío hacia un lado u otro de la balanza, cualquier cosa que se quede cerca del cero, por ejemplo entre el 2 y el -2 ya me parecería más que correcta.
Permitanme que proponga a quien esté viendo la serie, que haga esa pequeña valoración, con rigor, a ser posible, en esta escala que acabo de improvisar: ¿cómo creen que trata la serie "La República" al personaje correspondiente a José Antonio en una escala en la que el cero sea la ecuanimidad absoluta, el 10 la falta de objetividad extrema para engrandecer el personaje y el -10 la falta de objetividad extrema para hundirlo y ridiculizarlo?
Saludos a todos

Álex dijo...

Sería estupendo, Legionarius, que nunca se calificase ni se clasificase a nadie a las primeras de cambio. Solemos ser bastante más complejos de lo que parece a primera vista.
Por cierto, Aprendiz de brujo, ha puesto 2 buenos ejemplos de la manera en que la voz y la entonación pueden influir decisivamente en la percepción de una persona. Y eso (permítame que me meta con usted por una vez...) a pesar de que parece que hubiera escrito su comentario según baja del bus o algo así, ¿eh?

Aprendiz de brujo dijo...

Puedes meterte conmigo todo lo que quieras hombre. Faltaría más.Sé que lo haces con buena intención. y ya sabes que valoro tu opinón aunque a veces no tengamos idénticas opiniones.
Un saludo, Alex


PA MI, UN CORTADO OIGA!!!!!!!!

El Subdirector del Banco Arús dijo...

No veo la serie como tampoco vi la señora ni series españolas en general. Así me evito disgustos.

No obstante, su análisis, sr. Neri, me ha parecido tan cabal y objetivo como siempre aunque creo que usted debería sorprenderse, en realidad. Sorprenderse de que la primera aparición de José Antonio no haya sido la de un chuleta sediento de sangre.

¿Acaso no pagan los sociatas?

alco dijo...

Los guionistas han trabajado para su cliente que es TVE, así que hay lo que hay, y no es precisamente lo peor que podía ser.
José Antonio, de momento, no ha hecho ninguna barrabasada ni ha amenazado a nadie ni parece malvado, la familia carca aparece como lo que son, como unos carcas, y su entorno de curas y militares también. Los comunistas, unos cabrones totales, y me parece un retrato muy realista y actual. los anarcos, como los tontos útiles del que quiera manipularlos. La burócrata socialista, como una bollera y una sectaria. La secretaria de la bollera, como una progre ingénua, sentimental y bastante tonta. Su pretendiente actor progre, como un gilipollas total. Los jornaleros, más tontos que malos (aún no han tenido oportunidad de hacer maldades). La dueña del cabaret, el personaje más misterioso e interesante. Es la única que me intriga, ya que no tiene nada de previsible. Los demás son caricaturas.
De momento sigo la serie, para acabar de coger sueño antes de ir a dormir, pero, ya puestos a mirar series ambientadas en el primer tercio del siglo XX prefiero la inglesa de hoy, no recuerdo exactamente el nombre, creo que en Antena 3. Es muy buena.

A.J dijo...

¿Pero que esperabas?


¿Realidad, sinceridad y ecuanimidad en una serie española y más tratandose de TVE?



Yo la TV ni la enciendo, lo mas interesante, los documentales.

Telemierda, manipulación y aborregamiento.

Jamás en la historia de la televisión hemos"gozado" de mayor mierda en la caja tonta.

alco dijo...

Y me he olvidado comentar que "La República" parece evolucionar hacia el drama personal. La burguesita casada con el señorito que no le hace caso ya ha follado con el joven jornalero. A que aparece embarazada dentro de poco, y sin saber muy bien de quien. Y no digamos el affaire entre la esposa del militar carca con el coronel republicano. O sea, que eso se dirige hacia algo distinto a lo que parecía un fresco histórico de una época.

perroviejo dijo...

Va a ser que no me la recomienda ¿verdad?

nagore dijo...

No importa Alco, porque Beatriz de la Torre al final se va a liar con Hugo de Viana (que es quien le manda las cartas) y la dueña del cabaret, que en realidad es una doble espía rusa, se muere.
Y el ex-cura -que está más bueno que el pan- en realidad no se sabe si mató o no al marqués (que no se ha vistoooo...) volverá con la "señora" que seguro, no está muerta.

Por supuesto, la mujer de Hugo acabará finalmente con su coronel republicano, que mucho me temo es el padre de su hijo, que el otro, acuérdese, se quedó impotente.

Si es el "Sálvame de Luss"...

P.D. menos mal que hoy echan "Vacaciones en Roma" que tiene más glamuuuurrr...me voy que no me la pierdo!

Soldado Vikingo dijo...

Yo he estado siguiendola desde el principio para ver la imágen que daban de José Antonio.

En los detalles que menciona el señor Neri (la camisa negra, la acusación de "populista", el hecho de que le saquen como alguien influyente que saca a un golpista de la cárcel) ya había caído.

Pero todavía quedan más. Si alguien se fija, el que le dice al "señorito" que José Antonio quiere hablar con él llevaba unas pintas dignas de un miembro de las Nuevas Generaciones del PP. ¿Acaso un niño rico con un polo a la espalda iba a tener los cojones suficientes para enfrentarse cara a cara a los marxistas de la época?.
Y otro detalle más: el pimpollo sale nombando a José Antonio diciendo "es un líder de la talla de Hitler y Mussolini". No hace falta decir que significa hoy en día esa comparación...
¡y que no se nos olviden las palabras del "señorito" cuando dice que José Antonio "se cree un líder".

alco dijo...

Nagore, me parecen muy buenas sus predicciones, se ajustan muy bien a los perfiles de los culebrones. Añadiría que Alejandra se va pasar toda la serie oscilando entre el señorito y el actor, que su padre -descartado oficialmente el patriarca de la familia carca- o bien es nada menos que el rey Alfonso XIII o el jesuita conspirador que ronda a la familia, que la dueña del cabaret consigue una pócima que devuelve la virilidad al Teniente Coronel Viana (hasta ahora solo le suministra lingotazos de morfina) y la madre de la cabaretera, que se ha ido a Alemania a evitar que Hitler gane las elecciones, acaba de pensionaria en Bunchenwald. El ex cura guapo seguirá apareciendo de vez en cuando para enredar, y Beatriz, que tiene una salud delicada, montará un número a lo dama de las Camelias, y al final aparecerá Hugo como el gran amor (platónico, dadas sus circunstancias) de su vida. José Antonio no creo que salga mucho, lo interpreta un actor desconocido, y desde una perspectiva actual, el enemigo del PSOE (los republicanos de la serie) es el PP (los partidillos de derecha de la serie), que son los que hay que dejar realmente mal.
Enfín, hasta puede ser divertido .

Al Neri dijo...

La serie a mí me parece entretenida, aunque bastante más telenovelón que La Señora. Admito que es muy difícil ser objetivo sobre un período como la II República.

Con los baremos de Álex ("el 10 la falta de objetividad extrema para engrandecer al personaje y el -10 la falta de objetividad extrema para hundirlo y ridiculizarlo") yo daría un -5 al tratamiento que se ha hecho de José Antonio, tomando en consideración que, en efecto, aún no ha salido asesinando a nadie a sangre fría.

Deben tenerse también muy en cuenta los detalles señalados por Soldado Vikingo, que yo no he recogido en el post, y que creo que son muy malintencionados.

Me gustan las previsiones que hace Alco. Es posible que el jesuita ladrón y facha sea el padre de Alejandra, pero confieso que de lo que tengo verdaderas ganas es de que llegue octubre del 33 y ricinen de una vez al titiritero tonto de los cojones que la corteja.

Álex dijo...

Esperemos que ese -5 no vaya a más en capítulos sucesivos, ya nos contará, sr. Neri.
No había leido la entrada sobre el aceite de ricino y la verdad es que me he quedado un poco impactado por el tono de algunos comentarios.
Precisamente le iba a decir a Aprendiz de Brujo que es un placer tener distintas opiniones y enriquecerse y llevarse bien. Saludos también para usted, Aprendiz de brujo.

nagore dijo...

El padre de Alejandra, es el mismo que el de la señora, son hermanas.
El padre dejó embarazada a la sirvienta (que luego se metió monja) de ahí su compromiso.

Me la juego, si pierdo... champán!

nagore dijo...

no, no, no... son tia y sobrina, por lo que con una "dispensa" del Papa, Alejandra y el señorito podrán casarse, ya que solo serían primos.
Me quedo con ésta. :)

alco dijo...

Vale, Nagore. Seguramente será así, yo no tengo tantos datos, no seguí la serie "La Señora". También estoy intrigado sobre si Hugo o el ex-cura guapo o los dos juntos se cargaron al marido de la señora, ahora convertido en agente secreto (supongo que debe seguir vivo, para reaparecer en algún momento, es un malo ideal). Enfín, como empiecen a relacionar las dos series de forma intensa yo lo dejo.

Aprendiz de brujo dijo...

Oiga y una identificación de personajes y los que frecuentamos el blogg....
Esta claro quien soy yo.El extra que sale bebiendo al fondo todas las noches en el puticlub.
Ese me lo pido.
El Subdirector es Hugo de Viana,(por haber entreghado por la patria hasta lo más preciado).
Neri es el fascista bueno,-obviamente.
Dulcinea, es Vicenta, -la ex-jefa de las sirvientes de la Señora.Lo digo poruqe al final siempre pasa algo, pero no se casa con ella ni Dios.
Ignatus es Blas,(el de periodistas.
Alex macho.Está claro. El primo de Hugo de Viana.
y Suso...el coronel republicano, no?

nagore dijo...

jajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa... :))))))))

Fascista bueno??? y ese quien és??? bueno vale :) yo no me veo la verdad, no me siento identificada con nadie, si acaso una mezcla entre doña Leocadia y la dueña del cabaret, eso sí, sin "guarreridas" de esas... aaaagggg

Alco, yo tampoco la sigo, la veo a ratos, no he visto un culebrón en mi vida y además soy muy monárquica pero es que tengo un come-come a cuenta de la paternidad de la susodicha... que he perdido todo interés por el posible rigor histórico de la serie.

De Jose Antonio sé, lo que me contaba mi abuela, no tengo más constancia. Pero hoy me reido con vosotros dos, lo que no os imaginais... ;)

Venga AdB, mójate, no te metas tanto con Dulci y a ver qué papel me pones... que yo he escogido ese, pero ya sabemos que un@ no siempre es como cree ser si no tambien como le ven los demás... aunque te falten datos, jajaja.

Prometo no enfadarme :P

Dulcinea dijo...

Estas afrentas a José Antonio son típicas de los sociatas resentidos y enemigos de España.
Aprendiz de brujo tiene varios personajes con los que identificarse, con el que más el mono que tenía Victoria de mascosta al principio de la serie la señora, que le mato Isabelita con un dátil envenenado, también con el hermano del padre Ángel, que se enamoró de la puta y con Paco el del Alemán, por su pasado tan turbio.

perroviejo dijo...

Porlamordelosdioses que lío ¿que os habeis tomado hoy?

alco dijo...

Sr AdB, acepto su desafío y me autoasigno el papel de secundario #4 (usted es el #1, y dejo dos plazas vacantes por si hay más voluntarios). Yo también estoy en el cabaret, en una mesa, bebiendo y morreando con una cabaretera (en tiempos diferentes y alternos).
Sr Neri, el titiritero es un gilipollas, tonto y bastante rojillo, pero si le dan ricino en el 33, en el 36 estará encabronado y montará una falla en cada iglesia que vea. Tal vez así empezaron las cosas de aquella época, por pèqueños detalles como el ricino.

Al Neri dijo...

Pues fíjese, señor Alco, que yo pienso que fue al revés: las cosas empezaron por "pequeños detalles" como el de la quema de iglesias. Por cierto, el ricino fue una práctica posterior a las "fallas" en los templos, que, como sabe, empezaron en abril del 31.

Dulcinea y Brujo, repórtense.

alco dijo...

De acuerdo, Sr Neri, la quema de iglesias empezó en el 31 e incluso antes, como en la semana trágica de Barcelona de 1909. Pero si es verdad que el odio se autoalimenta, y cuando se entra en una espiral así es muy difícil salir.

Suso dijo...

Suso no ve series de televisión, Suso anda de parranda habitualmente, pero nunca sigue series...¡por favor!

Antes de ayer, en Coruña, descubrí una librería de viejo y compré cuatro novelas de Wenceslao F. Flórez (no el bosque animado, ni el malvado Carabel).Me costaron 15 leuros las cuatro. Y no vea, Aprendiz, lo que estoy disfrutando con la primera "Las siete columnas".

¿Para qué quiero yo una serie con este tipo que escribe y cuenta como los ángeles?

Aprendiz de brujo dijo...

No vas desencaminada Dulcinea,aunque creo que algo exageras. No te hagas ilusiones, nunca llegué a quedarme tuerto,(a pesar de mis costumbres onanistas); ni llegue a enamorarme de ti, tan solo fue un capricho flor de un día.
Nagore tu eres La Señora.Estás casada,y los desheredados miramos impotentes desde la barrera,(barra en mi caso), como se disputan tu amor, el cura y el marqués.
Alco, el próximo día saluda, hombre.Y ya sabes: entre puteros no nos pisamos la manguera.
Dulci,- un beso, amor.

nagore dijo...

Hala!! ya me has matau!! jajaja...