martes, 26 de abril de 2011

COMUNISTAS



Hay muchos tipos distintos de anticomunismo; tan distintos que a veces cuando leo u oigo hablar a algunos anticomunistas, pienso que casi es preferible el comunismo más pedestre que su libremercantilismo insolidario y tan criminal como en su día lo fueron las democracias populares de la órbita soviética. Me escaman todos esos antimarxistas, tipo Ussía y Losantos, que solo lo son porque les jodería dejar de ser ricos, o que les expropiaran las fincas o las fábricas. Las actitudes de lucha de clases me repugnan tanto en rojos como en derechones. Pero está claro que la derecha más cerril utiliza un discurso contra el comunismo que en mi opinión no da nada en el clavo y además se diluye en datos y cifras que, como en el caso del Libro Negro, no sirven como crítica sólida, más que nada porque si contáramos las víctimas del capitalismo con los baremos de este libro, no sé yo quién ganaría el concurso de asesinos.

Uno conoce bien a los auténticos comunistas y de verdad de la buena que son unos tíos que dan miedo, unos sujetos siniestros y dañinos que seguirían siéndolo aunque no se hubieran dedicado a matar gente a mansalva, sin quitar importancia alguna a sus crímenes (ni a los del capitalismo).

Si me preguntaran qué es lo que más odio del comunismo, respondería rápidamente que sus estrategias de manipulación de los sentimientos y valores populares, a través del engaño y de la infiltración sibilina, para el logro de sus objetivos inmediatos, que son el enfrentamiento entre clases, la destrucción de la Fe Católica, la aniquilación de la Iglesia y su influencia moral, y la imposición de su visión materialista a todos los niveles (ética, familia, sexualidad, economía…)

Los comunistas siempre han sido unos tipos listos y precisamente por ello han hecho tanto daño. En los años 60 se dieron cuenta de que sus ideas tenían poco futuro en Europa occidental por tres razones fundamentales: porque había demasiados cristianos consecuentes con su Fe que no estaban dispuestos a aceptar el ateísmo marxista; porque existían amplias masas populares con sentimientos nacionalistas incompatibles con el internacionalismo rojo, y porque en casi todas las potencias occidentales ya había implantadas democracias parlamentarias con solera en las que no había espacio para los defensores de la dictadura del proletariado.

Pero en vez de arrugarse, los marxistas diseñaron tres estrategias maquiavélicas para hacerse un hueco (cada vez mayor) en nuestros países.

La primera, la más hábil y la más funesta fue la llamada Teología de la Liberación, que, a diferencia de lo que muchos creen, no es un fenómeno de origen hispanoamericano, sino netamente europeo (en concreto, alemán). Los comunistas supieron infiltrarse en los seminarios, en los noviciados, en las parroquias y en las misiones para sembrar en millones de corazones católicos la semilla del odio de clase. Sin duda en parte por culpa de la propia Jerarquía, muy pronto la frase de que “Jesucristo fue el primer comunista” estaba en boca de medio mundo. El marxismo envenenó grupos de apostolado tan veteranos como Acción Católica (la JOC), fundó organizaciones perversas (comunidades de base o Cristianos por el Socialismo) y encizañó a órdenes de trayectoria intachable como la Compañía de Jesús, que terminaron vendidas a movimientos y guerrillas de izquierda en Centroamérica y Sudamérica.

La segunda fue su intento, exitoso en muchos casos, de encauzar los sentimientos nacionalistas de las clases más populares hacia fines puramente marxistas. Fue tras su abducción por el comunismo, cuando muchos movimientos separatistas fueron derivando sus estrategias hacia el terrorismo desestabilizador, muchas veces contra objetivos financieros. Buenos ejemplos son el IRA, el Frente de Liberación Nacional de Córcega o la ETA.

Y la tercera fue la invención del eurocomunismo para poder desarrollar su actividad política en los países occidentales. So capa de un rechazo nominal al modelo soviético, los eurocomunistas siempre han sido los mismos perros con distintos collares y si formalmente se disfrazaron de socialdemócratas y relegaron su discurso radical al consumo interno fue únicamente por necesidad, no por convencimiento. En el fondo, en todas las organizaciones de inspiración marxista de nuestro entorno sigue anidando el odio a la libertad y a la propiedad privada, la chulería dictatorial, la afición al chantaje y a la extorsión política, el gusto por la violencia y el anticlericalismo irracional, entre otras perlas, por mucho que se vistan de lagarterana.

La consecuencia práctica de estas tres turbias, aunque inteligentes estrategias es que la izquierda europea, a pesar de haber fracasado política y económicamente, ha conquistado la sociedad: sus valores, su mentalidad y sus aspiraciones. Ha sabido imponer poco a poco en la calle, en los institutos, en los sindicatos y en las asociaciones juveniles o de vecinos su visión de la juventud, de la religión, de la educación, de la rebeldía, del ocio, de las relaciones familiares y de pareja, y hasta de la historia de España.

29 comentarios:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Aunque breve, me parece un buen artículo que ilustra sobre la realidad del comunismo y su adaptación hábil al tiempo actual. Resulta muy claro.

nagore dijo...

El comunismo, ya es leyenda.

Quien de forma más inteligente luchó contra la Teología de la Liberación, a favor de los pobres y por la libertad individual fue Juan Pablo II.

He conocido "batasunos" que viven como marqueses y encima van a Misa.
Comunistas, que lo son, solo porque no tiene un duro (a excepción de Ana Belén, Miguel Bosé... faltaría más)

Y los socialistas... pues tampoco engañan ya a nadie. Ni a la juventud, ni a las comunidades de vecinos, ni a la "Cofradia del Santo Chaves Incorrupto y María Stma. de la Poca Vergüenza"...

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola Neri!
Hoy es día de confidencias...
Me he venido a su casa tomando café y me he encontrado su post que me ha, literalmente, entusiasmado.
¡Ay, cuanta razón tiene al explicar las estrategias que desplegaron en la segunda mitad del siglo XX:
- Infiltración en la Iglesia
- Nacionalismo
- Eurocomunismo
y "jugar con los sentimientos nobles de la gente"!
Esto último lo suscribo porque lo sufrí yo en mis propias carnes.
Creo que puede ser una aportación interesante aunque aún me duele el desvelarla.
Verá usted: cuando yo tenía ¡14! años asistía a un Colegio muy afamado en Barcelona por su alto nivel intelectual. Yo además era una niña muy "pitagorín", excelente estudiante, ávida lectora, ganadora de varios premios literarios y deseosa de ayudar a los demás.
Hija de una familia acomodada, todo mi interés social se centraba en reivindicar a los desfavorecidos, a los "parias de la tierra".
Pues bien, el Partido buscaba presas frescas como yo y para captarnos utilizaban a ¡ciertas monjas que profesaban exclusivamente para atraer y corromper gente muy joven y de entornos elevados que resultaban así "vencidos y humillados"!. ¡Les quitaban a sus hijos!
A mí me captó "la monja" que enseñaba literatura, mi punto flaco.
Y estuve ¡un año más o menos! en Bandera Roja, siendo víctima de un lavado de cerebro y un adoctrinamiento del que ¡aún me quedan resabios!
Finalmente, la policía me detuvo cruzando la frontera rumbo a Perpiñán sin pasaporte.
Como mi abuelo y mi padre eran conocidos abogados, no me ficharon, les avisaron a ellos y me dejaron, sabedores de las drásticas medidas que tomarían, en sus manos.
El bofetón que me arreó mi padre enfrente del comisario aún no lo he olvidado.
Y ustedes dirán: ¡esta niña era tonta!, ¡todo lo contrario!,no es ni mucho menos tan simple; era una chica que quería tener ideales y practicarlos.
Utópica, generosa y soñadora.
Luego me han engañado otras veces y siempre por lo mismo: un altruismo acendrado.
Mi vida es este sentido ha sido un auténtico calvario.
Les ruego me comprendan porque fue una época muy dura que me hizo sufrir muchísimo pues yo ya intuía el desengaño. ¡Pero eran tan sectarios que antes que dejar marcharte de rositas te amenazaban hasta achantarte y quedarte!
Como todas las estructuras que manipulan en beneficio de asquerosos intereses espurios.
Insisto, ojalá no me juzguen a la ligera.
Usted, Al, parece conocerlos a fondo así que confío que se hará cargo.
A veces en la vida la bondad es una virtud que roza con su contrario: la ingenuidad elevada a la categoría paradójica de tontería.
Especialmente en gente sobreprotegida, ingenua y vulnerable.
Para mí su post ha sido una catarsis. Es muy importante sentirnos comprendidos y con sus palabras, querido Al, para mí así ha sido ¡después de tantos años!
Un beso
Asun

Al Neri dijo...

Gracias y bienvenido, Tío Chinto.


Nagore, tiene razón: el comunismo políticamente hablando es leyenda, pero ya digo que ha dejado negativas huellas de todo tipo en la sociedad española.

Interesantísimo su testimomio, Asun. Muy revelador, sobre todo lo de la monja. ¿Le importaría concretarme si se trataba de una congregación de inspiración ignaciana?

Hacía años que no oía hablar de Bandera Roja, una escisión bastante residual del famoso PSUC.

Tuvo usted suerte de no pillar, por unos años, la época del comisario Antonio J.Creix, de la Brigada Político-Social de Barcelona, al que dedicaré en breve un entrañable y nostálgico post.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

No Al, el Colegio no tenía nada que ver con los jesuitas, era una congregación cuya fundadora era francesa.
Muchas gracias por su comprensivo comentario.
Asun

alco dijo...

Sr Neri, le felicito por la entrada, estoy totalmente de acuerdo. Yo soy radicalmente anticomunista, no por miedo a que me expropien lo que no tengo, sino por enemigo que soy de cualquier imposición dictatorial. Más si incide en los valores personales.
El comunismo sí es una leyenda en Europa (en otros itios aún lo sufren), pero los comunistas están aquí. Tengo el convencimiento que están en el PSOE y en el gobierno actual, tapados por la amnta de la socialdemocracia.
Asún, me ha sorprendido con su historia en bandera roja, se extrañó hace tiempo que yo tuviera antepasados de la CNT que se pasaron al sindicato vertical, y resulta que usted también tiene sus cosas...

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado alco:

"Todos tenemos un pasado",¡ vaya si tengo mis cosas, no lo sabe usted bien! pero solicito en el comentario y reitero aquí que no se puede juzgar a la ligera, como parece que yo incurrí en una cosa tan fea, si alguna vez le ofendí con mi actual intransigencia fruto de los mamporros que la vida te da, le pido humildemente disculpas apelando a nuestra buena relación virtual.

Con todo afecto
Asun

Aprendiz de brujo dijo...

No estoy de acuerdo Neri. El comunismo está muerto, como casi todas las ideologías o religiones que suponen una dejación del interés individual en beneficio del colectivo.-Dicho de otra forma los compromosisos, las ideologías, los votos y los principios están muertos.No sé si más o menos muertos que en otras épocas, pero fenecidos al fin y a la postre.
Los social-demócratas no son comunistas disfrazados son liberales oportunistas.
Ser un buen comunista es tan difícil como ser un buen cristiano,aunque se trate de dos cuestiones distintas.
Y de verdad creo que persigues sombras.Tú y yo hemos ido a un colegio de curas.De comunismo hemos mamado lo justo. Y nuestro entorno menos de lo justo. Crees que el materailismo, la sexualidad, la falta de valores, la ausencia de solidaridad o la falta de formación es achacable al comunismo.El agnostiscismo, la falta de militancia, el que la iglesias presenten no cuelguen el "no hay billetes" en un domingo cualquiera del año...Es culpa de la huella roja?.
El comunismo ha dejado unos cuantos millones de muertos, unos cuantos avances sociales no poco valiosos y como legado más negativo quizás la percursión de la aceptación social del aborto.Aunque creo que muchas de las niñas que abortan odian el comunismo también.

nagore dijo...

Acabo de recordarlo! como curiosidad... hay un pueblo aquí cerquita cuyo Ayuntamiento es gobernado desde hace tiempo en coalición por Falange y el Partido Comunista, les va fenomenal :S

Y así aprovecho y le digo a Asun, que me ha encantado su historia. Cómo no vamos a respetarla, estaría bueno! el que esté libre de miserias o no tenga de qué avergonzarse por algo que ha hecho... que levante la mano! (y más cuando lo hiciste por un ideal de lo más noble).

Y tambien de acuerdo con Alco, cito: "más si se incide en los valores personales". Ahí es donde creo que más se han equivocado y en consecuencia, más adeptos han perdido.

Aprendiz de brujo dijo...

Por cierto, y para variar, bonita ilustración.

Al Neri dijo...

Yo no persigo fantasmas, pero estoy con Alco: "Los comunistas están aquí. (...) están en el PSOE y en el gobierno actual, tapados por la manta de la socialdemocracia".

En efecto, la cultura marxista está viva y muchos socialistas son unos comunistones incluso sin saberlo. Los tics revisionistas, propagandísticos y manipuladores del Gobierno son un buen ejemplo. El comunismo no está muerto, sino que en Europa ha sabido reciclarse y ello, claro, le ha hecho perder buena parte de su peligrosidad.

Nagore, lo de Ardales (Málaga) es un ejemplo de a qué niveles de exotismo puede llegar la política. En realidad habría que buscar con lupa para encontrar las diferencias entre Falange Auténtica e Izquierda Unida.

Por cierto, muy sugerente su foto...

alco dijo...

Sr Neri, espero su post sobre los famosos hermanos Creix, un par de piezas de cuidado, famosos en la Bercelona de los 40 y 50. No olvide en su estudio que eran policías de la República, eficaces y leales siempre al poder, sea el que sea. Unos profesionales, vaya.

perroviejo dijo...

Asun porlamordelosdioses tenía usted 14 años, sólo faltaba que alguien la juzgase por algo así.

A mis 14 años en una excursión a la playa con la parroquia.... ay perdón se me va la cabeza, esa es otra historia y nada tiene que ver con el comunismo.

Dulcinea dijo...

El comunismo es lo peor que existe. Los comunistas son como una secta de asesinos y de enemigos de la Iglesia y de la Patria. Perroviejo, a saber qué guarradas harías en la playa en tu preadolescencia, no me extraña que luego veas bien esas cosas en tu sobrina.

perroviejo dijo...

Mmmmm posiblemente nada de lo que imagina esa mente tuya tan sucia que te hace estar más caliente que Fukushima, el ingeniero que tenga estómago para enfriarte a tí aunque sea con agua de mar se merece un altar.

"El que hambre tiene con pan sueña"

Aprendiz de brujo dijo...

Neri de que comunistas me hablas?. ZP. PEPIÑO, RUBALCABA...MENUDOS COMUNISTAS DE MIS COJONES.Donde ves tu marxistas?.
Te voy a decir que este tipo de obsesiones no se van tan fácilmente.
Yo, por momentos, veo pechos...

Aprendiz de brujo dijo...

Marian, yo solo veo a "la Veneno" preparada para asumir el reto.En su defecto Carmen de Mairena, quizás.O Tal vez Pozí.
O Umberto de Janeiro. Que en esa familia tienen un estómago a prueba de bombas.
Dulci, que Bugs Bunny va a gripar...

Zorro de Segovia dijo...

puedo entender perfectamente que aquéllos sacerdotes que trabajaron en países dominados por caciques y cuadrillas armadas se dejaran convencer por quienes propugnaban la lucha de clases. No creo, sin embargo, que ninguno de ellos gastase un solo segundo en defender el resto de "objetivos inmediatos" que usted enumera.

El comunismo, como todas las ideologías sólidamente enunciadas, enamora a incautos e incultos por igual. Sólo muchos años de formación y conocimiento de la Historia pueden facultarnos a elegir una vía, en perjuicio de otra. Yo aún ando buscando.

Álex dijo...

Me gustaría empezar enviando un fuerte abrazo a Asunción como manera de agradecer su aportación tan sincera, intensa, clara, bien contada y sobre todo tan personal y sentida. Es un auténtico placer poder refrescar las ideas con un buen soplo de vivencias y sentimientos.
He de decir que en alguna de las cosas que cuenta me he visto muy reflejado. Todo lo que nos confía sobre su manera de ser, su formación, sus intenciones o su ingenuidad me ha recordado mucho a mi, de alguna manera. En este blog me han puesto en alguna ocasión el cartel de "relativista" y "buenista"; no digo que no sea así, pero hoy he caído en la cuenta de que esa tendencia mía a buscar siempre el lado positivo en lo que la gente hace, piensa o expresa, lleva implícito que también analizo lo negativo. Quizá por eso nunca me he sentido identificado plenamente con ningún ideario y me he "salvado" hasta ahora de caer en las garras de algún grupo manipulador.
Porque, sr. Neri, releyendo varias veces lo que más odia del comunismo, me da la sensación de que es algo aplicable a muchos otros grupos y organizaciones: "sus estrategias de manipulación de los sentimientos y valores populares a través del engaño y de la infiltración sibilina, para el logro de sus objetivos inmediatos". Se me ocurren unos cuantos casos simples a los que aplicar la misma precaución: desde grandes empresas tipo Apple hasta los concejales de mi pueblo, pasando por "Sálvame".
Como ya le he dicho en otras ocasiones, admiro su capacidad de análisis, sr. Neri. También le he dicho que a veces me parece que simplifica demasiado las cosas, supongo que buscando la mayor claridad expositiva. El asunto de la Teología de la Liberación me da la impresión de que tiene bastantes más matices además de los que aporta usted. Y no digamos la conclusión de que la izquierda europea ha conquistado la sociedad: como apunta Aprendiz de Brujo, creo que influyen muchísimas más cosas en el cambio de valores y mentalidad.
Saludos cordiales a todos

El último de Filipinas dijo...

Un ejemplo de lo que es el comunismo lo tenemos en la ilustración de la entrada.

Si se ve ampliada se veía que el soldado de la bandera portaba tres relojes en la muñeca (evidente muestra de que eran fruto del pillaje) así que tuvieron que retocar la foto para eliminar dos. En esa técnica las autoridades soviéticas ya tenían bastante práctica.

ignatus dijo...

Como el tema me queda grande yo me voy a quedar con la foto que tanto gusta a Aprendiz de Brujo y comentar lo que casualmente dijeron de ella ayer en Saber y ganar. Lo oí sólo parcialmente pues tenía distracciones en el salón pero creo que vinieron a decir que esa foto se difundió como símbolo de la victoria aliada el mismo día de la toma de Berlín en la 2ª Guerra Mundial.

Hablaban de ella como "polémica" o "sospechosa" pues se cree que había sido tirada unos 3 días después y además se sabe que había sufrido varios retoques. Uno de ellos es que le añadieron humo al fondo para hacerla más "heroica"; otro, que el sujeto que está a abajo a la derecha sujetando al de la bandera para que no emulase a supermán llevaba puestos dos relojes y que fueron eliminados posteriormente para no dar la sensación de que se había practicado el pillaje.

En esta página (en la mitad para abajo) está otra foto del momento sin manipular con el pie "La toma de Berlín por los soviéticos, la bandera del comunismo en la cancillería nazi, 1945".

En el programa después mencionaron de pasada otras fotos adulteradas como la de los soldados USA poniendo la bandera en Iwo Jima.

Saludos.

Al Neri dijo...

Zorro, estoy convencido de que la inmensa mayoría de religiosos liberacionistas actuaron sin mala intención y, por supuesto, sin idea de socavar la Religión y ni siquiera con conciencia de servir al comunismo internacional. Sin embargo, por su culpa la devoción religiosa popular en muchos países hispanoamericanos ha sufrido graves trastornos y desviaciones, no solo doctrinales, sino de fondo, de forma y de motivación. Por ejemplo, una de las consecuencias ha sido la caída en picado de la devoción a la Virgen en muchas comunidades.

Álex, no solo le agradezco sus observaciones, sino que las comparto íntegramente. Simplifico porque pienso que un blog del estilo a este tiene que lanzar ideas de forma breve, clara y directa, aun a riesgo de perder matices (para eso están los comentarios).

La TL es un fenómeno complejo, aunque seguramente no tan complejo como usted imagina. Lo que sí reconozco es que esta denominación genérica cobija a multitud de autores y teorías con muy diferentes niveles de herejía, radicalidad, peligrosidad y connivencia con el comunismo y hasta con el terrorismo. Tampoco -insisto- debe olvidarse la buena intención de fondo de muchos cristianos que abrazaron estas doctrinas aparentemente basadas en "la opción por los pobres" y la "autenticidad" del mensaje de Cristo.

Y por supuesto que en los cambios de mentalidad han influido muchas más cosas que el marxismo, pero no debemos infravalorar el papel de la izquierda sociológica.

Último de Filipinas, qué curioso detalle. A mí me encanta la foto porque creo que simboliza que el comunismo es sinónimo de destrucción.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Buenos dias.
Quisiera enviar un abrazo muy fuerte a Álex por sus afectuosas palabras. Yo también me identifico mucho con casi la totalidad de sus fundadas afirmaciones, y me felicito de que sin embargo el se haya "autovacunado". Muchísimas gracias.
Y decirle a usted Al, que tiene un profundo conocimiento del tema y no es halago fácil, es verdad contrastada por mi propia e innegable experiencia, así que enhorabuena porque ha vuelto a dar en la diana: la gran obsesión que tenían mis nefastos "mentores" era hacer hincapié ¡una y otra vez! en negar tozudamente lo que llamaban "el mito de la virginidad de María" como Madre de Dios.
Usted dice con gran razón que de este modo se "ha perdido su devoción en muchas comunidades".
La elaborada estrategia de acoso y derribo a la religión y por ende a la Iglesia ha sido - ¡alerta!, ¡es! - uno de los objetivos claves del marxismo. Hay que matar a Dios.
Dice la Internacional en una de sus versiones:
"El Hombre del Hombre es hermano
iguales derechos tendrá
la Tierra será el Paraíso,
la Patria la Humanidad"
Destucción sistemática de los principios y valores básicos trascendentes e individuales.
Disfruto muchísimo con este debate porque tanto el post como la práctica totalidad de los comentarios que lo complementan revisten una altura e interés extraordinario.
¡Qué diferencia con la cultureta de la que cacarean algunos!
¡Mi aplauso y un abrazo de sincera gratitud.
Asun

John Cornford dijo...

Una entrada muy pobre francamente, y eso que tal parece que se haya esforzado.

Al Neri dijo...

Después de ver su blog, amigo comunista Cornford, le garantizo que con usted sí que me esforzaría. Se acabaría bebiendo hasta los posos de la botella de ricino. ¡Un afectuoso saludo!

sefo dijo...

Esa conspiranoia anticomunista algunos os la tendriais que hacer mirar un poquito. Se puede ser de izquierdas, incluso cristiano, y no ser comunista de hoz y martillo.

Dolores Ibárruri dijo...

Oremos pues......!
Todos juntos.....!
Vieneeeeen con aaaalegriaaaaa señor...!

Santi dijo...

cantando vieneeeeeeeeeeen con aalegriaaaaaaaaaaaaaaaaa señooooooor_looooos que camminan por la vidaaaaaaaaaaa_señoooooor, sembrandooooooo tu paz y_amooooooooooor
JEY!



vámonos Dolores!

Anónimo dijo...

el comunismo construira un mejor, ya es hora dae acabar con los imperialistas, es hora de la revolucion proletaria...patria o muerte