martes, 12 de abril de 2011

MUJERIEGOS Y SALIDOS


Aunque el imaginario popular confunde frecuentemente ambas figuras, conviene distinguir muy bien al mujeriego del salido.


Al primero le fascinan las mujeres; le encanta su compañía y admira su belleza y su feminidad. El segundo solo ve en ellas la satisfacción de una necesidad.

El seductor de raza se lleva bien con las mujeres porque tiene ese don, mientras que el sátiro solo finge congeniar con ellas porque le resulta imprescindible para alcanzar su objetivo.


El donjuán halaga con gracia y bromea arrancando sonrisas, pero el obseso llega a ser pelotillero y hasta servil con la mujer objeto de su deseo.


El mujeriego es como un cazador de ciervos y el salido como un trampero de alimañas.


El casanova dispara con una sola bala a la presa que selecciona, pero el guarro tira al bando de perdices a bulto y con cartucho de perdigones.


El mujeriego se ilusiona con todas como si fueran la primera y el pervertido siempre se acerca a cualquiera como si fuera la última.


El conquistador se retira o desaparece con salero y, al final, sabe quedar bien. El baboso siempre engaña y por eso suscita el odio de todas las que pasan por sus brazos.


El ligón impenitente es un hombre cariñoso y, en cambio, el lascivo es interesado y apremiante.


El enamoradizo se gasta el dinero para disfrutar con la chica que le gusta. El lujurioso solo invierte para aliviar su ardor.


Ellas siempre guardan cariño a los tenorios y los consideran unos sinvergüenzas encantadores, pero darían lo que fuera por borrar de su memoria el rostro del obsceno con el que un día se acostaron.


Los hombres envidian a los mujeriegos y desprecian a los salidos por muchas relaciones que tengan.


El seductor besa y el libidinoso chupa…


El hombre faldero puede que tenga un problema afectivo, pero la tara del rijoso es fisiológica.


Un donjuán disfruta toda la noche y un calavera solo los últimos veinte minutos.



¿A vosotras se os ocurren más diferencias?

44 comentarios:

nagore dijo...

Ni uno ni otro, no hay diferencia.
Cuando un hombre rompe el misterio antes de tiempo o es demasiado previsible... se acabó!

P.D. Qué es eso de que uno besa y otro chupa??? einnnnnnnnnnnn??? :))))

ignatus dijo...

¡¿VEINTE MINUTOS?! ¡¿Enteros?!
Pufff, qué cansancio da solo de pensarlo.

Anónimo dijo...

Neri, tus frases comparativas son demasiado profundas para que las comprendan el común de las mujeres"de hoy en dia"(menores de 35 años por lo general)

Nagore es un buen ejemplo, no pilla ni una, ni siquiera ve la diferencia.

Otro dia y haciendo todo un acto de rebeldia frente a la dictadura de genero, haces la misma compración con las mujeres.
Va estar jodido...

nagore dijo...

Yo solo distingo a "caballeros" de los que no lo son.

Será que los demás ni me embaucan ni me gustan.

Y tengo más 35...;)

perroviejo dijo...

Mi amigo era lo que usted llama un mujeriego, era un encanto y todas le adorábamos.
Pillo, descarado, con una sonrisa de sinvergüenza de cuidado jajajaja era divertidísimo el mejor, nunca le ví faltar el respeto a una mujer, se las llevaba de calle.
No recuerdo a ninguna de sus conquistas enfadada con él, todas quedaban por amigas.

nagore dijo...

Sí, sí, sí... acabo de encontrar una, ya lo tengo:
En el texto, cada vez que pone "mujeriego", sustitúyalo por "soltero".
Y donde pone "salido"...etc. ponga usted "casado".

Encaja perfectamente!!! qué curioso!
Haga la prueba...

Trija dijo...

A mi no me gusta ni uno ni otro.

A mi me gusta el tipo de hombre al que tengo por marido, un hombre de una sola mujer que nunca ha ido picando de flor en flor por ahí.

sefo dijo...

A los que pican de flor en flor y hacen daño a sus parejas deberían cortarles el pito, sean salidos, mujeriegos o como quieras llamarlos.

perroviejo dijo...

Ya os vale ¿por qué tienen que estar casados o tener pareja?

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Magnífico post, señor Neri. Brillantísimo, como siempre que trata este tipo de temas que veo gustan mñas que ninguno de la participación de todos.

Escribes sobre Historia y casi nadie comenta. Si lo haces sobre Economía, menos... Pero si un día dedicas un post a Belén Esteban o a temas de faldas, desbordas el blog de comentarios. ¿Superficialidad, tal vez?

Le falta a usted distinguir entre resignados y desesperados, conceptos que algunos consideran sinónimos cuando son lo contrario.

Y entre tarados y desafortunados.

Y entre exigentes y consecuentes.

Y en lo que se refiere a diferencias entre tipos de mujeres... Bueno, me cada día me cuesta más distinguirlas (veo a casi todas iguales) por algo que no sea el físico pero lo dejo para un comentario dentro de un par de días.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Admirado Don Neri:
Con este post ha batido usted su propio record desde que yo tengo el gusto de leerlo.
¡Brillante, auténtico, genial!
Enhorabuena.
Y ahora mi opinión personal.
Como reprocha uno de sus comentaristas creo que a nagore, las mujeres jóvenes son muy radicales en sus opiniones sobre los hombres.
Yo también lo fuí.
Ahora que disfruto del encanto de la edad madura (espero) puedo presumir de que a mí no solo me divertiría un coqueteo trivial con un mujeriego, sino que la partida acabaría con él llorando, de rodillas, suplicando una brizna de mi fatal seducción. Es cuestión de experiencia, es de lo que las mujeres ya no niñas podemos presumir.El mujeriego es manejable como un muñeco hinchable.
En cambio, yo a un salido no le dedico ni una mirada despectiva de atención. Soy demasiada mujer.
Felicidades de nuevo por el post que me ha hecho esbozar ¡ con mi dignidad de madre de familia! una sonrisa viciosilla :-).
Afectuosamente
Asun

Zorro de Segovia dijo...

Viva la caza !!

Álex dijo...

A falta de los comentarios de Aprendiz de Brujo, he de decir que poco más se puede añadir al comentario de Ignatus, el mejor para mí esta vez, con diferencia.

Aprendiz de dijo...

Yo en esta subyacente guerra de sexos, me pongo del lado de Ignatus, Alex y sobre todo del Zorro.Siempre con mis camaradas. Siempre con los cazadores.Que dura y apasionante nuestra vida creativa, gestando tretillas para encontrar una rendija por donde entrar. que meritorio encontarar ese equilibrio entre elegancia, simpatía y canallesca.que complicado encontrar el disfraz adecuado para la ocasión. qué maravilla hacer reir y disfrutar a una dama. que bonito saberse reir de uno mismo, en épocas de hambruna.Y que jodida es la cabrona, (de la hambruna).
En fin como bien dijo el Zorro.
VIVA LA CAZA.

Aprendiz dijo...

¿¿¿Diferencias???, pues yo es que los veo iguales, sólo que uno es más sutil que el otro, lo cual quizás sea aun más peligroso.., porque encima hace creer que ha querido de verdad a la chica, y en realidad lo único que ha querido es conquistarla.

Quizás la diferencia está, en que el mujeriego cambia de mujeres conforme se va aburriendo de ellas, y el salido va cambiando porque ellas lo van dejando...

Aprendiz de brujo dijo...

el último comentario es mío. disculpad

Jacobita dijo...

Solemos tener una imagen bastante positiva de nosotros mismos. Por ejemplo un español de vacaciones, en una ciudad a más de tres horas de avión de España, paseándose con una guía en la mano, cámara enorme al cuello y completamente vestido de Coronel Tapioca pensará probablemente que es un "viajero". Los locales, que son capaces de distinguirlo a medio kilómetro de distancia, dirán que es un "turista".

Si las distinciones sirven para darnos una sensación de superioridad y acallar posibles remordimientos de conciencia, mal hacen. "Bueno, yo puedo ser un mujeriego, pero no soy un baboso salido como Tal". Una fornicación, se cometa con mayor o menor zafiedad, es una fornicación, un adulterio es un adulterio. Y "el salario del pecado es la muerte" (Rom 6,23). "Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los rapaces poseerán el reino de Dios." (1 Cor 6,10). Ateos, paganos o nihilistas varios pueden reírse de esto. Un Católico, no.

Papini, en su "Juicio Universal", pone estas palabras en boca de Casanova: "Ahora, enseñado por la muerte, casi tengo repugnancia de mí mismo. Creí conquistar y no fui más que el siervo de mi lujuria; me imaginé gozar y ni siquiera obtuve la saciedad. Mi carrera, en apariencia victoriosa, fue toda ella una abdicación.
También yo poseía un alma inmortal y no fui más que una marioneta de la lujuria; poseía un ingenio vivo y lo convertí en alcahuete de salones y hosterías; tenía un cuerpo hecho a imagen de Dios y lo envilecí hasta la máxima degradación. Hubiera podido amar, crear, servir, combatir y, por el contrario, arrojé todo el jugo de la vida para dar y experimentar unos millares de sobresaltos espasmódicos, de orgasmos estériles, siempre ansiados, siempre los mismos.
En vez de ser un hombre, es decir, un señor de la tierra que descubre y domina la naturaleza, no fui más que un macho, nada más que un sexo. Había nacido, quizá, semidiós y no llegué a ser más que una fatua bestia."

Probablemente en otra época del año habría dejado pasar la oportunidad de hacer de Padre Predicador. Pero estamos en Cuaresma, es época para el arrepentimiento. Lope de Vega, mujeriego, después de cada caída se arrepentía y escribía cosas como:

"Manso cordero ofendido,/puesto en una cruz por mí/que mil veces os vendí/después que fuisteis vendido;
/dadme licencia, Señor,/para que, desecho en llanto,/pueda en vuestro rostro santo/llorar lágrimas de amor./
¿Es posible, vida mía,/que tanto mal os causé?,/¿que os dejé, que os olvidé,/ya que vuestro amor sabía?/
Tengo por dolor más fuerte/que el veros muerto por mí/el saber que os ofendí/cuando supe vuestra muerte." (...)

nagore dijo...

Totalmente de acuerdo con Aprendiz (jamás pensé que llegaría a decir ésto, je, je)) ;)

Al final me ha gustado ésta entrada por dos razones:

- Primero: porque aquí se ha demostrado, contra lo que "alguno" piensa, que TODAS las mujeres no somos iguales. Somos bien distintas unas de otras.

- Segundo: que la mayoría de los hombres, no teneis ni puñetera idea de lo que nos gusta a las mujeres.

ignatus dijo...

¡Joder con Jacobita! Vaya rapapolvos que nos echa. Y encima de tener razón el tío hace citas chulas y escribe bien. Nos deja a los demás a la altura del betún.

Propongo recogida de firmas para echarle del blog.

.

perroviejo dijo...

¿De verdad veis igual a un conquistador y a un asqueroso salido?????? No puedo creerlo, en serio.
Además se los distingue a un kilómetro.

Suso dijo...

Me da en la nariz que Tono "el del apostol" se ha introducido en La Pluma travestido ( perdón por la palabra) de "Jacobita".

Aprendiz de brujo dijo...

Y quien tiene la verdad absoluta Jacobita?. La rectitud, la abstinencia nos llevan al equilibrio personal?.
La castidad, la represión o contención de nuestra necesidad sexual, nos conduce a ser mejores personas?.
Es sano y natural que una persona de 25, 30, 35,40...o 70 años no tenga relaciones sexuales nunca?. Pregunto,-es positivo para un soltero de 32 años pasarse años sin dar de comer a la nutria?.
Proporciona equilibrio esa situación?
Lo preguinto desde el máximo respeto.
Lo siento Lope de Vega y Casanova hablaban con el estómago lleno.
Por favor traéme el testimonio de un adulto que por timidez,por ausencia de belleza, por inseguridad no tenga acceso al sexo. O traeme a una gorda de 100 kg que no se sienta deseada por nadie.
Sus testimonios serán menos bellos y literarios, pero más ilustrativos.
Estoy de acuerdo en que la exaltación del triunfo sexual como icono triunfal no es buena. Crea inseguridades, frustraciones cpojonudas a los que no somos Brad Pit.
Mira yo no sé donde está la verdad.
Creo que sin ser una regla científica lo más adecuado, lo ideal es cubrir una serie de etapas a su tiempo. Tener una adolescencia y juventud con diversas experiencias y alcanzar la madurez y tener pareja una vez estén cubiertas una serie de etapas necesarias.
Y ser consecuente en cada momento con los compromisos adquiridos.
Pero la vida después todo lo enreda, y dispone compromisos, amores y desamores cunado se le pone entre los wevos.
Es un tema que nunca he sabido resolver, ni creo que aprenda a hacerlo.
Nagore desde mi necedad. Ls mujeres no sois todas iguales, pero sabes que es lo que peor llevais de un hombre?.
Ni la castidad, ni la promiscuidad; ni la belleza, ni su ausencia; ni la rectitud, ni la canallesca. Lo que menos os atrae de un hombre es la inseguridad.
Ahí si que se acabó.

perroviejo dijo...

¿Entendeis ahora por qué fundé el club de fans de AdB?

nagore dijo...

ayyyyy la nutriaa... me meoooooo...:)))

Tú no eres ningún necio! eres un hombre muy sensible, muy correcto y super inteligente y con un sentido del humor que ya podían tener algunos y no miro a nadieeeeee... jurrrrr... (al menos así te intuyo)

Creo que no he entendido bien a qué te refieres con lo de la inseguridad:
-a un hombre inseguro de sí mismo?
-o a la inseguridad de la mujer hacia él?

Yo creo una mujer insegura tambien es celosa, posesiva y que necesita de la constante adulación de cualquier hombre -aunque sepa que es mentira- para sentirse querida.

Simplemente me gusta el difícil, el serio, el calladito de la esquina, el que te vé aunque no te esté mirando. Despierta mi curiosidad, el misterio.
Porque para una noche, unos dias... me da igual. Me llevaría primero al mujeriego y luego al cochino (por éste orden) y el que pida Lambrusco en la cena... eliminau!!!
No sé, será que simplemente yo me fijo en otras cosas.

A mí me conquistaron hace mucho tiempo con una sonrisa, una mirada de complicidad, sin florituras... (es que soy mu rancia o muy simple según se mire:) ahora es cuando me tiene que hacer la pelota, pero tampoco demasiado que no necesito pruebas de amor constante, ni que se humille por mí, ni haga el pinopuente. Sé que está ahí, para todo y además porque quiere, nadie le ata.

Seguridad? yo no la quiero. Quiero saber que puedo perderle, porque eso es lo que hace que cada dia le cuide y le siga mirando a los ojos y le sonría, como lo hice entonces.

Inseguridad? si a veces los mejores amores, los más importantes han sido los más breves.



Ya me estoy liando... no hablo más :S

Aprendiz dijo...

Vaya Nagore, desconocía que fuera una excepción el que coincidiéramos en la forma de pensar..:S

Mariam, sin duda el mujeriego es un personaje mucho más divertido, pero en las películas, en la realidad los sentimientos también son reales. A mí me gusta un hombre que sea mujeriego de boquilla, pero que sepa comprometerse con una mujer y serle fiel.

Al Neri dijo...

Nagore, explíquenos qué es romper el misterio, que es una frase muy de tía.

Buenísimo, Ignatus, me he retorcido de risa.


Pero bueno...,¡cómo que un muñeco hinchable!, ¿qué tosquedad es esa? Asun, le recordamos que en esta bitácora somos gente de orden.

Subdire, ya sabe que La pluma aspira a tener los ingredientes de una novela de las que a mí me gustan: entretenimiento y divulgación, huyendo de lo cultureta.

Uy, Sefo, qué integrista la he visto. Da miedo :-)

Jacobita, en el post no he querido defender ni exaltar a los mujeriegos. Para nada. Eso sí, dentro de que ambos tipos humanos pecan, fornican o son adúlteros, creo que el mujeriego sabe disfrutar más de la vida y es más respetuoso con las personas. Incluso para pecar hay estilos y vergüenzas toreras.

Suso, ¿y nos deja usted así? Coméntenos su opinión sobre la diferencia entre mujeriegos y salidos, que seguro que es muy interesante.

Brujo, dice usted algunas verdades gordas. El equilibrio afectivo y sexual es determinante para la felicidad y ese equilibrio se rompe cuando se lleva una vida que no se quiere llevar (llámelo de castidad, de promiscuidad o lo que sea). Pero creo que lo positivo del Cristianismo es que ha sabido darle dignidad y contexto al impulso sexual y nos hace ver lo triste de ser "marionetas de la lujuria" o de cualquier otro instinto.

Marian, ¿usa esas gafas de sol habitualmente o es una foto del pasado Carnaval?

perroviejo dijo...

Jajajaja Sr.Neri el problema no son las gafas (que son chulas, chulas) el problema es que un niño de 3 años te haga la foto, mientras tú le sujetas la cámara y otro niño intenta quitártela. Salen unos ángulos y unas sombras y unas desproporciones..........joer ya me haré otra foto. Eso sí me he reído mogollón esta tarde con la sesión fotográfica.

Jacobita dijo...

Aprendiz de Brujo, hace unos dos mil años un gobernador romano hizo una pregunta parecida: "¿Qué es la verdad?" La tenía delante y no quiso verla, prefirió permanecer en su escepticismo. "En aquel único día de su vida le fue otorgada a Pilato la suerte de contemplar el rostro de la Verdad, de la Verdad hecha hombre, y no supo verlo. La Verdad viviente, la Verdad que podría resucitarlo y convertirlo en un hombre nuevo, está delante de él, revestida de carne mortal y de telas sencillas, con la cara abofeteada y las manos atadas." (Papini, Historia de Cristo).

No todos estamos llamados al celibato.Iba un día paseando con un sacerdote cuando vimos una gran pintada en un muro: "El sexo no es pecado". Y el sacerdote respondió: "Por supuesto que no, en su recto uso." Y esa es la doctrina Católica ortodoxa, la Iglesia no es una secta maniquea. Nada creado por Dios es malo, lo que es malo es el uso que se pueda hacer de ello. El recto uso del sexo es el acto natural dentro del matrimonio en el que no se utilizan anticonceptivos. Ese es el uso legítimo del sexo. Pero hay gente que se sienten llamados por Dios a algo más elevado, a renunciar a algo bueno por algo mucho mejor, a hacer un sacrificio, una ofrenda a Dios. Y esas personas son los consagrados, los sacerdotes, religiosos y religiosas. Que optan libremente por una vida célibe, para servir de ese modo mejor a Dios y a su prójimo.

Entre esas personas, que según su lógica deberían ser unos neuróticos, la Iglesia puede nombrar incontables santos. Empezando por los dos más grandes, a infinita distancia del resto: Jesucristo y la Virgen María, modelos de la humanidad, los representantes más elevados de la raza humana.

Hasta aquí el punto de vista Cristiano. Pero pasemos a su campo y demos la vuelta a su argumento, a lo que parece querer decir: el celibato no es sano y produce neuróticos o amargados. Entonces la libertad o libertinaje sexual debería tener los efectos contrarios. Deberíamos encontrarnos en la época más feliz de la historia. Sin embargo, desgraciadamente, las estadísticas de enfermos mentales de todo tipo, suicidios, adicciones al alcohol o a las drogas ... parecen dar una imagen distinta del mundo en que vivimos. Lo que hay detrás es un completo vacío y un hastío vital, un "spleen" que hace la vida insoportable. Por eso el sistema tiene que proporcionar entretenimientos y diversiones varias, el "soma", para anestesiar nuestra conciencia.

Lea "Un mundo feliz", de Aldous Huxley. Fue escrito en los años 20 del siglo pasado y es una obra profética. Si no le importa leer en el ordenador puede encontrar una edición no demasiado buena aquí:
http://www.laeditorialvirtual.com.ar/pages/huxley/huxley_mundofeliz_01.htm
El capitulo XVII, el diálogo entre el Salvaje y el Interventor, expresa lo que quiero decir.

Aprendiz de brujo dijo...

Nagore y Mariam. Un millón de gracias.
Nagore me refería la inseguridad propia masculina.La falta de confianza en la propia persona o en el propio personaje.

Jacobita. Creo que no me he explicado bien. Yo no he asociado neurosis y castidad para nada.Si lees bien me hago preguntas en alto.
Es sano, es natural, es bueno, se puede alcanzar el equilibrio?.
No cambies los papeles. Eres tú el maniqueo. El que distingue nítidamente entre el bien y el mal.
Yo tengo muchas dudas. Tengo una certeza: la castidad,(al menos la masculina) es bien jodida.Que somos animales y que sin sexo tenemos una necesidad no cubierta de bastante importancia. Que lo de la primavera es insoportable:empiezan a brotar pechos y piernas y no hay cristiano que lo aguante.Que la monogamia es antinatural,-es una regla social.Que la poligamia sin embargo,es síntoma de inmadurez afectiva., en personas comprometidas, incapaces de ser coherentes con su compromiso.
También sé que el sexo en la persona no es un acto inocuo, irrelevante,-y que por tanto, a veces tiene consecuencias sentimentales.Que es materia sensible, con la que a veces se puede herir.Y que herir o hacer mal es lo único que me jode de joder.
No voy a entrar en disquisiciones teológicas. Ni en el valor católico de la castidad.Si algún día regreso a la Iglesia lo haré.

Tu verdad no
mi verdad...
No sé si era Machado.

Natalia Pastor dijo...

El auténtico y verdadero seductor es castigador y tiene su punto canalla, misterioso,de desdén.
Mira pero no mira, hay incluso cierto desinterés en todo lo que hace.
Ese es el auténtico depredador.

Álex dijo...

Está usted que se sale, Aprendiz de Brujo, en sus comentarios, quiero decir. Muy atinadas apreciaciones.
Nagore, ¡si es que ese marido suyo debe de ser una maravilla! Por sus palabras deduzco que usted también, y los dos juntos aún más, así que enhorabuena doble.

Jacobita dijo...

Aprendiz de brujo, usted no se hace preguntas, ni en alto, ni en bajo. A no ser que sean retóricas, como la de Pilatos. "¿Es sana la castidad? No, no lo es". Ya tiene preparada la respuesta.

Es cierto que no tenemos un lenguaje común: usted no acepta a Dios (al menos a Dios Encarnado y hecho hombre en Jesucristo) y yo no puedo aceptar la hipótesis de que Dios no existe.

Sólo hay dos posibilidades, dos actitudes coherentes, respecto a la vida.

1. Dios existe. Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Como consecuencia de una culpa del hombre, el pecado original, se produjo una caída de ese estado que nos dejó en la incómoda situación actual: entre los ángeles y las bestias. Por eso la tensión que hay en todo hombre, entre el deseo de elevarse hacia Dios, de esperar la divinización tras la resurreción (1 Juan 3:2) y el de dejarse caer hasta el nivel de las bestias, buscando ansiosamente en las criaturas la felicidad que sólo puede encontrar en el Creador.
Esa tensión se refleja en la conciencia, la voz de Dios dentro del hombre. Podemos hacer oídos sordos a ella, pero no siempre ni en todo momento. Ése es el objetivo del bombardeo de imágenes y sonidos del sistema, "del entretenimiento": anestesiar la conciencia, cuando no puede ser deformada.

Ésta es la doctrina Cristiana. Baudelaire, que no fue ningún beato, la expresa de una forma algo curiosa así:
"En cada hombre, en cada momento, hay dos actitudes simultáneas: una, hacia Dios; la otra, hacia Satanás. La invocación a Dios - o espiritualidad - es un deseo de subir de grado; la de Satanás - o animalidad - es la alegría de bajar. Con esta última deben relacionarse los amores por las mujeres y las conversaciones íntimas con los animales: perros, gatos, etc.
Los goces derivados de esos dos amores se adaptan a sus respectivas naturalezas."

2. Dios no existe. El hombre es el resultado del azar casual, que le vio surgir de un grupo de monos bípedos especialmente inteligentes. La vida se acaba en la muerte. Como animal, el hombre está sujeto a sus impulsos. Su deseo, mientras sea capaz de imponerlo, es ley.

Cristianismo o nihilismo. Dios o la nada. Usted no opta por ninguna de las dos opciones coherentes. "Somos animales", "(los impulsos) no hay Cristiano que lo aguante", "la monogamia es antinatural". Es la opción 2. Pero usted no sigue su lógica. Si sólo somos animales, la satisfacción del impulso sexual mientras me produzca goce a mí siempre será buena. Será natural. Y aquí es cuando inesperadamente se desvía usted hacia la opción 1, el sexo "tiene consecuencias sentimentales", puede herir a la otra persona.

Si el sexo tiene "consecuencias sentimentales" (aunque puntualiza, "a veces"), entonces no es meramente la satisfacción de una necesidad animal.
Si el sexo no es meramente la satisfacción de una necesidad animal, entonces el hombre no es meramente un animal.
Si el hombre no es meramente un animal, entonces Alguien le puso por encima de los animales.
Si Alguien puso al hombre por encima de los animales, entonces Dios existe.
Si Dios existe...

Hemos llegado a la opción 1.

Aprendiz de brujo dijo...

Jacobita, no creo que la figura de Pilatos sea la más adecuada para traerla a colación en realación al asunto sexual.Me parece mucho más "pilatiana", la postura que adopto ante las guerras,ante el hambre, que ante el sexo.
Por qué ves incoherencia y salto al "1" en decir que somos animales, (no solo pero también), pero que tenemos la capacidad de crear vinculos afectivos.Donde está el "problema".
Y no me respondo retóricamente. te digo que veo graves inconvenientes tanto a la castidad, como a la promiscuidad.más bien veo una ecuación dificilmente resoluble.
Al final acabo pensando que no se puede felicitar a Dios por su trabajo. Nos hace a su imagen y semejanza...Demasiadas contradicciones.
Se le fue la mano con la testosterona.

Anónimo dijo...

Baudelaire era un putero, no fue precisamente un buen ejemplo de cristiano y además no le gustaban los hipócritas:

"Todos los imbéciles de la burguesía que pronuncian las palabras inmoralidad, moralidad en el arte y demás tonterías me recuerdan a Louise Villedieu, una puta de a cinco francos, que una vez me acompañó al Louvre donde ella nunca había estado y empezó a sonrojarse y a taparse la cara. Tirándome a cada momento de la manga, me preguntaba ante las estatuas y cuadros inmortales cómo podían exhibirse públicamente semejantes indecencias." y usted no hace más que manipular los comentarios, y copiar citas e información de Google. Ya vé que yo tambien.

Compara mediante su "cita" a las mujeres con animales, asociándolas a satanás y encima nos amenaza a todos con el infierno, manda güevos.
Dice usted:
"Probablemente en otra época del año habría dejado pasar la oportunidad de hacer de Padre Predicador. Pero estamos en Cuaresma, es época para el arrepentimiento." pobre Aprendizdebrujo, encima que se queja de que caza poco, va a tener que arrepentirse precisamente de eso, de lo poco que ha hecho. Máxime cuando él mismo reconoce que no comulga con la Iglesia.

Pregunto:Porqué él?

Ignatus, tiene razón, pero solo en su última frase.

Jacobita dijo...

Aprendiz de brujo, no lo ha entendido. La "versión" actual del hombre es la que ha pasado por la Caída, que se produjo por el pecado original. Hemos quedado algo "rotos", por eso es por lo que sentimos esa inclinación al mal, mientras queremos el bien.

Eso es lo que trataba de explicarle en el anterior comentario. Usted primero se absuelve, se exculpa completamente y luego al final, se acusa a sí mismo. Primero dice que somos animales, que el impulso sexual es irresistible, que la castidad es antinatural, etc. Es decir, que el sexo pasa a ser algo así como un estornudo, algo que usted no puede controlar con su voluntad. Y luego al final dice que, a pesar de eso, hay algunas ocasiones en las que no se siente demasiado bien, que siente que hay algo que va mal en todo eso. ¿En qué quedamos? ¿Es usted esquizofrénico? Si no tiene voluntad, modo de refrenar su impulso, no tiene que sentirse mal. Si se siente mal, quizá toda la teoría que ha expuesto es falsa.

Le voy a dar mi explicación. A usted el sexo le resulta agradable. Por eso se ha fabricado o ha tomado prestada una teoría para justificarse: la animalidad del hombre, la imposibilidad de resistir los impulsos, etc. Es como una especie de muralla, con fosos y alambradas que ha puesto en torno suyo, para defenderse. Y de repente, sin quererlo usted, como una especie de invasor, aparece un sentimiento inesperado, que usted no había llamado, que irrumpe a través de todas esas defensas. Un eco lejano de una conciencia adormecida, que le dice que hay algo en todo eso que no está bien.

Y ese eco de su conciencia prueba tanto la existencia de Dios, como la caída del hombre. El Cardenal Newman escribió sobre eso mejor que yo: "Si sentimos responsabilidad, estamos avergonzados, asustados, al ir contra la voz de la conciencia, esto implica que hay Alguien frente al que nos sentimos responsables, ante el que estamos avergonzados, cuyos juicios tememos. (...) Si las causas de esas emociones no pertenecen al mundo visible, entonces el Objeto al que se dirige esa percepción debe ser Sobrenatural y Divino; y por tanto el fenómeno de la conciencia, como una orden, permite formarnos la imagen de un Gobernador Supremo, un Juez, santo, justo, poderoso, que lo ve todo y retribuye, y es el principio creador de la religión." (Grammar of Assent).

Jacobita dijo...

Anónimo de las 19:16. Baudelaire fue un putero. Parece que es lo único que sabe sobre él, porque en el resto de lo que escribe no da una. Para poner la cosa en el contexto apropiado le diré que San Agustín y San Camilo de Lelis también lo fueron ante de su conversión. Y también lo fue el Hijo Pródigo en la parábola que nos contó Jesucristo. Cuando el hijo pródigo vuelve a casa arrepentido, el hermano mayor no queda muy bien en la historia al echarle en cara al Padre que le reciba con una fiesta a pesar de haberse gastado el dinero con malas mujeres, "devoravit substantiam suam cum meretricibus", escribe San Jerónimo en la Vulgata. Puede leer la parábola en Lucas 15:11-32.

A Baudelaire le repugnaba la hipocresía de la burguesía, que había condenado su obra maestra, Les fleurs du mal, por "inmoral". Y es un libro Católico, verdaderamente Católico. Que expresa mejor que ninguna obra literaria lo que he estado comentado, la Caída, el hastío, el spleen, l'ennui que el hombre trata de combatir con placeres que sólo dejan una sensación de amargura, porque sólo podemos saciarnos en Dios.

Baudelaire escribió (en la misma obra que usted ha citado usando Google y que tengo en mi pequeña biblioteca: "Mi corazón al desnudo y otros escritos póstumos."): "El gusto por el placer nos liga al presente, el interés por nuestra salvación nos suspende del futuro. El que le coge apego al placer, es decir, al presente, me produce el efecto de un hombre que rueda por una pendiente y que, al quererse agarrar a los arbustos, los arranca y los arrastra en su caída.
Ante todo, ser un gran hombre y un santo para sí mismo."
"Dios y su profundidad. No podemos carecer de espíritu y buscar en Dios el cómplice y el amigo que faltan siempre. Dios es el eterno confidente en esta tragedia de la que cada uno es héroe. Quizás haya usureros y asesinos que digan a Dios: "¡Señor, haced que mi próxima operación tenga éxito!" Pero la plegaria de esas personas despreciables no estropea el honor y el placer de la mía."
"Desde mi infancia, tendencia al misticismo. Mis conversaciones con Dios."
"Me juro a mí mismo que en adelante adoptaré las siguientes reglas eternas de mi vida:
Rezar todas las mañanas mis oraciones a Dios, depósito de toda la fuerza y la justicia, y a mi padre, a Mariette y a Poe, como intercesores; pedirles que me comuniquen la fuerza necesaria para cumplir con todos mis deberes, y que concedan a mi madre una vida bastante larga como para que sea feliz con mi transformación; trabajar durante todo el día o, al menos, tanto tiempo como mis fuerzas me lo permitan; confiar en Dios, es decir, en la Justicia misma, para el éxito de mis proyectos; rezar todas las noches otra oración para pedir a Dios la vida y las fuerzas para mi madre y para mí; con todo lo que gane, hacer cuatro partes: una para la vida diaria, una para los acreedores, una para mis amigos y una para mi madre; obedecer los principios de la más estricta sobriedad; el primero de ellos las supresión de todos los excitantes, cualesquiera que sean."

Jacobita dijo...

Y esto es lo que escriben Claude Pichois y Jean Ziegler en su biografía:
“Baudelaire recibió los últimos sacramentos. El hecho puede gustar o disgustar. Es un hecho, atestiguado tanto por la esquela, como por una carta de Asselineau mencionada por Veuillot, al enviar el pésame a Mme. Aupick, y por una carte de Asselineau a Philippe Burty. A este último contestó Asselineau: “Es la pura verdad que Baudelaire recibió los sacramentos, a petición suya.” En su carta a Mme. Aupick, Veuillot, el 23 de diciembre de 1867, escribía: “La atenta nota de M. Asselineau indicándome que había pedido y recibido los sacramentos me dio una de las alegrías más perfectas que he sentido. No pensé en su muerte, no vi más que la resurrección, y bendije sin demasiada sorpresa la gran misericordia de Dios.”

(...) Nadar, que era personalmente librepensador, en el mejor de los sentidos, y al mismo tiempo amigo de Veuillot, contaba que su última entrevista – si se puede llamar así – con Baudelaire en la clínica del Dr. Duval, tuvo por tema la inmortalidad del alma:

“Vamos, ¿cómo puedes creer en Dios?” repetía yo.
Baudelaire se apartó de la barandilla en la que estábamos apoyados y me mostró el cielo. Ante nosotros, por encima de nosotros, encendiendo todas las nubes, orlando de oro y fuego la imponente silueta del Arco del Triunfo, se extendía todo el fausto espléndido del sol poniente.
- ¡Crénom!¡oh! ¡crénom! protestaba aún, me reprochaba indignado, dando grandes puñetazos hacia el cielo.”

Así que, Sr. Anónimo de las 19:16, no escriba sobre lo que no sabe, porque Google no va a disimular su ignorancia. Y rece usted para que pueda acabar su vida siendo “tan mal Cristiano” como Baudelaire y su alma se pueda presentar ante Dios al menos en no peor estado que la de él.

Y si Aprendiz de brujo quiere leer y responder a lo que estoy escribiendo, pero a usted no le resulta interesante, simplemente no lo lea.

Aprendiz de brujo dijo...

Con todo el respeto jacobino del mundo, Jacobita paraca las descalificaciones "de pasada", porque sino voy a pasar a la acción.
Te iba a decir que la esquizofrenia solo la padezco para hacerme pajas,(pero no te lo digo). Los impares uso la zurda y los pares la derecha. Aunque esto más que nada es una bipolaridad, entiendo.
Es que si yo soy Pilatos esquizofrénico; tu puedes parecer una especie de Padre Maciel neurótico-obsesivo,(es un poné-que dicen los andaluces). Yo creo que debemos centrarnos en el debate y no entrar en juicios clínicos, ni en comparaciones un tanto odiosas.
Desconozco la estructura cerebral que me lleva a pensar lo que pienso. Estoy de acuerdo en que puedo ser víctima de mi forma de ser. Pero esto, en todo caso nos ocurre a todos.
A mi,me congratula que haya gente tan preparada e inteligente como tú que sea capaz de deducir la existencia de Dios del sentimiento de culpa, o de la duda de conciencia.Yo no termino de verlo.
O que achaque las imperfecciones del hombre y la capacidad indudable de hacer o hacerse mal al pecado original.Sigo sin verlo claro
Siempre digo lo mismo: ojalá tengais razón.
Mi visión del hombre es más poliédrica, -creo que dicen los cursis.
Creo más en el caminante no hay camino,se hace camino al andar; que en yo soy el camino, la verdad y la vida.
Pero en todo caso,compatibilizar ambas visiones, hacerlas confluir posiblemente nos llevará al cielo.En este mundo, y ojalá en el que viene.
Que tengas buen día.Macho, me follas a citas.Voy a meterme en wikipedia a ver quien es el Papini este, que debe ser un tipo muy principal, que diría Mendive.

Aprendiz de brujo dijo...

Oiga Anónimo, gracias por su defensa pero le voy a hacer una pequeña acalración. De pobre nada.Me siento muy orgulloso de mi ridiculum sentimental.
No me joda colega, sonó a compasivo. Prefiero despertar animadversión que compasión.
Yo como decían los Hombres G,(cada uno cita gente de su nivel cultural): "ni mucho, ni poco...ni para comerse el coco".
Tenga buen viernes.

ignatus dijo...

Me parece que en el razonamiento de Jacobita para demostrar que Aprendiz de Brujo es un mal bicho incongruente cuya sola presencia en este blog nos resta puntos al resto de los contertulios tiene algún fallo.

En primer lugar, intentar demostrar la maldad intrínseca del mencionado con muchas palabras cuando es algo que es obvio. Yo después de leerle echo un trago de rejalgar para purgarme y mantenerme en gracia con Dios.

En segundo lugar, al decir que hay dos opciones (Dios existe o no) razona bien que si no hay Dios, somos fruto del azar. Pero en la otra opción, que sí hay Dios, salta de golpe a que como hay Dios éste nos ha hecho a su imagen y semejanza. ¿Cómo se llega a esa conclusión? Esa concepción católica de Dios y la creación puede sér válida para Usted, para mí y para muchos de los aquí lectores pero no se puede presentar más que como una manifestación de fe nunca como un argumento lógico.

Por último, justificar nuestra tendencia al mal como fruto de que "hemos quedado algo rotos" por el pecado original no me cuadra. Si no hubieramos tenido ya antes esa tendencia, no hubieramos sido tentados por la fruta prohibida ni hubiéramos pecado. Así que, siguiendo la lógica, Dios nos hizo ya así. ¿A su imagen y semejanza? Puede.

Un saludo.

perroviejo dijo...

Jacobita para tí la perra gorda majo.


AdB no intentes leer ese libro en internet, si te apetece leerlo yo te lo paso, pero no te juegues los ojos que no podrías volver a leer los larguísimos comentarios de Jacobita.

Jacobita dijo...

Aprendiz de brujo,vuelve a entender mal lo que escribo. No he pretendido insultarle, no he querido llamarle esquizofrénico. La próxima vez incluiré algo entre paréntesis como (pensar que esto va en tono jocoso, no en serio), para tranquilizarle. Sólo estaba intentando llamarle la atención sobre el mecanismo de la conciencia, que actúa de forma "externa" a nosotros, incluso contra nuestra voluntad, como si fuera una especie de "Pepito Grillo", una segunda personalidad. Yo me lo quiero pasar bien y hay algo que no me deja, que me produce remordimientos.
De hecho, creo que montones de casos de lo que ahora se considera como enfermedades mentales y se tratan con Prozac, con psicoanálisis o con lo que sea, no son más que esa angustia, esa tensión, ese intento de acallar una conciencia que de todos modos se hace oír. Dicho esto, repito: no creo que sea usted esquizofrénico, ni he querido insinuar eso. La tensión que a veces siente usted la sienten todos los hombres. "Esto, en todo caso nos ocurre a todos", dice usted. Efectivamente, es la conciencia, el mecanismo por el que Dios nos reconduce de nuevo a Él.

Y ahora piense la visión que usted ha dado de sí mismo, o del hombre en general, si quiere: un animal, que no puede resistirse a sus impulsos, que no tiene voluntad, libre albedrío, que se ve sometido a la ley de la necesidad como las bestias. Es decir, una especie de chimpancé bípedo, sólo que algo menos peludo.

Yo le digo que ha sido creado por Dios a su imagen con la intención de que tras la resurrección sea eternamente semejante a Él.

Aunque usted no pueda creer en mi versión, tendrá que admitir que le deja a usted en mejor lugar.

Al Neri dijo...

Nagore, qué vergüenza. Confieso haber utilizado Lambrusco, y hasta velas, para ligar...

Anónimo dijo...

yo por desgracia he salido con los dos tipos (no a la vez, jijiji). Y si bien es cierto que el mujeriego tiene mas clase por así decirlo a la hora de ser un "cabrón", los dos son igual de indeseables, porque hacen daño. Venga ya, a quien queremos engañar. El mujeriego tiene un montón de chicas detrás que acaban con el corazón partido, pero le siguen admirando (patetico), por su encanto personal. Casi que prefiero al baboso, porque es mas fácil de olvidar. No, no y no, cuando me los cruzo no hay sonrisita para ninguno de los dos.