domingo, 26 de septiembre de 2010

PELONAS Y PURGADAS


Como si la región andaluza no tuviera prioridades más
acuciantes, el martes pasado su gobierno autonómico aprobaba un curiosísimo Decreto que prevé la indemnización con 1.800 euros a las mujeres que “sufrieron represión en la guerra civil e inmediata posguerra mediante hechos que vulneraron su intimidad, honor y la propia imagen consistentes en el rapado, la ingesta de aceite de ricino y la posterior sumisión a vergüenza pública”.

Si no fuera por el inoportuno despilfarro que supone esta soplapollez, no quedaría otra que partirse de risa. La justificación de este desatino, que remueve la mierda y airea los fantasmas guerracivilistas más de setenta años después, reviste sin duda tintes de comicidad.

Para empezar, los sociatas andaluces han explicado que limitan la subvención a las víctimas de la práctica falangista del rapado y del ricinado, excluyendo a las mujeres que padecieron violaciones, ya que las agresiones sexuales son muy difíciles de demostrar. ¡Qué cachondos! ¡Como si probar que has sido pelada y purgada en 1938 fuera sencillo! Ya me estoy imaginando a una multitud de viejecillas cortas de pensión inventándose batallitas sobre sus sufrimientos en la guerra, ya que el único requisito para cobrar es una declaración jurada que será valorada por una comisión de gilipollas a saber con qué peregrinos criterios.

También han dicho que las ayudas solo beneficiarán a mujeres, ya que, aunque hubo también varones ricinados, esta vejación tenía “una especial perspectiva de género”. Sinceramente yo no lo pillo. Si ser obligado a beber laxante y a pasear por la plaza con la cabeza cual bola de billar es degradante para el ser humano lo será independientemente del sexo de la víctima, ¿no?

Estos amigos socialistas siempre han pecado de ingenuos. Se pensaban y se piensan que después de cinco años de mafia izquierdista, de quema de conventos, de secuestro de publicaciones, de asesinatos de adolescentes falangistas por el único delito de vender un periódico, de encarcelamientos injustos y de la intentona de golpe de estado prosoviético en el 34, se pensaban, digo, que los azules iban a entrar en los pueblos en el 36 dando abrazos y repartiendo caramelos a las simpatizantes del PSOE y del PCE.

Esto del ricino y del rapado no es nada, buenas señoras. Era un poco así como las novatadas lights de la mili o de los colegios mayores. Una simple gamberrada humorística sin mayor maldad para celebrar la entrada en las ciudades. Piensen todas las mujeres embromadas que mucha gente sufrió males mayores e incluso fue fusilada. Lo suyo fue una minucia que deben olvidar, haciendo gala del espíritu de reconciliación nacional tan predicado y monopolizado por los rojetes. Hay que tener más sentido del humor, coño.

Además, poniéndonos tiquismiquis, a lo mejor son ellas las que tendrían que pagar en vez de cobrar. No hay que olvidar los beneficios inconmensurables del corte de pelo al cero y del aceite de ricino para fortalecer el cuero cabelludo y mejorar el tránsito intestinal respectivamente. Yo me atrevo a sugerir a las señoras agraciadas por tan higiénicos tratamientos que renuncien al cobro de la subvención y que hagan un donativo de la cuantía que prefieran a cualquiera de las actuales organizaciones autodenominadas falangistas (hay casi una por cada dos falangistas) en agradecimiento por la labor de sus antepasados políticos.

(Sobre el origen de la práctica del ricinamiento, en La pluma)

8 comentarios:

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Esta gente lo que está haciendo, en realidad es comprar votos con dinero público. Y para ello no dudan en remover cualquier tipo de mierda.

O sea, que no van a resarcir a las víctimas de violación cuando creo que es de las peores cosas que se pueda hacer a una mujer. Los socitas como siempre haciendo las cosas mal y rematándolas lo peor posible.

En cuanto lo del ricinamiento y el pelado, de tanto remover mierda, mi abuelo (qepd) me contó hace años una cosa que le sucedió la primo de su difunta mujer, mi abuela. Algo que tenían totalmente olvidado.

Uno de los primos de mi abuela era falangista y, con quince años, en julio de 36 fue como todos los domingos a visitar a su novia en un pueblo cercano. Allí, los rojos, que le estaban esperando, le apalizaron y le arrastraron de un caballo hasta la muerte. Como a los culpables no les sucedió nada, nada más estallar la guerra, su hermano mayor, aprovechando que se encontraban en zona nacional, fue a ese pueblo, mandó matar a los culpables y ricinar y pelar a sus mujeres. Las puso un lazo en el único mechón de pelo y las hizo desfilar por el pueblo.

Está claro que es una barbaridad desproporcionada y sin más fundamento que la venganza. ¿Pero qué habría hecho cualquiera en esa situación? ¿Indemniza el Estado a las víctimas del otro bando con el reconocimiento público?. Todos sabemos lo que es una guerra civil y el tipo de cosas que suceden. Juzgarlas tanto tiempo después es casi imposible.

No creo que en tiempo de mis abuelos se pasaran el día hablando de las Guerras Carlistas.

Isel dijo...

Me parece una manera algo cómica de buscar ganar votos a poco de las elecciones autonómicas y locales que creo son en mayo.
No sabía que excluían a víctimas de violaciones.
¿Y por qué solo a mujeres? porque son así de "guays" se preocupan por el sufrimiento de las mujeres, a los hombres, que les jodan. Es el concepto de "igualitarismo" que tienen.
Es un poco cansino tanto recurso a la guerra civil por parte de esta gente.
Pero vamos que es un derroche del dinero que no tienen de cara a las elecciones.
Si hay alguien que lo ve diferente de verdad que pagaría para que me lo explicaran.

Chirly dijo...

¿Y quién es la Junta de Andalucía para indemnizar a esas mujeres? ¿debe la Junta de Andalucía indemnizar a toda mujer vejada en los últimos... 70? ¿80? ¿90? ¿100 años? ¿y por que sólo por los fascistas y no por los rojos? ¿o por cualquier maleante? ¿debe la junta indemnizar con carácter retroactivo a cualquier perseona que haya sufrido injusticia y este aun viva para ser resarcida?

Un mar de dudas me asaltan y eso que no soy jurista, pero me parece que sienta un precedente al que resulta muy goloso aferrarse...

alco dijo...

Lo de la Junta hay que verlo como lo que es: un partido desesperado buscando los últimos votos. Quizá el PSOE capte alguno de IU, pero eso es todo. Económicamente, es un gasto insignificante y lo pueden pagar (con mi dinero y el suyo, por supuesto), ¿Cuántas mujeres vejadas en la querra y la posguerra hasta el 50 quedan vivas en Andalucía?. O sea, es un brindis al sol.
Otra cosa es calificar de gamberrada las vejaciones sufridas en guerra y posguerra: no son gamberradas, son vejaciones y humillaciones con una finalidad muy clara. Muy parecidas a las que sufrieron los colaboracionistas franceses con los ocupantes alemanes al llegar los aliados(100000 fusilados a partir del año 1944 y largas condenas de cárcel; las mujeres que tenían relaciones con ocupantes, peladas al 0 y paseadas por el pueblo). Y es que la barrera entre la civilización y la barbarie es muy débil y fácil de pasar.

Dulcinea dijo...

Para mí que muchas viejitas que ya se habían olvidado de aquella horrible experiencia de que las cortaran el pelo en público han vuelto a revivirlo en la memoria por culpa de estos sociatas asquerosos.

sandra dijo...

En cualquier guerra en ambos bandos hay personas que cometen atrocidades y en ambos bandos siempre hay gente buena.

Algo que no entiendo de algunos socialistas actuales es ese interés constante de decir que todos los de derechas como ganaron se vengaron cruelmente. Todos, seguro que no. Por otro lado estoy convencida que si hubiesen ganado los republicanos, algunos de ellos hubiesen cometido los mismos hechos. Y es que tanto monta, monta tanto.

Y el hecho de hurgar en la herida ya cerrada, lo único que hace es que vuelva a sangrar.

Por otra parte me parece una solemne tonteria indemnizar atales hechos, porque como bien han apuntado, ¿una violación es menos vejatorio? ¿Y una paliza? ¿Y el dolor moral de la muerte de un familiar? ¿Y los daños pisológicos del miedo constante a morir? Y a partir de aquí, lo que cada cual imagine.

Por otro lado, es totalmente discriminatorio, que las indemnizaciones no repercutan también en los hombres... ¿Aquí no pondrá el grito en el cielo la Ministra de Igualdad? ¿o es que igual da?

En fin, que además de por estas razones, lo de estas subenciones es de juzgado de guardia: el país en plena crisis con muchas familias pasándolo fatal porque no hay trabajo y el paro no es eterno, y una Administración gastándose el dinero en cosas ya pasadas y enterradas.

Una pena y una vergüenza!!

sefo dijo...

Éste post es una falta de respeto a las personas que fueron rapadas y torturadas con el ricino.

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Coincido completamente con usted señor Neri,en que esta medida no es más que una soplapollez de los sociatas andaluces en connivencia con los comunistas.Pero le puedo asegurar,que en varios pueblos de la provincia de Valencia,fueron varios los falangistas,que impidieron muchos ajustes de cuentas,acabada la guerra.Y estoy seguro que a estos falangistas,como a mí mismo,consideraríamos bastante desacertado su comentario ponderado positivamente el uso del aceite de ricino con las mujeres.