martes, 31 de marzo de 2009

FLOÏD

Descubrí la loción de afeitado Floïd gracias a un regalo que, años ha, me hicieron mi abuela y su hermana. En mi familia, salvo contadas excepciones, suelen ser muy poco originales a la hora de hacer regalos y, por ello, acumulo en mi casa numerosos frascos con colonias y after-shaves, algunos de los cuales nunca usaré. Por lo visto, las dos venerables señoras preguntaron al dependiente de la perfumería cuál sería la loción más adecuada para un veinteañero y, éste, seguramente de coña pues muy pocos comparten mis gustos estéticos, les empaquetó un masaje de afeitado creado hace 75 años. Y, afortunadamente, acertaron de pleno pues, con su fortaleza vasodiladora y su serio, varonil y clásico aroma mentolado -sólo comparable con el casi iniguable Varón Dandy-, es el masaje de afeitado ideal para aquel hombre que se encuentre radicalmente alejado de la imagen del metrosexual que bimensualmente nos vende ese publirreportaje que en Antena 3 llaman noticiario.

Al contrario que los hombres «fashion» que se disputan el cuarto de baño y los cosméticos con su señora, soy un acérrimo defensor del hom
bre tradicional que guarda en su balda del lavabo apenas un cepillo de dientes, el dentrífrico, un peine, una cuchilla y gel de afeitar -he de confesar que aún no me atrevo a afeitarme con navaja-, y unos sencillos y varoniles desodorantes, colutorios, colonias y lociones de afeitado. Éstos últimos productos con el aroma más alejado posible de esos bálsamos para después del afeitado con agentes hidratantes de aloe vera y esencia de petunias usados por los seguidores de esos petronios zeroleros de la ideología de género que chillan como locazas cuando, tras el afeitado semanal -nunca entenderé esa moda de llevar una descuidada barba de cinco días-, se enfrentan a un producto que contenga más de un cinco por ciento de alcohol.

Pues parece que, para los modernos defensores del metrosexual, no usar pendientes de brillantes a lo Beckam o gastarse las perras en marigaydades como cremas antiarrugas para ¿hombres? , camisetas rosas o chorradas por el estilo, automáticamente te convierte en el paradigma de macho ibérico de dientes amarillos a juego con la camiseta de tirantes, boina a rosca y olor a tomillo. Y mientras muchos ilusos corren a la perfumería a comprarse cremas exfoliantes o incluso maquillajes -parece mentira pero ahora deben existir quiceañeros que se maquillan- aterrorizados ante la idea de convertirse en hombres de verdad, los manipuladores de la moda y de la estética se llenan los bolsillos.

El modificar los cánones estéticos de la sociedad implica un cambio sustancial de ésta pues, al final, aquéllos suelen ser reflejo activo o pasivo de la personalidad de un individuo. Valga como ejemplo el siguiente enlace que he encontrado buscando imágenes para este post: genuino ejemplo de la condición intelectual de un individuo que ni siquiera sabe colocar las tildes.

Me gustaría que los lectores, además, comentaran qué tipo de lociones y fragancias les gustan (en las mujertes, por ejemplo), usan o detestan para sí mismos y para los demás, qué les evocan...

19 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Yo recuerdo la loción "Flöid" y su olor característico de la barbería donde iba con mi abuelo de la mano.
La navaja, el cuenco para la espuma,la brocha...
¡Qué tiempos y que recuerdos!.

Aprendiz de brujo dijo...

Pues yo creo que en el medio está la virtud.Creo que los hombres debemos cuidarnos sin hacernos siervos de la estética. A mi la gente descuidada me produce un poco de pena y de grima, pero los asiduos al gimnasio no me producen especial simpatía.Me gusta el deporte más como excusa que como fin.

Al igual que el Subdirector no salgo jamás de casa sin afeitarme, pero no tengo ningún interés en emular a Curro Jiménez con la cheira, y la espuma cuanto mejor huela y más cortes me evite, mejor.
Cada vez me gustan más las colonias, pero no soporto las fragancias agresivas especialmente en personas que cuidan poco su higiene. La sutileza y la discreción en el olor son imprescindibles.
He visto a novios maquillados el día de su boda y me resultó una imagen singularmente patética, sin embargo defiendo la ultranza la depilación de los pelos en un hombre, cuando salen en la espalda o en los oidos, y no así en otras partes del cuerpo masculino.
Odio las cremas, pomadas y demás ungüentos pero estaría dispuesto a echarme algo en el careto para mejorar mi aspecto, si esa labor me llevara segundos de tiempo.Pero no lo hago por pura vagancia y falta de disciplina.
El descuido absoluto y el servilismo al cuerpo son dos extremos muy poco deseables. Por mi forma de ser corro más peligro de caer en el primer pecado que en el segundo.

Álvaro dijo...

Subdirector, un post genial. Y muy acertada la reflexión de Aprendiz de brujo.

Al Neri dijo...

Yo también uso la loción Floïd desde hace 7 años, por expresa recomendación del Subdire. Recuerdo que lo llevó a un viaje que fuimos juntos y e olor mentolado me encantó.

Cuidarse con cremas, utilizar muchas colonias, depilarse o preocuparse excesivamente por el aspecto físico me parece propio de maricones. A estas personas yo les aplicaría el producto que será objeto del próximo post.

Aprendiz dijo...

Que los hombres se cuiden está bien, pero no creo que tenga importancia que se echen mas o menos potingues, lo fundamental es que tengan aspecto de limpios. A mí no me gusta cuando dicen que no usan colonia porque es mejor no oler a nada.

La que me gusta mucho es la colonia Brummel, que me recuerda a mi padre.

SUSI dijo...

A mi,lo q me gusta,es q el hombre esté limpio,y huela a limpio,,tampoco me gusta q esté todo el dia cuidandose,o se pusiera mas cremas que una chica,eso me tiraría para atrás,el hombre ha de ser,macho y varonil,al igual q la mujer ha de ser femenina,aunque últimamente se están confundiendo mucho los términos,esta mañana,he atendido a un cliente,q olía tanto a perfume,q cada vez q se movía ,era como si me esparciera con un atomizador el despacho,luego me fijé en sus uñas,con una perfecta manicura,y su pelo engominado,todo un dandy,con un pestazo a colonia,q cuando se ha marchado mi padre ha dicho,como este venga mucho por aquí,nos ahorramos todos la colonia,ya la trae el puesta,para todos,hay q tener medida,para todo.

ignatus dijo...

Iba a obviar la entrada y no comentar por aquello de no pasar mucha vergüenza, pero no me parece bien escaquearme ignorando una pregunta directa del Subdirector del Banco Arús.

El caso es que creo que doy el perfil de todo lo odiado por el cuatriunviro escribiente y los hasta ahora contertulios.

En general creo que coincido con lo dicho por Aprendiz de brujo con la notable diferencia de que mi vagancia llega hasta no afeitarme más que cada 3 ó 4 días. Y no es por moda, no. Es vagancia. Y lo que se me irrita la piel. Si funcionara y me gustase tirar el dinero, me depilaría con láser la barba.

De ahí que no me vayan los aftershaves con alcohol (ni el 5% in el 1), y uso los de Aloe o similares (esos bálsamos de líquido blancuzco y espeso, que por su aspecto alguno asociará a las prácticas propias del maricón integral que os describo).

Cremas exfoliantes, hidratantes ¡y hasta de reducción de abdomen! suelo tener por casa... llenas de polvo pues no las uso más que cuatro días (así no sirven, por si alguien se lo pregunta). Una vez usé unas tiras para quitarme los puntos negros de la nariz (hace mucho) y, vergonzosamente más recientemente, me depilé las axilas a la cera en casa (tampoco funciona bien, hay que perfeccionarlo).

Y creo que ya comenté una vez que me depilo el entrecejo: cuando me oyó decirlo una compañera me dijo "anda, así que eres metrosexual" a lo que contesté que no, que yo lo que soy es cejijunto.
(o de la ONG esa de Unicej)

De los olores, me gustan los de recién duchado con casi cualquier jabón o champú. Y los de comida a la hora de comer.

Los perfumes muy empalagosos me repugnan sobremanera. También odio el olor del repollo, el de huevos podridos y el de heces humanas que no sean mías. De hecho me molesta que alguien huela a todo ello junto, especialmente si ese alguien soy yo. Pero tranquilos, me pasa poco.

Bueno, ya me he humillado bastante por hoy.

sefo dijo...

Ignatus menudo Torrente estas hecho.

Aprendiz dijo...

Ignatus, me has dejado a cuadros con tu comentario...me he reido, eso sí.

ignatus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ignatus dijo...

¡Oh, sorpresa! ¡He mirado a ver qué aftershave uso y resulta que es Floïd! ¡Qué ilusión me ha hecho ver que comparto cosas con dos de los cuatriunviros!

Bueno, más o menos. Porque es marca Floïd, pero no el original sino bálsamo blanquito como dije. Eso sí, lleva alcohol y yo sin saberlo... con razón estoy más contentillo los días que me afeito.

Saludos

Veneficus dijo...

Pues yo suelo usar las colonias y after shaves que me regalan por reyes, así que no suelo elegir lo que me pongo y menos ir a elegir entre distintos olores al corte inglés.

En cuanto a lo de afeitarme, creo que soy el único cuatriunviro que no se afeita a diario, ni a triario, sino más bien cuando tengo un rato y digo ... ¿Qué hago este rato? Pues ale voy a afeitarme que ya toca. Lo que sí me gusta de vez en cuando es variar, y dejarme perilla o barba.

Veneficus dijo...

Por cierto, la primera vez que vi un bote de Flöid fue en una excursión a Barcelona en la que me tocó compartir habitación con Al Neri. El alcohólico líquido bajó 3 dedos después de que se afeitara, así que imaginen el "aroma varonil" que tuvimos durante toda la mañana...

Anónimo dijo...

Digan lo que digan, los hombres mas varoniles que conozco son los que se duchan, se afeitan a navaja y se cuidan con una buena crema despues del afeitado...
A las mujeres no nos gustan los hombres mal afeitados, que huelan a macho cabrio y que al tocarles parezca que te han pasado una lija del 8.
Con lo cual, todo en su justa medida, hay hombres que parecen mucho mas femeninos que muchas mujeres, lo que tampoco nos gusta, pero por suerte esta vida ha mejorado y mucho la apariencia masculino y ya no se estila ese aspecto torrentero, gracias al uso de la maquinilla desechable, el desodorante, el gel de ducha y un toque de after shave y colonia

Anónimo dijo...

Estimado sr. Subdirector,

Recuerdo que hace tiempo coincidí en mi camino con dos añosos caballeros de la más antigua escuela castellana, y hablando sobre temas varios, confesarón que jamás habian utilizado jabón, quizás a lo sumo, en alguna ocasión algo de champú. Según su teoría, la piel no necesita jabones ni almizcles para mantenerse limpia, tan solo agua. Para ellos, su neceser contenía la maquinilla de afeitar, el jabón y la brocha para el afeitado (como el de antes, nada de geles ni espumas), un peine y ya con los años, incluyeron el cepillo de dientes y la pasta. Como único referente aromático, la loción para después del afeitado, preferentemente marca Brummel.
Siguiendo con la reveladora conversación, también manifestaron no entender el porqué de lavar los platos con jabón, con agua y estropajo debía de bastar... A la pregunta que para mí era obvia; ¿y como quitarían la grasa de las ollas y sartenes?, ellos tan "expertos" en las lides de la cocina, respondieron que las ollas de fréjoles y alubias se limpian de grasa con el pan, que hay está la esencia del unte, y que las sartenes, nunca se lavan, que a lo sumo se les pasa un trozo de periódico, que así no se estropean ... (y así no necesitan el teflón para nada).
Y después la charla siguió versando sobre otros temas no menos dispares.

Espero que le haya gustado este comentario, sr. Subdirector, y así, sin más, me despido.

Anónimo dijo...

Uso Floid desde hace más de 25 años, porque lo usaba mi padre. Me encanta el aroma, es único. ¿Anticuado? no me importa en absoluto. Huele de maravilla y es un tonificante matinal extraordinario. Espero que no dejen de fabricarlo. Aunque todo es cuestión de una campaña inteligente y que la juventud lo perciba como algo moderno.

Anónimo dijo...

tengo 24 años,SOY HETERO y yo no uso ni camisetas rosas ni pendientes brillantes . pero si tengo k elegir entre ser un macho iberico de los de antes a llevar pendientes y camisetas rosas, prefiero ser un macho de esos.
Lo unico k puedo decir esque cada vez hay mas gays en españa y mas hombres heteros k llevan TUPES en la cabeza y pantalones pitillo de esos ajustados con zapatos acabados en punta. SEÑORES yo lo unico que digo esque la especie masculina SE ESTA HECHANDO A PERDER, LOS HOMBRES CADA DIA ESTAN MAS AMARICONAOS INCLUYENDO ALGUNOS HETEROS Y TODO GRACIAS A LAS REVISTAS FEMENINAS QUE LES COMEN LA CABEZA A LAS MUJERES Y LUEGO NOS LA INTENTAN COMER A NOSOTROS PORQUE LAS CHICAS LES DICEN A SUS NOVIOS. CARI ESTO MARCA TENDENCIA,compratelo.
personalmente ahora entiendo porque la moda de llevar barba esta moda entre los hombres y yo creo k es para disimular ese aspecto de bujarrones que llevan algunos.
esta es mi opinion señores, un saludo a todos y ARRIBA ESPAÑA.

Tom dijo...

Hola,
Estoy totalmente de acuerdo con este artículo, y me alegra ver q en esta sociedad decadente hacia el amariconamiento masculino, aún quedamos una minoría que seguimos comportándonos como Hombres.

Me gusta Floid MV, practico el afeitado clásico desde hace años y el Varón Dandy también me trae muchos recuerdos de la infancia, entre ellos recuerdo q había respeto hacia las personas mayores, lo cual hoy en dia brilla por su ausencia en la actual juventud. Si yo en mi adolescencia me comportara tan irrespetuosamente como lo hacen muchos niñatos de hoy en día, me caía una buena ostia paterna, y con razón. Si ahora ya tienen esta falta de valores, que coño le van a enseñar ellos a sus hijos?? En fin...
Creo que me compraré una botella de Varón Dandy!

German dijo...

El floïd se creó para que los hombres tuvieran buen olor, ya que las lociones de afeitar de la época olían a rayos y las costrumbres higiénicas eran otras. Los hombres que las usaban no olían a auténtico hombre porque iban perfumado. En cierta manera eran los metrosexuales de la época.
Como curiosidad histórica, el dueño de Floïd, utilizó gran parte del dinero que ganó para crear Omnium Cultural.