viernes, 20 de marzo de 2009

"TESTIGAS" DE JEHOVÁ

Alguna que otra vez he tratado de forma accidental con miembros de esa secta apocalíptica llamada Testigos de Jehová. Quizás fuera por insana curiosidad, por morbo o para hacer un paréntesis en mis «actividades extraescolares» juveniles.

Siempre me han parecido personas extremadamente simples. Amarradas a su Biblia de traducción libre, repiten como papagayos cuatro ideas absurdas, escabulléndose aterrorizados cuando un apenas veinteañero les rebate sus estrafalarios argumentos en el Paseo del Espolón de Burgos. Aún recuerdo cómo volvió la señora unos minutos más tarde para arrojarme una octavilla mientras me lanzaba una especie de maldición gitana a lo cutre, amenzándome con el infierno o no sé bien qué gaitas mientras volvía a huir despavorida.

Comprendiendo que era inútil discutir con esta gente (han predicho, y fallado, el final del mundo en tres ocasiones) y que, en lugar de argumentos o clases de Teología elemental, verdaderamente necesitaban una terapia contra lavados de cerebro, nunca he vuelto a darles la oportunidad de entablar la más mínima discusión. Dependiendo de mi estado de ánimo, siempre les he respondido un simple «no me interesa», un «soy católico» o algo más humorístico como «no creo en la libertad de culto» o «mire usted, soy un gran admirador de la Inquisición y de las Cruzadas».

Eso sí, mi imagen ha cambiado cuando el otro día llamaron a mi puerta dos testigos femeninos (vale, señorita Aido, testigas) verdaderamente cañó
n: una rubia de peluquería y una morena con rizos, ambas veinteañeras y perfectas candidatas para trabajar en una agencia de azafatas. Mosqueado y boquiabierto, las despaché con el argumento típico, pues lo primero que me vino a la cabeza, recordando a la marujilla de Burgos, es que, de seguro, se trataría de unas ladronas de pisos o de unas estafadoras, para nada afiliadas a una secta tan hortera, que utilizarían sus encantos con el objetivo de dejarme sólo con lo puesto. Para gran desgracia mía porque esas dos, en cinco minutos, podrían haberme robado lo que les hubiera apetecido.


Hablando en serio, me pregunto qué sucede en España para que sectas cochambrosas y personajillos ridículos (Carlos Jesús, Paco Porras, Rappel...) logren obtener seguidores tan fieles y, ante todo, tan abnegados, con lo difícil que es encontrar voluntarios para realizar cualquier esfuerzo en cualquier ámbito de la vida. Porque lo encuentro más o menos comprensible en gente con poca cultura y que se haya movido en ambientes marginales; pero qué tienen estas sectas que son capaces de captar en un clima de indiferencia, cuando no inquina, hacia todo lo religioso, a chavalinas veinteañeras de buen ver. Lo mismo me pregunté cuando hace años, junto a algunos conocidos, acudimos a ridiculizar a un conferenciante de una secta gnóstica que hablaba en la Biblioteca Pública sobre la reencarnación y no sé qué chuflas sin pies ni cabeza. El pobre hombre no sabía por dónde salir en el turno de preguntas. Eso sí, la sala estaba aborratada y a la salida oí decir a dos quinceañeras: «Pues creo que me ha convencido».




19 comentarios:

Al Neri dijo...

Las Testigos de Jehová dan mucho morbillo, suelen ir muy guapetonas y arregladitas los domingos, ofreciendo "La Atalaya" a los viandantes.

Yo no he tenido más que encontronazos con ellos. Hasta los 25 años siempre les despachaba con virulencia y muy malos tonos, dándoles portazos en las narices o diciéndoles que jamás volvieran a llamar a mi puerta. Con los mormones, que suelen ser más bravos, las cosas se ponían peor y en una ocasión les dije a unos lechosos americanos que me pararon en la calle que si de mí dependiera, restauraría la Inquisición y les pondría en la parrilla.

Ahora paso totalmente de estos zumbados porque mi tiempo es oro y no deseo que me salgan úlceras de estómago. Además mis sosegadas reflexiones me han llevado a pensar que la existencia de estas sectas es culpa directa de los católicos, que somos mansos, incoherentes, nada entusiastas con nuestra Religión -que encima es la verdadera- y por añadidura arrinconamos a nuestros mayores en asilos, condenándoles a la soledad y a ser presa fácil de estos embaucadores profesionales.

Isaak Asino dijo...

Divertida y acertada entrada, Sr. Director.

Como añadido y mirando el conjunto, me pone de buen humor la escena donde los distintos adeptos a cualquier religión, acusan invariamente a "los otros" de "secta", ya que consideran sin lugar a dudas que la creencia propia es la verdadera. Y lo desternillante es que los otros, opinan de idéntica manera sobre la religión de éstos.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

A mi lo que pasa es que son tan amables que me desarman un poco,han estado viniendo por mi casa todos los Sabados durante una buena temporada,hasta que ya mi mujer les abria el portero para que escharan en el buzón "la atalaya"y"despertad"al final dejaron de venir.Un saludo Sr.Subdirector se acordará de mi.Cosme Vila.

SUSI dijo...

A mi parecer,todos estos grupos responden a una cuestión de marketing,en el peor sentido del temino,por parte de la doctrinas en expansión,como los testigos de jehová,mormones,e incluso islamismo,q buscan ocupar el hueco vacio dejado por la religión catolica,como resultado de un acomodamiento y relajación,de dicha doctrina,en la sociedad del consumismo.
Nada mas palmario de lo q digo,q un testigo de jehova,intentando colarse en tu casa,en la convincción,de q la única maner de echarle es convirtiendote a si fé,como el q se cambia de operador de telefonía.Para mi q mucho de esto esta basado en la tecnica de venta,puerta a puerta.Pasar,el unbral de la entrada,es media batalla ganada para el q entra,y media perdida para el q la habita,se supone q con una charleta de 20 minutos,si no te convencen eres un caso perdido.Así de necesitados,en el sentido menos material del termino,están la gente q reclutan.
Yo una vez,cometí el error de dejarles pasar,por curiosidad,y los tenía todos los dias en mi trabajo aporreandome el timbre,fue insufrible.

dulcinea dijo...

Las chavalinas veinteañeras de buen ver lo mas seguro es que no hayan sido captadas, sino que sean Testigos de segunda generación, nacidas de padres Testigos.

Petete dijo...

Yo tambien creo que la proliferación de sectas se debe al clima tibio de nuestras sociedades y al acomodamiento de la sociedad del consumismo. Tambien a que la gente esta muy desorientada, sola y perdida.

SUSI dijo...

La bruja Lola,y el Carlos Jesús,esos son de lo mas cutre q he visto en m i vida,lo q no entiendo es q tengan seguidores,y lo peor de lo peor,q ganen dinero con su ¿ trabajo?.

Anónimo dijo...

Hace tiempo estube trabajando con un personaje que tenia buena papeleta en su casa,él y una hija eran testigos de Jehova pero su mujer y otros dos hijos no.No dejaba de repetir que esos no se salvarian.¿se puede vivir con esa angustia?. Cosme Vila.

Al Neri dijo...

Cosme Vila, lo que le pasaba a su compañero de trabajo es que estaba más zumbado que las maracas de Machín.

SUSI dijo...

¿ no sería el carlos jesús?

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Admitiendo que sean Testigos de Jehová de segunda generación. ¿Cómo padres tan cutres pueden engendrán semejantes mujeres? ¿Y cómo creándose en un ambiente tan trapajoso pueden tener la mirada libidinosa de la testigA rubia? Porque vamos, la morena era más en plan modosita y tal pero la otra miraba y sonreía de forma eróticamente penetrante.

Aprendiz dijo...

Yo creo que hay mucha gente que tiene, digamoslo así, intranquila la conciencia, y en busca de alguna Verdad se agarra a cualquier cosa que le ofrezcan. Y qué mejor "religión" que aquella que interpretas a tú manera y aún así te aseguras la salvación...

Como dice el Subdire, con lo dificil que es encontrar voluntarios para cualquier cosa, y que haya algunos que pierdan su tiempo de esta manera...

Besos

ignatus dijo...

Muy buena la entrada e interesante el primer enlace (hasta la mitad al menos).

Yo, tras ver el vídeo enlazado, me pregunto si al bueno de Carlos Jesús le dará tiempo a poner cruces en la frente de 13 millones de personas (multipilicado por la capacidad de cada nave, aunque, al ser de una confederación, tendrán distintos tamaños, lo que dificulta la cuenta).

Y además tengo la duda de si subirme a una nave de Raticulín o una de Beta (¿?). Tengo claro que a una de Orión no subo ni loco, que ahí fue donde el replicante de Blade Runner vio naves en llamas siendo atacadas.

En fin, que a ver si encuentro información por internet sobre en qué nave ponen fútbol y ya os cuento.

Saludos

Anónimo dijo...

¿Habeis visto el edificio de los testigos de jehova en la carretera de Torrejon-Ajalvir.O el templo en Moratalaz,Madrid de la "iglesia de Jesucristo de los Santos de los ultimos dias?potencial esconómico si que tienen.

Dulcinea dijo...

Anonimo, pues claro que tienen potencial económico, con toda esa legion de pringados vendiendo libros fanaticamente, sin cobrar un duro y encima poniendo de su bolsillo lo que no venden, como para no estar forrados.

Hispanicus dijo...

La anécdota que cuento es real por completo. Un día paseando por el centro, mi mujer quiso entrar a ver unas tiendas de ropa de un centro comercial. como a mi eso me abuerre soberanamente le esperé sentado en nuestra moto.
Al poco de haberse ido se me acercarón dos mujeres de aspecto "rarito" con "Atalayas" y "Despertad" en las manos y se pararon donde yo estaba. Empezaron a hablarme preguntandome si les conocía, si sabía quien era Jehová etc.

Tengo que decir que no suelo actuar así normalmente pero ese día estaba "facilón" no hacia falta mucho para que yo entrara al trapo y entré, vaya que si entré.

Le dije que yo creia en la superioridad de la raza aria, era seguidor del III reich y que odiaba las sectas como la suya, la de los testigos de jehová, todo esto con un gesto serio, sin guiñar un ojo, y voz firme y decidida.

Las dos sectarias se alejaron de mi casi corriendo, sus caras eran un poema, yo no deje de mirarlas mientra se iban, ellas volvieron lacabeza y al verme la giraron rapidamente.

En fin, que lo hice por que no quiero tener nada que ver con sectarios, ni siquiera hablar con ellos, no merece la pena, desde entonces revistas de los testigos que veo revista que tiro a la basura, soy totalmente hostil en lo que a sectas se refiere y mása los que confunden en cuento a la fe se refiere.

Un abrazo

Al Neri dijo...

Hispanicus, no me extraña que salieran corriendo. Una vez leí un reportaje sobre la persecución de los Testigos de Jehová durante el III Reich. Fue un colectivo especialmente castigado por los nazis, ya que los jehovás no reconocen ninguna autoridad civil, rechazan su incorporación al ejército y cualquier bandera o liderazgo. Hasta el final siguieron haciendo visitas domiciliarias, pero eran frecuentemente denunciados y cazados como conejos por la GESTAPO.

SUSI dijo...

Hoy me han ofrecido por la calle la Atalaya,he estado a punto de decirles lo mismo q les dijo hispanicus,q es buenisimo,pero me ha dado corte.

porlafamiliaporlavida dijo...

Hola tenéis un par de detalles en mi blog. Un besote para todos.