domingo, 2 de agosto de 2015

¡CARAY CON LOS EUFEMISMOS!



Le pregunto a mi compañero Antonio dónde se va de vacaciones.

– A Cantabria, como todos los años; tenemos casa allí. Ya sabes, playa a discreción, algo de marisquito y muchas excursiones en mi canoa.

Lo de la canoa me chirría un poco, me suena a peli de indios, pero doy por sentado que hace piragüismo, aunque está bastante fondón, la verdad. Le digo que muy bien, que disfrute y descanse.

Al rato me explica otra compañera que Antonio llama “su canoa” al yate de lujo de 24 metros de eslora que tiene en el puerto deportivo de Santander.

¡Ostras! –me digo– ¡Caray con los eufemismos!

3 comentarios:

nagore dijo...

coche grande = picha pequeña

... también vale para barco ><))))) °>

Al Neri dijo...

Nago, cuando vuelva de vacaciones se lo comento.

nago dijo...

Nota:

1- No me gustan los eufemismos.
2- Tampoco la falsa modestia. Si tienes, tienes y si no ¿por qué ocultarlo? y en caso contrario, ¿por qué aparentarlo?
3- Siempre he creído (quizá erróneamente) que quien hace ostentación de determinados lujos aún cuando puede permitírselo (imagine cuando no es así), esconde en realidad, algún complejo.

Disculpe mi elocuencia :)