domingo, 29 de septiembre de 2013

SEGURATAS



Lo desconozco todo acerca de la profesión de vigilante de seguridad. No tengo ni idea de qué formación reciben, qué tipo de contratos firman ni qué funciones desempeñan exactamente. Solo me suena que hay como dos “categorías”, en función de si pueden portar o no un arma corta de fuego, y también observo que, aparte de las labores de vigilancia física, es decir de hacer rondas con la porra en el cinturón, desarrollan otras digamos más indirectas, como visionar los circuitos cerrados de televisión, controlar los accesos a edificios, pedir la identificación en la puerta de las oficinas públicas, o incluso informar o redirigir a quienes acceden a ellas.

Pero aun siendo así de ignorante en la materia, hay algo que no me cuadra de este oficio, que me llama muchísimo la atención: ¿Por qué de cuando en cuando me encuentro vigilando una estación de autobuses o un centro comercial a señoras de metro sesenta como mucho, con más de 40 tacos, evidente sobrepeso y gafas de culo de garrafa; o a muchachos bajitos y esmirriados; o a caballeros añosos, calvos y ventrudos que, desde luego, carecen –todos ellos– de la presencia y el estilo que yo presupongo a alguien llamado a mantener el orden e intimidar a posibles albortotadores violentos? No lo entiendo, de verdad. No sé qué clase de respeto pueden llegar a infundir estos guardas, que, por cierto, están a la vista, de pie, exhibiendo su defensa de goma y sus esposas, y no en una salita mirando pantallas o en un mostrador pidiendo DNI´s.

¿De dónde salen estos seguratas? ¿Quién los recluta y con qué criterios? ¿No son rechazados por la empresa cliente nada más verles la pinta? ¿No hay suficientes jóvenes altos y fornidos (¡o normales!) que puedan aportar una imagen de seriedad a una actividad teóricamente arriesgada en la que el arrojo y un aspecto mínimamente disuasorio deberían ser claves? ¿Es que a los vigilantes privados no se los jubila o recicla hasta los 65 y los tienen hasta esa edad de cara al público con su uniforme para que nadie se pase de la raya? Que alguien me lo explique, por Dios.

13 comentarios:

El chico de los tablones dijo...

Jajajajaja, ¡pues sí que es verdad! Su post me ha recordado a uno de los seguratas que vigilan el Campus de mi ciudad. El tipo en cuestión rondará la edad de jubilación, se le ve huesudo y "cascao" físicamente, y da la impresión de que sería incapaz de correr detrás de un malhechor sin romperse la cadera en el intento. Por suerte las probabilidades de que esa hipotética persecución se produzca son prácticamente nulas, ya que sus funciones se limitan a pasearse por los alrededores del campus, abrir y cerrar un aula de estudio y abrir con llave el acceso a los servicios si algún usuario de la sala de estudio lo pide.

Yo creo que contratan a cualquiera por cómo está la oferta y la demanda de esa concreta parcela del mercado laboral: la que usted denomina "primera categoría" está francamente mal pagada, hasta el punto de que los jóvenes no consideramos un puesto así como opción, sobre todo los que tenemos estudios. Concretamente, la empresa para la que trabaja el segurata anciano del que hablo -según dicen- paga unos 6€ brutos la hora.

J dijo...

Yo, si me encuentro a una de esas señoras de metro sesenta como mucho, con más de 40 tacos, evidente sobrepeso y gafas de culo de garrafa me acojono.

A lo mejor hay muchos como yo y por eso las tienen ahí vigilando...

Aprendiz de brujo dijo...

Yo me hago exactamente las mismas preguntas que tú.
Cuando no encontramos respuesta a una deficiencia recurrente, hay que buscar en los motivos económicos, generalmente.
Buena semana.

Dulcinea dijo...

Los seguratas son un colectivo que podríamos llamar de tontos sin miedo a fallar. A lo mejor la gente más fuerte y más en forma y con mejor presencia se sacan las oposiciones de policía, porque en el fondo los seguratas son los fracasados de estas oposiciones.
Si hablas con un segurata, como son idiotas, verás que no pueden articular muchas palabras seguidas.

Aprendiz de brujo dijo...

Dulci, pa mi que si el de la foto saca a pasear la porra, la que se queda sin articular palabra durante un buen tiempo eres tú...

Aprendiz dijo...

En primer lugar habría que conocer su función... para mí que están para dar un puesto de trabajo más.

Lopez dijo...

Yo en la estación de Barcelona al pasar por el escáner le pedí a la segurata (que parecía una ama de casa disfrazada de vigilante de seguridad) que si me podía ayudar a subir la maleta a la cinta pues tenía una lesión de cuello (había tenido un accidente de coche e iba con collarín), pensaba que a ella no le costaría nada levantar en un segundo una maleta pequeña de poco peso, y me contestó que ella también estaba mal de la espalda y no podía cargar peso, que tendría que haber solicitado no sé que servicio para discapacitados.

¿Si detrás de mí hubiera ido un peligroso terrorista con la maleta hasta los topes de armas y explosivos listos para ser usados, está mujer se supone que tendría que reducirle?

sefo dijo...

A mí los seguratas me suelen parecer unos pésimos profesionales que están de adorno en la mayoría de los casos. Es verdad que por lo menos habría que guardar las apariencias y poner personas que impongan un poquito. Sospecho que hay muchos tipos de seguratas de muchas categorías pero de todos modos incluso los más cachas suelen tener una pinta de macarras y garrulos que echa pa atras.

Luis dijo...

Vale más poner de segurata a Tono, que en caso de dificultad se pone a cantar fuertemente la Salve y cunde el pánico entre los villanos.

trija dijo...

Mas o menos estoy con Dulcinea , aunque no pienso que sean idiotas.

Yo creo que la mayoría son policías frustrados, igual que los guardias civiles.

De todas formas pienso que los "Seguratas" tienen un efecto mas bien disuasorio pero no tienen porque detener a nadie, no tienen legitimidad para hacerlo,

Carlos T. dijo...

De todos modos, la imagen de muchos policías también dejan que desear, fumando en el coche z, dejándolo en 2ª fila mientras toman un café en el bar, o incluso hablando por el móvil mientras patrullan.

Anónimo dijo...

Menuda imbécil, que somos fracasados? Y que no sabemos hablar? Seguramente sea mas inteligente que tu y mas respetuoso. Dedicate a hablar de otra cosa que vas fatal en este ámbito.

Anónimo dijo...

Entonces que ponemos? A seguratas (como decís vosotr@s) altos y fuertes para que parezcan macarras o bajitos y con gafas para que os riais de ell@s? Recordad que son personas, ya sean más listas o más tontas, más altas o más bajas, son solo personas que quieren sacar su familia adelante con un sueldo, ni son policías frustrados ni chulitos con porra, cierto es que hay de todo y yo mismo (que soy vigilante) siento vergüenza ajena de las cosas que hacen algun@s, lo único que os pido es que no prejuzgueis y no metáis a tod@s en el mismo saco