miércoles, 3 de diciembre de 2008

TORTURANDO AL GATO

Nunca dejará de sorprerderme la poca capacidad de reflexión de las masas, dispuestas a repetir u obedecer las consignas del Gran Hermano de turno sin custionárselas ni un simple momento; sin darse cuenta de que llegan a la incoherencia o, lo que es peor, el rídiculo. La mayoría de las veces, lo único importante es no alejarse de la comodidad que supone sentirse «normal».

Una cosa relacionada que me llama mucho la atención es cómo la gente admira a estos grupillos o personajetes musicales tan aficionados a la mal llamada canción protesta. Resulta curioso como casi nadie cae en la cuenta de la desnudez del emperador, es decir, de que tanta preocupación social y tanta memez no es más que una hipócrita máscara con la que aumentar fama, prestigio y, ante todo, dinero.

Y más llamativo resulta contemplar a la masa bailando fervorosamente a las tantas de la madrugada, con un cubata en la mano y otros tantos en el estómago y en la cabeza, a cinco o más euros la pócima, unas notas que hablan sobre las penalidades de la gente y lo malos e insolidarios que somos todos. La solidaridad, esa prostituida y atea hermana bastarda de la caridad, ya se sabe que tiene esas ventajas: permite que luzcas en el espejo una conciencia blanca inmaculada a base de temple liso. Me puedo gastar cincuenta euracos en una mamarrachada sin remordimiento alguno siempre que me aseguren que el 0,001% de mi gasto va a ir a parar al proyecto de una ONG en una aldea de Somalia.

Bueno, al grano. De todos estos cantantes tan solidarios y guays hay dos que me causan especial aversión: Chambao y la rompemicrófonos conocida como Bebe. Afirmo que el español es una lengua universal utilizada por cerca de quinientos millones de personas con diferentes acentos y gramáticas, pero todo tiene un límite y no creo que haya ninguna razón cultural ni artística para destrozar nuestro idioma vocalizando como si padeciéramos alguna parálisis del tracto vocal o, lo que es peor aún, como si estuviéramos aplicando a un tierno minino la más atroz de las torturas orientales.

Tampoco sé nada de música. Sus reglas, mecanismos y lenguajes siempre me han parecido una ciencia oscura y, aun así, no creo equivocarme al decir que las ¿melodías? que acompañan los berridos de estas dos personajas son insoportables, estridentes y carentes de la más mínima armonía y belleza.

Y para concluir, me resulta inconcebible que se intenten hacer millonarias recreándose en desgracias ajenas como la inmigración y los malos tratos sabiendo que cada noche miles de borregos beodos van a bailar y canturrear unas letras que describen como una mujer ruega a su marido que no le dé una paliza:
«No grites. Que los niños duermen».

Y ya para colmo, en los pocos kilómetros que logro sintonizar alguna emisora musical mientras acudo al trabajo siempre tienen que poner a alguna de estas dos o, mucho peor, a Ismael Serrano. Entonces sí que no aguanto más y sintonizo a Jiménez Losantos. Fíjense ustedes lo que me obligan a hacer.


15 comentarios:

Anónimo dijo...

Cambia de garito. Jamas escuche esas canciones de fiesta. Sakira ayuda mas a ligar. Con esa musica de fondo normal que os cueste ligar.

Al Neri dijo...

Casi me parto con lo de la parálisis del tracto vocal, jajaja.
Vaya ejemplos que has ido a poner, sobre todo a Bebe, vaya pájara.

A mí el único cantautor que me gusta es el Joaquín Sabina hasta el disco "Yo, mi, me, conmigo" y sobre todo el de los 80. Ya sé que es muy... muchas cosas, pero me parece un gran poeta urbano, un genio. Eso sí, para bailarlo está también complicado.

Aprendiz dijo...

Hombre, Subdirector, es que visto así...

En el 1er. párrafo te doy toda la razón.

Con los grupos musicales, nadie se para a pensar en eso que dices, a mi la canción que has puesto de Bebe me gusta, porque transmite un sentimiento, y la música y la letra están bien, sobre todo me gusta cantarla, aunque la tía que la canta me caíga mal o sea una hipócrita.

Leonardo dijo...

Totalmente de acuerdo con usted, Sr. Subdirector. También con al Neri en lo de Sabina. A éste le ponía yo a chuperretear los pies de la tal Bebe (que sale a berrear al escenario descalza) a ver si se colocaba tanto como con las otras sustancias que se mete.

Menudos pájaros estos cantantes-protestadores-trincapasta.

Miquelino Flynn dijo...

En cuestión de gustos no me voy a meter porque cada uno tiene el suyo. A uno les gustará Bebe y a otros no con el mismo derecho y mientras unos y otros se respeten no debería haber problema. Reconozco que de los nombrados a mi también me gusta Bebe y algo de Sabina (por ejemplo "Peces de ciudad" cantada por Ana Belén para complicar más las cosas, jajaja). De hecho si algo me gusta Bebe es precisamente por la voz que tiene, ¿de gato torturado?. Quizás sea la voz necesaria para cantar determinadas cosas, de la misma forma que Antonio Orozco con esa voz rota es uno de los más apropiados para cantar otras cosas. Pero, insisto, son gustos.

Otra cosa es la crítica por la hipocresía en la que puedan caer unos artistas que predican una serie de cosas que no cumplen en su vida privada. Pero, ¿es ese el caso? Creo que mientras que no se demuestre lo contrario Bebe puede seguir cantando contra el maltrato de la mujer o en favor de la liberación, la independencia o la alegría de la mujer sin que haya perdido nuestro respeto por falta de coherencia.

El protagonista de "Bella", Eduardo Verástegui se está convirtiendo en uno de los referentes visibles de la lucha contra el aborto en el mundo del cine y entre los artistas. ¿Realmente su gesto es la consecuencia de un compromiso sincero o hay intereses económicos detrás? Es muy posible que ni a Bebe ni a Verástegui se les conociera tanto si no fuera por lo que socialmente han empezado a representar. Y si somos malpensados podríamos concluir que no hay más que negocio detrás. Pero creo que mientras no se demuestre deberíamos confiar en ellos. Ahora bien, en los casos en los que ya se haya demostrado una actitud hipócrita e insolidaria como en el de Ana Belén, leña al mono...

Y ya que hablamos de música, y por poner un poco más nervioso a F.A. con un mensaje un poco más largo si cabe, una recomendación que seguro que le va a gustar Sr. Subdirector, para que se le pase lo de Bebe...

Aprendiz dijo...

Miquelino, no sé a Bebe, pero a Verástegui ya se le conocía, se sigue dedicando a lo mismo que se dedicaba antes de su conversión, solo que ahora intenta transmitir valores, intenta transmitir al público un mensaje. Claro que hay interese económicos detrás, como que vive de eso. Y a parte de todo, su labor está dando frutos, ya que son muchas las mujeres que después de ver la película han decidido no abortar.

No lo estoy comparando con Bebe, que no sé que hace o deja de hacer. Como dices la que si es un claro ejemplo de hipocresía es Ana Belén.

Anónimo dijo...

Subdirector, a mi entender la entrada es muy buena -como de costumbre- y los comentarios acertadísimos, especialmente el de Miquelino Flynn. Eso sí, el primero -el anónimo- me ha parecido sencillamente apoteósico: voy a estar riéndome hasta durmiendo. Un cordial saludo a todos.

Álvaro

sefo dijo...

Pues a mi chambao, Bebe e Ismael Serrano me encantan, los considero personas comprometidas con los problemas que nos rodean.

Natalia Pastor dijo...

A mi toda esta tropa, cae demasiado lejana de mis gustos.
Lo que si viene al caso, es una declaración de Alfredo Landa,donde decía que toda la farándula progre es una pose, por que si no te arrimas a la pancarta y al "compromiso",no trabajas.
Trinca,que te trinca,...

Antonio Rivera dijo...

Muy bueno! jajaja
La verdad es que has dado en el clavo, el panorama musical es demente, ya no solo chambao y bebe, no nos olvidemos de Rosa...que se necesita un traductor-adivino para entrevistarla!

Por cierto Al Neri, la pequeña reflexión acerca del Talmud y del Sionismo en general ya esta en mi blog es el articulo antisemitismo ¿antisemitismo?, ahora estoy preparando un segundo, xD, ha quedado bastante interesante la cosa...

aprendiz de brujo dijo...

No me gusta Bebe;me aburre Ismael Serrano.Sabina es lo más parecido a un ídolo que tengo en la vida.Aute me parece otro genio inigualable. Almodovar no me gusta ni como cineasta ni como acusador de golpes de estado.Pero toda esta gente está inmerecidamente bajo sospecha sistemáticamente. Estos tipos, que por regla general tienen un talento enorme,(habeis puesto dos ejemplos torticeros y de baja calidad) tienen derecho a pensar como les venga en gana sin estar bajo sospecha continuamente.Bosé si me parece un impresentable, (dijo el muy jeta que había vivido un exilio durante los 8 años del PP.Un exilio en TVE).Pero englobar a todo un colectivo y acusarles de forma resentida de que cada actitud que adoptan esconde oscuras intenciones, me parece deleznable.
Y no os escudeis en el tema del canon, en el que no estoy de acuerdo,(con los titiditedos).
Cualquier cosa que hagan está bajo sospecha.Ahora tenían que estar en la calle por la Guerra de Afganistán, porque en su día se manifestaron contra la de Irak...Si escriben contra el maltrato, lo hacen intersadamente. Todos tenemos incoherencias y ellos también, pero no os he oido criticar con igualdad fiereza a los curas que preparan un mitin contra el matrimonio homosexual y
no "organizan" nada contra una guerra condenada por el papa.
Que sectarios, madre mía.Lo que creo que está de moda en España es poner en tela de juicio, la autenticidad de las ideas de quien no está acuerdo conmigo.
Joder que a mi no deja de ponérmela dura Norma Duval por ser pepera. En todo caso por lo vieja que es.

Miquelino Flynn dijo...

Aprendiz, conste que no he querido hacer una crítica a Verástegui por lo que está haciendo, no va en ese sentido el comentario que he hecho y además, como decía,no veo motivos para dudar de él. Lo único que he querido hacer ha sido poner un ejemplo de un caso de compromiso que se puede desmoronar si nos movemos exclusivamente desde la irracionalidad de los prejuicios y somos malpensados.

Verástegui, según la IMDB, era un actor más de series no demasiado conocidas, uno de tantos de los cientos que puede haber, hasta que como San Pablo se cayó del caballo y empezó a salir en los medios hablando de la castidad y del aborto y a empezar a promocionar "Bella", que es la primera vez que oí hablar de él. Y si nos ponemos en plan negativo diremos que ese discurso que tiene ahora no es más que una fachada con la que intenta beneficiarse económicamente y destacar entre esos cientos de actores que hay como él.

Insisto, que me parece muy bien lo que está haciendo y sólo lo ponía como ejemplo de cualquier mito se nos cae si nos dejamos llevar por el ultraescepticismo malpensado.

ignatus dijo...

Yo estoy convencido de que la gran mayoría de los músicos autores de sus canciones tocan los temas que les gustan a ellos. Si los monotemáticos de Maná, por ejemplo, no se cansan de hablar de amor, es porque la cabeza no les da para otra cosa y no porque vayan a vender más discos al ser un tema universal.

El mercado tiene sitio para todos… bueno, para todos los estilos, que no autores.

En el caso de las mentadas Chambao y Bebe me uno a lo dicho por miquelino flynn (por cierto, la canción “Ella” mola un montón) ya que no aprecio su hipocresía por ningún lado: pese a que he buscado por internet cuáles pueden ser esas incongruencias de las que se habla en la entrada, no las he encontrado (si alguien tiene constancia de que esas dos se juntan los fines de semana para dar palizas a las mujeres, que nos lo diga, please). De hecho, la tal Bebe se ha retirado de la música tras el éxito de su disco cuando, de querer hacer pelas, lo propio hubiera sido sacar otro al poco tiempo. Me da que es una crítica infundada, fruto de la animadversión hacia las mismas.

Lo que sí veo que ocurre es que a veces se saca un tema aislado al “calor” de una moda. Ejemplo paradigmático, Antonio Flores que, tras el éxito de Ana Belén con “La puerta de Alcalá”, parió el tema “Gran Vía, Gran vía, Madrid te quiere todavía”… (se rumorea que ante el imperecedero éxito “Vaya vaya, aquí no hay playa” Antonio empezó a trabajar en “Qué putada, Madrid no tiene fabada”; afortunadamente se tiró en brazos de la muerte antes de acabar tan magna obra)

Otro ejemplo de oportunismo, la mierda de canción que cantaban los Hombres G y el Canto del Loco de “¿Por qué no ser amigos, y estar unidos…?” (e irnos juntitos a que nos den por donde amargan los pepinos), al hilo de las guerras, las alianzas de civilizaciones, etc. Porque a estos pipiolos no es que los pongan mucho en los bares heavys (salvo a la hora del cierre, para echar a los parroquianos), pero vamos, que hay que ser muy moñas (pero muy, muy) para hacer semejante basura, impropia hasta como campaña del Domund. Y lo digo yo, que tiro a blandito.

Otro tema “interesante” es el de la nueva “Che Guevara”, Rebeca (creo), que con su “salir de marcha es la Revolución” nos indicó el camino a seguir... con ese espíritu en mente, no me extraña que Rafa Pons cante “Mi generación es una mierda”. No se la enlazo, porque como canción es más bien mala: si se aburre, escúchese esta otra –“nieve en la ventana”- que no viene a cuento pero está bien.

Por cierto, que el tal f.a. me va a regalar un disco y, como no puedo elegir dos canciones, alguien podría proponerle “El pueblo guapeao” de Kiko Veneno que es muy alegre (como no está en youtube, les he puesto “palabras para julia” que no se parece en nada, pero es del mismo disco); o de Rafa Pons “Julia Roberts” –ingeniosa- o la que enlacé antes (mejor); alguna de las Sex-Bomb (esto es coño, perdón, coña).

Además, los intérpretes que propongo son tíos superconsecuentes con sus canciones: Rafa, el que hace apología de la prostitución, todas las semanas se calza a la que deja “putétitor”, previo pago de la tarifa oportuna; Kiko en su vida privada, también habla con acento andaluz; las Sex-Bomb son tan golfas como aparentan. Esta última estupidez propia de un niño me hace ver que llegó el momento de callarme, pese a que he olvidado alguna cosa.

Chao
------

Por cierto, leo hoy en El Mundo que han condenado a un tío a 18 meses de cárcel por decir burradas en un foro de internet… andaros con ojito.

Meletea dijo...

A mí tampoco me gustan especialmente ni Chambao ni Bebe, pero para gustos están los colores. No entiendo de música, pero personalmente a mí la voz de Bebe no me resulta bonita, sino más bien quejumbrosa, estridente y diría que canta como desganada (pero lo mismo es que está interpretando, jejeje...).

Me parece que la canción protesta es un buen medio para hacer público y concienciar sobre ciertas injusticias o problemas. Lo que desde luego no me parece aceptable es que algunos cantantes se apunten a determinadas protestas o denuncias que estén de moda con el fin de promocionarse, mejorar su imagen o aumentar sus beneficios económicos con la excusa de la solidaridad.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

En la línea de Meletea iba la intención de mi entrada. Si estoy verdaderamente compremetido con algo desde el punto de vista intelectual y sentimental no permitiría que este ideal se viera arrastrado por el suelo pegajoso de los bares de copas. Intentaría ensalzarlo de otra forma.

Curioso que, además, este ideal coincida con la moda ideológica del momento y que, encima, me sirva para vender discos.

No es como hablar del amor o de otras cosas, es hacer ¿canciones? "protesta" que, casualmente, nos sirven para llenarnos los bolsillos.

Recuerdo un episodio de los Simpsons en el que Bart fingió haberse caído al fondo de un pozo haciéndose pasar por un niño llamado Timmy O'Tool. Todos los artistas del pueblo se reunieron para sacar un disco en su honor. Al final, de los beneficios, vio un par de monedas que los titiriteros lanzaron la fondo de un pozo.

Algo más palpable: la gala FAO de TVE protagonizada por los que en "mira quién baila" ganan 60.000 euros por programa.