jueves, 22 de mayo de 2014

NIVEL DE INGLÉS



A menudo me cuenta un amigo que criba currículos y hace entrevistas de selección en una gran empresa las enormidades que la gente escribe sobre su experiencia y antecedentes laborales. Son muchas las anécdotas que constatan que hay pavos que ni siquiera en su propio currículum vitae, con el que se supone pretenden vender lo mejor de sí mismos, son capaces de disimular su patetismo, su dejadez y su ineptitud. Los hay tan simples que no saben ni mentir o, al menos, camuflar aquellos defectos por los que no los contratarían ni en una granja porcina.

El récord –me cuenta– lo ha batido esta semana un leonés de 30 años, aspirante a auxiliar administrativo, que en el apartado “idiomas” ha puesto literalmente: “Inglés, nivel de usuario”. 

Ya dije en su día que los currículum no sirven para nada, pero ahora matizo: si se pone una cosa así, entonces sí que sirven. ¡Para seguir en el paro toda la vida aunque en los puestos solicitados no exijan idiomas!

¿Dónde colocamos a un bodoque así? ¿Tiene el derecho constitucional al trabajo? ¿Debería advertirle alguna empresa, por caridad, que es preferible dejar en blanco su nivel de inglés a escribir semejante catetada?


2 comentarios:

releante dijo...

Si tenemos en cuenta que para ser minustro-tra o para representarnos en Europa no hace falta estudios mínimos, pues este pobre Leonés que piense en política. Un abrazo

PΩLITÍCOLA dijo...

estoy de acuerdo en lo torpe que es mentir en un currículum para que te pillen a las primeras de cambio.
Y no obstante, lo entiendo. Hay mucha gente que no sabe ya qué hacer para encontrar empleo. Hace unos días hube de entrevistar a una selección de candidatos extraídos entre 80 personas. Los seis candidatos, brillantes representantes de la generación JASP, no se adaptaban en absoluto al puesto de baja cualificación que buscaba el empleador. Pero fueron preseleccionados por el peso de currículum.

Patético y vejatorio. Ninguno de ellos fue seleccionado.