martes, 8 de abril de 2014

LETRISTAS

Realizo muchos kilómetros con el coche a lo largo del año, del orden de 40.000. Tantas horas sentado al volante, muchas veces en solitario y por las mismas carreteras castellanas, rectas y monótonas, precisan de una ligera distracción. Hace algunos años, siempre sintonizaba La mañana de Federico en la COPE, antes de que el locutor se comportara como un auténtico psicópata. Más tarde, aburrido de los voceros bicolores del régimen y de los CD's que ya me sabía de memoria, comencé a captar cadenas musicales. Esto supuso un trabajo de selección bastante sencillo, utilizando como primer criterio que los locutores hablasen poco (así se descartó Los 40 Subnormales); y, como segundo, que huyeran de las gitanadas (y así eliminé Cadena Dial).

Y poco a poco, según desaparece del espectro o se acomoda en un estilo único, voy mudando de emisora favorita: de M80 a Vive Radio (del ínclito rey juntero Michel Méndez Pozo); de KissFM a EuropaFM; y tras eliminar esta última emisora y a sus locutoras guarrofónicas nocturnas del dial de mi Toyota, pasé a Cadena 100 que, por fin, se escucha en toda Castilla y León.

No sé si será por causa de la edad o porque la falta de competencia profesional también incluye a los que programan la parrilla de las emisoras o por una crisis de creatividad pero, últimamente, la música que escucho en todas las emisoras me parece más aburrida, vulgar y similar cada día que pasa. Tanto en inglés como en español, la música es mala y la letra logra rematarla. En inglés, al menos, no entiendo casi nada la mayoría de las veces, a Dios gracias, pero las letras españolas son francamente pésimas. De ahí creo que viene la moda española de componer letras en inglés, incluso para Eurovisión: para que poca gente se entere de las chorradas que estamos diciendo, vamos a traducirlas chapuceramente a otro idioma. O bien se piensan que nuestra lengua y cultura, que representan a 500 millones de almas en el mundo, no están a la altura de un histriónico y caduco concursillo.

La música siempre me había parecido un especie de ciencia oscura, reservada para elegidos capaces de interpretar sus arcanos pero va a resultar que estaba equivocado. Poco a poco me voy convenciendo que, en su expresión más comercial, popular y monetaria, está infestada de frotaguitarras cuyos conocimientos no exceden el de los gitanillos de órgano Casio, trompeta, cabra y escalera. Gentes que solo son capaces de juntar cuatro notas, en el mejor de los casos pegadizas, y que, sin duda debido a su escasa formación académica, no aciertan a componer unos ripios resultones que sirvan siquiera de acompañamiento.

Ahí está como prueba aquel compositor de Mecano empeñado en que su ¿ópera? se estrenara en El Real. Una chapuza que le obligó a aprender solfeo y que, a pesar de haber sido interpretada por Plácido Domingo -poderoso caballero habrá sido don Dinero- parecía una auténtica broma: «Que por qué; que por qué./ Yo que sé; yo que sé./Si tú me dejas, yo me tiro al río,/ ¿sabes? Cariño mío.» decía el gitano Manolillo o algo así.

Y luego, tras sufrir bodrios como este que me obligaban a desconectar la radio, he decidido volver a sintonizar de nuevo la COPE (advierto a los lectores que escuchar esta canción aumenta las ganas de matar):

     

9 comentarios:

Carlos T. dijo...

La música en la radio es infumable, llena de cansautores de rollo latino y mierdas varias como Pitbull y demás ralea.

Algunos hemos tenido la suerte de criarnos con la música de los 80 (base actual de muchas emisoras) y me parece mentira que en aquellos años pudiese sintonizar los 40 principales y escuchar a Radio Futura, Gabinete, The Cure o los Madnes...

De acuerdo que los tiempos han cambiado y puede ser nostalgia, pero no es menos verdad que con la cantidad de medios que hay ahora, la música es una verdadera bazofia.

C. S. dijo...

Póngase radio clásica, Sr. Director. Música buena a todas horas

marian dijo...

Infumable es poco.
Cuando hacía tantos o más kilómetros que usted, llevaba cds y alternaba con noticias.

PΩLITÍCOLA dijo...

Radio 3 y Rock FM, mis favoritas

Tábano porteño dijo...

Neri:
como antídoto a ese video que puso bien vendría "Degeneración" de los canadienses Mes Aieux:

http://www.youtube.com/watch?v=K2Ny2_VtArs

(aquí la versión completa):

http://www.youtube.com/watch?v=PX4POfC-bCY

Llorente dijo...

Coincido con las preferencias de Politícola.

Interesante tema el de la música actual, sobre todo el de las letras en español. Y como ejemplo de crimen, no hay más que oír la letra del himno de toda la vida del Real Madrid y compararlo con el desastre del señor de Mecano que usted menciona. Por Dios, rimar "verso" con "universo" y quedarse tan tranquilo.

Pero hay grandes autores que cantan en español, que componen de maravilla y que han creado magníficas canciones. Lo que pasa es que no salen en los 40 Principales ni en cadenas de grandes audiencias. Le recomiendo, por ejemplo, que se acerque a la obra de José Ignacio Lapido.

Un saludo.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Muchas veces, el problema es de tipo comercial.

Pongamos un ejemplo. Soy un ricachón que ha tenido una hija mimada que un día decide hacerse cantante. Da igual la calidad de sus canciones o incluso de su voz. Cuando edite el primer álbum, pago lo suficiente (tengo entendido que funciona por subasta) a Los 40 o a Cadena Dial para que pongan una de sus cancioncillas día y noche. Tarde o temprano le saldrá algún concierto y unos cuantos pelamanillas comprarán algún disco.

Aprendiz dijo...

Yo escucho todas las mañanas al ir a trabajar Cadena Nostalgia.

Lo bueno que tienen todos los cantantes estos malillos que dices, es que para los que nos gusta tocar la guitarra pero no sabemos demasiado bien, nos permite tocar algunos temillas fáciles y ser tan felices.

Al Neri dijo...

Yo nunca he sido muy de radio pero en los últimos tiempos me he aficionado. Suelo escuchar normalmente Radio 5-Todo noticias. A veces a primera hora de la mañana pongo Onda Cero para oír a Carlos Herrera o Es.Radio para echarme unas risas con Federico, aunque es algo cansino y no me sirve para tener un panorama rápido de la actualidad.

Coincido plenamente en el análisis del post sobre la sequía creativa de nuestros músicos y letristas. No he podido evitar acordarme de unos genios de las letras que me encantaban cuando era chaval. De hecho desde 1988 recordaba nítidamente, habiéndolas oído una sola vez, el estribillo de estas dos canciones. Por favor, no os las perdáis porque son gloriosas:

Masacre y aniquilación

Hoy lo haremos toda la noche