martes, 13 de agosto de 2013

SENSACIÓN DE SED


No sé si a alguien más le pasa, pero resulta que prácticamente nunca tengo sensación de sed. Nunca he bebido demasiada agua, la verdad, pero en los últimos años noto cómo cada vez tengo menos necesidad de beberla o, mejor dicho, siento menos esa necesidad, porque tenerla la tengo como todo ser vivo. Si por sed fuera, solo consumiría un pequeño vaso de agua en las comidas y a veces no por la sed en sí, sino porque me ayuda a tragar o los alimentos están muy sazonados. 

Se dice que no beber al menos dos litros diarios de líquido es malísimo, y yo ya lo he notado en varias cosas. Tiendo a deshidratarme con cierta facilidad, a menudo tengo la garganta medio atascada y mi piel se reseca a la mínima, entre otros efectos que mejor no detallar.

El caso es que desde el principio del verano he comenzado la operación Beber a la fuerza, que consiste en tener siempre delante o llevar encima, cuando leo, cuando trabajo, cuando paseo, o cuando navego por Internet, una botella mediana de agua y darle un meneo cada poco tiempo, de modo que a la noche mi consumo no haya bajado de los dos litros y medio.  Ni que decir tiene que bebo como si fuera una medicina, sin ninguna gana, solo para forzar la hidratación que el organismo no me pide.

Rápidamente he notado los efectos positivos de tan elemental tratamiento y me siento en general mucho mejor, pero me sigo preguntando por qué no me puede apetecer echar un trago de agua fresca como a todo el mundo.

9 comentarios:

marian dijo...

Justo lo contrario que usted, me paso el día bebiendo (agua) hasta me tengo que llevar una botella a la cama.

Chafachorras dijo...

Tenga cuidado Dña. Marian; la sensación de sed constante es síntoma de diabetes.

Se lo digo yo que la sufro y el primer síntoma fue ese.

Es cierto que hay que forzar al cuerpo a beber agua, y más en verano.

Pero el no tener sensación de necesitarla es síntoma de buena salud.

Que se lo digan a mi mujer que no bebe más de dos o tres vasos al día y tiene luego los análisis rondando la perfección teórica.

Se ve que está usted sanote, Sr. Neri

Aprendiz de brujo dijo...

Yo devoro agua también.Y si hago deporte ya no te quiero ni contar.
Neri, hasta después de hacer el amor, le pego un traguito a la botella. De hecho tengo una nevera al lado de la cama, con fruta,yogures, agua fría y aquarius, por si acaso me da una pájara en plena escalada al Tourmalet.
Estas cosas a los falangistas de pelo en pechono os pasan; pero a los comunes mortales nos dan pájaras. Repones y a por el maillot amarillo ó el farolillo rojo, dependiendo del día.

La lozana andaluza. dijo...

Yo no soy de beber mucha agua,pero vamos con los calores que están haciendo,me la bebo toda,tengo sed,y además hay que estar hidratados,o se queda una mas seca que un arenque.

nagore dijo...

¿ha dicho agua? mmmmm...tan imprescindible por dentro como necesaria por fuera qué! calor...!

Ana María dijo...

Yo tengo la bendita suerte de vivir en Madrid, y el agua de aquí apetece beberla, no es calcárea y llena mucho, es muy satisfactoria y fresca. Cuando salgo de viaje, es lo que más añoro. Llego a casa y me enchufo un vaso de agua, como si del desierto viniera.

El verano que empecé yo a beber agua de verdad fue el primero en que empecé a estudiar de verdad (que me habían quedado unas pocas para septiembre) y bien es sabido que estudiar da mucha hambre, pero si no te mueves se te pone un culo como un tambor rociero. Pues lo aplacaba bebiendo agua como una loca.

La piel mucho mejor, sin dudar, y uno de mis amigos, que tampoco bebe agua así lo maten, se apuntó a lo de la jarra y el vaso delante del tocho de apuntes, y se olvidó de tener los codos secos. Sin cremas ni ná.

Desde entonces, mi botellita y yo.

Un beso, señor Neri :*

Capitan Trueno dijo...

Estimado Neri,

A mi me pasa a menudo lo mismo. Se puede deber a varios factores. Uno, puede ser que al vivir en un clima interior, fresco y seco como es Valladdolid (creo que Ud. vive ahi) el calor no es tan severo como para deshidratar.

Puede ser tambien que Ud. come mucho con sal. La sal retiene liquidos en el organism, y puede que de esa manera, no los elimine y por tanto no sienta la necesidad de reponer liquid tan frecuentemente.

Otra ultima razon podria ser que Ud. bebe otras bebidas (zumos, gaseosas, leche, etc) que aunque menos, tambien hidratan al cuerpo y contribuyen a disminuir la sensacion de sed.

Aprendiz dijo...

A mi si que suele darme sed y a lo largo del dia bebo varias veces, pero creo que mi problema es que aunque beba varias veces, solo doy pequeños sorbos, por lo que al final tampoco bebo tanto. Yo siempre tengo una botella de 2L y me dura como dia y medio. Ademas , tanto en verano como en invierno bebo agua del tiempo, por lo que tampoco me apetece beberla mucho ahora.

El último de Filipinas dijo...

Tampoco es bueno beber mucho agua, que se van las sales y te puede dar el jamacuco.