viernes, 27 de mayo de 2011

LA RIGIDEZ DEL PEQUEÑO COMERCIO

Me ha llamado la atención, leyendo ahora la prensa, que esta noche el comercio del centro de mi ciudad abrirá hasta las 11 para aprovechar el ambientillo del teatro de calle que se está representando esta semana. Rápido he pensado: coño, ya podían abrir hasta tarde más a menudo y no solo cuando hay eventos callejeros.

Uno siempre ha defendido vehementemente al pequeño comercio frente a las grandes superficies capitalistas, explotadoras, etc.
Siempre he creído que a los hipermercados y grandes almacenes, a las franquicias y a las multinacionales extranjeras, el Estado tenía que darles con el palo, interviniendo intensamente en el mercado y en los precios de venta al público, para corregir algunos desequilibrios (hay otros que son inevitables y el Estado no es Papá Noel), ahogar las competencias desleales y favorecer los negocios familiares.

Mi máximo entusiasmo abanderando estos ideales se produjo en los años que vivía aún con mis padres y a mí no me tocaba comprar todos los días. Desde que me toca lidiar con el comercio parece que mis ensoñaciones románticas han caído bastante por los suelos. Con gran incoherencia por mi parte, casi siempre tiro a lo cómodo. Voy a los hiper, a El Corte Inglés o allí donde encuentre todo más rápido o en los horarios que me convengan. También he descubierto que es mucho más operativo comprar donde después te descambian el artículo o te devuelven la pasta sin problema, o en almacenes importantes en los siempre encuentro todas las tallas y modelos sin tener que andar danzando por medio Valladolid.

Sin embargo, en el fondo de mi corazón
sigo apostando por apoyar a los pequeños y por reajustar las condiciones del mercado, aunque ahora creo que a cambio los comerciantes a pequeña escala deberían replantearse a fondo su actitud y sus costumbres para adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores, algo que por desgracia son muy reticentes a hacer. De hecho estoy seguro de que una parte no desdeñable de la culpa de su declive la tienen ellos y solo ellos. Su mentalidad rígida, su comodidad, su egoísmo y los abusos en los precios que han cometido muchos peces chicos cuando no había peces grandes han contribuido al hundimiento del comercio familiar, aparte por supuesto de las circunstancias de mercado que ya digo apuesto por retocar desde arriba.


Está claro que los horarios laborales españoles y los términos en que la mujer se ha incorporado al trabajo podrían ser objeto de un estudio psiquiátrico, pero, mientras vivamos en esta situación, las tiendas no pueden seguir comportándose como si estuviéramos en los años 40, dando la espalda a la realidad social. Muchos establecimientos modestos dan un buen servicio, pero lo que no pueden pretender por ejemplo es seguir con el horario de 10 a 2 y de 5 a 8 (sin abrir los sábados por la tarde) porque a todas luces es insatisfactorio para todo el mundo menos para ellos. La gente ahora sale de trabajar a la hora que sale y necesita comprar casi por la noche. No estoy de acuerdo con que se abra los domingos y festivos, pero sí hasta las 10 de la noche entre semana y al menos hasta las 8 los sábados. Podrían compensar estas horas no abriendo hasta las 11 de la mañana o más tarde, según el sector.


También considero imprescindible que las tiendecitas empiecen a ser flexibles en los cambios y devoluciones, aunque debo reconocer, por muy cómodo que sea para el consumidor, que quizá debería ponerse en cuarentena la práctica de devolver el dinero “si no queda satisfecho”, es decir sin motivo alguno, pues supone una agresiva competencia contra los más débiles.

Resumiendo: Sigo creyendo en que el Estado favorecezca al pequeño comercio con instrumentos que hoy desde luego serían ilegales, pero solo a cambio de importantes gestos de buena voluntad por parte de este.

11 comentarios:

Álex dijo...

Pues le doy toda la razón, sr. Neri, en que a muchos comercios tradicionales les falta flexibilidad e ingenio. También es cierto que otros muchos sí que buscan su hueco con más o menos fortuna: horarios algo más alternativos, dejar mirar los productos sin la barrera del mostrador, mejorar los precios, ofrecer marcas minoritarias...
Suerte para todos

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Holaaaa! estimado Neri le doy la razón en que el pequeño comercio tiene que "espabilarse" aunque, claro, cuentan con muchos menos medios que la gran competencia...pero, una pequeña reflexión: fíjense en esos colmaduchos sórdidos y horrendos que regentan "los paquis" (supongo que en Valladolid también los hay...), bueno, pues estos establecimientos de tantísima flexibilidad horaria ¡no cierran nunca! hacen "de escoba" y mucha gente va y compra, creo que como ejemplo vale ¿verdad?
¡Un tema muy interesante, muchas gracias!
Afectuosamente
Asun

alco dijo...

Al menos en Barcelona, muchas tiendas tradicionales cierran, y al poco las vuelven a abrir los nuevos propietarios: los paquis. Horarios de 8 a 22 (y más tarde, quizá nunca cierren del todo), bastante personal dentro, y un movimiento de clientes con compras poco importantes, pero contínuas. Precios medio-altos. Esto en cuanto a tiendas de alimentación. En mi familia, hacemos una compra grande una vez a la semana em un Eroski o un Carrefour o en un sitio de estos, y las pequeñas compras complementarias diarias en una tienda de paquis cercana a casa. Y creo que tenemos hábitos bastante comunes. El pequeño comercio tradicional creo que lo tiene difícil para sobrevivir en los nuevos tiempos, no los veo con capacidad de adaptación a las formas de vida actuales en las ciudades grandes.

A.J dijo...

Lo que es una verguenza es lo de los chinos y paquistanies, con esta gente es imposible competir, y si se quiere competir hay que sumirse a su tercermundismo.

Vamos, mejor dicho ya estamos, hacia una sociedad low cost y tercermundista donde la mayoria de la gente compra en el paqui, en los chinos y carrefour o alcampo(no hablo de la comida, hablo de casi todo)
La gente pensará que se ahorra dinero , pero el perjuicio que estan causando a su país y su economia es enorme, se estan jodiendo a ellos mismos sin darse cuenta de manera indirecta.
Los hipermercados pagan sueldos basura, dan casi todo el trabajo a inmigrantes, y el comercio chino, de paquistanies etc, jamás dará empleo a un español(y si lo diera seria esclavista, peor aun que el de los hipers, mucho peor)

Aún no hemos visto nada...

Los medios lo intentan evitar(ocultar mejor dicho), pero una gran parte de la ruina actual y venidera es por culpa de la inmigración masiva alentada por el PPSOE(sobre todo el PSOE con su inclito exministro Caldera)y estos a su vez por las exigencias de "el mercado".

España va a acabar como la Babilonia biblica.

Cierto es que no tenemos modelo productivo, que el estado autonomico es carisimo, pero aún así, si tuvieramos 1 o 2 millones de inmigrantes máximo, la situación seria más positiva, por lo menos en lo laboral y en gasto público.

ESTOY INDIGNAOOOO, pero de verdad,sin rasta, sin hachis y sin "el capital" de Marx ni la doctrina marxista cultural de Gramsci .
Hay que estar indignaooo , pero aplicando el sentido común, no la psudoideologia perroflautica.

Chirly dijo...

Siempre que puedo compro en el comercio local, y si me sale más caro (dentro de un orden) lo considero justo y lo pago encantado. Prefiero comprarle un libro a la librería d etoda la vida aunqe no lo tenga y lo tenga que pedir y me toque esperar que comprarlo por internet y que me llege antes o más barato. Prefiero comprar unos polvorones El Toro de Vega haciendo una de las dos absurdas colas de Severo Fraile que pillar una bandeja de oferta del mercadona. Prefiero comprarle al tío raro de la tienda sin nombre que comprar en un chino (mucho peor, en mi opinión, que muchas franquicias y grandes superficies, por que en esas, al menos parte de mi dinero se queda en españa en los sueldos de los empleados, los impuestos etc, sin embargo en los chinos, no).

Anónimo dijo...

El pequeño comercio y todos los españoles tenemos que espabilarnos, las jornadas de trabajo "picada en dos", el corte de la mañana para desayunar, son signos de que nos quedamos en el siglo pasado. Igual pasa con los que acusan a las grandes superficies de contratar inmigrantes, lo que sucede es que los españoles no queremos hacer ese trabajo, pregunte a los horticultores, por que contratan africanos y no españoles?, no acusemos a los demas de nuestros males!!!!

perroviejo dijo...

¿Han trabajado alguno de ustedes en grandes superficies con horario de 10:00 a 22:00? ¿De lunes a sábado? ¿Con ese sueldo?
Creo que no, porque no lo verían tan bueno. No tener fines de semana, salir tardísimo y llegar a casa más tarde todavía, comer a horas rarísimas una semana y a otras peores la siguiente....en fin.

Zorro de Segovia dijo...

Según algunos cibertertulianos la caída del pequeño comercio se debe en parte a la irrupción de los inmigrantes como nueva competencia ... curioso, la misma historia me contaba una conocida recientemente. Los protagonistas eran diferentes, pues hablaba de sus propios padres, gaditanos de pro, y del tiempo que pasaron en Colombia currando día y noche (literalmente, pues producían por la noche y vendían por el día). Esta conocida decía que sus padres se forraron en pocos años debido a la vagancia de los comerciantes locales.

A.J dijo...

Ya nos salió el personaje de turno con la manida frase de la patronal y de Caldera de"Los inmigrantes trabajan en lo que los españoles no quieren"

Para empezar, eso , hoy por hoy, no es verdad, quizas en el año 2005 si, ahora NO, para concretar, es normal que muchos se nieguen a trabar 10 horas al dia por 600 euros y sin asegurar¿tu lo harias?

Ese reclamo a que los comerciantes pequeños se"modernicen" es absurdo¿Propones que una persona lleve horarios de 15 horas al dia sin descansar como los chinos?

No se si habras observado que en todos los establecimientos chinos trabajan dios y la madre, muchos sin asegurar-yo diria que casi todos, y gran parte ilegales.

Por tu comodidad no promuevas el esclavismo colectivo, que todo vuelve, y alentar los deseos "del mercado" y su"flexibilidad" es joderse a uno mismo.

A ver si a ti , si es que trabajas, el dia de mañána te cascan 12 horas al dia por 600 euros y con 10 minutos para comer, y a cotizarte por tu cuenta, porque claro, en China cobran 40 euros mensuales, sin sindicatos y no se quejan...

Si los tontos volaran no veriamos el sol...

La pluma viperina dijo...

A.J., puede usted exponer sus ideas sin llamar tontos a otros participantes en el debate.

A.J dijo...

Vale, le llamaré retardado.¿Esta usted más conforme así?