miércoles, 24 de marzo de 2010

EL DICHOSO CILICIO (por Sandra)


Sr. Neri, permítame el atrevimiento de escribirle a su mail personal, pero es que no quiero resultar pesada ni ahondar en un tema como el de la mortificación corporal de forma pública, en un blog como la Pluma Viperina, donde hay gente de diversas ideologías (todas respetables, por supuesto) pero donde quizás mis palabras puedan crear más polémica insana que otra cosa.

De
hecho siento haber sacado el tema del cilicio, desviando el tema del post. Pero he de confesar que la foto del cilicio me llevó a defender algo que se suele ver como propio de enfermos, cuando para mí las personas que lo usan por amor a Dios sólo me merecen todo mi respeto y mi admiración.

Como ya he dicho el sentido del cilicio y de las disciplinas es buscar voluntariamente un sufrimiento para configurarse con Cristo Sufriente. Ese es el único sentido y valor del sufrimiento Cristiano: configurarse con Cristo, el cual escogió el dolor como medio para redimirnos.

Bien. Partiendo de ahí, un cristiano sabe que el dolor tiene un gran valor. Porque si Dios escogió ese medio por algo será... aunque no lo entendamos.

Hay gente que literalmente vive con el deseo de configurarse con Cristo. Personas que su ideal de vida en esta tierra es amar a Cristo sobre todas las cosas. Y que de hecho han renunciado a todo por Amor a Dios.
Esas personas, normalmente religiosos y sacerdotes, aunque también hay laicos, han encontrado el amor de su vida en Cristo. El mismo amor que ud. encontró en su esposa y que yo espero encontrar algún día. Y como ud. vive enamorado de una mujer, esas personas viven enamoradas de Cristo. Como ud. tiene cada día un detalle de cariño con su mujer, esas personas cada día tienen un detalle con Cristo. Como ud. cuando ve disgustada a su mujer intenta consolarla, esas personas cuando ven o escuchan algo que ataca a Cristo buscan consolarlo. Y como ud. puede demostrarle a su mujer su amor a través de mil cosas, escoge de entre esas mil las que a ella más le agradan... aunque a ud. no le gusten demasiado o incluso le horroricen.

Pues bien igual esas personas, buscan consolar y demostrar su amor a Cristo en mil cosas… entregándole sus alegría, ofreciéndole mil cosas buenas y apetecibles (porque hay gente que se piensa que sólo se ofrece lo malo y costoso, pero también lo bueno y agradable se puede ofrecer mientras se disfruta). Pero esas persona también le ofrecen lo costoso y doloroso… Y aquí surge, el quid de la cuestión… ofrecer lo que nos viene impuesto por las circunstancias de la vida está bien, está muy bien… al igual que soportar con amor las mil cosillas de la vida diaria que nos cuestan d la persona que amamos…. Pero el amor, no es de mínimos… y siempre quiere dar más... porque cuando ya no se quiere dar más, "algo huele a podrido en Dinamarca"...
Por eso, esos enamorados de Cristo, necesitan vivir mimando a su Amado… porque su amor les impele a dar más cada día... y así algunos de esos enamorados sienten la necesidad no sólo de ofrecer las cosillas diarias, sino incluso de ofrecer más porque pueden hacerlo y porque quieren dar má a Quien lo dió todo por ellos, y así necesitan, como necesidad del alma, regalar a Cristo un poco de amor en forma de dolor….

Y ese dolor espiritual o físico buscado, puede tener mil formas… es igual una ducha de agua fría voluntaria, el no apoyarse en el respaldo cuando te sientas, el subir cuatro pisos andando y no en ascensor, que unas disciplinas o un cilicio. Es lo mismo.

Hoy en día hay mucha gente que usa tanto cilicios como disciplinas. Conozco a muchas religiosas y laicos (muy comprometidos, eso sí) que las utilizan porque quieren ofrecer a Cristo de forma totalmente libre y como una necesidad de su corazón ese regalo….

Una religiosa, que vive una vida sumamente austera pasando frío en invierno, calor en verano, que duerme en un jergón de paja, que no come más que lo que le ponen sin poder escoger nunca, que duerme apenas siete horas, que trabaja en lo que le digan… esa persona lo ha entregado todo, pero hay algunas que necesitan más… necesitan entregar más a Aquel que Ama, por amor a Él y por amor a los hombres.

Y sé que puede surgir aquí el reproche, de “vale en una monja se puede entender el uso de las disciplinas y el cilicio pero en alguien de la calle, no. Por que el de la calle puede mortificarse con la ducha de agua fría, el no coger el ascensor, el autobús…”. Es igual, Sr. Neri. Porque el fundamento y la finalidad de esas mortificaciones es la misma… pero hay gente que como le cuesta más el cilicio es lo que ofrece, o como es algo que le cuesta menos (yo desde luego prefiero llevar el cilicio a ducharme con agua fría). Es algo así como una cuestión de gustos y preferencias.

El cilicio y las disciplinas nos crean tanta aversión porque es algo de lo que se habla poco... y como todo tema tabú termina por considerarse algo malo, sucio... y parece que su uso es de enfermos, dementes o sectarios.

Yo he tenido alguna amiga que al principio de hablar del tema me miraba como una loca… luego, poco a poco, resulta un tema normal del que incluso yo hago mucho cachondeo… Recuerdo una vez que estábamos unas cuantas y comentamos qué haríamos si entraba un ladrón, cómo defendernos y yo solté algo así como que cada una cogía las disciplinas y le empezásemos a fustigar... las risas fueron generalizadas.

A alguna amiga, incluso le enseñé el dichoso cilicio y las disciplinas… pero tras mirarlos en vivo y directo vieron que no eran esas armas de tortura que se imaginaban... y es que los adultos somos como niños nos imaginamos las cosas peor de lo que son… de hecho tengo una amiga que me las pidió para probar y yo muerta de risa se las dejé y le prometí regalarle unas si le gustaban… Por supuesto, me dijo que mejor, le regalase cualquier otra cosa.

Se ha creado tal halo de misterio, de pensamientos negativos en torno al cilicio y las disciplinas que a mucha gente le resulta su empleo de mentes enfermas…. Sin embargo, se ve como algo normal el uso de determinados juguetes y juegos sexuales que implican cierto dolor…. Pues a mí, eso si que me parece de lo más raro y enfermizo… aunque entiendo que hay de todo dentro de ese aspecto. (Y muchas de esas cosas respetables, aunque yo no comparto.)

En resumen, el uso del cilicio, para muchos es algo más en su día a día, como para ud. es ofrecer no echarle azúcar al café de media mañana…

No sé si me he explicado bien. Las ideas
están claras en mi mente, pero no tengo facilidad de palabra. Además este tema necesita una visión sobrenatural grande y como sé que ud. la tiene por eso me explayo.

En fin, cágustito me he quedao!!

Un saludo. Sandra.

Nota: Sandra ha autorizado
la publicación de este email.

67 comentarios:

Miguel dijo...

Te has explicado bien. Me ha encantado leerte, y creo que estoy contigo en tus apreciaciones.

Reconozco empero que yo no entro ni de lejos en los 'mortificables'. Soy excesivamente racional y poco espiritual.

Aprendiz de brujo dijo...

Sospechaba yo dos cosas, dicho desde el máximo respeto. Que iban a salir los juguetes sexuales,(no sé que tienen que ver el culo con las témporas), que pueden merecer otro post pero que no vienen muy al caso; y que se iba a acabar comparando, a conveniencia del ponente el amor humano con el amor divino.Sigamos pues con la comparación, si es que es válida. Nada en esta vida llevado al extremo es sano ni conveniente. Es decir si yo estoy muy enamorado de una mujer, de Dios o de quien sea y en virtud de ese sentimiento incurro en actitudes o conductas poco aconsejables ese amor deja de ser sano. Vaya, que lo que podía ser algo que mereciera la pena se ha convertido en algo casi autodestructivo,(quizás no sea el palabro más adecuado).
El amor es algo natural, no debe uno empeñarse ni en parecerse al amado hasta el extremo; ni en romperse un tobillo, si el amado se rompe una mano; ni dejar de ir al futbol porque a tu amada le repele este juego.
Y el amor por lo menos en los términos en qe yo lo concibo no es una adhesión incondicional, ni sobre todo un cheuqe en blanco. Porque te quiero mucho si tu me pides o creo que que a ti te va a hacer feliz, yo dejo a mis amigos; dejo el deporte, dejo de salir al campo y dejo de tomarme vinos al salir de trabajar.
El amor no solo es renuncia, ni solo sacrificio.Fundamentalmente es impulso, es energía que transmitimos y nos es transmitida y que nos ayuda a caminar por un pedregal asqueroso de cojones.Es una de las pocas cosas por las que merece la pena luchar, aún sabiendo que es fácil acabar perdiendo.Es empatía, es simbiosis, es encuentro.

Charo dijo...

Hola a tod@s! Soy lectora habitual de La Pluma, aunque no participe en los comentarios. Ayer estuve realmente tentada de hacerlo, más que nada porque se trata de un tema que domino (y no domino muchos temas), pero visto el cariz que el asunto fue tomando, me abstuve, una vez más. Pero hoy, aunque sólo sea por el cariño sincero que siento hacia la autora de este texto, me veo en la necesidad de decir algo, aunque no sea de su agrado.

Este texto está escrito desde una ignorancia palmaria de lo que es la vida cotidiana de la mayoría de los seres humanos de a pie; desde una perspectiva pseudomística que raya en lo delirante; desde una visión realmente sectaria del cristianismo y desde tal infinidad de lugares comunes, erráticos y erróneos, que me cuesta tener por dónde empezar. Así que voy a ir por partes.

… he de confesar que la foto del cilicio me llevó a defender algo que se suele ver como propio de enfermos, cuando para mí las personas que lo usan por amor a Dios sólo me merecen todo mi respeto y mi admiración.
¿De enfermos? No. Al menos no más enfermos que los aficionados al sadomasoquismo, el bondage y otras desviaciones sexuales. De hecho, muchas personas que acuden a esas prácticas sexuales usan cilicios y disciplinas (que antes van a comprar al convento, porque en los sex-shops no los venden, manda pelotas). La mortificación física “por amor a Dios” sólo deja traslucir un espíritu torturado que tiene que expiar “Diossabequé”; es anacrónica e inútil. Por amor a Dios metes a una familia de indigentes en tu casa; vas a algún repugnante comedor social a dar de comer a los pobres; cuidas a enfermos desahuciados y purulentos o te vas a Darfur a arrimar el hombro. Si Dios existe y es infinitamente sabio, seguro que se la sopla que te pongas la pierna como un pimiento o el culo como un tomate. (sigo)

Charo dijo...

Como ya he dicho el sentido del cilicio y de las disciplinas es buscar voluntariamente un sufrimiento para configurarse con Cristo Sufriente. Ese es el único sentido y valor del sufrimiento Cristiano: configurarse con Cristo, el cual escogió el dolor como medio para redimirnos.
Esto te lo han contado, Sandra, y tú te lo has creído. Cristo NUNCA escogió el dolor para redimirnos, y seguro que tiene un buen cabreo de ver que hay gente muy pía que lo entiende así. Él escogió el SACRIFICIO, que es muy distinto. Y sacrificarse es todo lo que te he propuesto arriba. Autoinfligirse dolor es una parafilia, no mezclemos las cosas.

Bien. Partiendo de ahí, un cristiano sabe que el dolor tiene un gran valor. Porque si Dios escogió ese medio por algo será... aunque no lo entendamos.
Como ves, niego la mayor. Tu silogismo se derrumba y es bastante pueril. Y si no lo entendemos, igual es porque no se entiende.

Hay gente que literalmente …
Buen discurso. Todo bien aprendido. Me gustaría saber si, al margen de las enseñanzas que te han sido inculcadas aquí, allá y acullá, tienes algún criterio propio al respecto; y si serías capaz de argumentar todo esto desde otro punto de vista que no sea el aprendido. A Cristo regálale obras (que son amores). Déjate en paz de mortificaciones que no convierten el mundo en un lugar mejor para nadie. Claro, que igual el ego del que tan piadosamente se “sacude”, sí que se queda más henchido: “Juer, qué pedazo de cristiano que soy hoy, que me he metido un palizón de aúpa…”. Delirante.

Y ese dolor espiritual o físico buscado, puede tener mil formas… es igual una ducha de agua fría voluntaria, el no apoyarse en el respaldo cuando te sientas, el subir cuatro pisos andando y no en ascensor, que unas disciplinas o un cilicio. Es lo mismo.
Es lo mismo y es igual de estúpido. Tómate una ducha fría para que a tu vecino le llegue el agua caliente, sube por las escaleras para que las ancianas del cuarto dispongan de más sitio en el ascensor, sacúdete unos latigazos a cambio de que no lapicen a una mujer en Irán… yo qué sé… Pero vamos, “por amor a Dios”… ¡por amor de Dios, mujer! (sigo)

Charo dijo...

Una religiosa, que vive una vida sumamente austera pasando frío en invierno, calor en verano, que duerme en un jergón de paja, que no come más que lo que le ponen sin poder escoger nunca, que duerme apenas siete horas, que trabaja en lo que le digan… esa persona lo ha entregado todo, pero hay algunas que necesitan más… necesitan entregar más a Aquel que Ama, por amor a Él y por amor a los hombres.
¿Por amor a los hombres? ¿En qué le repercute a los hombres semejante cosa? Te remito al punto uno. En cuanto al resto de sacrificios, no están muy lejos de los que hacen la mayoría de las madres (y padres) de familia que conozco. La mejor ración, para sus hijos; la mejor cama, para sus hijos; el trabajo a destajo, para que sus hijos tengan una vida mejor y se conviertan en personas de bien. Ah! Y, personalmente (como la mayoría de las madres que conozco), hace años que no duermo siete horas seguidas.
… yo desde luego prefiero llevar el cilicio a ducharme con agua fría. Es algo así como una cuestión de gustos y preferencias.
Ah… se puede escoger… Prueba con algo de lo mencionado en el punto uno y nadie podrá discutir tu amor a Dios y a los hombres. Yo sería la primera en defenderte cargada de argumentos.

El cilicio y las disciplinas nos crean tanta aversión porque es algo de lo que se habla poco... y como todo tema tabú termina por considerarse algo malo, sucio... y parece que su uso es de enfermos, dementes o sectarios.
Seguramente son todo eso. Además, insisto, es una práctica pueril, dogmática (y de un dogma de la peor estofa) e innecesaria

Yo he tenido alguna amiga que al principio...
Sin palabras. Tú misma reconoces que es como un juego. Alucinante.
Insistes e insistes y vuelves a insistir en que “se piensa que es cosa de mentes enfermizas” y blablabla… Igual algo hay, no? Es difícil que todo el mundo lleve el paso cambiado.
Lo siento Sandra. Vaya por delante que te aprecio (y espero que te lo haya transmitido cuando hemos coincidido). Pero creo que tienes una maraña de cosas inculcadas, adquiridas… una impronta perversa en el alma o en la mente, que te hace sacar los pies de las alforjas de una manera que me deja perpleja. Y, en tu inocencia, permites que se haga público de una forma que te deja expuesta, y no creo que te merezcas la imagen tan perturbada que da de ti.
Eres buena tía. Las cosas que hacen daño no las quieras ni para ti, ni para los demás. Y si, además, ese daño es principio y fin en sí mismo, es maligno, corrupto, estúpido y deleznable. Aléjate de esas posiciones. Te lo digo con cariño, de corazón

hombre de fe dijo...

De juzgado de guardia. No hay por donde cogerlo. Copio algunas frases que no sé si reír o llorar.

"un cristiano sabe que el dolor tiene un gran valor. Porque si Dios escogió ese medio por algo será... aunque no lo entendamos" (definitivamente no lo entendemos)

"Y como ud. puede demostrarle a su mujer su amor a través de mil cosas, escoge de entre esas mil las que a ella más le agradan... aunque a ud. no le gusten demasiado o incluso le horroricen. " (cariño, voy a darme cabezazos contra el armario, que se que te mola)

"yo desde luego prefiero llevar el cilicio a ducharme con agua fría). Es algo así como una cuestión de gustos y preferencias" (uuuuys, yo no se con cual me quedaría, me lo pones difícil...)

"El cilicio y las disciplinas nos crean tanta aversión porque es algo de lo que se habla poco..." (¡Vamos a hablar más a menudo del tema y acabamos todos enciliciados hasta el cuello!)

"Recuerdo una vez que estábamos unas cuantas y comentamos qué haríamos si entraba un ladrón, cómo defendernos y yo solté algo así como que cada una cogía las disciplinas y le empezásemos a fustigar... las risas fueron generalizadas". (Sí, es lo más gracioso que jamás he escuchado, me retuerzo de la risa)

"A alguna amiga, incluso le enseñé el dichoso cilicio y las disciplinas… pero tras mirarlos en vivo y directo vieron que no eran esas armas de tortura que se imaginaban... y es que los adultos somos como niños nos imaginamos las cosas peor de lo que son… de hecho tengo una amiga que me las pidió para probar y yo muerta de risa se las dejé y le prometí regalarle unas si le gustaban…" (Las chicas normales se prestan ropa o apuntes, pero Sandrita intercambiaba látigos e instrumentos de tortura con las amigas)

"Sin embargo, se ve como algo normal el uso de determinados juguetes y juegos sexuales que implican cierto dolor…. Pues a mí, eso si que me parece de lo más raro y enfermizo…" (¡qué acabarás haciendo, Sandra, qué acabarás haciendo!)

sandra dijo...

Miguel, cada uno es espiritual a su manera. Y cada uno vivimos (o intentamos vivir) según nuestras necesidades y según nuestras personalidades.

Lo importante es ser, mejor dicho, intentar ser fiel a nuestras ideas.

Aprendiz de brujo dijo...

Yo estoy absolutamente en contra de lo que ha dicho Sandra, pero tampoco creo que debamos incurrir en el error de dogmatizar los demás. Creo que revisando las intervenciones tanto Charo, como el hombre de fe y un servidor hemos empleado un tono dogmático y paternalista que no hace honor a Sandra, a su preparación, ni a su probada inteligencia.Creo yo.

sandra dijo...

Aprendiz de Brujo, el amor como bien dices "El amor no solo es renuncia, ni solo sacrificio". Hasta ahí estamos de acuerdo los dos.... es decir, estamos de acuerdo en que el amor también es renuncia y es sacrificio.

El amor, dices, "Fundamentalmente es impulso, es energía que transmitimos y nos es transmitida y que nos ayuda a caminar por un pedregal asqueroso de cojones.Es una de las pocas cosas por las que merece la pena luchar, aún sabiendo que es fácil acabar perdiendo.Es empatía, es simbiosis, es encuentro." Tienes razón. Y el Amor a Dios, como el amor a cualquier persona, es encuentro, es simbiosis es empatía. Es algo por lo que merece la pena luchar, es energía que nos ayuda a caminar.

"Y el amor por lo menos en los términos en qe yo lo concibo no es una adhesión incondicional, ni sobre todo un cheuqe en blanco. Porque te quiero mucho si tu me pides o creo que que a ti te va a hacer feliz, yo dejo a mis amigos; dejo el deporte, dejo de salir al campo y dejo de tomarme vinos al salir de trabajar." Creo que amar a otro no conlleva renunciar a ser quien uno es, ni supone exigir al otro que se transforme... si a mi me llega alguien y me dice que me quiere pero me empieza a poner condiciones, duraríamos lo que un caramelo en la puerta de un colegio.

Yo soy muy de películas y de todas suelo sacar algo provechoso... En el diario de Brdget Jones (creo que la 1), hay una escena en la que el chico le dice algo así como: hablas como una cotorra, tienes un mal gusto terrible, fumas como una posesa, etc, etc, pero a pesar de todo me gustas tal y como eres. Otra cosa es que esa otra persona tal y como soy, no sólo a pesar de mis defectos, sino CON mis defectos... Otra cosa es que desee ayudarme a pulir esos defector, por amor a mi, no por egoismo suyo...

Cuando uno se siente amado tal cual es, es cuando uno se siente más fuerte para cambiar.

El amor a Dios no supone anularnos. Sino que busca sacar lo mejor de nosotros mismos. En "Mejor imposible" hay una escena maravillosa en la que Helen Hunt le pregunta a Jack Nicholson porque la quiere (o algo así) y él reponde "porque tú haces que quiera ser mejor persona".

Y como he dicho, esa mortificación voluntaria es una necesidad de algunos enamorados... algunos novios/parejas/maridos si el contrario tiene que dejar de comer ciertas comidas, por ejemplo, pues también deja de comerlo él... si la otra persona tiene que dejar de fumar el otro también deja de fumar para solidarizrse... y así mil cosas.... pero eso no significa que si el otro no deja de comer determinadas cosas o deja de fumar sea porque no la quiere... cada uno tiene una forma distinta de amar... y no es más uno que otro...

Una última cosa sobre tu afirmación "Y el amor por lo menos en los términos en qe yo lo concibo no es una adhesión incondicional, ni sobre todo un cheuqe en blanco. Porque te quiero mucho si tu me pides o creo que que a ti te va a hacer feliz, yo dejo a mis amigos; dejo el deporte, dejo de salir al campo y dejo de tomarme vinos al salir de trabajar." Un "sabio" dijo sobre el amor : "lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí. Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres, porque el amor que no muere mata, porque amores que matan nunca mueren....". (Aprendiz de Brujo y es que como he hecho oración con salmos, también he hecho oración con poemas de rojos de vida más que alegre...)

Bueno, si ya antes nunca has venido al acueducto, sé que ahora he perdido todas las posibilidades... ;)

Charo dijo...

AdB, nada más lejos de mi intención que cuestionar la preparación o la inteligencia de Sandra. Ni mucho menos.
Pero su escrito denota tal inocencia como mar de fondo (quizás porque, en principio, era un mail, no lo sé), que el tono paternalista (y dogmático, si tú lo ves así) es casi inevitable.

Anónimo dijo...

Voy a elevar la cuestión con una pregunta: ¿merece la pena morir por una idea? ¿y por fe en alguien (Cristo en este caso)? Esa es una gran cuestión, que depende únicamente de la conciencia de cada uno.

No puedo decirle a nadie que lo haga, y menos obligarle a que muera o "muera" (mortificación) por ello.

Pero tampoco puedo negar a nadie el derecho de hacerlo, y de justificarlo tal como lo sienta su corazón o lo piense en su racionalidad. Y menos aun de reirme o de ridiculizar sus posiciones simplemente por el mero hecho de expresarlas por muy antagónicas que sean a mis convicciones.

Dudo que exista legitimidad moral suficiente para defender una postura o la contraria, porque en el fondo es una cuestión de fe y de conciencia, no de argumentos.

Es un debate que nace muerto, ya que una posición tiene que defender unos principios cargados de prejuicios y de carga histórica, mientras que el otro bando siemplemente se basta con entrecomillar y descontextualizar.

No me parece justo.

Por último un consejo, Sandra, porque te aprecio mucho y pienso que eres algo inocente: hay debates que sólo se ganan en el corazón, no en la exposición, y como dice la canción "el corazón no entiende de razones". Cuídate de debates de este tipo, ya que no vas a convencer a nadie. Tu testimonio valiente de amor es suficiente, pero no lo justifiques, simplemente da muestras de confianza y convicción, nada más, sino te harán daño.

AdP dijo...

Encontrar algún tipo de gozo en el dolor per se no deja de ser algo patológico. Se llama masoquismo.

El hecho de revestir de algún tipo de misticismo la experiencia del dolor para convertirla en mortificación introduce al dolor como un factor intermedio en la búsqueda de una finalidad, que es generalmente inalcanzable por esos medios. ¿Cómo ayuda al mundo que nos autolesionemos en la oscuridad de nuestro dormitorio? ¿Nos hace mejores personas dañar nuestro templo?

No sé cómo se han introducido estas prácticas dentro del cristianismo. Me chirría estrepitosamente que en eso del querer ser como Cristo se tome precisamente la parte que rechazaba: "Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz".

Saludos.

Boooz dijo...

Estoy con el anónimo. Este debate creo que no tiene sentido. En mi banda ya peña tachuelada hasta lo desagradable y no va a más el asunto. Si a Sandra le pone por que cree en ello, pues alabado sea el Señor. No creo que su reflexión merezca la cascada de entrecomillados a los que se le ha sometido. Con un sencillo: "es tu idea y no la comparto" es suficiente. O si no que envíen un mensaje al Neri y así ya tiene programación para mañana. Digo.

Embajador en el Infierno dijo...

Suscribo la mayor parte de lo dicho por Sandra y añado que hasta los Papas lo usan. Y no hablo de los Papas medievales, hablo de los de ahora: Pablo VI y Juan Pablo II, por ejemplo.

Por lo demás la Iglesia siempre ha recomendado que las personas que decidan hacer penitencias extraordinarias (de este tipo o de otro) lo hagan bajo control de su director espiritual. Pasar de la penitencia extraordinaria a pecar de orgullo y soberbia está chupao, y ese y no otro es el problema con esta clase de penitencia.

Dicho lo cual, sorprende la cantidad de gente que hace penitencia bastante más considerable que llevar puesto un cilicio (que no es nada del otro mundo) para la "operación bikini" y a todo el mundo le parece estupendo y hasta se recomienda en las revistas de moda. Un católico que hace penitencia extra por amor a Dios es un sectario. Pues no lo entiendo.

marian dijo...

Sandra ya conoces mi punto de vista, lo hemos hablado y no creo que en este tema lleguemos nunca a un acuerdo.
Repito aquí lo que te he dicho antes.

Soy madre y como madre no querría nunca ver sufrir a mis hijos, nunca y por nada del mundo. Si a pesar de ello tienen que sufrir que sea por algo inevitable, llevar cilicio me parece inutil y un sufrimiento del todo innecesario.

Cómo hija, amiga, mujer ..lo que sea, es inevitable tener que ver sufrir a mis seres queridos, por una u otra causa. Los acompaño, los ayudo, los consuelo, hago todo lo posible porque se sientan bien. Pero no creo que se vayan a sentir mejor porque yo sufra, al contrarío más bien se sentirian peor.

En la vida diaria y cotidiana ya nos surgen demasiados malos tragos como para tener que aumentar estos.

Te agradezco la intención de explicarnos y hacernos llegar tu visión, de una manera tan cercana en la que te has implicado tanto.
Un saludo.

sandra dijo...

Charo, sé que me tienes cariño y sabes que yo a ti también... pero el cariño, no me impide escuchar (al contrario) los puntos de vista de los demás, como tampoco me impide mostrar mi visión de las cosas. Al contrario cuando hay confianza es cuando uno tiene más libertad para expresarse.

"De hecho, muchas personas que acuden a esas prácticas sexuales usan cilicios y disciplinas (que antes van a comprar al convento, porque en los sex-shops no los venden, manda pelotas)." Qué recataos son por Castilla los sex-shop... vete por alguno de Madrid y verás que allí venden instrumentos que prestan el mismo servicio... látigos de goma, de cuero, cadenas punzantes para atar a distintas partes del cuerpo.... y si, hablo de oidas... Pero tengo un par de amigas que controlan que es una maravilla y que de hecho tienen varios artilugioso de esos.

"La mortificación física “por amor a Dios” sólo deja traslucir un espíritu torturado que tiene que expiar “Diossabequé”; es anacrónica e inútil." Puede que haya gente torturada que se mortifica voluntariamente... pero fíjate, que eso no es sano. La mortificación que yo defiendo, es la que nace de una necesidad, digamóslo así, positiva... lo hago porque quiero... nadie me lo impone, nada me obliga.... MÁS que el amor. Vaaaale, puede sonar, muy raro, pero es así.

Tú eres madre y como madre estoy convencida que pasarías cualquier dolor por tu hijo... y como hija sufrirías cualquier cosa por tus padres.... Ese amor a veces puede conllever dolor, pero es un dolor, por decirlo así, de alguna manera gozoso... "prefiero sufrir yo, si con ello alivio el dolor de los que amo".

La mortificación nunca conlleva deterioro físico... ahí entraría una idea erronea de la mortificación.... Es como comparar hacer régimen con ser anoréxica. No es lo mismo.

La mortificación no conlleva tampoco una tortura moral.... es verdad que hay gente enferma mentalmente que se le da por hacerse cortes y demás... y se inflingen ese dolor como castigo, como expiación.... conozco a una persona que durante mucho tiempo se hizo cortes... y esa persona lo hacía como una necesidad vital y por mucho que se le dijese que se podía morir ( una vez estuvo a punto por cortarse una muñeca) no era capaz de atender a razones, pues esa necesidad de autolesionarse era superior.

El cilicio y las disciplinas no tienen por finalidad material lesionar, sino mortificar, que supone buscar conscientemente un dolor... no matarse, ni enfermar.

sandra dijo...

"Por amor a Dios metes a una familia de indigentes en tu casa; vas a algún repugnante comedor social a dar de comer a los pobres; cuidas a enfermos desahuciados y purulentos o te vas a Darfur a arrimar el hombro. Si Dios existe y es infinitamente sabio, seguro que se la sopla que te pongas la pierna como un pimiento o el culo como un tomate." Y tienes TOOOODA la razón. Pero como he dicho antes la mortificación voluntaria, es a más.... es decir, un cristiano que se mata a golpes, que se mata a pasa hambre, que se pasa las noches rezando sin pegar ojo.... pero que no sabe sonreir a un amigo triste, pero que no tiene una palabra amable, pero que sólo sabe juzgar desde el desprecio.... ese ni es cristiano, ni listo, ni ná. La primera obligación del cristiano es amar, "porque sino tengo amor nada soy".

De hecho desde antiguo eran instituciones de la Iglesia las que se encargaban de atender a pobres y enfermos... y me refiro a cuando el Estado aún no había asumido ningún tipo de labor social (labor que comenzó a desarrollar después de Antiguo Régimen). Leproserias, dispensarios, hospitales, orfanatos, comedores, etc. etc.

"Cristo NUNCA escogió el dolor para redimirnos, y seguro que tiene un buen cabreo de ver que hay gente muy pía que lo entiende así. Él escogió el SACRIFICIO, que es muy distinto.". El sacrificio conlleva dolor.... de hecho este término viene, de la ofrenda de animales, alimenos, etc que los judios hacían a Dios... El sacrificio supone renuncia y en la renuncia siempre hay algo de dolor... aunque en ese sacrificio también haya gozo. Y es que el sacrificio consiste en aceptar el dolor por amor.

Acto seguido sigues analizando mi comentario "Por otro lado, Cristo sí escogió el dolor. Como Dios que era pudo huir ante lo que se le avecinaba, pudo luchar cuando fueren a prenderle.... pero Él se entregó voluntariamente. Porque quiso. Y cuando le juzgaron no se excusó. Aceptó todo.


Bien. Partiendo de ahí, un cristiano sabe que el dolor tiene un gran valor. Porque si Dios escogió ese medio por algo será... aunque no lo entendamos.
Como ves, niego la mayor. Tu silogismo se derrumba y es bastante pueril. Y si no lo entendemos, igual es porque no se entiende." Charo que tú nieges una de las partes de mi pensamiento, tiene racionalmente el mismo valor que la afirmación de mi razonamiento. Tú dices que Cristo no escogio el dolor para redimirnos. Yo digo que sí... por qué tu postura tiene más valor que al mía o viceversa?Simplemente no la tiene. Asi que más bien tu razonamiento de porque yo lo valgo, se derrumba por si sólo. Yo hablo de lo que dice la Iglesia. No te convence. Lo acepto. Pero tú no me vengas con que tu argumento es mejor y que lo sabes de buena tinta... o es que a ti te lo ha dicho directamente Jesús.

sandra dijo...

"Una religiosa, que vive una vida sumamente austera pasando frío en invierno, calor en verano, que duerme en un jergón de paja, que no come más que lo que le ponen sin poder escoger nunca, que duerme apenas siete horas, que trabaja en lo que le digan… esa persona lo ha entregado todo, pero hay algunas que necesitan más… necesitan entregar más a Aquel que Ama, por amor a Él y por amor a los hombres.¿Por amor a los hombres? ¿En qué le repercute a los hombres semejante cosa? Te remito al punto uno." En Madrid te puedo hablar de numerosos religiosos que atienden colegios, dispensarios... para gente que la sociedad, entre la que estamos tú y yo, deja de lado. He visto a mujeres, religiosas, que por amor vendan llagas purulentas, cambian pañaes llenos de heces, recogen vómito.... llevan comida, limpian casas.... y lo hacen por amor a Dios y por amor a las personas... Y esas personas, se diferencian de ti y de mi en que como tú en cierta manera vives para tu hijo y yo vivo para... ni idea!... pues ellas viven para Dios... y su vida busca asemejarse con la de Cristo que estaba con los más necesitados. Y aquí no me vengas que eso es lo que deberíamos hacer todos (lo cual es verdad, por otra parte), porque si yo me he aprendido bien la lección del Cristo Sufriente porque no sé razonar, no me creo que tú te creas la lección enseñada por la Iglesai de que Cristo ayudaba alos pobres y necesitados.... por qué lo que tú crees va atener más valos que lo mío, ein!!

yo desde luego prefiero llevar el cilicio a ducharme con agua fría. Es algo así como una cuestión de gustos y preferencias.Ah… se puede escoger… Prueba con algo de lo mencionado en el punto uno y nadie podrá discutir tu amor a Dios y a los hombres. Yo sería la primera en defenderte cargada de argumentos." Charo eres apasionada y apasionadamente te expresas.... yo también lo soy pero intento quitarle pasión mientras ecribo.... el caso es que, ¿qué sabes tú si yo hago o no hago de lo que dices en el punto uno u otras cosas similares... No lo sabes...
"El cilicio y las disciplinas nos crean tanta aversión porque es algo de lo que se habla poco... y como todo tema tabú termina por considerarse algo malo, sucio... y parece que su uso es de enfermos, dementes o sectarios.
Seguramente son todo eso. Además, insisto, es una práctica pueril, dogmática (y de un dogma de la peor estofa) e innecesaria" Charo, ni enfermos, ni dementes, ni sectarios. Veo a mujeres y hombres que se "pircean" el cuerpo entero y aunque a mi me parece horrible, no lo considero de enfermos, ni de dementes ni de sectarios. Es una preferencia personal que no comparto. Veo a gente que mata niños de 20 semanas, de 40 semanas y mucha gente le parece bueno.... pero no digas a nadie que en Esparta al nacer los niños si venían con deformaciones o eran bébiles se tiraban de una cantilado... Por otro lado, la mortificación, no es pueril pues te estoy hablando de adultos, o es ´qué sólo son adultos los que actuan según tus gustos.... dogmática tampoco:no hay dogma sobre ello; Innecesario: innecesario para ti, no para ellos... ami

me parece innecesario fumar y la gente fuma....

sandra dijo...

"Yo he tenido alguna amiga que al principio...
Sin palabras. Tú misma reconoces que es como un juego. Alucinante." Nunca he dicho que sea un juego. Lo que ocurre es que por mi caracter soy capaz de reirme hasta mi sombra.

"Lo siento Sandra. Vaya por delante que te aprecio (y espero que te lo haya transmitido cuando hemos coincidido)." Charo, que tengas una opinión distinta de la mía en este tema no me molesta. Que me des tu opinión tampoco. Y cre que tú tambien sabes que te aprecio. Pero el aprecio mutuo no equivale a no tener ideas diferentes. En mi tierra hay un refrán que dice "amiguiños sí, pero a vaquiña polo que vale". Creo que se entiende.

Sé que mi postura en este aspecto puede resultar de lo más chocante y que habrá quien piense que estoy perturbada. lo sé. Pero el problema es de quien me juzgue.

Un beso.

sandra dijo...

AdP, todo lo que te chirría lo he explicado en el comentario a Charo. Por si te interesa.

Aprendiz de brujo dijo...

A mi me gustaría conocer el punto de vista de esas dos amigas tan juguetonas que tienes. Seguro que es enriquecedor.Que majas parecen...

sandra dijo...

Marian, tienes razón aquí me temo que no vamos a coincidir.

Como ya te dije, entiendo perfectamente tu rechazo a lo que digo. Es de lo más natural y racional. Por naturaleza el hombre no quiere el dolor. Pero el valor del dolor es algo sobrenatural.

Aún así no es simple cuestión de fe. Hay gente con fe que no lo entiende. Supongo que para llegar a Dios hay muchos caminos y cada uno escoge el que más le gusta, el más acorde con su personalidad.

Yo no considero que este camino sea mejor que otro. Es sencillamente uno más.

Un beso.

sandra dijo...

Aprendiz de Brujo, ya sabía yo que al exponer estas ideas te iba a perder... en fin, hablaré con ellas.

Charo dijo...

Sandra, si sé a priori que esta discusión es bizantina. Si bien no entiendo tus argumentos ni los comparto, lo que no me explico, de ninguna manera, es que dejaras la Obra. Por qué? Si allí estas prácticas, no sólo están bien vistas, si no que son preceptivas? Eso sí, recomiendan encarecidamente no comentarlas (tal vez por eso se habla tan poco de cilicios y disciplinas).

Creo que vives en un mar de contradicciones, que fluctúan entre la aspiración a la mística, y la otra aspiración que tienes a encontrar el amor terrenal verdadero y formar una familia.

Y pongo punto final a mi intervención, porque sé que no existe puerto alguno en el que podamos coincidir.

PS: No sé cómo andarán los sex-shops de Madrid, pero aquí, los cilicios... los de las Dueñas... y yo no hablo de oídas.

sandra dijo...

Anónimo, sinceramente gracias por tus palabras.

La verdad, no pretendía convencer a nadie con este mail, que escribí de forma personal personal al Sr. Neri.

sandra dijo...

Sr. Boooz ud. siempre tan breve pero tan certero.

Elena Nito dijo...

Sandra,

Me ha encantado tu referencia al comentario de "Mejor imposible", y veo un enorme corazón y mucha convicción en este tema, que argumentas muy bien.

Mi opinión personal e intransferible es que este tipo de "medidas" no nos hacen mejores personas, a veces incluso peores (pelín enfadados con el mundo). Puede parecer demagogo, pero a la larga, creo que vale más una sonrisa, un buen gesto, una palabra amable para el otro, que una pienna morá y un mal café de por vida. Creo que como dice Marian la vida te ofrece cienes y cienes de oportunidades para ejercer la comunión con Cristo, si las sabes ver.

Una cosa es ofrecer el dolor cuando llega y otra es buscarlo deliberadamente. Una cosa es morir martir e ir al cielo (versión cristiana, más bien sujeto pasivo), y otra es que te prometan ir al cielo porque has matado muchos infieles (versión musulmana, más bien sujeto activo-agresivo).

Pienso yo.

sandra dijo...

Elena Nito, "a la larga, creo que vale más una sonrisa, un buen gesto, una palabra amable para el otro, que una pienna morá y un mal café de por vida. Creo que como dice Marian la vida te ofrece cienes y cienes de oportunidades para ejercer la comunión con Cristo, si las sabes ver."

Es verdad. Pero esto que dices no quita lo otro (la idea de que algunos busacn activamente configurarse con Cristo Sufriente).

sandra dijo...

Embajador del infierno, gracias por tu comentario.

Aprendiz dijo...

Me parece que Sandra dice las cosas muy bien. Hay alguno que se ha colado con su comentario. Cuánto cuesta respetar a los demás cuando no los entendemos y los tachamos poco menos que de pirados.

Dios no es comparable a nada en este mundo, y lo que Dios le pide a unos no se lo pide a todos, de ahí que no entendamos ciertas (muchas) cosas. Hay gente que da mucho por cosas muy insustanciales, pero cuando se hacen por Dios ya se le mira mal. Un cristiano por Dios da la vida si es necesario.

Vemos mortificaciones por todas partes, a unas estamos más acostumbrados que a otras. En Semana Santa veremos muchas en las procesiones. Las largas caminatas de los nazarenos, descalzos, cargando una cruz... En las romerías... La mayoría se hacen por alguna promesa a la Virgen, otras como mortificación por algún pecado... y otra gente, hace otras mortificaciones quizás por los pecados de los demás.

sandra dijo...

Charo dos cosas y ya no comento más. En este temas somos antagónicas.

1)"lo que no me explico, de ninguna manera, es que dejaras la Obra. Por qué? Si allí estas prácticas, no sólo están bien vistas, si no que son preceptivas?"
Para empezar el tema no va de la Obra (del Opus Dei, por si hay alguien que se imagina una zanja en el suelo, picos, palas y obreros). Y lo queestá bien visto o es preceptivo en la Obra a mi, la verdad, no me interesa.
Por otro lado, yo nunca te he comentado si he sido o no de la Obra. De hecho nunca he comentado públicamente si lo he sido, si lo soy o si tengo intención de serlo.
Si te interesa saber algo de mi vida, como tienes medios de sobra, me lo preguntas personalmente, pues aunque aireo muchas cosas de mi vida, expongo las que quiero y callo las que me apetece... además que no creo que a nadie le interesen determinadas cosas de mi... y si quisiese airearlas públicamente me iría al "Hola", que quizás me pagasen algo (y no está la vida como para desperdiciar cuartos).

2)"Creo que vives en un mar de contradicciones, que fluctúan entre la aspiración a la mística, y la otra aspiración que tienes a encontrar el amor terrenal verdadero y formar una familia."
No niego que en mi vida no soy todo lo coherente que quisiera, pero mi pensamiento no es claro: es cristalino. Por desgracia, a veces sé que debo hacer una cosa, pero por mil razones hago otra.
Reconozco que no entiendo a cuento de qué viene si tengo un remix de aspiraciones místicas o de topar el amor verdadero ( "farolero" que diría Milagrero Max). No le veo relación con el tema. Aún así te diré que te equivocas totalmente es mis aspiraciones actuales... ni místicas, ni maritales. Mucho más mundanas:sacar mi oposición. Bueno y que los que quiero sean felices.

Un beso.

sandra dijo...

Gracias Aprendiz por tu comentario.

Anónimo dijo...

CREO QUE VOY A LLORAR...

sandra dijo...

Hombre de fe, reconozco que tus comentarios como siempre son graciosos.

Ante ti no puedo decir nada del cilicio... Supongo que lo usaste, aunque quizás no...

Si no lo usaste, te saltaste a la torera lo que un día contrataste...

Si lo usaste, eras hipócrita antes o lo eres ahora?

Sólo una cosa más. Cobarde es quien no da la cara. Hoy lo has sido. Cobardica.

sandra dijo...

Último anónimo, no llores... que ya sacabó el tema.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Francamente, el tema me resbala bastante.

El tema de la mortificación me parece correcto siempre que se cumplieran varias cosas:

1º. Que exista coherencia. Esto es, que no se lleve una vida de opulencia e incoherencias y luego se intente blanquear la conciencia con unos pinchitos. Me imagino a Trillo o Loyola de Palacio (qepd) poniéndose el cilio y participando en gobiernos abortistas y no sé si reír -por rídiculo- o llorar.

2º. Que no atente contra la salud. No es lo mismo llevar una cruz en Semana Santa y terminar cansado o con un pequeño morado en el hombro que crucificarse a lo filipino.

3º. Que sea voluntario en personas correctamente formadas y moderado.

Lo que no me parece bien es que, como talibanes de la tolerancia y el progreso, se machaque a una persona que, simplemente expresa una visión personal. Y menos que lo hagan personas que admiten verdaderas aberraciones como las relaciones homosexuales como algo normal y sano.

Por cierto. Yo soy un gran admirador del espíritu de los cruzados y de la Edad Media.

Ah! Y también de la Inquisición.

Sandra, puede que no esté de acuerdo con usted pero admiro su valor. Y el tiempo libre del que parece disponer. ;-)

hombre de fe dijo...

Sandra: y tu que lo usaste y ya no lo usas por qué es? estabas abducida antes y ya no lo estás?, o es que ahora no necesitas quedar bien con nadie? Cobarde yo a cuento de qué?

sandra dijo...

Sr. Subdirector, gracias por su comentario.

Tiempo libre??? Hoy he gastado una tarde del día libre que tengo a la semana... menos mal que la semana que viene me voy varios días de mi cueva...

Al Neri dijo...

Gracias, Sandra por su aportación y por la defensa emocionada de sus ideas. Es posiblemente el post más noble, sentido y apasionado que ha aparecido en La pluma, amén de políticamente incorrecto.

Su colaboración y los comentarios de algunos de sus defensores me han hecho ver otra perspectiva y entender algunas cosas. Por ejemplo, he sacado en conclusión que un cilicio no parece causar daños físicos o heridas, sino una simple incomodidad que se ofrenda a Dios. Vamos, que no es un instrumento de tortura.

Aun así, sigo sin pillar el meollo. Si hiciera mucho daño, malo, pues sería cosa de enfermos. Pero si no hace más que cosquillas...¿entonces para qué coño se usa con la de cosas mucho más incómodas y más "normales" que pueden ofrecerse al Padre? (algunas las ha citado con mucho acierto Hombre de fe).

Me han encantado los comentarios de Charo y Elena Nito.

Creo que un par de intervenciones han sido injustas y solo tenían la intención de hacer más daño que un cilicio.

Un último apunte para Boooz. Creo que tiene usted toda la razón (y el Anónimo de las 18.38) en que hay cosas que no merece la pena debatir y que bastaría decir "es tu idea, no la comparto"... Pero eso sería muy aburrido y poco enriquecedor para todos, ¿no le parece? Este ha querido ser siempre un blog de contrastes y debates, donde podamos argumentar respetuosamente y conocer los argumentos de los que no piensan igual que nosotros.

Al Neri dijo...

Por cierto, Sandra, ¿no le parece suficiente cilicio preparar oposiciones? brumñfffffff

sandra dijo...

Sr. Neri, hoy le decía a Marian precisamente que mucho más costoso que el cilicio son estas oposiciones... Duelen y cuestan muuuucho más.

Por cierto, de onde saco la primera y segunda imagen? Viéndolas también yo me he asustado. Sé que no habrá más colaboraciones mías en la Pluma, pero si las hubiera, desde luego, no le dejaría escoger las imágenes... quéspanto!! ;)

sandra dijo...

"hombre de fe dijo...
Sandra: y tu que lo usaste y ya no lo usas por qué es? estabas abducida antes y ya no lo estás?, o es que ahora no necesitas quedar bien con nadie? Cobarde yo a cuento de qué?"

Te respondo hombre de fe. Y no hago como tú que me respondes a la gallega, y la gallega soy yo, no tú.

1)"y tu que lo usaste y ya no lo usas por qué es?"
Efectivamente usé el cilicio, pero dime, Romeo mío, quién te ha dicho que ya no lo uso... Créeme mentiras, injurias, calumnias...

2)"estabas abducida antes y ya no lo estás?"
D. Juan de mis entretelas, abducida me siento ante tus palabras antes, ahora... y forever and ever.

3)"o es que ahora no necesitas quedar bien con nadie?"
Calisto querido, si quedo bien ante tus ojos, igual me dá el resto del mundo...

4)"Cobarde yo a cuento de qué?"
Mi amado Roobin Hood, ¿y tú me lo preguntas mientras clavas tu pupila en mi pupila azul? Cobarde porque no das la cara. Y cuando se critica y se juzga lo admirable es ir de frente. Sobre todo si eres conocido por comentaristas.
Cobarde porque detrás de un anónimo o un pseudónimo es muy fácil decir las cosas.
Cobarde porque juegas en desigualdad... aunque supongo que quizás no tengas valor pá más.
Por cierto, además de cobardica, eres picajoso.

A pesar de todo, un beso.

sandra dijo...

Creo que he contestado como buenamente he sabido a todos y todas.

Por mi parte, no pienso seguir con el tema. Mis ideas están expuestas de sobra. Y seguir comentando sería repetirme cual morcilla. Y ni ustedes/vosotros ni yo tenemos ganas ni tiempo.

Si alguien tiene algún comentario y tiene deseos de obtener respuesta, que acuda al Sr. Neri, al cual le fue dirigido el mail que constituye este pseudo-post.

Lo bueno de hoy es que ya puedo morir tranquila... ya he tenido los famosos quince minutos de gloria a los que cada ser humano tiene derecho....

Vale. Lo reconozco. Una birria inmensa de gloria la mía. En fin... es lo que hay!!

GOOD NIGHT AND GOOD LUCK!!!

Anónimo dijo...

Me he fundido ya tres cajas de tissues. Me voy a por los kleenex.

Por cierto, Sandra, como usted cree en eso que los cristianos llaman la Comunión de los Santos (y hace bien, ya que sólo desde está perspectiva sé puede entender todo lo que ha escrito), cuente con todo mi apoyo para entonces.

Chirly dijo...

Creo que la mortificación corporal así vista (como la ve Charo), es tan absurda como cualquier otro acto de piedad. ¿De qué manera ayuda a hacer un mundo mejor el que reza un Rosario o va a Misa?

Quien no vive, no cree o simplemente no entiende la práxis de una religión como la católica dificilmente puede entender el detalle de cada uno de los actos de piedad que ésta pueda proponer.

Gerardo dijo...

Bien, lo reconozco, me parece un texto de otro siglo. De hecho me he negado a creer que era cierto hasta pasados diez minutos, momento en el que me he propuesto redactar una respuesta breve y concisa.

Amiga Sandra, no tengo nada en contra de tu texto por una sencilla razón; creo que en esta única vida lo máximo a lo que una persona puede aspirar, es a ser realmente feliz en su transcurso.
Si a ti te hace feliz (que no lo dudo) este tipo de vida, adelante, me alegro sinceramente que hayas encontrado la felicidad en esas cosas, ya que con ello no haces daño a nadie.

Aunque temo que con tu publicidad puedas llegar a confundir a otra gente que no esté tan segura de si misma como tú y entonces sí puedas llegar a hacer algún tipo de daño.
Un pedófilo por ejemplo encuentra la felicidad en algo deleznable, por lo tanto de esa felicidad no me alegro. Dicho esto te animo a que continues con tus creencias de una forma anónima y secreta para no fomentar éstas entre el populacho y que puedan dañar como dañarían las de un pedófilo.

Si piensas que tus ideas no pueden hacer ningún daño a nadie, piensa en que hay gente que sería mucho más feliz disfrutando de la vida de verdad. Del amor de los amigos, familiares, de la naturaleza, los viajes, la lectura, música y muchas otras cosas que tal vez cegados por el cuento del cristianismo o "La verdad absoluta" jamás llegarán a descubrir.

Ojo, que yo disfruto con cosas que para ti serían mucho más horribles, pero al fin y al cabo soy muy feliz y tengo la seguridad de que no hago daño a nadie.

Aprendiz dijo...

Gerardo, me ha hecho pensar tu comentario. Algunas veces me he planteado, qué es mejor, hablar de Dios a la gente, con la de incomodidades que eso supone e incluso del vacío interior si no tienes Fe, u ocultar a todos el amor de Dios, y que no lleguen a saber que una vez se le conoce ya nada de lo que has dicho es necesario para ser feliz... Me lo he planteado muchas veces y me he contestado otras tantas. La respuesta es clara, ningún cristiano que conoce de verdad a Dios debería callar a los demás Su amor. Simplemente es egoísta.

Esto daría para otro post, o para mil post más.

hombre de fe dijo...

Tu misma Sandra en un comentario del post anterior dices "durante un tiempo yo usé" cilicio" así que parece que ya no lo usas. Yo por supuesto no lo he usado en mi vida ni lo usaré nunca.

Gerardo dijo...

Así es, Aprendiz, ese es tu punto de vista, y es un razonamiento tuyo que no significa que sea universal o correcto. De hecho, la creencia de que lo es, es el propio peligro, o al menos donde yo lo veo (sin que yo tenga la verdad universal por supuesto).

Un saludo.

Anónimo dijo...

1- vaya rollazo de tema y de comentarios. definitivamente la gente esta muy aburrida (o hay varios funcionarios por aqui)
2- lo unico que he aprendido: que hay una vertiente del cristianismo que es el sadocristianismo. Si ya se dice que hay de todo en la viña del señor.
3-quitaros algunas vendas anda, que no veis nada.

Aprendiz de brujo dijo...

Tu, anónimo procura no pensar en palabras que tengan más de dos sílabas que te vas a hacer un esguince de neurona.Ten cuidado no se te vaya a gripar el cerebro.

Anónimo dijo...

No sesi el aprendiz de brujo se refiere a mi o al otro anonimo. por si acaso le diré que siento tan listillo y tan sabio deberia saber que los esguinces son de ligamentos y no de células como las neuronas. Parece que sabe mas de motores que se gripan, a no ser que el sabiendo de el hable de gripar por la de gripe. se debe aburrir mucho el tio para estar aqui debatiendo sobre si hay que hacerse heridas o no para querer mas o menos con 3 monjitas. ale majete, diviertete un ratito dandome respuesta.

rayos y centellas dijo...

último anónimo. Voy a jugar a descubrir tu profesión.

Eres sabio. con conocimientos técnicos y desconocidos por el común de los mortales "un esguince es de ligamentos y no de neuronas".
Tú, por lo menos, eres traumatólogo o neurólogo.

Aparte de médico, puedes ser perfectamente escritor de renombre, con el Cervantes como mínimo y es que te expresas de una forma exquisita "Parece que sabe mas de motores que se gripan, a no ser que el sabiendo de el hable de gripar por la de gripe." Qué elocuencia.

Aunque es posible que seas vidente. Un primo hermano de Raphel. "se debe aburrir mucho el tio para estar aqui debatiendo sobre si hay que hacerse heridas o no para querer mas o menos con 3 monjitas". Tus poderes te indican que aprendiz de brujo se aburre y que quiere a 3 monjitas. Qué exactitud de adivinación la tuya, quiere a 3 ni una más.(Por cierto,
Aprendiz de Brujo, pervertido).

Otra posibilidad, es que seas payaso."ale majete, diviertete un ratito dandome respuesta". Se ve que te gusta divertir a los demás.

Yo me quedo con la de payaso algo salidorro y muy enamorado. Porque es evidente que tu comentario sólo ha tenido un objetivo: tirarle los cacharros a Aprendiz de Brujo de forma sútil. Tus palabras al comienzo de tu comentario te delatan. "sesi el aprendiz de brujo".

Anónimo dijo...

mira un celosillo. acasoo eres el novio o el amante de aprendiz de brujo? si es asi para vuestra boda os puedo regalar unas fustas para que conmemoreis este post

rayos y centellas dijo...

Va a ser que eres ganadero."acasoo".

Quizás uno de los de "Brokeback Mountain". Se te ve la pluma y la envida "eres el novio o el amante de aprendiz de brujo?"

Pero siento decirte que a Aprendiz de Brujo no le va tu rollo. Pero, por mi tienes toda la libertad para intentarlo y realizar ese sueño que proyectas en otros (de lo cual se deduce que además de ganadero gay estás en el armario, sufriendo en soledad)."para vuestra boda os puedo regalar unas fustas para que conmemoreis este post"

Anónimo dijo...

Debo confesarlo me estas poniendo bastante cachondo. tu y yo a solas, rayos y centellas o un manage a troi con el aprendiz de brujo?

rayos y centellas dijo...

Confirmado eres gay. A mi tu rollo no me va. Lo siento. No sufras.

Por otro lado, ya sé tu profesión. Tú eres gigolo. Más exactamente el gigoló en el que se inspiro Rob Schneider para la película.

Anónimo dijo...

Al menos ya me ha quedado claro que tu eres el machote de la pareja feliz, vamos el generoso que da mientras el otro recibe.
os aconsejo por experiencia propia cambiar de posturas y de rol pues hace la relacion mas duradera y estable ademas de mas divertida.
y perdon as los demas del blog que nada les interesará este toma y daca. el de los comentarios quiero decir no el vuestro.

rayos y centellas arriéndose de la poca originalidad dijo...

"os aconsejo por experiencia propia cambiar de posturas y de rol pues hace la relacion mas duradera y estable ademas de mas divertida."
Confirmado. Gigoló gay reprimido. Con claros tintes de analfabeto que no sabe ortografía.(Que me perdonen los analfabetos por la comparación con este sujeto.)

Aunque no soy de tu cuerda, me caes bien. Siempre que entre tú y yo corra el aire, que te veo muy salidorro.

Supongo que es porque tienes poca clientela. Aunque cobres poco. Muy poco. Hay pocos tan salidos y deseperados como para estar con alguien como tú.

Si quiere contesta. Pero por favor, con humor inteligente... perdona, que no puedes. Pues usa ironía fina y elegante... que no tienes elegancia. Lo tuyo es un verdadero problema y es que te crees chachi y no llegas ni a chuli.

La pluma viperina dijo...

Anónimo y Rayos y Centellas, se acabó la diversión.

Txiripitiflautiko dijo...

Se mire como se mire, el pensar que Dios considera un "regalo" el que la gente se autotorture es algo enfermizo. Concuerda más con la concepción judía de Dios como cruel protector del "Pueblo Elegido" capaz de masacrar a los primogénitos o de enviar plagas a los enemigos de la raza hebrea que con el Dios cristiano que se supone que ama a todos los hombres lo que se comparece mal con el hecho de quererlos ver sufrir.
Quizá lo que explique esto sea el origen judío del Opus Dei, llamado por algunos "Opus Judei" por la raza del fundador de la secta, Escriba, que cambió este apellido típicamente judío por el de Escrivá, para ocultar su origen.

Cagüentóóó´.... dijo...

A lo bestia, en vez de cilicio, ¿alguna no preferirá un marido que le atice para ofrecer ese sufrimiento a Dios?????, anda que..... Vaya tropa que hay suelta por ahí con los cilicios, con la de sufrimientos que te ofrece ya la vida para ofrecer a Dios y alguno anda buscando autoflagelos, se ve que la vida todavía no os ha golpeado fuerte...., ¿o sí?, en fin cada uno hace con su cuerpo lo que quiere, otros se autoflagelan de otras formas, anda que no hay (bebida, tabaco, drogas...)

norma ruiz dijo...

yo quiero saber en donde consigo los cilicios,pues los e buscado y no e logrado encontrarlos y deseo usarlos por amor a Dios ojala alguien me pueda ayudar vivo en Mèxico D,F.

Myss Fayth dijo...

Hola Sandra, me ha gustado mucho tu blog, no te dejes de gente que sólo está viendo como juzgar y molestar a los demás porque no nos entienden, y es verdad, cuando se sufre por amor a otro ser humano lo ven bien y cuándo se desea hacer algo por nuestro Señor, uff ya es enfermizo, saludos y bendiciones... :)

Anónimo dijo...

con todo respeto esa cosa no tiene ningun fin espiritual...se supone que creen en dios y estan perdidos buscando refugio en ideas tontas como estas del cilicio....baahhh...deberian ocupar su tiempo en leer la biblia y tener un corazon bueno ayudando a cualquier persona que lo nesecite y no volverse unas monjas desquiciadas ...no soy cristiano y os aseguro que al leer la biblia he aprendido como vivir la vida...con amor y respeto hacia uno mismo...eso del ciclicio es una bobada ....que mal esas personas que no han alcanzado la luz y siguen pensando asi ....jesus no deseaba que su vida tuviera ya algun dolor y se lo provocan con estas cosas ....que chafa ser de una reigion que tiene estos pensamientos...

Miguel Calderon dijo...

Gracias por este Blogger, me sirvio para entender un poco mas del cilicio, en la biblia aparece q Daniel en el capitulo 9 versiculo 3 se puso en suplica, ayuno, cilicio y ceniza rogando a Dios sobre la salvacion del pueblo de israel, contra el juicio que venia, lo hizo con el fin de agradar a Dios y ver el sacrificio q hacia por los demas, yo no entendia bien eso, asta q aqui me lo aclararon, y se cierto el cilicio puede ser de muchas formas.. yo sin saberlo he tomado un cilicio, q en oracion se me vino a mi mente, en no afeitarme por mas de un mes, es algo duro para mi porq me trae malos recuerdos y aparte del mal aspecto q produce a mi cara, pero lo hago por amor a Dios y suplica para q Dios tenga compacion sobre muchas almas, ya q en estos dias se pierden muchos sin Dios y sin esperanza, le pido a Dios ser un instrumento de inspiracion para otros personas, y se q el me contestara porq trato de agradar a Dios y no a los hombres.. les agradescon de nuevo por este Blogger y q Dios les Bendiga y sigan siendo de instrumento para informar a otros sobre cosas q ignoramos muchos..

Atte.
Juan Miguel Calderon Lopez C=

Miguel Calderon dijo...

ya actualice mi foto asi es como aparesco con una semana de tener la barba xD.. para respaldar el Post del cilicio.. el problema q se da es el concepto q cada quien le toma a esa palabra.. por ejemplo, algunos con la mente sana lo toman como una diciplina, asi como una rutina de ejercicio, como hago yo por la mañanas, se q cuesta hacer sentadillas, pero yo hago 100 sentadillas para Dios cada dia, y eso me motiva para mejorar y pongo a la vez en condicion mi cuerpo para servir mejor en el ministerio q estoy.. y los q lo toman con una mente sucia, q lo hacen para satisfacer un deseo o filia, como el masoquismo, q es sentir placer al ocacionarce algun daño intencional, es depende de la mentalidad del q lo toma, ya q es una diciplina si lo toman a bien, y es a la vez una forma de pedir compacion por otros o para uno mismo.. y recalco, de nuevo muchas Gracias por este POST.. Dios me la bendiga Srta. Sandra, y si en su corazon siente el anunciar algo y sabe q es para bien, no se preocupe q las criticas siempre estan, pero puede ayudar a otros para aclarar las dudas, recuerde si tiene el apoyo de Dios no es necesario otro apoyo mas, porque EL es todo C=

Atte.
Juan Miguel Calderon Lopez C=