martes, 3 de febrero de 2015

PUNTO Y COMA


A la hora de escribir, la corrección ortográfica es muy importante y además evidencia de forma taxativa el nivel cultural del autor del texto, pero no debemos perder de vista la relevancia de los signos de puntuación. Es habitual que incluso los que escriben con absoluta corrección formal puntúen incorrectamente las oraciones, olvidando que el uso adecuado del punto, la coma y el punto y coma permite redactar escritos mucho más armoniosos, cómodos de leer y fáciles de entender. En cualquier caso el signo que menos y peor se utiliza es el punto y coma, ya que tiene un carácter muy subjetivo (casi siempre puede sustituirse por la coma o por el punto) e incluso voluntario en varios supuestos. Pero la principal razón por la que casi nunca nos servimos de este trazo tan expresivo y que tanto ayuda a matizar las frases es que nunca nos explicaron bien en qué casos procede usarlo. 

Hoy toca hacer un rápido y sencillo repaso de los cuatro supuestos en que se puede o debe poner punto y coma, a ver si así todos empezamos a familiarizarnos con este signo de puntuación que nos será muy útil para dar más precisión a nuestros párrafos.

Sus usos son los siguientes:

1.- Separar los elementos de una enumeración cuando cada uno de ellos incluya comas.

Ejemplo: Formaban parte de la comitiva el alcalde; Ramón, el concejal de deportes; los representantes de los equipos; varios niños de la escuela, entre ellos Luisito; Angelines, la bedel; y dos mozos del pueblo que tocaban la dulzaina.

(Cuando la enumeración se cierra con una conjunción (en este caso, “y”), esta puede precederse indistintamente por una coma o por un punto y coma).

2.- Separar frases diferentes pero que vienen a expresar lo mismo, o bien la segunda explica la primera. 

Ejemplos: 

Julio esperó diez minutos más y se largó enfadado; Tere le había dado plantón.

Pablo Iglesias tiene una actitud manipuladora y demagoga; es comunista.

(Si el vínculo semántico entre ambas oraciones es muy fuerte, podrían ponerse dos puntos, y si es más débil puede emplearse simplemente el punto y seguido).

3.- Separar una frase de otra que comienza por “pero”, “mas”, “aunque”, “sin embargo”, “por tanto”, “por consiguiente”.

Ejemplos: 

Has suspendido todas las asignaturas; por tanto te quedarás en la ciudad estudiando.

Tenía aspecto serio y envarado; sin embargo quienes lo conocían sabían que era un pedazo de pan.

(Si la segunda frase es muy corta, es mejor poner coma, y si es bastante extensa, punto seguido).

4.- Separar los elementos de una lista escritos en líneas independientes e iniciados con minúscula.

Ejemplo:

Lista de la compra:

- jamón de york;

- pan de molde;

- mayonesa;

- una barra de pan.

11 comentarios:

Capitán Alatriste dijo...

Le agradezco que haya dedicado una entrada a tan olvidada herramienta ortográfica. En mi caso, a pesar de que me considero una persona con una ortografía correcta, siempre he tenido problemas con el uso del punto y coma, hasta el punto de que decido irme a la zona de seguridad de la coma y el punto. La verdad es que, como menciona, casi nadie nos explica cuándo y cómo usarlo, y mucho menos nos ilustra con la práctica. Así que me permito tomar buena nota de "Breves lecciones viperinas sobre puntuación".

El segundo ejemplo del segundo uso del punto y coma mantiene la esencia de su pluma, jajaja.

Un saludo.

Aprendiz de brujo dijo...

Muchas gracias por la lección. Desconocía por completo el último de los usos.Respecto a las enumeraciones de hechos o relatos, creo que no es necesario que cada uno de ellos lleve coma.
Por ejemplo: ante un posible triunfo de Podemos saldrán por patas los neoliberales irredentos con sus acciones y pagarés; los fascistas nostálgicos con sus cruces y banderas; los señoritos andaluces de cortijo y gomina; y los chinos con su dinero negro y su cara de susto.
Esto estaría bien?.

Rocco Lampone dijo...

Buena prosa, Sr. Neri. Es cierto que el uso de esa herramienta es dudoso. Pero da gusto verlo campando entre oraciones y, a mi modo de entender, da brío a la lectura.

Genial.

(El ejemplo de P. Iglesias queda suave como un guante. Un acierto)

Al Neri dijo...

Alatriste, usar el punto y la coma es hilar muy fino, pero yo al menos considero que el primer uso debería tenerse muy presente.

Brujo, la estúpida frase que usted ha puesto como ejemplo es sin embargo muy significativa desde el punto de vista gramatical. La RAE dice que deben ponerse puntos y comas para separar los elementos de una enumeración que a su vez contengan comas, pero no dice qué hacer cuándo dichos elementos contengan conjunciones ("y", "o")pero no comas, como en su ejemplo. No sé si será incorrecto pero yo si suelo poner punto y coma cuando los elementos enumerados incluyen conjunciones, ya que, de lo contrario, el lector puede considerar concluida la enumeración antes de tiempo, al encontrarse con una "y", cuando en realidad no se trata más que de una "sub-enumeración". Es un tema interesante.

Ejemplo: En el museo naval vimos maquetas de navíos; trebejos y herramientas de todo tipo; banderas y pabellones; y paneles explicativos sobre la historia de la navegación.

(Según la RAE, estos elementos deberían separarse como comas, pero ¿no sería un lío")

Hombre, caporegime Lampone, ¡cuántos años! Me alegro mucho de verle por aquí y espero que todo le vaya bien. Nos acordamos mucho de usted y de las carcajadas que nos echamos en los comentarios de este post, cuya lectura recomiendo a todos los que se lo perdieron.

Aprendiz dijo...

Yo en el tercer caso nunca lo hubiera hecho así, hubiera puesto:

Has suspendido todas las asignaturas, por tanto, te quedarás en la ciudad estudiando.

Y en el cuarto caso no entiendo la utilidad del punto y coma, una coma bastaría no? Es siempre punto y coma?

Yo muchas veces el punto y coma lo uso cuando veo que tengo demasiadas comas, y que si las quito no se va a entender bien el texto.

Aprendiz de brujo dijo...

Estúpida mi frase?. A mi me ha parecido magnífica.
Otra duda que me cabe es si la relación de enumeraciones compuestas de sub-enumeraciones admiten el punto y coma en la última sub-enumeración . Me refiero a la que termina con la "y".
La idiotez esa que has puesto de los putos museos navales, cuya visita me tiene estrictamente prohibida mi psiquiatra, por ser un coñazo tan solo equiparable a un desfile militar..
Cuando dices, ";y paneles explicativos...".Con la conjunción bastaría o es preciso punto y coma y conjunción?.
Gracias de antemano.
PS: Me alegro de ver a Lampone de nuevo por aquí.Un saludo para él.

Rocco Lampone dijo...

Se agradece la bienvenida, Sr. Neri. La nostalgia es mutua, créame. Y la alegría, también.
Jodo, ya no me acordaba del padre Pajas... Menudo fenómeno...

Es alarmante ver cómo pasa el tiempo. Destinos y ocupaciones varias me han tenido alejado del mundo blogger, pero creo que ahora podré visitarlo más asiduamente.

Iré desgranando cositas lentamente...

un guiño dijo...

;)

Anónimo dijo...

Debería usted tener más cuidado al emplear siempre la palabra "comunista" con un sentido tan negativo. A ver qué tal le sienta a usted que se use el término "católico" para definir al personal fanático, intolerante, manipulador para obtener el poder y para ejercerlo, tal como también se ha visto en la historia no tan lejana.
carlos.

Al Neri dijo...

Anónimo, pues no hago más que contenerme. Un día me va a dar algo de tanto reprimirme.

Anónimo dijo...

Y sin embargo, sabe usted que, si se quiere intentar salvar al planeta, habrá que practicar algo parecido al comunismo.
carlos