domingo, 29 de diciembre de 2013

PASADO POLÍTICO

Te imaginabas que tarde o temprano pasaría algo así y ha sucedido hace dos jueves, en Madrid, en la cena de Navidad de tu empresa. El mismísimo vicepresidente, dices que con unas copitas de más, te llamó “camarada Díez” y te saludó a la romana delante de toda la comisión ejecutiva. Te pusiste como una amapola.

Me llamas hace un rato para pedirme consejo legal sobre la forma de borrar de Internet todas esas páginas que te comprometen. Preguntas si hay que escribir a Google o a cada boletín oficial en el que salen tu nombre y tus apellidos. Te noto exasperado repitiéndome cien veces que no hay derecho a que por una “chorrada” que hiciste cuando eras “un chaval” estés marcado para toda la vida “por culpa del puto Internet”. Me dices altanero y despectivo que ya no tienes nada que ver con “esa gente” y me preguntas si este tema te va a perseguir siempre como tu sombra, jodiéndote la reputación y los ascensos. Estás acojonado de que los medios te den cualquier día un disgusto.

Apareces con todos nosotros en seis resultados de búsqueda, como segundo o tercero en listas para elecciones municipales y europeas: tres en el BOE y tres en boletines provinciales. También sales uniformado en una foto de una vieja revista, sobre el texto “camarada Juan José Díez pronunciando su discurso”. ¡Te llevan los demonios!

No sabía bien qué contestarte pero al final te he soltado lo que pienso y te has mosqueado. Te he recordado que ser joven no significa ser gilipollas, y que además hace doce años no eras ningún crío y ya había Internet. De sobra sabías entonces, o deberías haber sabido, que esas candidaturas eran públicas y que cualquiera podría consultarlas en un futuro, como acaban de hacer desde su ordenador tu adorado vicepresidente y su círculo de aves de rapiña. También aceptaste sacarte aquella foto y que la pusieran en un fanzine que se repartió a más de mil personas, así que no me toques ahora los huevos. Llama si quieres a Celes a pedirle que te borre y verás como se ríe de ti en la cara.

Nadie tiene la culpa de que no contaras con tu prometedor futuro en esa multinacional repugnante, que me recuerda a la Inmobiliare de El Padrino, ni de que decidieras al cabo de un tiempo (no mucho) amoldar tus ideas a los gustos de ese negrero seboso al que ya llevas siete años lamiendo las posaderas, ni de que ahora tengas una columna todos los viernes en un suplemento del periódico de tu ciudad, en la que escribes, con tonillo de gurú financiero, todo lo contrario a lo que vociferaste exaltado en el mitin que inmortalizó la foto que hoy tanto te cabrea.

Lo siento, Juanjo, pero jódete. No puedo decirte más. Chápate tú mismo la Ley de Protección de Datos, o quéjate a Google, al Boletín Provincial de Ávila o al propio Celes, si tienes lo que hay que tener. Escribe si eso a Don Juan Carlos o a Aznar, que ahora tanto te molan, a ver si entre los dos hacen desaparecer las vergüenzas de tu pasado político, pero a mí déjame en paz. Déjame que viva, con mil contradicciones pero jamás con rubor, mis principios, mis recuerdos y mis lealtades.

6 comentarios:

El aspirante a crápula dijo...

Muy bien dicho, Sr. Neri. Roma no paga a traidores. Ah, por cierto, Felices Fiestas.

Aprendiz de brujo dijo...

Buen argumento para un cortometraje. Muy bien contado.
Si tiene base real la historia, se equivocó de ventanilla el sujeto apurado.

alco dijo...

No comprendo que dificultad hay en asumir un pasado que ya no es, es obvio que el tal Díez (sea una persona real o no) ha cambiado, por interés, por envejecimiento, por lo que sea, pero ha cambiado. El pasado se asume y ya está. Ahí está Aznar que (¿fué?) falangista, el exministro Piqué excomunista, el utraliberal consejero de economía de la Generalitat catalana también excomunista, etc... a ver si un ejecutivo de una multinacional de mierda no puede ser ex lo que sea. Solo le pedirán que sea eficaz esquimando su propio país.
Felices fiestas.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Buenas! comento aquí, porque esta Entrada me ha gustado especialmente. Habla muy bien de usted - no me extraña - y muy, pero que muy mal, de su ¿amigo?
Por supuesto que aprovecho la ocasión para desearle y lo hago extensivo a sus viperinos lectores, un excelente 2014, en la medida que cabe esperar,claro...
Un abrazo
Asun

Al Neri dijo...

¡Feliz Año a todos!

Estoy con Alco, aunque le matizaría que hoy en día ciertos pasados políticos resultan muchísimo más simpáticos que otros. Por ejemplo, haber corrido delante de los grises parece ser certificado de sana rebeldía juvenil.

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Disculpe pero sólo por ver la escena del susodicho ruborizado ante el impresentable de su jefe, es que me parto de la risa. Y por supuesto Feliz año nuevo a todos.