miércoles, 4 de diciembre de 2013

IR AL CINE SOLO

Me hace gracia cómo ciertas actividades para cuya realización no necesitamos a nadie las hacemos siempre acompañados simplemente por lo mal visto que está hacerlas en solitario.

Uno de los ejemplos más claros es el de acudir al cine o a cualquier otro espectáculo. No entiendo por qué si le apetece a uno ver una peli de estreno no puede ir solito a la sala si, por lo que sea, no encuentra a ningún amigo que pueda o le apetezca acompañarle. No lo entiendo, pero lo cierto es que nunca se me ha ocurrido ir al cine sin nadie porque me dan mal yuyu los tipos que lo hacen; suelen ser un poco raretes y tener cierto aire descuidado y marginal. En el fondo no lo hacemos porque tenemos el prejuicio idiota de que quien no es capaz de encontrar compañía para ver una peli o disfrutar de un concierto o un monologuista es un fracasado social.

También pasa, aunque en menor medida, con los viajes, los paseos, o los bares o restaurantes…. Hay mucha gente que prefiere mil veces quedarse en su casa a marcharse sola de vacaciones, o que jamás saldría por su cuenta a cenar a un sitio bonito ni a tomarse una copa en un pub de moda.

Como animales sociales que somos, tenemos inscrito en el código genético que es imposible disfrutar de la vida de forma independiente, y por eso no concebimos llevar a cabo ninguna actividad placentera sin compañía. Pensamos que pasar un buen rato a solas en el fondo es una desviación, una anormalidad social, un poco como la del pajillero que goza más a su aire que con una mujer de carne y hueso.

También hay otro componente, que es nuestro miedo atávico a la soledad derivado de nuestra naturaleza gregaria. Quedarnos aislados de la manada, solos en el ocio, en la vida y en el amor es la peor pesadilla que podemos imaginarnos. Para mantener a flote nuestra autoestima más íntima necesitamos presumir de competencia social, de pareja, de familia unida y bulliciosa, de varios grupos de amigos, de vida noctámbula, de cientos de contactos en Facebook.  Ir solos al teatro o a cenar sería como exhibir nuestra soledad y eso no podemos permitírnoslo.

24 comentarios:

Pablus dijo...

Si de verdad me interesa la película, suelo preferir verla solo, o en todo caso, también verla solo en su momento.

Ver una película acompañado es como si le quitar parte de su fuerza a la experiencia. Sobre todo si la persona suelta algunos comentarios, etc. que contínuamente "rompen el hechizo" y te devuelven a la realidad de la butaca.

Aprendiz de brujo dijo...

Pues no es mi percepción ó al menos mi sensación.
Me encanta ir sólo al cine y a poder ser que la sala esté semivacía. No voy por principio a un cine ubicado en un centro comercial.
Comer y beber es distinto. Son rituales y placeres para compartir con gente a la que uno está a gusto.
Beber solo es triste. Ir al cine solo es un placer.
Un beso a todos desde Zaragoza.

Luxindex dijo...

Estimado Al Neri:

Lamento comunicarle que de su esforzado artículo de hoy no se entiende ni una papa.

Se puede, con dificultad, suponer, figurar, intuir… pero entender, lo que todos los entendidos entendemos que se entiende por entender: ¡ni una papa!

Y eso le pasa por escribir en una «lamentable deformación del castellano», en un «trabalenguas vergonzoso» y por «comerse letras para ahorrar tiempo», como veremos paso a paso y como usted, literalmente, criticaba ayer.

Nos escribe usted «Pub»… ¡¿«Pub»?! ¡Qué pasa, ¿en su barrio no quedan tabernas?! Le recomiendo que guarde más respeto a la última edición del DRAE donde «pub» se lo pasaron los académicos por sus respectivos pub-is y decidieron que no existiera. Así pues, sepa usted que esos sitios que usted frecuenta los sábados-noche (peinao pa´tras, duchaíto, con la camisa nueva -ligeramente desabrochaíta- y oliendo a colonia hasta aquí) no existen. Y conste que lo dice (o mejor dicho en este caso: NO lo dice) el DRAE, no yo.

También escribe usted «Yuyu»… ¡¿«Yuyu»?! Usado con propiedad, por «Yuyu» sólo se conoce a José Guerrero Roldán: ¡«er Yuyu»! (Por cierto, un gran chirigotero). «Yuyu» es un barbarismo ridículo y pelín moñas que procede del inglés pero pasado por África (ese continente lleno de maricones moros gitanos heterosexuales, negros rojos y peligros varios que tan poco le gustan a usted). Para demostrárselo le remitiría a un excelente artículo del Centro virtual Cervantes firmado por un par de profesores universitarios de prestigio pero no lo haré porque ¡son malagueños! Descalificados, pues, ¡por boquerones!

Y ahora llegamos a lo peor de lo peor: «Peli»… ¡¿«Peli»?!

¡Cómo averiguar de dónde viene eso de «Peli»! Me repugna en mis españolísimas entrañas ese «comerse las letras para ahorrar tiempo». Y es que los que tenemos vasta cultura no soportamos a los que la tienen basta y que cuando han terminado con los mocos empiezan a comerse las palabras. Me repugnan los pobres, particularmente, y los que son distintos a mí, en general.

¿«Peli…»?

Bueno, peli-llos a la mar, que no he llegado yo a la edad de los peli-blancos para, por peli-agudo que sea el tema (que lo es), ponerme como una peli-forra burlada porque usted, comiéndose «las letras para ahorrar tiempo», diga «Peli».

¿«Peli…»? ¡¿De dónde vendrá eso de «Peli»?!

Ojo, Al Neri, mucho ojo, recapacite, que se empieza así, se le coge gusto a lo superfluo, se envalentona uno, coge carrerilla y … ¡¡se acaba hablando andalú!!

Bueno, hablemos ahora en serio.

Yo no voy al cine solo porque (obsérvese el fino razonamiento) prefiero ir acompañado. Me gusta que me interrumpan, me gusta mandar a callar, me gusta enfadarme y que pasen de mí, me gusta quedar, me gusta cuando ellas se arreglan pa´ quedar (qué guapísimas están), me gusta que ellos vayan, como yo, a la buena de dios… ¡Que me gusta el cine, pero más, muchísimo más, ir al cine con amigos!

¿«Cine»? Huy, perdón, perdón, qué corte, qué patón: ¡¡cinematógrafo!! quise decir.

Tommy (Lee Jones) dijo...

Lo que es un gustazo, es ir solo al cine y ser el único en la sala.

Sale el león y ruge para mi solo ...luego se convierte en mujer pantera.

Anónimo dijo...

En general, cuesta lo suyo ir al cine en solitario.
Aunque quizá en Zaragoza, tierra de Mad Max (jeje), la gente tiene más valor para ello.

quedateenminube dijo...

Es cierto pero hace años me lo planteé y como una amiga me dijo que no iba, pensé la frase de Fernando Fernan Gomez y al cine sola...pero una vez...es mejor ir en compañía...
Un saludo!

Al Neri dijo...

Bienvenido a La pluma viperina, Pablus y muchas gracias por sus comentarios. El del post anterior sobre Perú me ha hecho muchísima gracia, especialmente lo de que hablan como "desganao".

Aprendiz de brujo, no nos mienta. Usted no va al cine solo desde que cerraron las salas X de la calle Mantería allá por 1991.

Qué zalao er Luzindé, mi arma.

Aprendiz de brujo dijo...

Veo que conservas en el disco duro ese año, zorro.
Puedo prometer y prometo, (que diría tu ídolo), que nunca pisé una sala de esas, más que nada porque no era mayor de edad.
Lo mío es el onanismo de oficina y para eso si que es necesario soledad y silencio. Y eso que en Zaragoza hay verdaderos templos del porno. Ni por esas...Los días pares mi Bellucci y yo, con música de fondo. Los impares las maduras fogosas,(ya te pasaré el enlace), que le ponen un empeño encomiable a la tarea.
Buen puente para todos. Haced el amor y no la guerra.

Pablus dijo...

Gracias, Neri. A ver si Alco aclara pronto su teoría sobre Perú. Quizá solo era una broma, quien sabe.

Dulcinea dijo...

Aprendiz de brujo, definitivamente eres un guarro.

Yo paso de ir al cine sola porque igual se piensan lo que no es y paso de que me saquen cantares.

alco dijo...

Ir al cine acompañado es un placer porque al salir es probable que sigan unas cervezas, Pero para ver la película, si de verdad te interesa, mejor solo.
A mi no me dan ninguna pena los solitarios en el cine, pienso que así disfrutan mejor de la película. Si están de verdad solos en la vida, pués mejor viendo una película que sin verla. Es como comer en un restaurante en una mesa solitaria, es mejor que estar solo y encima sin comer.
Pablus, lo del buen español en Perú lo comenté porque es un dato que alguna vez asimilé y ahí se ha quedado. Si entran en Google los términos mejor español Perú verán que si es una característica que tienen los peruanos. Lo atribuyen a la floreciente época colonial, y a los vínculos con España. Fué el último territorio sudamericano en independizarse, y conservan un fuerte vínculo afectivo con España. Eso creo por lo que he leído, nunca he estado en Perú. Supongo que el buen español es patrimonio de las clases instruídas, en las barriadas deben hablar como Dios les dé a entender.
Por cierto, el peor español parece ser el de Chile y el de Argentina.
¿Han pensado que los castellanos han perdido el control de su propia lengua? Ahora es una lengua universal, pero está en manos de personas que no son castellanas. Es el precio a pagar, supongo.



El aspirante a crápula dijo...

Estoy a acuerdo con usted. Los humanos somos seres sociales, pero calificar de desviados a los que nos gusta estar a solas con nosotros mismos de vez en cuando, me reconocerá que es bastante exagerado; y si no, es que es usted carne de diván.
¡Exagerado! Puede ser.

Aprendiz de brujo dijo...

Dulci, con ese careto que usas, ir sola al cine sería demasiado revelador en tu caso.Haces bien en hacerte acompañar, aunque sea pagando.
Un beso.

Anónimo dijo...

Hablando de cine, estamos todos esperando el Beso entre Aprendiz de Brujo y Dulcinea.

Ese Beso de cine que suele llegar con retraso, y es tan esperado a los espectadores se ponen de pie y aplauden... tachannn

C. S. dijo...

Yo ahora no lo hago casi nunca, pero cuando había cines en el centro y no costaban un ojo de la cara me gustaba mucho ir al cine sola el día antes de los exámenes. Como a las siete cerraba los libros, merendaba y me largaba al cine a disfrutar de mi peli. Sin tener que tomar cañas ni ser amable ni hablar con nadie. Lo de ir a cenar sola, eso sí que soy incapaz de hacerlo. Con decirle que si me toca comer sola no como...como mucho un par de danones y una fruta. Como dice AdB desde la Zaragoza en la que vió la luz (el día en que se fue de copas hasta el amanecer) comer es un placer si es en compañía.

Al Neri dijo...

Alco, lo de que en Perú hablan el mejor español suena a chiste de los Morancos.

En efecto, la grandeza de la lengua española es que España ha perdido el control sobre ella y por eso sus dialectos americanos tienen "vida propia" y merecen nuestro respeto. En cambio, el estado español sí está obligado a velar por que se hable correctamente el castellano en todo el territorio nacional, máxime cuando no estamos ante dialectos sino ante aberraciones fonéticas de un idioma.

Aspirante a Crápula, me alegro de verle por aquí. Yo no digo que sean desviados los que se divierten solos, hombre, sino que la sociedad es muy borreguil y tiende a ser muy incomprensiva con ellos.

Luxindex dijo...

¿«Aberraciones fonéticas»? Afirmar eso sí que es un triste chiste de Los Morancos. Un chiste malo y una (ahora sí) aberración extralingüística.

Si la comunicación se produce, si no hay malentendidos involuntarios, ¡ quién es usted para afirmar que no deberían comunicarse así! ¿Qué usted no lo entiende? Ah, entonces ¡al carajo el alemán, el sueco, el acoli y las chirigotas todas!

Al respecto, lo que se habla en Sudamérica es castellano en la medida en que es andaluz, extremeño y canario; lo siento, la historia no la escribo yo. Ah, que en Sudamérica hablan muy mal… Vaya, pues sabe qué, si allí hablan mal: ¡qué me gustaría aprender a hablar mal algún día!

Y que conste que me gusta tanto cómo hablan en su tierra como poco lo que usted dice cuando habla de estas cosas, ¡so jartible!

Anónimo dijo...

Su xenofobia le impide entender que nos dan mil vueltas los colombianos, peruanos,chilenos, bolivianos.Pasee por Delicias y atienda la precisión de su vocabulario.
Su problema se llama "ideología",a partir de allí la mayoría de sus opiniones son perfectamente predecibles.
Tiene pinta de paleto viajado que cuando está delante de una maravilla piensa "¡en ESPAÑA comemos mejor,en ESPAÑA hablamos mejor, en ESPAÑA se vive mejor!".
No deja de ser otro nacionalista más,que no se cura por mucho que viaje.

Anónimo dijo...

Por todos los santos, Anónimo...
Nos dan mil vueltas... ¿en qué?
¿En el habla?
¿En la puntualidad?
¿En la economía, acaso? ¿Cuando les fue bien? ¿Les va bien ahora? ¿Les irá bien en un futuro cercano... o lejano?

A mi, lo que más me "maravilló", es la inseguridad en esos países, inimaginable aquí: literalmente es peligroso salir sin coche o con coche o con autocar: todo es peligroso.

Anónimo dijo...

Creo que queda claro que me refiero a " la precisión de su vocabulario", que es de lo que se trataba.
¿Habla de inseguridad de esos países por la gran "seguridad" que hay en éste que usted llama España,
¡Orejeras!

Anónimo dijo...

La le había entendido, pero usted aprovechaba para hablar de tópicos de donde se vive bien, o no tan bien, etc.

No se a que "precisión de vocabulario" se refiere usted. En fin, y eso que ha viajado bastante por esas tierras.

En cuanto a la seguridad... mire usted... aquí hay mucho que mejorar. Pero -si uno evita las zonas conflictivas- se puede pasear, comprar, hacer fotos... vivir. No se si me explico. En España, (con un poco de cuidado), uno ve como su vida entera va transcurriendo sin incidentes a destacar.

En esos países...incluso en coche... oiga. Oiga, no es lo mismo. Ni de lejos, lo siento. No son orejeras. Son hechos.

Precisamente a esos países les cuesta mejorar porque en vez de reconocerlo y ponerse manos a la obra, empiezan con lo de que: "Hayyy mi nasion, que linda... hayy, las demás nasiones van tan mal, y la mía tan linda..."

C. S. dijo...

Sobre el español de América, un ejemplo: recuerdo que hace años estaban dando en las noticias el desastre de la erupción del Nevado del Riuz. La periodista española le planta la alcachofa debajo de la nariz a un pobre hombre que lo ha perdido todo (incluída asu familia) y le pregunta "¿cómo se siente Ud. después de lo que ha vivido?" (No se puede ser más estúpida y más necia) Y el hombre le contestó: "Pues me va a permitir, señora, que no sepa qué contestarle sobre mis sentimientos de aquí al resto de mi vida". Cortan y noticias nacionales entrevistando al politico de turno: "Buenoooo, en la coyuntura actual el tema....bueno...Ugggg...al gobierno le preocupa...." y así cinco minutos de sandeces hasta que cortaron. Yo ahí vi clara la diferencia el la fluidez expresiva de un campesino colombiano y un ministro español con estudios universitarios.

Carlos T. dijo...

Me ha gustado mucho su reflexión. Yo no suelo ir solo al cine, pero si lo hago es porque tengo mucho interés en la película y no quiero perdérmela por esperar a que venga alguien conmigo. Pero reconozco que me siento raro y tengo la sensación de que todo el mundo me está mirando. Es curioso, porque cuando yo voy con gente, no me fijo en absoluto en si hay alguien solo.

Me pasa algo similar con el comer. Si por trabajo estoy fuera, mal que bien puedo soportar comer solo, pero soy incapaz de cenar sin compañía. Antes me voy a la cama con el estómago vacío. Quizás esté socialmente aceptado comer solo, pero cenar solo parece un poco de raruno.

Aprendiz dijo...

No sé, ir al cine solo... gastarte un dineral que vale y encima sin compañía... mejor descargarte la peli y verla en casa. Yo como más disfruto del cine es en mi habitación sola.