jueves, 4 de abril de 2013

CUESTIÓN DE HUEVOS

Por favor, macho, no seas tan patético y deja de quejarte de una vez de tus problemas. No hay cosa más penosa que quejarse, lloriquear o poner excusas. A ver si te enteras de que la vida no es un edén, y si ahora te arreó con fuerza, la única actitud digna es aguantarse y seguir peleando sin torcer el gesto, sin una sola lágrima en los ojos. Levántate todos los días como un autómata y compórtate como si no te hubiera sucedido nada. Las heridas, te las lames escondido en un rincón, en un momento (breve) de descanso, sin que nadie te vea, y luego vuelves corriendo y con la cabeza bien alta a tu puesto en esa línea de montaje que es tu existencia.

Si los daños que ha causado el golpe son reparables, no sé qué haces ahí repantigado, balbuceando explicaciones y lamentándote como una nena; incorpórate de una vez y échale cojones para arreglar cuanto antes el desaguisado. Y si la cosa no tiene remedio, si algo se ha roto dentro de ti o a tu alrededor y sabes que es imposible recomponerlo, hazte a la idea ya y apresúrate a lavar la herida como sea, que te quedan todavía muchos martillazos que dar. Vigila tu cicatriz, pero cuando los nubarrones se posen en tu mente o en tu corazón, espántalos a manotazos, golpea tu pecho como un gorila y no permanezcas echado ni un segundo.

Para de pensar en chorradas, de darle vueltas a lo que no va a solucionarse. No seas pesimista, pero tampoco optimista. Date una ducha fría de realismo que te deje temblando y no te permitas el lujo ni de arroparte en tu albornoz. Sal empapado a la intemperie y te harás fuerte como una roca.

Procura pensar poco en tus desdichas y mucho menos hablar de ellas a los demás. Desengáñate: puedes contar con los dedos de una mano a quienes sufrirían contigo al conocerlas y, si no fueras una plañidera egocéntrica, tendrías claro que esos pocos que te quieren y a los que quieres no se merecen sumar a sus preocupaciones las tuyas. No vayas por ahí berreando con tus penas al hombro, mendigando consuelos y alimentándote de palmaditas en la espalda; son drogas que enganchan y luego la gente se cansa pronto de consolar. Los amigos y la suerte huyen de los quejicas.

Ponte en pie, tío. Sostente donde puedas y sube la guardia, que te van a volver a dar. Que no haya nada ni nadie capaz de tumbarte ni de alterar tu semblante. Camina sin pensar en el dolor, que se pasará solo cuando lleves horas activo y tu cuerpo y tu alma se calienten. Es cuestión de huevos.

22 comentarios:

nago dijo...

¡Qué bueno! me ha encantado. Mucho.

Si es verdad... si "te van a volver a dar..." cuanto antes te levantes, antes te recuperas, si no, la próxima te dejan tumbao.

Muy, muy bueno Neri. Me ha gustado mucho.

No saben, quienes se quejan tanto, la de cosas que se pierden mientras lo hacen. La vida es muyyyyyyyyy bonita; hace falta que algunos se den cuenta.

Precioso!!!

pd. seguro, que alguien le hace caso.

nago dijo...

... es que es una pasada de post...
Creo que de lo más bonito que ha escrito últimamente, de verdad.

Un abrazo.

El chico de los tablones dijo...

Espectacular, Sr. Neri. Me ha gustado mucho leer este texto tan espontáneo y sincero. Yo también creo que la mejor medicina contra la adversidad es el orgullo, el amor propio, esa resolución que empuja al caído a levantarse por su propio pie.

Me encanta sobre todo este fragmento: "Date una ducha fría de realismo que te deje temblando y no te permitas el lujo ni de arroparte en tu albornoz. Sal empapado a la intemperie y te harás fuerte como una roca".

tomae dijo...

Esa entrada suya Sr. Neri me recuerda a alguien de una forma circular… si quiere no me haga caso, pero la vida está llena de círculos. Psicología inversa que le llaman otros.

Me apunto esta entrada como un buen tanto Sr. Neri porque puedo reconocer ese “patetismo” que describe de una forma tan exacta, precisa y acertada.

Yo creo, que cada uno tiene sus métodos y formas para salir de esa actitud de la “quejadumbre” permanente. Esas formas las aprende uno a medida que pasa el tiempo, y puede que se hayan cosechado en la infancia sin darse cuenta, como también se cosechó esa actitud de la excusa.

Dicho lo anterior, a mi modo de ver más que poner “huevos” al tema… yo le pongo un par de “folatos” … que es parecido a los huevos pero con fosfatos. Es decir, que si falta de voluntad le pongo imaginación para salir de mis momentos bajos.

Es la forma que tengo yo de salir un poco de mi realidad cotidiana, del aburrimiento de reírme de mí mismo y de sonreír con todos los que tengo a mi alrededor. A veces lo consigo, y coincido con lo que dicen por aquí, que la vida es bonita ...

quedateenminube dijo...

Me ha encantado la entrada sobre todo cuando ha dicho más o menos que a la gente le cansa las personas que se quejan constantemente y cuentan sus penas y es verdad, la gente no quiere problemas y al final uno se da cuenta que hay que tirar para adelante uno sólo. Saludos!

Capitan Trueno dijo...

Muy buen hilo, Sr. Neri! Asi es, aunque muchas veces los golpes de la vida parece que nos dejen K.O., no queda otra que levantarse y seguir.

Y como dicen: "lo que no te mata, te hace mas fuerte, y si te mata, entonces te deja de preocupar".

C. S. dijo...

Lo que Ud. diga, Sr. Neri. Pero si alguna vez se siente así, venga a quejarse a mi casa, que le prepararé un cola-cao, le pondré una tirita (de muñecos, que cura más) en la pupa, y le contaré un cuento que le haga reir. ¡Madre mía! ¡Ud. y su espíritu espartano! Menos mal que hubo un quejica como Hesíodo para hablar de ellos. De lo contrario, no nos hubiera quedado de su entereza ni el recuerdo

Aprendiz de brujo dijo...


C.S, permíteme discrepar.
Hesíodo no me convencía. Era un poco holístico.Y tenía una propedeútica bastante censurable.De los espartanos, siempre me quedaré con Espartano Santoni.Eso es un ejemplo de coraje. Siempre se venía arriba, en la adversidad y en la prosperidad.
Neri, España necesita muchos soldados como tú.
Necesitamos gente que transmita energía. Con cojones y alegría, señores.
Por cierto Tomae, me ha gustado lo que has dicho de la imaginación, a falta de voluntad.
Brisa, si te vvas te dejo de hablar. Luego dirás que no te he avisado.Y que te conste que soy de esos admiradores que ya no quedan:inasequibles al desaliento, al matrimonio, al rechazo, a las calabazas de todos los colores...
En fin, si no vuelves, tu te lo pierdes. Aquí lo pasamos deputamadre.

C. S. dijo...

¡Eres un crack, Aprendiz! ¡Un capo! Y sí que era un holístico propedéutico Hesíodo. Cuando una no lleva razón, pues no la lleva. Y también llevas razón, ¡cómo no! en lo de Espartaco Santoni, que en vez de quejarse, se casaba (Otra cosa es cuestionarle el gusto: ¿con Marujita Díaz? ¿con Tita Cervera? ¡¿Eso le aconsejas a tu amigo?!)

nago dijo...

Me estoy acordando de tantas cosas... y en cada una de ellas llego a la misma conclusión "si no hubiera luchado hasta el último segundo..."

Mi amiga Mireia no se cómo se sacó el carnet de conducir. Se compró un opelcorsaTR y no era capaz de arrancarlo; sentía pánico a la carretera.
Un sábado por la mañana, le dije "ámonos..." y ella me dijo "¿a dónde?" y yo le contesté "no sé..."
Cogimos carretera Cantabria y... un poquito, y otro poquito y... "hala! si ya estamos en Laredooooo... miraaaa aquello es Santoña y El Dueso" y un poco más, un poco más... y llegamos a Lugo.
"... y ahora cómo volvemos Nago?
y yo le contesté... "pués dando la vuelta Mireia, lo mismo pero al revés, pero llama a casa y di que llegaremos tarde".

Si no le echas webos a la vida y luchas... nadie lo va a hacer por ti. Y aunque a veces pierdas, siempre te quedará la satisfacción de haberlo intentado y eso siempre será un paso hacia adelante.

Pero sobre todo, serás un ejemplo para alguien que cómo usted ha dicho " no merece sumar más preocupaciones a las suyas". Eso no solo es valentía también es amor.

Yo a mis hijas también les pongo tiritas y muchos colacaos pero también les enseño y les digo "hala! y ahora sécate esas lágrimas, vuelve a subirte en la bici... y pedalea"

Que paséis todos un estupendo fin de semana. Que la vida es muy bonita. De verdad que sí.

Besosssss...

Aprendiz de brujo dijo...

Ojo a Tita Cervera de joven!!!!!.(Y de no tan joven).
Era holistica,perteneciente a la subespecie gemidora-trotona. Una espartana irreductible en la alcoba.
Yo no me hubiera casado con ella cuando lo hizo mi referente vital. Yo lo haría ahora. Sin capitulaciones, claro.

Aprendiz dijo...

Genial entrada, de verdad. Me encanta la gente así, aunque sus palabras suenen duras, pero es la realidad. Lo mejor que tienen las desgracias es lo fuertes que pueden llegar a hacernos si no dejamos que nos destruyan. Y contra lo que más debemos de luchar es con la pena que a veces sentimos por nosotros mismos cuando la vida no nos viene de color de rosa.

Me dan ganas de imprimir estas palabras para dárselas a más de una amiga... pero estoy segura que me la tirarían en la cara...la gente quiere mimos, y la verdad no lo entiendo, a mi me gusta sentirme fuerte.

Entradas como estas te dan una energía que dan ganas de salir a la calle a comerte el mundo.

Un saludo, Al Neri.

alco dijo...

De acuerdo, Sr Neri, pero se refiere a calamidades asumibles, por más serias que sean, como ser despedido del trabajo sin previo aviso, o que tu pareja te abandone (con tu mejor amigo). Si te pasa algo así, lo mejor es lo que usted dice: salir a campo abierto, aunque lluevan chuzos de punta. Pero si se te muere un hijo, no hay teórica que valga. Le pasó a un familiar, y le llevó tiempo y tiempo recuperarse.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estoy de acuerdo con alco ¡cómo se nota que ninguno de los que comentan hoy y son tan aguerridos, ha tenido un hijo meses y meses, muriéndose y con un dolor insoportable por los tratamientos...no se puede generalizar!Hay que calibrar la magnitud del problema.
En esas circunstancias lo único que te sostiene es el cariño sincero de los amigos, si encima, te endilgan una arenga así ¡qué bonito, para darles las gracias!
¡Ah! ya tengo claro a quién no pediré apoyo me pase lo que me pase.
Un saludo
Asun

tomae dijo...

¡Oiga señor Neri! ¿cuando publicará esos resultados de la encuesta? ...es que estoy algo nervioso ...no se lo creerá, pero me ha tocado un viaje con los compañeros de promoción del cole (solo chicos) ...y ahora mientras recogía la cocina y planchaba he observado que alguien a comprado unas tijeras nuevas para el pescado ... (?)

sefo dijo...

Yo estoy mas con Alco y Asun, estas arengas tipo sargento de la chaqueta metálica solo sirven para salir de disgustillos y nada más, para o grave hace falta el apoyo de los seres queridos e incluso tratamiento psicologico o psiquiatrico.

Xavi dijo...

Como si los que nunca nos quejamos viviéramos en una nube y no sufriéramos mal alguno, penas padecimientos y enfermedades.
Lo que pasa -y aquí está la diferencia- es que no vamos por la vida dando el coñazo a nadie.
Simplemente, le echamos huevos.

Brisa dijo...

AdB: gracias

En cuanto al post, creo que describe la típica reacción del "macho ibérico". Pero esta vez no seré yo quien venga a patear el avispero, así que me abstengo de opinar.
Buen fin de semana para todos.

Álex dijo...

Fortaleza, templanza, espíritu de superación, abnegación... Características complejas y entrecruzadas que no creo que sean una cuestión tan sencilla como plantea el post, aunque puntualmente se pueda funcionar así. Feliz fin de semana a todos.
(tomae -¡¡hola, tomae!!-, tranquilo que seguro que no hay peligro...)

Ramiro Semper dijo...

Enhorabuena, Sr. Neri. En el que quizá sea uno de sus mejores artículos, ha sabido Ud. conjugar la maestría en la forma con la solidez ética del fondo. Me quito el cráneo.

Carlos Tuñón dijo...

Aunque ya hay mucho dicho sobre este post, discrepo con su punto de vista. Hay desgracias y hay tragedias. Y todas ellas requieren de un duelo que hay respetar y superar. El modo en que lo haga cada uno es totalmente respetable. Bastante tiene con lo que tiene.

Por esa regla de tres, la Virgen María ¿debería haberse puesto en pie y seguir camino, tragándose las lágrimas, en vez de sufrir y llorar "cobardemente" arrodillada en público mientras crucificaban a su hijo?

Muchas veces lloramos, buscamos y afortunadamente, encontramos consuelo en quienes han pasado por situaciones similares, porque sabemos que nos van comprender, nos van a ayudar y, desde luego, no están deseando que les dejemos en paz, como se refleja en este post.

Al Neri dijo...

Muchas gracias por las inmerecidas alabanzas.

Quisiera aclarar que estoy totalmente de acuerdo en que todas las desgracias requieren de un período de duelo, a veces muy prolongado, pero ese duelo no tiene porque significar estar "out" para todo, completamente inhabilitado para el trabajo, para la vida, para el mundo, para las obligaciones cotidianas... Tampoco creo que el duelo, por muy intenso que sea, deba implicar pasarse el día quejándose a los demás. El post quiere ser una llamada a la fuerza de voluntad y a la esperanza.

Por otra parte es muy de valorar en estos casos el apoyo de los seres queridos y de quienes han pasado por trances similares, aunque a veces te encuentras situaciones surrealistas de gente llorándole por perder un dedo del pie a quien le han cercenado las dos piernas.

También es una cuestión de carácter, por lo que estos sermones en realidad sirven para quien sirven.