domingo, 14 de abril de 2013

MISÁNTROPO

Algunos creen que soy un misántropo y que este blog viene a ser un reflejo más o menos velado de mi misantropía, pero yo digo que se equivocan.

No es que tenga, ni mucho menos, aversión al género humano. Al contrario, la historia de la Humanidad me admira y pienso que el ser humano es capaz de gestas tan grandiosas y obras tan generosas que no podemos ni imaginar. Me resisto a creer que por naturaleza haya maldad en los corazones y me impresionan los sacrificios que algunas personas han sido y son capaces de hacer desde la Fe, desde la política o desde el simple impulso de sus sentimientos, para que otras puedan tener una vida un poquito mejor.

Pero considero que para que estas virtudes que alberga nuestro código genético se manifiesten, son necesarias unas condiciones y un ambiente que, por desgracia, hoy en día no se dan en absoluto. Y mientras no existan estos condicionantes, el hombre será un lobo para el hombre, como decía Hobbes.

En román paladino: Soy muy pesimista con respecto al hombre en el actual contexto social, político, económico, cultural y religioso. Habitamos un ecosistema atroz que nos ha hecho atroces. Hemos dado cada vez más cancha al egoísmo y al materialismo, y hemos acabado convertidos en burbujas solitarias e impenetrables incapaces de moverse si no es en pos de un beneficio propio.

No es que odie a la Humanidad, a la que pertenezco, sino que he llegado a tales niveles de escepticismo que en realidad espero muy poco de ella. Me gusta la gente, y conocerla y tratarla; disfruto en su compañía y aprendo de ella continuamente. Considero imprescindible y agradable el trato social. Pero no espero que nadie me sorprenda para bien, ni haga nada por mí ni por nadie, ni me dé nada, ni luche por cambiar el actual estado de cosas, ni denuncie las injusticias sin obtener nada a cambio, ni se esfuerce sin recompensa clara.

Muchas cosas tendrían que cambiar y llegar alguien que supiera encender la mecha humana para que estallaran gloriosamente nuestras bondades y nuestras potencialidades enterradas.

Entretanto, si lo miro bien, casi todas las personas que me rodean no hacen más que darme alegrías, puesto que como mis expectativas en ellos están bajo cero, a poco que hagan, me dejan maravillado.

12 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Buenas tardes Al.
Suscribo lo que usted dice hasta la última coma.
Y eso que a mi me encanta la gente y soy de natural extrovertido pero, poco a poco, voy cambiando y refugiándome en mi misma y protegiéndome más.
Fíjese qué curioso, es en la blogosfera donde he tenido más ocasiones de calibrar la conducta y actitudes de las personas, en general, no me refiero a nadie concretamente...y el balance...pues con absoluta sinceridad, bastante mal o mediocre.
Sé que esto es Internet y hay diferencias sustanciales, como no conocerse de nada e imaginar el perfil de alguien sólo a través de lo que escribe - qué puede no corresponder en absoluto con la verdad - pero es un espejo bastante fiel de la realidad.
Buen tema,buen post ¡felicidades!
Asun

C. S. dijo...

Le entiendo perfectamente, Sr. Neri. Pero recuerde que el reino de Dios es un grano de mostaza que se convierte en un arbusto (Eso sí: es un arbusto invasivo). Hay que mirar mucho para encontrarlo (por otra parte, como todo lo rico: los espárragos, las fresas silvestres, su martín pescador...)

Brisa dijo...

Hola! Qué tristeza de post, pues en muchos puntos tiene razón, y me apena profundamente. Usted dice que no espera nada de nadie... y los demás pueden esperar algo de ud.? Bueno, yo me hago esta pregunta cada tanto. "Las cosas son así, no se pueden cambiar, así que me amoldo". A veces es un justificativo que uno se busca para no salir de su zona de confort; para no arriesgarse a salir lastimado.

Yo creo que este mundo "da para todo", y normalmente uno encuentra lo que anda buscando. Me da gusto que reconozca que hay gente que rompe el molde y marca la diferencia. A mi me gusta esa gente, la busco, y cuando la encuentro me acerco para ver si se me pega algo. Por ósmosis al final algo me terminan dejando :-)

De verdad, cuando a veces mis alumnos me preguntan por qué soy cristiana, les suelo responder: por molestar, por ir en contra de la corriente, por tomar por modelo a un loco que nos vino a decir que somos hijos de Dios (nada menos) y que nos recomendó amar sobre todas las cosas. Si hay gente que aún se comporta como "lobo" es porque los discípulos de ese tal Jesús no hemos sido, ni somos, tan eficientes.

Un abrazo y gracias por compartir lo que piensa.

Aprendiz de brujo dijo...

Pues yo creo que mientras no se demuestre lo contrario, si hay muchas objeciones que presentar a la naturaleza humana,-al fin y al cabo no dejamos de ser animales y es difícil sobreponerese a la protección de la prole y al propio instinto de supervivencia.
Por otra parte y como ya he debatido muchas veces contigo en persona, desconozco en que otra época la humanidad ha sido más benevolente, más altruista, menos materialista, más solidaria.
En todo caso si que noto una menor capacidad de lucha, una inferior presencia de espíritu ante la adversidad. El mundo siempre estuvo mal, y siempre hubo gloriosas excepciones: los Francisco de Asís de entonces, son las Tersas de Calcuta de ahora.

tomae dijo...

Yo cada día aprendo más...

Pero no de cualquiera, sino de aquellos que se te acercan y son capaces de sacarte los tuétanos. Y los hay Sr.Neri ...y por supuesto no hace falta que ni sean cultos, ni listos, ni ilustrados ...bah! de esos hay a montones y no son capaces de enseñarte nada.

Al Neri dijo...

Buena pregunta, Brisa. ¿Los demás pueden esperar algo de mí? Me gustaría pensar que sí y me esfuerzo por que así sea, aunque todos (y yo el primero) estamos contagiados del individualismo y nos haría falta una buena cuarentena para sanar.

Tome, claro que los hay. No me gustaría generalizar.

Brujo, el hombre siempre ha sido poco altruista, poco solidario y materialista por naturaleza, pues no en vano somos seres instintivos con un fuerte impulso de conservación. Pero no olvide que nuestro instinto también es fuertemente gregario y social, como las abejas, y llevamos en los genes la capacidad de sacrificarnos por el grupo.

Mi conclusión es que al menos en épocas pasadas la sociedad contaba con unos mecanismos de corrección más eficaces de nuestros instintos egoístas.

Carlos Tuñón dijo...

Interesane post que da que pensar, como es habitual. No sé si es misantropía, pero es complicado esperar algo de alguien hoy día. Vivimos una crisis muy grande, en la que en lo económico volveremos a salir a flote, pero la crisis moral, de falta de valores y de confianza en los semejantes, tardaremos siglos en superarla.

nago dijo...

A mi me ocurre lo mismo Sr. Neri. Ya no sé cómo hay que ser... y lo peor de todo es que comienzo a creer que para sobrevivir hay que ser un poco cínico y eso me duele porque no me veo capaz.

Si soy demasiado vehemente a veces es porque creo firmemente en lo que pienso. Nada más. Puedo estar equivocada.

Ojalá supiera escribir mejor para hacerme entender muchas veces sin parecer lo que no soy.

Pero a mi leerle me limpia, Sr. Neri. Siempre ha sido una necesidad. Me reconforta saber que no soy yo sola la que va siempre contracorriente y dice lo que piensa aunque no guste.


nago dijo...

Que viva en un barrio y sepa hablar en caló, no anula mi sensibilidad.
Que me gusten las "Variaciones Goldberg" y el "Mester de Juglaría" es perfectamente compatible aunque a algunos les chirríe y aún a riesgo de parecer pedante, cultureta o "listilla", porque no lo soy.

Gracias siempre... Sr. Neri.
Por tanto; por tantas y tantas cosas... por ser como es y tener el coraje de contarlo.

Un abrazo.

Al Neri dijo...

Muchas gracias a usted, Nago.

Jose Antonio dijo...

Llevo unos meses leyendo este blog, y suelo meterme diariamente en estos momentos en los que tanto trabajo no me dejan leer. Y quería decirle que me gusta el punto de vista que le da a las cosas, suelo sentirme identificado. Yo soy una persona a la que no se le da bien escribir, me cuesta expresar las cosas en papel y cuando leo cosas que expresan lo que yo siento me da alegría. Además de por ver que hay gente que siente o piensa de manera parecida a la mía, porque me sirve para aclarar cosas y saber explicarme mejor. Este artículo muestra algo parecido a lo que yo siento en estos tiempos, todavía soy joven, pero empiezo a pensar de forma pesimista y como usted dice no espero mucho de los demás y me sorprende cuando hacen algo fuera de lo común, esos gestos desinteresados,cuando no piensan solo en su interés, etc. Además diré que como a usted, a mi también me gusta leer a Jose Antonio, poseo las obras completas del año 42. Sin más, decirle que siga así, un saludo y gracias por ser tan constante.

Al Neri dijo...

Bienvenido, amigo joseantoniano y muchas gracias por su comentario. Yo me calificaría más de escéptico que de pesimista. Guarde bien esas joyas de las Obras Completas. Hay alguna edición moderna, pero sin ese sabor.