miércoles, 16 de junio de 2010

TENER ESTUDIOS

El lunes salía en la portada de un periódico de aquí la foto de tres jubilados sonrientes posando en el aula del instituto donde se acababan de matricular de Primero de Bachillerato. Decían querer aprovechar su tiempo libre para “completar su formación”. No pude menos que sonreír, por no descojonarme a rienda suelta.

Uno piensa que estudiar sirve solo y exclusivamente para conseguir trabajo. Dejando a un lado los niveles educativos más básicos, donde te enseñan a leer, a escribir, a calcular y los rudimentos más elementales para desenvolverte en la vida, reconozcamos que el resto de las enseñanzas regladas van dirigidas solamente a facilitar el acceso al mercado laboral.

Dejémonos de chorradas y disimulos: Hay pocos empleos "de señorito" y muchos aspirantes, así que el sistema educativo solo sirve para hacer de criba fácil a base de una estúpida titulitis. El que tiene el titulín de turno puede currar cómodo y sentado, y el que no, a deslomarse en una obra o al paro, con el agravante de que poseer un título no garantiza por lo general tener los conocimientos correspondientes. El mundo es así de triste.

¿Para qué coño quieren estos abuelos de la foto sacarse el bachillerato a estas alturas, cuando ya han trabajado toda su vida y el título no les va a servir de nada? Para mí no tiene ningún sentido.

Quiero que se me entienda bien. Considero la cultura un bien valiosísimo que admiro mucho en las personas. La gente leída e intelectualmente inquieta, de cualquier edad, siempre ha gozado de mis mayores simpatías. Es más, cuando conozco a alguien muy culto, que sabe de todo, no puedo evitar una gran envidia (confío en que sana) y a la vez cierta vergüenza.

Pero, ¿qué tiene que ver esta cultura de la que hablo con las enseñanzas reglamentadas y encorsetadas del Ministerio de Educación y de las Universidades? A estos amigos jubilados, yo les diría que si tienen una cita pendiente con la cultura, aprovechen su caudal de horas libres para abrazarla, pero del modo en que ellos decidan. Que lean y relean libros de historia o filosofía, tratados de filología, manuales o tesis sobre literatura; que consulten enciclopedias científicas o sobre la naturaleza; que aprendan todas las especies de plantas o de animales; que viajen a los lugares que ansíen conocer, disfruten de la gastronomía y conozcan otras costumbres; que se interesen por el período de la historia de España que más les seduzca o se especialicen en la historia de su pueblo; que se apunten a inglés; que compren revistas especializadas…

En definitiva, que se culturicen como les dé la gana, sobre los temas que más les interesen y al ritmo que les apetezca. Para empezar, fijo que acabarán más cultos que cursando el dichoso bachillerato. Pero es que además, ¿quién les obliga a estas alturas a aprender cosas que les importan un carajo y que además no les gustan solo porque figuran en el programa diseñado por un burócrata? ¿Quién les manda ponerse a memorizar estúpidamente como papagayos las páginas de un libro de texto o examinarse cada trimestre? ¿A ton de qué se tienen que pasar la tarde metidos en un aula, les apetezca o no, aguantando la chapa de un profe? ¡Nada de eso! Porque estos carriles normalizados e incómodos solo se siguen cuando no queda otra para que te dén un papel bonito firmado por el Rey que te permita completar el currículo para trabajar. Por eso, para un jubilado, al que nadie tiene ya derecho a evaluar, a seleccionar y a explotar, el título debería estar de más.

Si de veras tienen ansia de saber, cursar el bachillerato o ir a la Universidad (como hacen otros mayores) no es la solución. Es más: supone perder el tiempo. Si hay otros motivos que no nos cuentan, entonces me callo. Si se trata de arrancar una espina clavada en su vanidad desde que sus amigos, vecinos o compañeros obtuvieron un título que a ellos les negaron las circunstancias, no tengo nada que decir, salvo dolerme del borreguismo y de la estupidez humana que nos lleva al convencimiento de que una colección de títulos nos hace mejores.

En La pluma sobre este mismo tema: ¿Para qué sirve la Universidad?

31 comentarios:

marian dijo...

Sr. Neri, no puede tener más razón.

El año pasado hablando con una chica que se presentaba a selectividad aluciné (en colorines sí)esta chica que iba a entrar en la universidad no tenía ni idea de qué era "EL DISCOBOLO" no lo habían visto ni en la ESO ni en Bachillerato. ¿Cómo es posible?????

Aprendiz dijo...

EL DISCOBOLO??? Es algún paso de Batuka??

Pues también te doy la razón, pero seguramente que estos abueletes lo hacen como otra forma de pasar el tiempo y quizás como dices, por esa espinita clavada o por probarse a sí mismos.

Yo no lo veo borreguismo aunque no les vaya a llevar a ningún lado, es más importante la satisfacción personal de lograr algo, aunque para ello haya que estudiar cosas que no interesan. No es tan fácil ser autodidacta, y además, el título aunque sea un papel te motiva, es como ver que obtienes resultados resultados por tu esfuerzo.

No es cuestión de saber, sino de superarse uno mismo. Con este planteamiento que haces no entiendo entonces tu opinión sobre copiar en los exámenes, al fin de cuentas si lo que importa es el título pues ¡hala! a copiar, y luego en casa cada cual lea sobre lo que le interese. Y no me vale eso de que a cierta edad lo que toca es estudiar, que eso también es algo impuesto.

Dulcinea dijo...

Ser analfabeto es malo pero presumir de ello como Aprendiz ya me parece muy lamentable.

ignatus dijo...

Comparto al 100 % la opinión de Aprendiz.

Para cualquier persona el reconocimiento a su esfuerzo (en este caso en forma de título o de simple aprobado de un examen) es importante; es también una forma de probarse ("a ver si sirvo para esto"); y en el caso de los inconstantes (servidor) una forma de obligarse a levantar el culo del sillón, apagar la tele y aprovechar el tiempo.

Habiendo como hay educación de adultos con contenidos específicos, Universidad de la Experiencia, etc. es posible que la elección concreta de estos paisanos no sea la más adecuada para la mayoría de los viejos, pero quizá sí para ellos (y si se han equivocado y se dan cuenta a mitad de curso, su derecho tienen).

Así pues, discrepo de la visión de la entrada de Neri... aunque, la verdad es que a mí los viejos en general me caen tirando a mal, por lo que de suspender alguna asignatura exigiría que se les usase para hacer jabón. Pero ese es otro tema.

Saludos.

Boooz dijo...

Me da a mi en la nariz, siendo un negao en el asunto, que el españolito medio estudia para tener un título para trabajar más adelante. Poco más, y todo lo que se salga de ahí pierde interés rápidamente.

Y creo que en el tema de los conocimientos siempre ha habido élites. Hace falta mucho tiempo para sacar intereses personales adelante, y tiempo (con recursos económicos, claro), lo que se dice tiempo, tienen unos pocos.

Y el que tenga un doctorado, que le ponga un marco bonito: enhorabuena sincera y de corazón por el interés demostrado en la materia y las ganas de superación, pero de poco le valdrá en términos laborales y de reconocimiento social (aquí, claro, fuera de España me cuentan que es distinto). En esto creo que hay algo de injusticia.

Por último está el tema de las "marcas": "yo es que soy MBA por el MIT, y aunque comencé un Ph.D en el IE sólo me quedé con un B.A. por la Yale". Pues eso, que valen para lo que valen donde son válidas, pero a nivel de calle corriente y moliente no creo que supongan un gran diferencial (e incluso en deterinados ámbitos existe cierta desconfianza).

El binomio estudios con experiencia es inseparable y necesario.

Boooz dijo...

Sra. Marian: es que usted iba de Mirón... jajajaja.



[Perdón, sé que es muy malo... no he podido evitarlo... ya me callo...]

Aprendiz de aprendiz dijo...

Me adhiero a la postura de Aprendiz.
Me ha parecido una intervenciónimpecable.
Dulci no estamos discutiendo si Aprendiz es ignorante, que no lo creo.Discutimos otro tema. No sé como te amo tanto con lo desgradable que eres.

sandra dijo...

Estoy copn Aprendiz. Además creo que ha dado en el clavo al decir que "No es tan fácil ser autodidacta, y además, el título aunque sea un papel te motiva".

Un papel oficial, de verdad lo creo, no lo significa todo... Hay gente con una carrera que no sabe hacer la O con un canuto... bien porque a la hora de la práctica no saben poner sus conocimientos por obra, bien porque aprobaron milagrosamente asignatura tras asignatura.

Y hay, por otro lado, personas sin títulos universitarios ( que se suponen los más elevados) con una cultura general y conocimientos concretos de caerse pá tras.

Pienso en mi padre, ya jubilado... Estudio mecánica naval (creo que equivale a FP), pero la mayor parte de su vida ejerció como ingeniero naval en una empresa... aunque sus decisiones las firmaban otros ingenieros de la empresa.

Que estos ancianos quieran culturizarse es un ejemplo para muchos que pudiéndo no lo hacen.

Isaak dijo...

Pues para mí que se trata de la última recomendación de la Ministra de Sanidad (después del Brain de la NDS), para prevenir el alzheimer. De otra forma, no me lo explico.

marian dijo...

Boooz muy bueno¡¡

Dulcinea lo que demuestra Aprendiz con su comentario es que no sólo no es analfabeta, si no que además tiene un buen sentido del humor. Pero claro a tí eso te da igual ¿verdad? Con soltar la puya tienes suficiente.

Sandra yo no creo que Neri diga en ningún momento que no esté bien que estos señores se culturicen. Pero de ahí a que con el nivel que hay ahora mismo en un instituto lo vayan a conseguir.........

sandra dijo...

Marian, para nada pienso que el Sr. Neri considere que está mal que estos ancianos -o cualquier otra persona- se culturice.

Lo que he querido matizar con mi comentario además de que no es oro todo lo que reluce y que un título no equivale a ser una persona culta e intelectualmente preparada, es que (y es en lo que estoy en decasuerdo con Neri) hay gente que necesita ir a clase, porque no todos tienen porqué saber dónde buscar información (si eres anciano), tener la constancia de lectura/estudio, capacidad de anaálisis y comprensión de algunas cosas, etc, etc.

El nivel con la ESO está bastante, bastante bajo y quien quiera tener una cultura normal (qué penita!) ha de complementar sus estudios con lecturas adicionales... pero una persona que quizás apenas sepa leer, o que tenga una voluntad bastante inconstante veo normal que recurra a ir a clase.

nagore dijo...

Teniendo en cuenta, que existen personas capaces de sostener una empresa, facturando más de un millón de euros al año, sin saber leer ni escribir, ciertamente, para qué perder el tiempo.

Lástima que jamás disfrutaran de un buen libro, ni podrán participar en foro alguno, ni serán capaces de sacarse el carnet de conducir, ni de hacer la compra en el mercadona a no ser que el dibujito de la lata sea lo suficientemente explicito como para saber lo que compran... ni seran capaces de poder elegir lo que van a comer en un restaurante, a no ser que se lo cante el camarero o se lo cuente el de al lado, vamos, lo más cotidiano.

Realmente compensa? no sé...
Vale más ser listo que estudioso? Probablemente.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

¿Con los actuales niveles educativos en todos los niveles equivale la posesión de un título a tener una cierta cultura o preparación científica o técnica? Lo dudo mucho. Cualquiera que haya estudiado de seguro conoce a personas con titulación superior que son auténticos asnos. Algunos no poseen ningún tipo de preparación ni en su titulación específica ni ninguna otra pues son expertos, únicamente, en aprobar exámenes lo que dice muy poco de los sistemas de evaluación existentes. Por poner un ejemplo, he conocido a licenciados en Historia que no tenían la más mínima idea de nada en su campo. Y supongo que todos nos hemos topado con algún médico con dificultades para distinguir una gripe de callo en un pie.

Otros, son personas ciertamente preparadas en su campo pero sin ningún tipo de conocimiento en otro cualquiera. Víctimas de un sistema que, cuando es exigente, es totalmente tecnificado y prefiere preparar futuros obreros cualificados incapaces de pensar por sí mismos.

Eso sí. Tener un título, al igual que no garantiza nada, sí tiene un prestigio a partir de ciertos niveles. Hagamos un pensamiento a la inversa: si tener el título de graduado en ESO o de Bachillerato no puede garantizar que el titulado no sea un completo analfabeto, ¿qué dice de aquel que ni siquiera ha llegado a obtenerlo?

Cierto es que el caso de estos jubilados es diferente y que el razonamiento anterior sólo debería aplicarse, quizás, a menores de 40 años.

De todas formas, yo veo la aspiración de estos señores muy loable. El que quieran obtener el título no les va a impedir que investiguen por su cuenta ni nada parecido. Todos aquellos que dan clase a personas de edad avanzada en estudios superiores destacan la capacidad de esfuerzo y madurez académica de éstos: estudian no sólo para aprobar sino, ante todo, para saber.

Yo lo veo como alguien que practique un deporte del estilo a la carrera o la natación. Quizás sea muy bueno y disfrute enormemente en solitario pero competir, junto a un equipo o individualmente, le motive para esforzarse más al margen de la satisfacción y sana vanidad del posible premio.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

En cuanto a lo de los títulos. Una amiga me profesora me explicaba muy acertadamente que, en España, una oveja podría obtener el título de Bachillerato sin mayores problemas.

Desde que se matricula no hace nada en clase. Ni bueno ni malo. Pero las juntas evaluadoras, como se porta bien, y hace todo lo que sus capacidades le permiten, le pondrán itinerarios, adaptaciones curriculares a sus capacidades y cosas parecidas de tal manera que irá pasando de curso.

Al final, en 2º de Bachillerato, los profesores pensarán que, como no va ir a la Universidad, se le puede otorgar el título sin problemas.

ignatus dijo...

Ja, ja, ja. Muy bueno lo de la oveja, Subdirector. Me he reído un rato.

Al Neri dijo...

Admito el matiz que varios me han hecho de que es difícil ser autodidacta y que por eso es más práctico matricularse y que te den la cultura "mascada". Es un buena razón para entender un poco a estos jubilados, aunque creo que todos tenemos más o menos claro lo que nos gustaría aprender y a veces no es tan difícil encontrar la información o a la persona que te pueda ayudar, sin necesidad de recurrir a los cauces oficiales.

No creo que el título oficial motive a nadie. Lo único que motiva para hacer bachilleratos, carreras y demás es pensar que al final, gracias a esos años de sacrificio, tendrás más posibilidades de trabajar en algo mínimamente decente. Por eso no entiendo a estos viejos.

Ignatus, cuéntenos de dónde vieje su fobia a los viejos, que parece muy interesante. Creo que sé por dónde va y comparto su postura.

Aprendiz, como sabe, a mí me parece muy mal utilizar chuletas, a diferencia de usted.

Está claro que la Universidad no sirve para formar como es debido y que quien quiera aprender deberá buscar o especializarse por su cuenta, o trabajar, que es como mejor se forma uno. Pero esto nada tiene que ver con copiar en los exámenes.

Si yo me matriculo en una Facultad es solo porque quiero el titulito, eso está claro. Sin titulito no me dejan dedicar mi vida a lo que a mi me apetece hacer. Pero si quiero conseguirlo y para ello entro en el juego de planes, clases, aulas, cuatrimestres y exámenes, debo cumplir las reglas del juego.

Si existen los exámenes memorísticos es porque de algún modo hay que controlar quién sabe la materia y quién no, porque si no todo el mundo sería licenciado sin más que pagar. Puede ser un sistema muy mejorable, pero es el que hay, y no es justo que unas personas se esfuercen para conseguir ese título, memorizando las materias y renunciando al riesgo de ser pillados con chuleta y suspendidos, mientras que otros aprueben sin estudiar solo porque han corrido ese riesgo y les ha salido bien.

Yo sancionaría copiar en un examen con la pérdida del derecho a obtener títulos universitarios para siempre y en cualquier universidad. Debe vigilarse muy bien e imponerse duros castigos porque por equidad y por justicia la Universidad está obligada a exigir lo mismo a todos los matriculados para darles el título y no puede permitir fraudes de ninguna clase.

Por otra parte, y ya en el plano personal, aunque en una carrera se aprenda muy poco, algo se aprenderá. Y creo que lo lógico es aprovechar esos años para aprender al menos eso poco que te enseñan, estudiando en los exámenes como es debido y sin recurrir a triquiñuelas.

De todos modos, los chuleteros son personas generalmente poco capacitadas y, aparte, muy jetas.

Dulcinea dijo...

Aprendiz, creo que se te olvidó apuntarte el discóbolo en la chuleta, chica.
Anuncio a todos que me quedan solo dos examenes para sacar mi segunda carrera universitaria y sin chuletas!

Al Neri dijo...

Por cierto, Dulcinea, no puedo menos que decirle que ayer me reí las muelas con la furia visigoda que derrochó contra las hordas progresistas en el blog que usted sabe. Siempre la veo muy desatada pero lo de ayer sobrepasó todas las previsiones. Que sepa que, aunque no justifico sus excesos, pienso que la culpable de la situación no fue usted.

sandra dijo...

Sr. Neri estoy en desacuerdo con ud "Yo sancionaría copiar en un examen con la pérdida del derecho a obtener títulos universitarios para siempre y en cualquier universidad".

Yo he tenido la suerte (visto de forma retrospectiva) y la desgracia (cuando me lo tocó vivir) de tener profesores muy duros en la universidad. Creo que sólo tuve 1 o 2 maria. Los demás, me costó lo mío. Y lo reconozco con los más duros saqué mejores notas. Aprendí mucho y disfruté más en sus clases (en Adtivo. tuve a Santiago Muñoz Machado, discípulo predilecto de García Enterría).

Copiar no me parece nada bien. Y muy injusto. No se juega en igualdad de condiciones. Es verdad... Pero tampoco se juega en igualdad de condiciones, teniendo a distinto profesor en la misma asignatura... yo me comía los apuntes y libros, y amigos míos tenían en la misma asignatura a un tío que desde un principio les decía que por asistir a clase les aprobaba. (La "guarrá" fue el año que el hombre enfermó y se puso de baja y corrigió lo esxámenes otro... aquello fue una masacre).

E igual de injusto es tener el mismo profesor, que trabaja en dos universidades distintas ( una pública y otra privada). Y en febrero, tras pedirle que nos hiciese un parcial, nos dijo que na-nay de la china... que no lo hacía porque no le pagaban lo suficiente en la pública, y que en la privada lo hacía porque para eso pagaban los alumnos, para que se les facilitasen las cosas.

No es justo copiar. Y se lo dice a alguien que le tocaba bastante las narices tener que hacer trabajos obligatorios, nada complicados, como resúmenes de lecturas obligatorias y que viniese un compi de clase a pedirme mi resumen....

Es injusto pero es real. Y eso pasa en la universidad y en el trabajo... cuántos ineptos hay que tienen a un subordinado que les hace el trabajo sucio y luego va el jefe y le estampa su firma y dice que el informe o lo que sea es suyo??

Pero entre copiar y copiar hay diferencia.... No es lo mismo una chuleta con algunos datos concretos que llevar un arsenal de información....

Hay muchas carreras, sobre todo en las de letras que todo es datos,donde una chuleta me parece hasta algo lógico.... a veces resulta imposible recordar todo.

Es más creo que se debería dejar hacer los exámenes con las leyes, hablo por Derecho, claro está. Si sabes la materia, la ley la mirarás simplemente para una duda de el número de artículo y poco más. Es una pérdida de energía memorizar estos datos que en cualquier momento puede variar, además de ser algo accidental.

sandra dijo...

Dulcinea, me alegro por ti que vayas a sacar tu segunda carrera en breve. De verdad, enhorabuena.

Pero, que sepas que esa puntilla contra Aprendiz demuestra que las carreras universitarias no lo son todo.

La educación, el respeto y la afabilidad no se enseñan en la universidad. Y tienen un valor inmenso.

No te lo tomes a mal. No pretendo ofenderte.

Aprendiz dijo...

jajajajajajja Al Neri, desde luego mira que eres radical!! Yo obviamente nunca voy a apoyar a alguien que tenga por costumbre copiar y en cuanto se sienta a estudiar eso sea en lo primero que piensa.

Y te doy toda la razón del mundo, los que copian son gente poco capacitada, si yo tuviera la capacidad de algunos para sentarme a estudiar, desde luego que tampoco habría copiado en mi vida!! jajajajaja

En fin, que enhorabuena a Dulcinea, yo estoy deseando terminar la mía, has conseguido que te envidie..:s!!

Al Neri dijo...

Sandra, una Facultad de Derecho no debería ser una escuela de práctica jurídica para aprender a redactar demandas ni mucho menos una academia donde te enseñen a manejar la base de datos de Aranzadi.

Las Leyes hay que sabérselas. Si es de memoria, mucho mejor. Hay que conocer bien la base y el sedimento del derecho, pero también memorizar las normas que integran el ordenamiento jurídico. Con esta formación, ya aprenderá a trabajar cuando le toque hacerlo.

Desengáñese, un tipo que se sepa de memoria los Códigos siempre será mejor jurista que quien tenga que buscar por Aranzadi. Tendrá una visión más global del derecho, sabrá relacionar normas y conceptos y, sobre todo, tendrá respuestas y soluciones prontas cuando se le planteen supuestos prácticos o le hagan consultas.

Aunque pienso que las carreras se estudian para trabajar, a veces pienso que confundimos la Universidad con la sección de formación de Recursos Humanos de las empresas.

sandra dijo...

No estoy de acuerdo con ud. Sr. Neri en esa idea de que “un tipo que se sepa de memoria los Códigos siempre será mejor jurista que quien tenga que buscar por Aranzadi”.

Es ciero, que memorizar en Derecho es esencial… porque nada hay para razonar en las leyes… “Quod scripsi, scripsi” y uno no puede innovar, es cierto.

Pero… para empezar con mi comentario lo que quería decir es que sí, hay cosas que se memorizan y son absurdas, a mi modo de ver (que es verdad que es el de una simple licenciada que no fue ni alumno brillante ni nada sabe de la práctica jurídica, pero que tuvo varios profesores excepcionales) hay cosas que son inútilmente memorizadas. Saberse mil artículos (y me refiero al número del artículo) memorizados para mi es algo inútil… y reconozco, que dudo, también que sea realmente útil y proporcional el esfuerzo que supone saberse el contenido de los artículos de memoria, es decir, palabra por palabra… Había un jurista alemán, cuyo nombre no recuerdo, que decía que “todas las leyes actualizadas que contenga una biblioteca, se convierten en simple basura con una sola palabra del legislador”.

Por otro lado, por mucho que te sepas de memoria un artículo, si no lo manejas habitualmente, ese contenido exacto se olvida totalmente… a no ser que tengas una memoria prodigiosa.

Es verdad, que hay que memorizar durante la carrera. Memorizar mucho. Pero he visto y lo he vivido, como memorizar en Derecho, demasiadas veces equivale a “vomitar”, figuradamente hablando, en el examen.

Memorizar es importante. Y la práctica jurídica queda para la escuela de Práctica jurídica.

En definitiva, que memorizar todo, supone un coste muy alto, para el resultado que básicamente consiste en hacer el examen y aprobar… y que con el tiempo, aunque sepas el contenido, ni te acuerdes del número exacto del artículo, ni de las palabras exactas del mismo…

Por cierto, algún día, espero que me deje leer su tesis de Civil, si no me falla la neurona.

Al Neri dijo...

Sandra, si usted se aprende bien muchas leyes de memoria (incluido en número de los artículos), al cabo de un tiempo habrá olvidado los detalles, pero si se dedica al derecho le aseguro que tendrá un sedimento y una cultura jurídica impresionante. Sabrá dónde buscar y cómo encontrar; le sonarán cosas en las que jamás caería alguien que no hubiera hecho ese aprendizaje muinucioso, y le aseguro que será buena en lo suyo. No hay ninguna duda en que los mejores juristas de este país son aquellos que tuvieron que saberse hasta los puntos y comas de las leyes.

El nivel de las facultades de derecho hoy en día es tan bajo que da vergüenza ajena. Así llegan luego los opositores cuando se les dice que reciten de memoria los preceptos, que les da un yuyu.

Al Neri dijo...

Por cierto, usted que tanto admira a García de Enterría, sabrá que este brillantísimo administrativista (mi área), que por cierto fue catedrático en la Facu de Valladolid, se sacó las oposiciones de Letrado del Consejo de Estado. En las pruebas de esta oposición basta fallar una palabra o un número de un artículo para suspender.

sandra dijo...

Sr. Neri, no se me vaya por las ramas y páseme su tesis. Me pica la curiosidad sobre ella.

Al Neri dijo...

Yo no soy doctor, Sandra.

sandra dijo...

Pues no sé de dónde lo habré sacado... pero estaba convencida de que era ud. doctor y que había hecho sus tesis en Civil.

Buen finde semana, Sr. Neri!!

Al Neri dijo...

Quizá he hablado alguna vez del curso de doctorado que empecé hace años (precisamente de civil), pero vamos, que no lo acabé, pues como dije en un post:

"Yo capté la importancia de la motivación cuando, teniendo ya trabajo, intenté estudiar el Doctorado solo por capricho. Me di cuenta con algo de pena de que no soy capaz de mover un dedo solo por capricho".

Buen fin de semana.

sin cortinas dijo...

Hola, por otra parte

... mientras a los jubilados les han congelado la pensión la nueva cortina de humo del gobierno se va extendiendo. Ahora, es una versión no oficial, posiblemente no salga en la tv, la otra sí.

Video:
http://www.youtube.com/watch?v=bmR_zmjYYs0

Es una versión del vídeo de los actores sobre las víctimas del franquismo y de los republicanos (tuvieron nuestros padres o abuelos un millón de muertos, hace 70años).

JUNTOS PODEMOS lograr que esta versión llegue más lejos que la del odio. José Luis R Zapatero menos cortinas de humo.

QUITA EL SONIDO Y LEE ahora sí, ahora ya no hay bandos ya no hay sentimiento de odio .
Pásalo. HOY NO HAY GUERRA YA NO HAY BANDOS. Poner el vídeo, quitar la voz y LEER.

Por favor, disolver la cortina de humo, darle difusión en los blog, en tus emails etc. Gracias que tenemos casi 5 millones de parados.

Zorro de Segovia dijo...

creo que el intelecto de los jóvenes se desarrollaría antes si no existiera la Universidad. Ésta, más que un lugar donde tener el privilegio de aprender, es un lugar donde los estudiantes se abotargan, dormitan y justifican no dar golpe y vivir a costa de sus padres hasta los ventipico años.

Precisamente sí veo la universidad como un lugar donde se reúnan eruditos, gente que simplemente, quiere saber más, sin distinción de edades.