sábado, 12 de junio de 2010

VÍDEOAFICIONADO

Últimamente está muy de moda la fotografía. Mis amigos y compañeros de trabajo se compran unas réflex casi profesionales, hacen cursos, quedan para tirar fotos… Algunos de mis conocidos hacen exposiciones y no se separan de la cámara ni para mear. Y hasta en varios blogs cercanos convocan sugerentes concursos fotográficos.

Debo reconocer que siempre me ha tirado mucho hacer fotos, aunque también que no tengo ni idea, ni las nociones más básicas. He sido siempre el típico brasas que en los viajes y fiestas no paraba de ametrallar a todos con la compacta digital y luego tenía tropecientas mil instantáneas que no eran muy buenas, qué va, pero cuando pasan los años van ganando en valor sentimental y convirtiéndose para mí en recuerdos entrañables, sobre todo de algunas etapas de mi vida.

Pero de dos años a esta parte he ido sustituyendo mi costumbre de tirar fotos por la de hacer vídeos. He descubierto que es una afición muy creativa, quizá más fácil que la fotografía y que sus frutos tienen mucha más fuerza documental que las imágenes estáticas.

Empecé a rodar cuando me regalaron una sencilla Everio por mi cumpleaños. Al principio hacía pelis a lo tonto, experimentando y chapándome poco a poco el voluminoso manual de instrucciones. Pero muy pronto me di cuenta de las enormes posibilidades que tenía aquello, no tanto el hecho de grabar con la cámara, que desde luego tiene su técnica, sino el maravilloso mundo de la edición de vídeo.

Como cinéfilo empedernido, pienso que con una película bien planteada, con un rodaje cuidado y con un montaje creativo e inteligente se pueden decir mil cosas que es imposible expresar con una cámara de fotos. Evidentemente no quiero comparar ambas aficiones (artes, diría yo), pero tengo claro que dentro de unos años mi familia o yo rescataremos recuerdos más bellos y más completos visionando la película de media hora de un viaje que repasando mil fotos sueltas.
Cuando grabo siempre pienso en el cine. Miro a mi alrededor y me pregunto qué plano quiero plasmar para llamar más la atención sobre algo. Reflexiono sobre cómo mover la cámara. Alterno planos cortos y largos, fijos y dinámicos, para que el resultado sea más rico y menos monótono. Busco vistas muy generales para ayudar a situar el lugar y después voy acercándome más a la gente y a las cosas. Me planteo incluso la duración de los planos (los más largos deben durar más), su ritmo de montaje y hasta la música que en su caso acompañará a la peli. La banda sonora, que siempre tomo de música del cine, es fundamental para crear unas u otras sensaciones a la gente que ve tu vídeo.

Un vídeo no debe ser aburrido. Hay que ingeniárselas para que cualquier película que se monte pueda captar el interés hasta del fulano que sabes bien que tú viaje a Croacia le importa un huevo. Grabar anécdotas, situaciones o personas pintorescas, animales o elementos narrativos (carteles turísticos, indicaciones…) ayuda al expectador a mantener el interés y a ambientarse en lo que está viendo.

Por último, el montaje (con software especial) puede llevar mucho tiempo, pero para mí es un auténtico hobby. Decidir lo que cortas y lo que dejas, cuándo cortas, a quién sacas, cuándo empieza, sube o baja la música, qué títulos escribes y cuánto tiempo aparecen en pantalla… es muy divertido y te permite dar a un simple recuerdo un toque más personal del que se percibe en las fotografías, salvo que sean especialmente artísticas.

Es una afición que recomiendo mucho. Es bastante fácil (y os lo dice un zopenco de la informática) y proporciona muchas satisfacciones cuando ves tus creaciones pasados unos años. Me parece también muy bonito poder conservar la voz, los gestos y las palabras de las personas que queremos y que por desgracia no estarán con nosotros dentro de unos años. Siempre las recordaremos, pero un buen vídeo puede hacernos rememorar matices y detalles que se escapan más deprisa de lo que pensamos.

5 comentarios:

marian dijo...

Pruebas Sr.Neri, queremos pruebas de sus grabaciones y arreglos.
Venga anímese que seguro nos puede poner un cachito de su último viaje. Por supuesto con las caras de los personajes emborronadas, salvo que se anime a lo contrario, que lo dudo mucho.

sandra dijo...

Sr. Neri, anímese y ponganos algún video documental realizado por ud... en su despacho, de camino al trabajo, de compras en la fruteria.... ya sabe una imagen, vale más que mil palabras!!

nagore dijo...

Me gusta su hobby Sr.Neri.
Gracias a él, conservo imágenes preciosas de mis hijas y hago pequeños montajes derivados de mis otros hobbys.
Para mí la música es un elemento esencial. Es determinante a la hora de reflejar lo que queremos expresar: un momento divertido, romántico, sentimental, festivo... etc.
Es bonito.

Al Neri dijo...

Una vez ya puse aquí un vídeo que hice en mi visita al zoo de Madrid, cuando me acababan de regalar la cámara. Tengo pendiente una entrada sobre mi viaje a Marruecos el mes pasado, así que aprovecharé para poner unas imágenes del vídeo.

Aprendiz dijo...

A mí a veces me dan ganas de echar fotos a cosas que me llaman la atención, pero estar en los viajes con la cámara y haciendo fotos a la gente no. En cuanto a los montajes esos a mí también me gusta mucho, pero nada más que para pasar los vídeos de la cámara al ordenador ya me aburro...