jueves, 15 de enero de 2009

CASTILLA DE BLANCO

(Pinchar sobre la foto para verla en grande)

Para que nuestros visitantes de otras latitudes se hagan una idea de qué semana hemos pasado en la recia Castilla, hoy toca colgar esta preciosa foto tomada por Veneficus en una de las zonas más emblemáticas de su ciudad. Hemos pasado un frío del demonio (hasta 15 grados por debajo de cero), pero ha merecido la pena ver nuestras calles, parques y monumentos más bonitos que nunca.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillamente, una estampa magnífica.

Álvaro

dulcinea dijo...

Yo se de donde es, jejeje. Es muy bonita y muy distinta a como se ve la ciudad normalmente, tiene mucho encanto, a mi la nieve me encanta.

Veneficus dijo...

La verdad es que a los poco habituados a la nieve, cualquier estampa con ella nos parece preciosa. Espero que guste y lo que siento es que los días que ha nevado (más que otros inviernos) no he podido salir, cámara en ristre, a plasmar más sitios de la ciudad.

Aprendiz dijo...

Me encanta, muy bonita, a ver si se ven ya estos paisajes por mi ciudad.

Besos

Teutates dijo...

Muy bonita, pero yo creo que las de JMVENSER, molan más ;-) ¿Por qué será?

Al Neri dijo...

Pues sí, menuda semanita que hemos pasado por estas tierras. Ávila, Valladolid, Palencia y Segovia han sido ciudades especialmente azotadas por el temporal. Efectivamente, cuando el lunes fui andando a trabajar (me pilla a diez minutos; ventajas de los de provincias), el termómetro en algunos puntos de mi ciudad marcaba -13ºC. He vivido pocas veces unas temperaturas tan bajas; de hecho no lo recuerdo desde pequeño. Me tocó ponerme una capa de ropa adicional y luego en la oficina parecíamque estaba pelando una cebolla. A estas horas tempranas aceras y calzadas estaban cubiertas por un par de centímetros de nieve. Mucha gente no pudo salir con el coche y los pocos coches que se veían por las calles iban medio parados. Fue más asqueroso al volver a casa a mediodía porque estaba todo que parecía un barrizal.

Eso sí, el paisaje idílico, y lo mejor: pude ver a un grupo de conejos jugando en la nieve cerca de mi portal.

El Cuatrivirato dijo...

Desde aquí animamos a contemplar la foto de la semana del blog de nuestro paisano Teutates , que es también otra bella estampa nevada tomada estos días en nuestra tierra.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Vamos a crear polémica:

Sr. Neri, la única manera de ver Valladolid bonito es con unas muy oscuras gafas de sol. O por la noche, mirando a la chicas de la zona de San Benito y sitios parecidos (o de la Facultad de Derecho).

Natalia Pastor dijo...

Una imagen maravillosa.
Yo,es que soy una enamorada de la nieve...
Es una postal.

Al Neri dijo...

Subdire, no nos toque los cojones.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Ja, ja, ja... Sr. Neri, reconozca usted que Valladolid no es una urbe que destaque por su belleza. Fíjese en la Catedral, al fondo de la foto: inacabada, sucia, ruinosa, rematada torpemente con ladrillos y mampostería anárquicamente dispuesta en proyectos de capillas... Y esa zona es la más bonita, por así decirlo, de la ciudad.

Al Neri dijo...

Subdire, reconozco que Valladolid no es la ciudad más bella de Castilla y León (para mí lo son Segovia y Salamanca). Sin embargo hay rincones preciosos en la capital vallisoletana, uno de ellos precisamente el entorno de La Antigua y la Catedral, por mucho que la catedral esté a medio hacer. En la última remodelación nuestro amado alcalde ha dejado la zona preciosa.

maria jesus dijo...

Pues a mi,la foto me parece preciosa, y Valladolid me pareció una ciudad muy agradable cuando la conocí

Miquelino Flynn dijo...

Enhorabuena por la foto, Veneficus, muy lograda. Con las nevadas de estas semanas se han podido ver estampas como esa, lo cual no es muy habitual por aquí. Frío todo el que se quiera y mucho más pero la nieve la vemos poco. Y, sin embargo, lo de este año ha sido histórico. Yo ya perdí la cuenta del número de días que nos ha nevado. Y, por cierto, no sé el resto, pero ha sido el primer año que he podido ver la cencellada. Porque aunque digan en la Wikipedia que es típico de aquí a mi no me suena de haberlo visto ningún otro año. De hecho el primer día que nevó y se formó esta capa de nieve tan curiosa ya me llamó la atención aunque todavía ni siquiera sabía cómo se llamaba.

Dulci, no hagas caso ni al Sr. Subdirector ni al Sr. Neri. Ni Valladolid es tan feo como dice el banquero (¿o se queda sólo en bancario?) ni el entorno de la Catedral ha quedado bien como dice el mafioso. Hay rincones mucho más bonitos como el Campo Grande, Las Moreras/Rosaleda/Poniente... Y pucelanos encantadores que te pueden hacer de guías para que conozcas algo más que la Catedral.

Al Neri dijo...

Miquelino, estás hecho un fiera.

Veneficus dijo...

A mí el entorno de la catedral me parece que ha quedado bien, sobre todo Portugalete, aunque ya podían hacer algo con el atrio y parte de la catedral, que a este paso se va a caer a trozos. En cuanto al entorno de la Antigua, y la iglesia en sí, da pena verlos después de las excavaciones que hicieron. La Antigua parece que la van a arreglar, aunque sólo por fuera, y el entorno esperarán a ver si finalmente se hace el aparcamiento o no.

Veneficus dijo...

Miquelino, yo sí he visto muchos más años la cencellada, aunque la de este año las noches de más frío ha sido heladoramente preciosa, la verdad. Se ven como cristalitos diminutos caer, especialmente cuando se mira a una luz.

dulcinea dijo...

Miquelino, conozco muy bien Valladolid pero me queda por conocer a esos pucelanos encantadores que me harian de guía para enseñarme "algo más".

sefo dijo...

Hala la Dulci como se lanza! Que eso es pecado, niña.

dulcinea dijo...

Tu sí que eres un pecado.

macho-man dijo...

Yo sí que os haría pecar a las dos a la vez conmigo y os quitaba el frío del cuerpo, cachorritas mías.

Miquelino Flynn dijo...

Sr. Neri, aunque lo intenté nunca pude llegar a ser el alumno aventajado que usted hubiera deseado. Madera había, supongo, pero algo falló para llegar a ser una auténtica fiera como usted nos demostraba con su ejemplo. Todavía recordamos algunos los temores y la necesidad de guardar de usted novias, amigas, hermanas... ¡hasta madres! Sudores fríos caían por nuestras frentes cuando le veíamos acercarse. ¿Cuántas velas se habrán quemado a San Antonio, a San Valentín e incluso a San Judas Tadeo para que pasara lo que fuera menester para que recogiera sus enormes redes de arrastre? Afortunadamente un buen día ocurrió el milagro que todos llevábamos soñando desde hacía años y esta ciudad pudo respirar aliviada.

Lo de la forma en la que ha quedado el entorno de la Catedral puede ser algo subjetivo, no digo que no. Yo lo decía por esa manía cuando se hace una obra de este tipo de llenarlo todo de baldosa y restringir lo verde a la mínima expresión. Al menos a mi me gustaba más como estaba antes, pero gustos son colores... En lo que sí hubiéramos coincidido es en lo bien que estaba esa calle desde la Catedral hasta la Penicilina y más allá el sábado por la tarde, esa luz y color tan especial. La luz que desprendía cierta bandera muy dada a eso del "ardor guerrero" y el color tan variado de tantas kuffiyas juntas: la clásica blanquinegra, la rojiblanca de los más izquierdistas, la rojinegra tan revolucionaria (hay que ser muy anarquista para llevar esta... ¿o muy falangista? jeje), la muy fémina rosiblanca, verdinegra, morada y blanca (¿cómo sería? ¿moriblanca? jaja)... Toda una explosión colorista que para sí querrían los anuncios de televisión de Sony.

Dulci, con esta ciudad pasa algo curioso: nadie de fuera llega a conocerla bien puesto que los de aquí nos encargamos de que los mejores rincones queden fuera de los circuitos turísticos para que no se masifiquen. No es que no existan, sólo es un mito, es que no se dan a conocer. Por eso como has podido ver ante el comentario del Sr. Subdirector sobre la fealdad de esta ciudad nadie ha salido con una lista de los sitios bonitos que hay. Preferimos no darles a conocer demasiado y guardarnos para nuestro uso y disfrute los espacios que sí merecen la pena. Para nosotros y nuestras compañías cuando son especiales... Pasa algo parecido a lo que decía Sabino Arana que había que hacer con el vascuence, nada de enseñárselo al foráneo. Eso explica que el banquero diga lo que dice: no es de aquí. Hay que serlo o tener una muy buena amistad con alguien de aquí para que les conozcas. Así que si un día quieres visitar el Valladolid desconocido vas a tener que buscar un pucelano encantador, que haberlos haylos. Ese es otro mito que también nosotros mismos nos hemos encargado de alimentar. Nuestro encanto le reservamos para quien nos interesa. ;)

Bolger dijo...

Grande Sefo. Has estado inconmensurable.

Miquelino Flynn dijo...

Sí, Sefo, un comentario "inconmensurable". No sé si has tenido que hacer ese despliegue y echar el resto por simple envidia o por ganas de bronca con Dulci. Pero lo podrías haber aprovechado para otra cosa porque seguro que si conocieras mejor a ambos te darías cuenta de su sinsentido en cada caso. Ni yo valgo tanto (suspendí el examen del Sr. Neri) ni ella creo que sea merecedora de esas puyitas.

Por cierto, eso que se oye es el ruido de unas cadenas arrastrándose, ¿no? Deben de ser de "macho-man", un fantasma de esos de bola y todo. Mis felicitaciones al cuatrivirato, al igual que los castillos, todo blog que se precie debe tener uno. Ustedes ya tienen el suyo.

dulcinea dijo...

Ni caso, Miquelino. Eres un caballero.

Miquelino Flynn dijo...

¡Ay! No me digas eso, Dulci... Que si una cosa he aprendido en este blog con aquella historia de Mari Tere (¿para cuándo otra similar?) es que hay que ser un poco canalla. Y desde entonces me tengo puesto durante todo el día a Sabina, como los monjes budistas con sus mantras.

De todas formas te agradezco el cumplido, especialmente por venir de alguien que sí valora esas cosas.